Enlaces de accesibilidad

Cuba

A 24 años del crimen del remolcador 13 de marzo

El remolcador 13 de marzo

Es verano en La Habana y la brisa de la madrugada se corta con ráfagas de un calor tenso, casi insoportable. Es el 13 de julio de 1994. Son las 3 de la mañana y aunque en el Malecón hay quienes festejan, sin saber, la ciudad duerme, como de costumbre embriagada de sudor y resignación, mientras 72 cubanos se persignan antes de lanzarse al mar. Saben qué buscan. Pero no saben qué encontrarán esa madrugada.

Luego de varias maniobras para intentar no ser atrapados por la policía, ni delatados por informantes voluntarios, echan a andar el remolcador 13 de Marzo, de la Empresa de Servicios Marítimos del Ministerio de Transporte, con el que sueñan llegar a La Florida. Pero la esperanza, ese fantasma que como una eterna niebla envuelve a los cubanos, de pronto se tambalea, se difumina, se vuelve escalofrío, afrenta.

Congresista Mario Díaz-Balart por el aniversario 24 del remolcador 13 de marzo

Declaración del Congresista Mario Díaz-Balart por el aniversario 24 del hundimiento del remolcador 13 de marzo

“Hoy, marcamos veinticuatro años desde que el régimen en Cuba atacó brutalmente y asesinó a docenas de hombres, mujeres y niños que intentaban escapar de la isla esclavizada. Mientras sus seres queridos todavía lloran su pérdida, nosotros debemos continuar exigiendo que los autores de la masacre sean llevados ante la justicia por sus crímenes.

“Lamentablemente, el pueblo cubano sigue sufriendo a manos del asesino régimen en Cuba. Arrestos arbitrarios, encarcelamientos, golpizas y otras formas de opresión persisten en la isla. Miles han intentado el peligroso viaje a través del estrecho de Florida, eligiendo arriesgarse a perecer en el mar en lugar de languidecer otro día en la tiranía.

“Al recordar a las víctimas y rezar por sus seres queridos, también debemos fortalecer nuestra solidaridad con el pueblo cubano que lucha por la libertad para que la dictadura despiadada de Cuba no pueda apagar ninguna otra vida inocente.”

Apenas salen del puerto de La Habana, ven que hay dos barcos con las luces apagadas. Continúan la fuga. Descubren que los barcos les persiguen. No saben si los que bailan y beben en el muro del Malecón se dan cuenta de lo que sucede. Navegan lo más rápido que pueden. Se aferran a la fe, lo único que les queda, pero a los 45 minutos de haber zarpado, a unas siete millas de las costas de la isla, en un sitio conocido como La poceta, donde ya no hay testigos, otros dos barcos embisten al 13 de marzo, y el fantasma adquiere rostro de tragedia.

Polargo 2, perteneciente también a la Empresa de Servicios Marítimos, bloquea por delante al viejo remolcador, y Polargo 5 lo embiste por detrás, partiéndole la popa, buscando hundirlo. Las otras embarcaciones les lanzan fuertes chorros de agua a presión a los que están en cubierta.

Las mujeres y los niños gritan, suplican que paren, que los van a hundir, que tienen niños cargados en sus brazos. Pero los atacantes, todos vestidos de civil, no escuchan, no quieren escuchar, están programados para únicamente escuchar la orden de hundir del barco apenas se alejara de la costa y antes de llegar a aguas internacionales. Cumplen la orden. Asesinan fríamente a 41 personas, entre ellos 10 menores de edad. De las 72 personas, 31 logran sobrevivir. Desde entonces sus vidas no han sido las mismas.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Aunque las autoridades cubanas declaran que se trató de un accidente por culpa de gente sin escrúpulos alentados por el imperialismo yanqui, en un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), confeccionado a partir de testimonios de sobrevivientes, aflora todo lo contrario.

El texto relata que varias personas murieron porque se vieron obligadas a refugiarse en el cuarto de máquinas por la fuerte presión de los chorros de agua que les lanzaron. Y precisa que, a pesar de los gritos y las súplicas, los tripulantes de los cuatro barcos estatales no les prestaron auxilio. Al contrario, los ahogaron a consciencia.

