Enlaces de accesibilidad

Derechos Humanos

Ataques a la oposición desde perfiles falsos en Facebook

Usuarios de Facebook.

El abogado y periodista cubano Roberto Jesús Quiñones Haces denunció a Radio Televisión Martí que han creado un perfil falso con su nombre en la red social Facebook.

Desde esta cuenta falsa han usado su nombre para emitir opiniones negativas de miembros de la oposición en la isla, informa Roberto, específicamente contra Berta Soler y Angel Moya.

Crean perfil falso para desacreditar a opositores
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:32 0:00

El comunicador rechaza rotundamente haber sido el autor de estos ataques y asegura que no tiene cuentas en ninguna red social porque resulta muy costoso.

El abogado considera que se trata de una estrategia para calumniar y dividir a la disidencia dentro de Cuba y responsabiliza a la seguridad del estado de esta situación.

La suplantación de perfiles de disidentes, periodistas independientes y otras figuras del activismo político en Cuba en cuentas en Facebook, Twitter, YouTube y correos electrónicos ha sido denunciada en reiteradas ocasiones.

Los opositores señalan que al verse obligados a usar las redes controladas por el gobierno, sus cuentas quedan vulnerables, y una vez hackeadas "tergiversan toda la información, crean videos falsos y todo tipo de infamias".

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba ha denunciado el ascenso en el número de incidentes de este tipo: “El gobierno cubano ha multiplicado los sitios dedicados a la guerra psicológica, blogs que ofrecen una plataforma a los agentes de la seguridad del estado encargados de difundir rumores, atacar la credibilidad de quienes les resulten incómodos, y sembrar líneas de desinformación”.

Vea todas las noticias de hoy

La OEA intercede por periodista cubano Roberto Jesús Quiñones

Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Américanos

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, exigió al régimen comunista cubano plenas garantías para el periodista Roberto Jesús Quiñones Haces.

Este periodista, dijo Almagro vía Twitter, ha sido condenado por la dictadura cubana de manera injusta y arbitraria.

La persecución política en Cuba debe parar y el régimen deber permitir a los cubanos vivir libremente y sin opresión, aseveró el titular de la OEA.

El 7 de agosto Quiñones fue juzgado y sancionado a un año de privación de libertad sustituido por trabajo correccional con internamiento.

El caso de este periodista de Cubanet ha generado una fuerte condena a nivel internacional desde la Sociedad Intermaericana de Prensa, el Comité para la Protección de los Periodistas, Reporteros Sin Fronteras, el Departamento de Estado de EEUU y numerosas instituciones de que velan por los derechos humanos.

Boris González Arenas y el reto de hacer periodismo en el "ecosistema perverso" del castrismo

El periodista independiente Boris González Arenas es arrestado en medio de la Marcha por los derechos LGBTI en La Habana, el 11 de mayo de 2019. Foto: AP.

Ante la arremetida contra la prensa independiente en Cuba, Radio Televisión Martí inicia una serie sobre los rigores de ejercer en la isla uno de los oficios más peligrosos del mundo. ¿Qué sucede cuando alguien hace uso del derecho a la libertad de expresión por medio del periodismo no oficialista?

Boris González Arenas es colaborador habitual de Diario de Cuba. Desde La Habana sus artículos de opinión, reportajes y entrevistas han permitido visibilizar a la sociedad civil independiente. Por esta razón ha sido detenido, maltratado física y verbalmente y puesto en la mira de la policía política.

En su caso, ¿cuánto ha influido el hostigamiento policial y la propaganda gubernamental contra su labor en la estabilidad de su familia o la relación con vecinos y amistades más cercanas?

Lo primero que te especifico es que te voy a hablar como opositor que hace periodismo. Para mí el servicio público es una acción instintiva y una de las razones de mi oposición al castrismo es porque me priva del derecho a participar de la política de mi país. Se podría decir “si fueras castrista podrías hacer política” pero eso es un error. En Cuba no se hace política, ni como castrista ni como anticastrista. Los que deberían hacer política en Cuba son funcionarios que no se deben a sus electores, sino a quienes los designa en sus puestos y les pagan.

Cuando un opositor o cualquier miembro de la sociedad civil manifiestan su independencia, de inmediato comienza un sistema de asedio que tiene, como rasgo más miserable, su naturaleza delincuencial e inmoral.

En Cuba no se hace política, ni como castrista ni como anticastrista

Casi te puedo describir el esquema, porque lo conozco por mi trabajo de investigador periodístico y porque lo he sufrido como persona. Se busca volcar tus entornos sociales contra ti. Familia, trabajo, asociaciones, instituciones oficiales, todas son objeto de observación para analizar su potencial de agresión hacia el opositor. Un maestro puede señalar a tu hijo para ser analizado por su indisciplina a cualquier nivel, primario, preuniversitario o universitario. Un médico puede darte un diagnóstico falso de una enfermedad que no padeces, un abogado mentirte sobre la naturaleza de tus derechos. Tus compañeros de trabajo te pueden descalificar para continuar en el empleo. Mientras te escribo esto me vienen a la mente muchas personas que han sufrido estos agravios además de mí.