Lanchas de las tropas guarda fronteras rescataron a los 31 sobrevivientes. Según la CIDH, primero los condujeron al puesto de guardacostas del pueblo de Jaimanitas, luego a Villa Marista, el temido cuartel general de la policía política. Las mujeres y los niños fueron liberados primero. Los hombres permanecieron detenidos. Todos quedaron marcados para siempre. Pero más que quedar en una lista negra de contrarrevolucionarios, traidores a la patria o culpables de tratar de escapar del paraíso comunista, las marcas que no desaparecerán son las de la muerte.

Los familiares de los ahogados pidieron al gobierno recuperar los cuerpos del fondo del mar. Pero les respondieron que "no contaban con buzos especializados para rescatar los cadáveres". La revolución no podía exhibir 41 asesinados por los gendarmes de la revolución. Las revoluciones no tienen asesinatos, sólo pequeños errores, accidentes.

Los crímenes de la revolución siempre son accidentes

Casi un año después, el Ministerio del Interior (MININT), hizo un comunicado oficial donde dice que las "investigaciones realizadas por las autoridades [cubanas] correspondientes con relación a los hechos ocurridos en la madrugada del 13 de julio [de 1994], en los cuales un barco-remolcador perteneciente a la Empresa de Servicios Marítimos del Ministerio de Transporte se hundió siete millas al norte del puerto de `La Habana', han revelado que el naufragio tuvo lugar debido a una colisión entre dicho remolcador y otro de la misma empresa que trataba de capturarlo".

El informe oficialista dice que "existía un reporte sobre el remolcador que indicaba la presencia de agujeros" y que "los autores de las acciones tenían conocimiento de ello e irresponsablemente no repararon la embarcación antes de continuar con el escape".

"En el intento de detener el robo, tres embarcaciones de la Empresa de Servicios Marítimos del Ministerio de Transportes (MITRANS) trataron de interceptar el remolcador. Así fue como tuvo lugar el desafortunado accidente que causó el hundimiento del barco-remolcador [13 de Marzo]. Dos unidades de los guardacostas que se encontraban patrullando la zona cerca del lugar de los hechos, acudieron inmediatamente junto a las tres embarcaciones MITRANS en una operación de rescate para salvar a las víctimas del naufragio", arguye el Estado cubano.

"Una vez más, este desafortunado incidente demuestra como elementos inescrupulosos arriesgan las vidas de muchas personas, incluyendo mujeres y niños, en el deseo de emigrar ilegalmente de nuestro país para ser recibidos en calidad de héroes por los Estados Unidos, a pesar de que las autoridades americanas --como todos sabemos-- les niegan las visas para viajar de una manera normal", concluye el MININT.

Testimonios de los sobrevivientes

Aunque el régimen cubano ha intentado adulterar los hechos y culpabilizar a las víctimas, los sobrevivientes han contado lo sucedido.

Arquímedes Lebrigio dijo que cuando zarpó el barco, él se "encontraba en la zona baja del mismo y pudo constatar que no hacía agua por ninguna parte" y "cuando subió a cubierta observó que eran embestidos por la proa y popa".

Jeanette Hernández Gutiérrez relató que vio "dos remolcadores apagados, en la boca de la Bahía. Ellos nos dejaron salir, pero después empiezan los chorros de las mangueras de agua, eran constantes, los chorros no nos los quitaban sabiendo que iban niños. Cuando estábamos a siete millas, nosotros vemos que ellos aceleran y se nos ponen al lado y como ya no se veían las costas cubanas, empiezan a darnos bandazos. Cogemos miedo por los niños, no por nosotros porque si hubiéramos sido nosotros no nos importa, pero eran niños, y niños de cinco meses en adelante. Levantamos los niños y ellos lo ven y empezamos a gritarles que por favor no hagan eso y ellos no hacen caso. En ningún momento nos dijeron con el altavoz que paráramos ni nada (...) Nos dejan salir de la bahía y nos atacan a siete millas, donde no hay testigos".

María Victoria García Suarez señaló que "en eso vemos que vienen dos remolcadores de bombero atrás de nosotros", "se pegan a los lados y entonces empiezan a tirarnos agua". "Entonces seguimos y les decíamos que no nos hicieran daño, que llevábamos niños allí y les enseñamos los niños y ellos seguían tirando agua". "Después vimos dos [barcos] más, como a siete millas, se pusieron uno por cada lado: uno al frente, otro por detrás y uno de cada lado" y "entonces, los cuatro empezaron a tirarnos agua y uno de los buques agarró a chocarnos (...) Nosotros les dijimos que nos salvaran, que nos subieran, que había niños, y lo que hacían era reírse".

Según Hernández Gutiérrez, el remolcador "más grande se nos sube en popa y nos parte la mitad del barco de la parte de atrás. Entonces, en ese momento por poco caen dos hombres al agua, entre ellos mi esposo (Raúl). El barco queda a la deriva porque al patrón, que se llamaba Fidencio Ramel, lo tumban con los chorros de presión de agua. Él desapareció, así inesperadamente y cuando Raúl, a quien le están asumiendo toda la responsabilidad, ve que estamos a la deriva, sube y va corriendo para allá arriba. Él tenía noción de cómo se manejaba. Entonces con su noción, él trata de ayudarnos de salvarnos, porque ya el barco tenía tanta agua por los chorros de presión porque lo tiraban directamente a la bodega, directamente allí, a la cara de los niños. Los niños inclusive tenían que bajar la cara, porque eso no es fácil respirarlo ni tragarlo".

"Yo tenía presentimiento de que nos iban a matar, porque si no hubieran parado. Raúl para la máquina y cuando ellos ven que se detiene, no perdonaron eso, ni respetaron que Raúl hizo eso. Nos hundieron de la siguiente forma: el remolcador que nos parte la popa se pone por adelante y se sube en proa y la parte. Toda la gente que estaba en la bodega, éramos alrededor de setenta y dos personas. La mayoría niños y mujeres. Los que menos se murieron fueron hombres, pero qué no hicieron esos hombres pues para salvar a esa gente también. Mucha gente de la que iba arriba, cuando sucede este desastre que nos hundimos, flota, pero estos remolcadores se echan para atrás, desaparecen de allí por unos metros, pero no nos tiran ni salvavidas, no nos brindan ningún tipo de ayuda. Inclusive un solo remolcador tiraba los salvavidas y lejos de nosotros para que no los cogiéramos (...) Salimos a buscar al otro niño, pero cuando vamos a salir, yo siento que cuando me van a sacar del barco, el niño, el otro niño, el que falleció, me tenía el pie abrazado (...) y cuando me sacan que lo voy a coger se desprendió el tennis y todo se fue, no lo pude coger; eso fue terrible. Entonces cuando yo vi a mi cuñado que sale con Sergito, el niño más chiquito, ya sentí un alivio porque por lo menos uno me quedó. Entonces lo cogí y nos quedamos con él", recuerda la sobreviviente en uno de los más conmovedores testimonios de los crímenes castristas.

El Estado cubano, responsable

La CIDH, considera que "el Estado de Cuba es responsable de la violación del derecho a la vida (artículo I de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre).

A juicio de la CIDH, "los daños producidos como consecuencia de los actos ilícitos cometidos por el Estado cubano son los siguientes: a) el daño físico irreparable, consistente en la muerte de las 41 personas que naufragaron en el remolcador 13 de Marzo; b) el daño moral y sicológico causado a los familiares de las víctimas y sobrevivientes, consistente en el sufrimiento emocional por la pérdida de los seres queridos, el trauma resultante de los hechos, y la imposibilidad de recuperar los cadáveres para darles una adecuada sepultura, todo ello sumado al conocimiento de que no se les ha hecho justicia, es decir que la muerte ocasionada por funcionarios estatales cubanos se mantiene impune; y c) el daño material, consistente en el lucro cesante y daño emergente".

Hoy se cumplen 24 años de este crimen que permanece impune.

Las víctimas mortales y los sobrevivientes

Los fallecidos fueron: Leonardo Notario Góngora (de 27 años), Marta Tacoronte Vega (36), Caridad Leyva Tacoronte (36), Yausel Eugenio Pérez Tacoronte (11), Mayulis Méndez Tacoronte (17), Odalys Muñoz García (21), Pilar Almanza Romero (30), Yaser Perodín Almanza (11), Manuel Sánchez Callol (58), Juliana Enríquez Carrasana (23), Helen Martínez Enríquez (6 meses), Reynaldo Marrero (45), Joel García Suárez (24), Juan Mario Gutiérrez García (10), Ernesto Alfonso Joureiro (25), Amado González Raíces (50), Lázaro Borges Priel (34), Liset Álvarez Guerra (24), Yisel Borges Álvarez (4), Guillermo Cruz Martínez (46), Fidelio Ramel Prieto-Hernández (51), Rosa María Alcalde Preig (47), Yaltamira Anaya Carrasco (22), José Carlos Nicole Anaya (3), María Carrasco Anaya (44), Julia Caridad Ruiz Blanco (35), Ángel René Abreu Ruíz (3), Jorge Arquímides Lebrijio Flores (28), Eduardo Suárez Esquivel (39), Elicer Suárez Plascencia, Omar Rodríguez Suárez (33), Miralis Fernández Rodríguez (28), Cindy Rodríguez Fernández (2), José Gregorio Balmaceda Castillo (24), Rigoberto Feut González (31), Midalis Sanabria Cabrera (19) y cuatro víctimas más que no pudieron ser identificadas.