Personalmente te comento algunos actos. El pasado 11 de mayo de 2019 fui arrestado por participar en la marcha contra la homofobia primero, cubrir el evento para Diario de Cuba después y protestar, por último. Se me amenazó sobre las consecuencias que mi actividad tendría para mi familia. No era, claro, la primera vez. La amenaza hacia la familia de tan seguida se hace natural.

En agosto de 2018 me arrestaron frente a mi hijo, cuando salía con él a jugar fútbol, para amenazarme con que no me dejarían salir a Brasil a ver a mi papá enfermo que falleció siete meses después –amenaza que no se cumplió. Ese día pasé una noche en la prisión y para liberarme me pusieron primero una multa.

Ya antes, en el 2017, durante otro arresto, mi hijo pasó con mi esposa frente a mí, y entre ambos logramos disimular la situación y que él no se percatara –o sea, yo sé lo que es la estrategia del protagonista de “La vida es bella” para disimular la crudeza del internamiento fascista.

La policía arrestó a Boris González Arenas, periodista independiente y activista de la sociedad civil.
La policía arrestó a Boris González Arenas, periodista independiente y activista de la sociedad civil.

Varias veces han rodeado mi casa para impedir que salga ni entre nadie. En el 2017 hicimos una conferencia de prensa en mi casa. La policía llegó a primera hora de la mañana para llevarme, supuestamente por una denuncia sobre mí hecha al jefe de sector. No accedí sin una orden de arresto y entonces fueron a buscarme los paramilitares que dirigían el juego. Filmé a los policías, pero cuando fui a filmar al paramilitar corrió por los portales para evitar ser filmado. Finalmente no me llevaron e hicimos la conferencia de prensa, pero antes y después de la conferencia (durante la conferencia se escondieron) rodearon mi casa.

Los dispositivos policiales escandalizan siempre al barrio, sobre todo a quienes no me conocen. Pero vecinos de toda la vida disminuyen sus intercambios conmigo y disimulan las visitas que les hacen. Son contados los vecinos que me manifiestan las visitas de que han sido objeto y los hay que aceptan realizar labores de vigilancia sobre mí. Algunos de ellos tienen a sus hijos viviendo en Estados Unidos y Europa.

En enero de 2015 fui expulsado de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, de donde además soy egresado. La acción fue coordinada por Jerónimo Labrada, que fungía como director general entonces, de manera subrepticia. Convocó a mis colegas de trabajo para realizar una expulsión colegiada. Negó todo el tiempo que la acción fuera inducida por los paramilitares castristas, aun cuando yo acababa de ser liberado luego de cinco días de secuestro e incomunicación. Hasta el día antes no solo había sido mi colega, sino que reconocía mi trabajo y dedicación docente.

Los cuadros de dirección cubanos son escogidos por su servilismo y Jerónimo Labrada es la demostración más vívida que he tenido de ello. Pero lo mismo te podrán decir muchos otros. Oscar Casanella de Luis Curbelo Alfonso, director del Hospital Oncológico; Yanelys Núñez de Luisa Campuzano, directora de la revista Revolución y Cultura; Omar Everleny Pérez Villanueva de Gustavo Cobreiro, ex rector de la Universidad de La Habana, y más recientemente Omara Isabel Ruiz Urquiola de Sergio Luis Peña Martínez, director del Instituto Superior de Diseño (ISDi). Todos fueron expulsados alegándose medidas administrativas diversas y encubriendo la saña de los paramilitares castristas.

La represión y el miedo se han filtrado a nuestra cultura

Otro acto de acoso es la citación de familiares y amigos muy cercanos. Con documentos falsos y falsas razones, que encubren el interrogatorio paramilitar que se desarrolla cuando llegan a las oficinas oficiales.

La represión y el miedo se han filtrado a nuestra cultura y las personas legitiman los antivalores como manera de vivir con cierta tranquilidad. De tal modo la deslealtad, la traición y la delación llegan a ser prácticas cotidianas que las personas pueden realizar sin perder el sueño.

Es un acoso que dificulta la vida, pues no solo existe el acoso real, sino todas las medidas que tienes que tomar entonces para cuidarte, cuidar a tu familia y amigos. Y el peligro que generes una obsesión por la persecución que pueda desencadenar en enfermedades nerviosas. Conozco casos así y es triste.

¿Qué obstáculos legales o impuestos por la Seguridad del Estado ha debido sortear en su intención de hacer periodismo? ¿Cuánto cree que ha influido esta hostilidad en su obra periodística?