Los que lograron sobrevivir son: Mayda Tacoronte Verga (años 28), Milena Labrada Tacoronte (3), Román Lugo Martínez (30), Daysi Martínez Findore (26), Tacney Estévez Martínez (3), Susana Rojas Martínez (8), Raúl Muñoz García (23), Janette Hernández Gutiérrez (19), Modesto Almanza Romero (28), Frank González Vásquez (21), Daniel González Hernández (21), Sergio Perodín Pérez (38), Sergio Perodín Almanza (7), Gustavo Guillermo Martínez Gutiérrez (38), Yandi Gustavo Martínez Hidalgo (9), José Fabián Valdés (17), Eugenio Fuentes Díaz (36), Juan Gustavo Bargaza del Pino (42), Juan Fidel González Salinas (42), Reynaldo Marrero Canarana (16), Daniel Prieto Suárez (22), Iván Prieto Suárez (26), Jorge Luis Cuba Suárez (23), María Victoria García Suárez (28), Arquímides Venancio Lebrijio Gamboa (52), Yaussany Tuero Sierra (20), Pedro Francisco Garijo Galego (31), Julio César Domínguez Alcalde (33), Armando Morales Piloto (38), Juan Bernardo Varela Amaro y Jorge Alberto Hernández Ávila (33).

(Con información de la CIDH)

Vea todas las noticias de hoy

Publicación independiente cubana "El Toque" gana importante patrocinio

Redacción de El Toque

El Toque, una publicación independiente digital cubana fue uno de los 10 ganadores del proyecto Fondo Velocidad, que ayuda a promover el desarrollo de medios emergentes en América Latina.

El galardón consiste en una inversión durante el venidero 2020, además de una consultoría para hacer que la publicación sea sustentable y acceso a métricas exhaustivas de audiencia. ​

Con el patrocinio del Centro Internacional de Periodistas (ICFJ) y SembraMedia, y el apoyo financiero de Luminate y Velocidad se está invirtiendo más de 1.5 millones de dólares entre 2019 y 2021 para activar al periodismo independiente en el hemisferio.

"La iniciativa busca impulsar las oportunidades financieras de los medios digitales que producen información de interés público y cuentan con altos estándares periodísticos e independencia editorial. Los medios ganadores fueron elegidos por su capacidad para convertirse en organizaciones sostenibles, además de su habilidad de producir periodismo de calidad y de tener un impacto en la sociedad", apunta un comunicado del Centro Internacional para Periodistas.

Los galardonados, además de El Toque, son RedAcción y Posta, de Argentina; Lado B, de México; Cerosetenta, de Colombia; Ponte Jornalismo, de Brasil; El Surtidor, de Paraguay; Ciper, de Chile, El Pitazo, de Venezuela y Convoca, de Perú.

Los organizadores consideran que estas publicaciones han arrojado luz sobre los abusos de poder y corrupción en toda América Latina durante años, algunos desde el 2007 y reflejan la diversidad de sus lectores y proporcionan reportajes especializados sobre temas de importancia para su audiencia.

Unos 350 medios pidieron participar en la competencia. En una primera fase se escogieron 75, luego 26 finalistas, entre los que estuvo el diario digital 14ymedio, fundado por Yoani Sánchez.

Proyecto Los Plantados: rescate de la historia cubana

Participantes en el Proyecto Los Plantados

El “Proyecto Los Plantados” que tiene como objetivo primordial de rescatar la historia de los presos políticos plantados, invita a participar en él a periodistas, blogueros y a todos los que constantemente enarbolan en Internet la causa de la libertad.