Los legales son diversos. El no reconocimiento de nuestra labor ya es uno fundamental. Eso, apoyado por lo ilegal que supone las detenciones, secuestros, violaciones a nuestra integridad y encarcelamiento, como es el caso de Roberto Jesús Quiñones Haces, convierten al periodista independiente en un hombre que asusta. La generalización del miedo produce el triste espectáculo de ver padres y madres que renuncian a exponer los casos de sus hijos, muertos lo mismo por prácticas médicas irresponsables, que por afecciones no atendidas en prisiones. Que renuncian a reivindicar a sus hijas, violadas y tratadas como indisciplinadas por sus colegios, por no contrariar el aparato gubernamental que protege la impunidad de los maestros o el de un hijo abusado sexualmente en alguna institución estatal, cuya denuncia ayudaría a enfocar las prácticas de extorsión sexual en el funcionariado castrista.

El castrismo sabe que lo mismo quitándote un teléfono móvil que un paquete de pollo de un congelador, te produce un daño significativo

Cuando de manera tan sistemática tropiezas con el miedo a la denuncia por parte de padres y madres, cuando se llega a este nivel, has llegado a uno de los peores espectáculos que puedes querer ver en tu vida.

El otro espectáculo lastimero es el de la comunidad de abogados reunida en la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, tratándote como culpable por realizar una denuncia, engañándote con argucias legales, quienes te deben defender o evadiendo sus obligaciones contenidas en leyes y reglamentos.

Y, por supuesto, la carencia material. Soy un convencido de que la miseria le es consustancial al castrismo. Y los periodistas lo sufrimos como el resto de los cubanos. En nuestro medio se sufre por la necesidad de equipamientos de grabación, filmación, registro, almacenamiento, espacio, que son imprescindibles a nuestro trabajo. No en balde se producen las requisas disfrazadas de registro legal, para privar al periodista de su equipamiento por lo difícil que es su reposición. El castrismo sabe que lo mismo quitándote un teléfono móvil que un paquete de pollo de un congelador, te produce un daño significativo. José Díaz Silva, líder opositor, ha sufrido allanamientos despreciables, pero entre los periodistas los han sufrido Rudy Cabrera Arcia, José Fornaris, Osmel Rodríguez Álvarez, y otros más.

Ha influido en mi obra periodística en la radicalización del compromiso, en aumentar el énfasis en los temas que rodean la precariedad de nuestro ordenamiento jurídico, nuestro sistema de administración legal y el régimen de prisiones. Eso ha sido, por decirlo de algún modo, una de las especializaciones a las que he llegado, no estaba en el origen de mi actividad como opositor.

Es un dilema ético, del cual no pretendo tener una solución ni la mejor respuesta, el decidir dirigir la mirada hacia una tupición, un ómnibus roto o un espectáculo cultural, mientras se le administra, con perversión tan detallada, la muerte a Xiomara Cruz, Dama de Blanco y miembro de la Unión Patriótica de Cuba. Duele cada segundo y estoy convencido que, si algún día pierdo el sentido de culpa por no haber hecho más, habré perdido parte de mi humanidad.

Uno de los objetivos de la censura y otros mecanismos represivos es atemorizar al comunicador independiente o alternativo para disuadirlo de realizar su labor. ¿Ha sentido miedo? ¿Puede describir algunas de estas situaciones?

Creo que el aspecto más intimidante de este trabajo no es la acción represiva en sí, sino la vida cotidiana. El día a día. El seguimiento paramilitar, los carros que arrancan cuando tú sales de la casa, los hombres que se ponen en movimiento cuando tú pasas a su lado, las noticias de agravios sufridos por tus colegas, las rupturas extrañas de tu vehículo cuando estaba parqueado, la “pérdida” de bienes dentro de tu casa, las cerraduras que de pronto empiezan a abrir mal, las mascotas que mueren envenenadas, el vecino que deja de saludarte o te sigue con la mirada. Ese “ecosistema” perverso que el castrismo administra con la certeza de que es tan lacerante como acciones que a primera vista parecen más violentas o vejatorias y que cualquier opositor o periodista te podrá detallar con precisión dolorosa.

En mi caso he sido detenido en numerosas ocasiones, dentro de una celda se agradece que la reja sea de barrotes, que puedas ver a través de ella, que fluya alguna corriente de aire, que entre luz exterior, que no haya hacinamiento, que el baño esté decentemente limpio, que los policías se comporten con decencia. He experimentado las dos variantes en cada uno de esos aspectos. Me sorprenden y admiro los que han estado meses en celdas de aislamiento, por eso no me quejo. Me reservo calificar las historias de Ángel Moya, Mario Alberto Hernández Leyva y Rolando Ferrer Espinosa sobre la vida en una celda de castigo. A todos los he entrevistado y no puedo hacer otra cosa que admirarlos.

El castrismo es exitoso en su estrategia de invisibilizar su represión

Estuve preso un día en Pinar del Río, pasé la noche en una celda con otras dos personas, sin ventana y con la reja tapiada. Para mí fue poco tiempo, pero para los que estaban allí conmigo, un sonido, alguien que pasaba, una reja que se abría, eran suficientes para ir a mirar por los huequitos que quedaban entre las planchas de metal, para tener algún contacto con el afuera, comunicarse con un conocido, enterarse de algo. Si me hubieran dejado más días yo hubiera estado igual. Allí, a excepción de algún que otro, los policías y los oficiales de prisiones sabían pasar de la cara más humana a una expresión inmunda con una facilidad sorprendente, sorprendente para mí, claro. Solo como anécdota: en Viñales, Pinar del Río, fui arrestado con violencia, las esposas me las cerraron de un modo que luego por varios días tuve calambres en los dedos de la mano derecha, fui golpeado en la estación de la ciudad de Pinar del Río, fui expulsado al día siguiente de la provincia y llevé conmigo una multa por “asedio al turista”. Eso es castrismo.

"No fue posible viajar. El castrismo bloquea nuestra salida, como por seis décadas ha bloqueado nuestra libertad", denunció en Facebook Boris González Arenas.
"No fue posible viajar. El castrismo bloquea nuestra salida, como por seis décadas ha bloqueado nuestra libertad", denunció en Facebook Boris González Arenas.

Ante la presión del Estado para silenciar a las voces discordantes –y la prensa independiente es una de las más constantes-, ¿por qué insiste en dedicarse a una de las labores más peligrosas que se llevan a cabo en países en dictadura?

Hoy por hoy ya dudo de por qué comencé a hacer esto. Las motivaciones iniciales se borran con el tiempo y las actuales parecen haber estado ahí siempre. Pero no es así. Cuando comencé en la oposición no sabía nada de legalidad y estaba mal informado sobre el alcance de la represión. El castrismo es exitoso en su estrategia de invisibilizar su represión, es una combinación de -hablando en términos de mercado- reducir al mínimo la oferta de información y su demanda.

Para mí se trata hoy de que conozco, lo he sufrido en mí y mis allegados y lo he sufrido en mis amigos y colegas. Solo para citarte algunos nombres cuyas agresiones he vivido con especial dolor, ahí están Julio Alfredo Ferrer Tamayo, Berta Soler, César Iván Mendoza Regal, Doraisa Correoso Pozo, Ariel Ruiz Urquiola, Mario Alberto Hernández Leyva y en este momento se trata de Xiomara Cruz, Maykel “El Osorbo” y Roberto Jesús Quiñones Haces. Y esos, te repito, son un puñado.

Una vez que eres un archivo vivo de ese trozo de historia nada ni nadie te puede hacer virar la espalda. La solución es muy simple y se reduce a una frase, “dejar de reprimir a los cubanos”.

Aunque no me lo preguntes tengo que agradecer el apoyo de mi familia, de mi esposa, mis hijos, su mamá y mis padres, hermanos y tantos amigos; los antiguos que no se despintaron, y los nuevos, todos sumamente coloridos e imprescindibles.

Más de un centenar de organizaciones, publicaciones y activistas respaldan a Quiñones

El abogado y periodista independiente cubano, Roberto Jesús Quiñones Haces. (Video/Cubanet)

Decenas de organizaciones internacionales y medios de prensa condenaron el proceso contra el periodista independiente cubano Roberto Jesús Quiñones Haces, sancionado la semana pasada a cumplir un año de trabajo correccional con internamiento.

La declaración publicada el martes ha sido firmada por casi un centenar de periodistas y activistas pro derechos humanos.

En el documento denuncian la detención arbitraria, criminalización y sanción contra el periodista de Cubanet y expresan profunda preocupación "por el maltrato y tortura de los cuales fue objeto durante y después de detención".

Al mismo tiempo exigen al Estado garantías en el proceso penal del también abogado, que implemente medidas para que cese la represión contra defensores y activistas de derechos humanos y otras de orden legal para garantizar la independencia del poder judicial, entre otras demandas.

A continuación publicamos el texto íntegro de la Declaración:

13, de agosto de 2019.- El 1ro de agosto pasado, el periodista Roberto Jesús Quiñones Haces, recibió un citatorio para presentarse ante el Tribunal Municipal Popular de la ciudad de Guantánamo, Cuba, en calidad de acusado. El 7 de agosto fue juzgado y sancionado a un año de privación de libertad sustituido por trabajo correccional con internamiento.

Roberto Quiñones es un hombre de 62 años de edad, desde hace 12 años ejerce el periodismo en Cubanet y también es licenciado en Derecho. En 1999 fue sancionado a ocho años de prisión y desde entonces se le prohibió ejercer como abogado.

Esta actual sanción se deriva de una cobertura que realizaba del juicio contra un matrimonio que había sido acusado por no llevar a sus hijos a la escuela e instruirlos desde casa. El 22 de abril, cuando el periodista se disponía a presenciar el juicio en el Tribunal Municipal Popular de Guantánamo, agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) lo detuvieron, esposaron y golpearon. Lo llevaron detenido y lo mantuvieron preso por 5 días, acusado de resistencia y desobediencia, liberándolo bajo la advertencia de que el proceso en su contra seguiría.

Durante el arresto le provocaron varias contusiones, escoriaciones, heridas y le perforaron el tímpano del oído derecho. Fue trasladado al hospital, pero la especialista que lo atendió no registró la lesión porque tenía un taco de cerumen en el oído. No fue diagnosticado hasta 7 días después de ser liberado, cuando requirió asistencia médica por su cuenta.

Las autoridades denunciaron de oficio a los oficiales actuantes por los delitos de lesiones y al periodista por los delitos de resistencia y desobediencia. El 30 de abril, el Primer Fiscal Militar exculpó a los agentes y remitió la denuncia contra el periodista a la Fiscalía Provincial de Guantánamo.

El 3 de mayo, el periodista presentó queja en la Fiscalía y una funcionaria le informó que por indicaciones de la Fiscalía General de la República su caso había sido trasladado a la Delegación del Ministerio del Interior, la misma institución que garantizó impunidad a sus agresores.

El 6 de mayo, Roberto de Jesús presentó un escrito de queja por la decisión tomada por la Fiscalía Militar al Departamento de Atención a la Ciudadanía del Ministerio del Interior. Hasta la fecha no ha recibido respuesta. Desde el 9 de junio tiene prohibido salir de su provincia de residencia sin autorización de los agentes de la Seguridad del Estado que regularmente lo reprimen. La prohibición se mantiene en la actualidad. En ese mismo mes fue citado por un capitán de la PNR quien le hizo la propuesta de imponerle una multa para cerrar el caso. Roberto Quiñones se negó porque tal proceder implicaba admitir la responsabilidad de la acusación. Ello ocasionó que el juicio continuara su curso hasta la sanción notificada el 7 de agosto.

Si bien Roberto Quiñones apeló la sentencia del Tribunal Municipal el 12 de agosto,se teme que la sanción se confirme y se haga efectiva la privación de su libertad.

Del caso se desprende que el periodista fue juzgado sin las garantías mínimas del debido proceso por un tribunal no independiente, mediante un proceso penal sumarísimo en el cual no se respetó el principio de contradicción ni la igualdad entre las partes, como tampoco se dispuso del tiempo y de los medios adecuados para preparar su defensa.

En lo que va de 2019, en Cuba han aumentado los actos de intimidación y hostigamiento que pueden ser tipificados como tortura por el derecho internacional, cometidos por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria y de la Seguridad del Estado, sin orden ni supervisión judicial, contra defensores de derechos humanos y periodistas independientes, con el objetivo de que, mediante el castigo o la intimidación, se inhiban de ejercer su derecho a opinar expresarse, asociarse y reunirse pacíficamente.

En el caso específico de Roberto, agentes del estado cubano, en el desempeño de funciones oficiales, infringieron intencionalmente sufrimiento y dolor (mental y físico) severo a Roberto de Jesús Quiñones, actos prohibido por el articulo 7 del Pacto Internacional de los derechos civiles y políticos, que el estado se comprometió a cumplir cuando lo firmó el 28 de febrero de 2008 y la Convención contra la Tortura de la cual es parte.

Es importante resaltar que en el informe especial sobre la situación de la libertad de expresión en Cuba, presentado este año por el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Edison Lanza, se señala la criminalización de periodistas y personas defensoras de derechos humanos en Cuba, con énfasis particular en la detención arbitraria, tortura y citaciones. Asimismo, se nombra al periodista Roberto Jesús Quiñones por haber sufrido otra detención arbitraria hace menos de un año.

Entre las recomendaciones del Relator, se instó al Estado cubano a adoptar las medidas que sean necesarias para prevenir y erradicar la criminalización de quienes ejercen el derecho de libertad de expresión y de asociación; y Poner fin en el más breve plazo a la práctica de hostigamiento, incluyendo citaciones, detenciones de cualquier duración, y acoso a cualquier persona por causas relacionadas al ejercicio de su libertad de expresión, libertad de asociación, reunión u otros conexos.

Asimismo, en el Examen Periódico Universal de Cuba, en septiembre 2018, también incluye las siguientes recomendaciones: Poner fin a la detención arbitraria y el hostigamiento de defensores de los derechos humanos, así como de profesionales de los medios de comunicación; y poner fin a las medidas que restringen la libertad de expresión y reunión, incluidas las detenciones de corta duración y la utilización de cargos penales generales como la “peligrosidad”.

Es importante recordar las obligaciones del Estado cubano de garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas o firmadas por Cuba. El derecho a la libertad de expresión y de acceder a información son establecidos dentro del artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y también reconocido por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Artículo 19 reitera específicamente los derechos garantizados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos Artículos 7, 9, 12, & 19; y la Convención de las Naciones Unidas Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de conformidad con estándares internacionales de derechos humanos.

Por todo ello, las organizaciones y personas abajo firmantes condenamos la ilegitima detención arbitraria, criminalización y sanción en contra del periodista Roberto Jesús Quiñones y expresamos nuestra profunda preocupación por el maltrato y tortura de los cuales fue objeto durante y después de detención.

Asimismo, demandamos al Estado cubano lo siguiente:

Que se respeten y garanticen los derechos de Roberto de Jesús Quiñones en el proceso penal seguido en su contra por las autoridades judiciales en la provincia de Guantánamo.

Adoptar las medidas para que cese la represión contra defensores y activistas de derechos humanos, especialmente contra periodistas independientes y otros actores de la sociedad civil en situación de riesgo.

Garantizar que estos actos de represión, intimidación y hostigamiento sean debidamente investigados y los responsables sancionados; conforme a la metodología del Protocolo de Estambul.

Garantizar que todas las personas estén protegidas frente a la intimidación y la violencia a las que podrían exponerlas sus actividades o el simple ejercicio de sus libertades de opinión y expresión y sus derechos de asociación y reunión pacífica

Adoptar medidas legislativas para garantizar la independencia del poder judicial y garantizar el respeto de los Principios Básicos sobre la Función de los Abogados.

Preparar y ejecutar programas de formación para velar por que los jueces, fiscales, agentes del orden sean plenamente conscientes de las disposiciones internacionales que prohíben la tortura y los malos tratos.

FIRMAN:

Organizaciones/Instituciones/Fundaciones

  1. ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica
  2. Alianza Regional por la Libertad de Expresión
  3. Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP)
  4. Center for a Free Cuba
  5. Civil Rights Defenders
  6. CUBALEX
  7. Distintas Latitudes
  8. Fundación para la Democracia Panamericana
  9. Fundacion para los Derechos Humanos en Cuba
  10. Global Liberty Alliance
  11. IFEX-ALC
  12. Institute for War & Peace Reporting (IWPR)
  13. Instituto Cubano por la Libertad de Expressión y Prensa (ICLEP)
  14. Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos
  15. Instituto Patmos
  16. Observatorio Cubano de Derechos Humanos
  17. Reporteros Sin Fronteras
  18. Solidaridad de Trabajadores Cubanos (STC)
  19. Victims of Communism Memorial Foundation
  20. Vista Larga Foundation Corp

Medios de comunicación

  1. ADN CUBA
  2. Álas Tensas
  3. Árbol Invertido
  4. Cubanet News
  5. Diario de Cuba
  6. El Estornudo
  7. Havana Times
  8. La Hora de Cuba
  9. Palenque Visión
  10. Play – Off Magazine
  11. Tremenda Nota

Periodistas, defensoras/es de derechos humanos y otras/os

  1. Adrián Beja José. Paquito Rosales. Holguín
  2. Alcibíades Silva Fernández. Songo La Maya. Santiago de Cuba
  3. Alejandro Gonzalez Raga
  4. Alexander Guzmán Silva. Bayamo. Granma
  5. Alexander Rodríguez Santiesteban. Banes. Holguín
  6. Aliannis Astray Cedeño. Bayamo. Granma
  7. Amarilis Cortina Rey
  8. Annabel Borges Tamarit
  9. Armando Añel – escritor
  10. Armando Chaguaceda, politólogo
  11. Armando Rodríguez. Banes. Holguín
  12. Bertha Bueno Fuentes
  13. Carlos Antonio Fernández Chacón. Guantánamo
  14. Claudia Padrón Cueto
  15. Dario Alejandro Alemán Cañizares
  16. Dhaniella Falk, IWPR
  17. Dixan Gaínza Moré. Camagüey
  18. Edalis Pacheco Silva. Paquito Rosales. Holguín
  19. Edberto Freeman Marrero. Banes. Holguín
  20. Eliecer Palma Pupo. San Germán. Holguín
  21. Enoide Pompa Reyna. Paquito Rosales. Holguín
  22. Eresnildo Pérez Escalona. Santiago de Cuba
  23. Erik Jennische
  24. Estela Cruz Marrero. Banes. Holguín
  25. Fernando Baliño Pérez. Veguitas. Granma
  26. Francisco Luis Manzanet Ortiz. Baracoa. Guantánamo
  27. Fulgencio García Pozo. Jibacoa. Las Tunas
  28. Hugo Landa
  29. Idabell Rosales Cao
  30. Indomar Gómez Izaguirre. Camagüey
  31. Irael Ramírez Núñez. Paquito Rosales. Holguín
  32. Isela Poveda Silva. Guantánamo
  33. Iván García Quintero
  34. Ivón Soto González
  35. Joaquín Moré Rico
  36. Jorge A. Sanguinetty
  37. Jorge Chance Betancourt. Santiago de Cuba
  38. Jorge Chance Soria. Santiago de Cuba
  39. José Antonio Fornaris
  40. José Laborit Matos. Guantánamo
  41. José Rafael Martínez Carralero. Banes. Holguín
  42. Juan Antonio Blanco
  43. Juan Carlos Linares Balmaseda
  44. Julio César Álvarez Lopez
  45. Leonardo Ramón Viamonte Marrero. Banes. Holguín
  46. Luis Enrique Guivert Martínez. Santiago de Cuba
  47. Luis Ramón Stiú Suárez. San Luis. Santiago de Cuba
  48. Luisa Bárbara Martínez Silva. Banes. Holguín
  49. Manuel Alberto Morejón
  50. Manuel Alejandro León Velázquez. Guantánamo
  51. Manuel Rey Carvajal. Bayamo. Granma
  52. Marco Antonio Morán Peregrín. Guantánamo
  53. María Caridad Herrera Alfonso. Guantánamo
  54. María Isabel Rodríguez Lobaina. Guantánamo
  55. Michel E. Figueredo Sean. Veguitas, Yara. Granma
  56. Miladis Piña Rosales. Banes. Holguín
  57. Miriam Herrera Calvo
  58. Misael Alexander Fabré Silva. Banes. Holguín
  59. Niober García Fournier. Guantánamo
  60. Norges Rodríguez de YucaByte
  61. Normando Hernández
  62. Odalina Guerrero Lara
  63. Odalys Legrá Castellanos. Guantánamo
  64. Osmay Vázquez Aranda. Palma Soriano. Santiago de Cuba
  65. Osmay Vázquez Díaz. Palma Soriano. Santiago de Cuba
  66. Pablo Díaz Espí
  67. Pedro Machado Mateo. Paquito Rosales. Holguín
  68. Rafael Rojas, historiador
  69. Roberto González Feria. San Luis. Santiago de Cuba
  70. Roberto Hechavarria
  71. Roberto Perdomo Fuentes. Mella. Santiago de Cuba
  72. Rogelio Fonseca Pérez. El Recreo. Granma
  73. Rolando Cartaya
  74. Rolando Rodríguez Lobaina. Guantánamo
  75. Rosa María Payá
  76. Santiago Martínez Mustelier. Jibacoa. Las Tunas
  77. Siro del Castillo
  78. Taylor E. Torres de YucaByte
  79. Tomás Núñez Magdariaga. Palma Soriano. Santiago de Cuba
  80. Walter Cañete Cruz. Banes. Holguín
  81. Wilder Frómeta Romero. Guantánamo
  82. William Tamayo Ramayo. Banes. Holguín
  83. Yadita Rodríguez Ramírez. Camagüey
  84. Yadria Montoya Burgos. Santiago de Cuba
  85. Yaima Pardo La Red
  86. Yaleidi García Avila. Jibacoa. Las Tunas
  87. Yanet Díaz Santiago. Palma Soriano. Santiago de Cuba
  88. Yaqueline Aguilera Isalgué. Guantánamo
  89. Yaremis Buqueriget Socias. Guantánamo
  90. Yaxys Cires Dib
  91. Yeider Fuentes Arias. Guantánamo
  92. Yeris Curbelo Aguilera. Guantánamo
  93. Yisel Aguilar Aguilera. Guantánamo
  94. Yoani Sánchez
  95. Yobanis Hernández Enamorado. Jibacoa. Las Tunas
  96. Yoe Suárez
  97. Yosvany Sepúlveda Martínez. Camagüey
  98. Yusmel Acosta Aguilera. Guantánamo

"Free Roberto Quiñones" exigen frente a embajada de Cuba en EEUU

Roberto Quiñones hijo en la embajada de Cuba en Washington. Foto Michelle Sagué.

Un grupo de activistas cubanos se reunió este martes en Washington D.C para protestar por la condena al periodista y abogado cubano Roberto Jesús Quiñones Haces, a un año de privación de libertad.

La manifestación frente a la sede de la Embajada de Cuba en Estados Unidos fue encabezada por Roberto Quiñones (hijo) quien denunció las violaciones a la libertad de expresión en Cuba.

El joven intentó entregar una carta a los diplomáticos cubanos pero no consiguió entrar a la embajada.

Entre los asistentes estaban John Suárez del Centro por una Cuba Libre, el pastor Mario Féliz Lleonart y su esposa Yoaxis Marcheco, quien transmitió por Facebook live la protesta.

"Queremos libertad para los periodistas, libertad para Quiñones", dijeron los manifestantes que también exigieron en inglés "Free Roberto Quiñones".

LLeonart asistió vistiendo la bandera cubana en solidaridad con la acción convocada por los artistas del Movimiento San Isidro #LaBanderaEsDeTodos.

Carta a la Embajada de Cuba en Washington

Washington DC, 13 de agosto, 2019

De: Roberto José Quiñones Jr.

A: Embajada de Cuba en Washington DC

Por este medio, yo, ciudadano cubano, residente en Virginia, me dirijo a ustedes para solicitar sostengan comunicación con quienes representan en Cuba para expresarles la indignación que siento ante la injusta sanción impuesta contra mi padre, Roberto de Jesús Quiñones Haces, en el Tribunal Municipal de Guantánamo el pasado 7 de agosto.

Tal vez mi indignación como hijo pueda resultarles lógica, pero puedo asegurarles que no soy el único indignado.

El juicio amañado celebrado contra mi padre por su labor como periodista, abogado independiente, y activista católico en la Pastoral Familiar y Penitenciaria de la Diócesis Guantánamo-Baracoa, fue en realidad un ensañamiento por su digna labor en general, y especialmente por su acompañamiento a los pastores evangélicos Adya Expósito y Ramón Rigal, juzgados y condenados también de manera amañada el pasado 22 de abril en ese mismo Tribunal; y ocasión también cuando mi padre fue golpeado y detenido arbitrariamente.

Muchos en el mundo, instituciones e individuos, comparten mi lógica indignación como hijo. La injusticia cometida contra mi padre se suma a un enorme rosario de otras cometidas a lo largo de seis décadas por el sistema que ustedes representan.

Por el bien de Cuba, exijo cesen las arbitrariedades contra mi padre, y contra la totalidad de los cubanos, recidamos dentro o fuera de Cuba, pues a todos -incluyéndoles a ustedes mismos- el sistema que ustedes representan ya nos pesa demasiado.

Es la razón por la que hoy estoy aquí frente a su sede acompañado de otros ciudadanos cubanos.

Esperamos que pronto en su sede podamos tener una digna y genuina representación del pueblo cubano, y no de un sistema fracasado y violador de todos los derechos humanos, como ocurre ahora. Es hora de que la verdadera Cuba decida.


Orando y trabajando por esto,

Roberto José Quiñones Castro

Prohíben salir de Cuba a otro religioso; reclamó sus derechos y terminó multado

Pasajeros esperan hacer el control de Inmigración en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana. REUTERS/Stringer

Las autoridades de frontera del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana prohibieron el lunes volar a Trinidad y Tobago al evangelista Adrián del Sol, quien tenía previsto participar en un taller sobre persecución religiosa y derechos cristianos.

El viaje era auspiciado por la organización Solidaridad Cristiana Mundial, que monitorea la libertad de culto a nivel internacional.

Adrián al igual que su padre, el periodista independiente Guillermo del Sol, pertenece a la denominación cristiana Iglesia Católica Antigua en Santa Clara.

Declaraciones de Guillermo del Sol
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:47 0:00

“Chequeó el pasaje normalmente y cuando fue a cruzar la frontera para abordar el vuelo, lo retuvieron allí y le dijeron que no podía viajar”, relató Guillermo del Sol a Radio Televisión Martí.

El también periodista independiente dijo que en el mismo aeropuerto empezaron una protesta que llevaron hasta la estación de policía en Boyeros.

“Allí nos atendieron unos oficiales del 21 (Sección 21, sede de la Seguridad del Estado) que no se identificaron, fuimos multados con 20 pesos de multa cada uno por escándalo público; la maleta de Adrián que se había embarcado en la aerolínea Copa se quedaron con ella; no sabemos cómo picaron el boleto como si Adrián hubiese volado. Inmigración y Seguridad del Estado es lo mismo y Aduana es lo mismo”, declaró Guillermo del Sol.

El mes pasado las autoridades cubanas impidieron a varios pastores evangélicos viajar a Washington para participar en la la Conferencia Ministerial sobre Libertad Religiosa que celebró el Departamento de Estado entre el 16 y el 18 de julio.

A la cita no pudieron asistir los religiosos Moisés Praga y Alida León Báez, de las Asambleas de Dios y la Liga Evangélica de Cuba; Dariel Yáñez, de la Iglesia Bautista Occidental; Josué Legrá, de la Iglesia Bautista Oriental, y el pastor Alaín Toledano.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, denunció esta prohibición de salida del país y tildó al régimen de La Habana de intolerante.

“Tal vez han escuchado las noticias recientes de los líderes evangélicos cubanos que se registraron para este mismo evento... pero no se les permitió venir. El fin de semana pasado, el gobierno cubano les impidió abordar sus vuelos para viajar a Washington, DC, para expresar su libertad religiosa. Tal es la naturaleza intolerante del régimen en La Habana”, dijo entonces el jefe de la diplomacia en EEUU.

Cargar más

XS
SM
MD
LG