Miguel Sanchez fundador del Proyecto y director de la página digital www.losplantados.com, precisó a Radio y Televisión Martí que es necesario llevar la historia delos presos políticos plantados a las nuevas generaciones que desconocen la lucha del pueblo cubano por alcanzar su libertad desde el principio de la dictadura en Cuba.

En el sitio digital se ha estado compartiendo los capítulos más dignos de la historia de Cuba y las acciones de entrega y sacrificio a la patria de sus mejores hijos.

De igual manera han recogido en orden cronológico, cifras y detalles de la lucha contra el régimen de Fidel Castro, las acciones de las diferentes guerrillas en la isla, los fusilados durante el conflicto, las bajas en combate, así como detalles relacionados con el plan de trabajo forzado y el presidio político de las mujeres, entre otros informes.

Participantes en el Proyecto Los Plantados
Participantes en el Proyecto Los Plantados

Entre los planes futuros, el proyecto tienen como misión primordial levantar un monumento en Miami, y otras ciudades de Estados Unidos y finalmente en una Cuba libre y democrática, precisó Sánchez.

Según relatan los participantes de este proyecto, los tres primeros prisioneros políticos Plantados que se negaron a trabajar en el Plan de Trabajo Forzado “Camilo Cienfuegos” en Isla de Pinos fueron Alfredo Izaguirre Riva, el primero, seguido por Emilio Adolfo Rivero Caro y Onirio Nerín Sánchez Infante.

Unos meses después, el grupo inicial de tres, fue apoyado y seguido por otro grupo de prisioneros que se unieron por el mismo propósito y declararon su posición de “plante” al trabajo forzado.

Afredo Izaguirre y Miguel Sánchez, ambos hijos de dos de los tres presos plantados.
Afredo Izaguirre y Miguel Sánchez, ambos hijos de dos de los tres presos plantados.

Fueron ellos Odilo Alonso Fernández, José Varona Primelles, Eriberto Bacallao Espinosa, Gregorio Ariosa Rubio, Ernesto Toledo López, Carlos Moreno Pacheco, Ricardo Vázquez Pérez, Israel Abreu Villareal, Pedro Luis Boitel Abraham (muerto en huelga de hambre), Servando Infante Jiménez, Enrique García Cueva (muerto en huelga de hambre), Ramón Lezcano, José Piloto Mora, Orlando Almanza, Antonio Vigo Cancío, Roberto López Chávez (muerto en huelga de hambre), Ricardo Rangel Mendoza, Julio Reyes Suárez (se volvió loco en el pabellón de castigo), Antonio Rodríguez Galano, Juan Pérez Báez, y Roberto Pavón Pena.

La iniciativa consta con un grupo de asesores del genuino glorioso presidio político plantado: Ángel De Fana Serrano, (Plantados), Luis G. Infante, (Presidio Político Histórico Cubano), José Oscar Rodríguez Terrero, (Napoleón), Kemel Jamis (Unión de Ex Presos Políticos Cubanos Zona Puerto Rico).

También participan nueve de los protagonistas de aquellos 24 presos políticos que plantaron al trabajo forzado: (Servando Infante, Gregorio Ariosa, José Primelles “Pepín”, Eriberto Bacallao, Ricardo Vázquez, Ramón Lezcano, Antonio Vigo Cancio, Juan Pérez, y Roberto Pavón), José Manuel del Pino, Francisco Talavera, y otros más que serán invitados.

Migrante cubano detenido en EEUU tiene pedido especial para Santa

Yariel Valdés González, en una foto tomada de su cuenta de Twitter.

Un joven cubano recluido desde hace 8 meses en un centro de detención de migrantes en Estados Unidos hizo publica una carta a Santa Claus en la que pide su libertad como un milagro en esta Navidad.

El reportero Yariel Valdés González obtuvo asilo político en los Estados Unidos el pasado 18 de septiembre pero permanece en custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los EEUU en el Centro Bossier Parish de Luisiana, porque ICE apeló la decisión del juez Timothy Cole a su favor, explica una nota del editor de Washington Blade, la prestigiosa publicación de la comunidad LGBTI que divulga su misiva.

El joven de Santa Clara era reportero de varios medios independientes cubanos como Tremenda Nota, YucaByte, On Cuba y también colaboraba con Washington Blade.

"Llegué a este país a fines de marzo para pedir asilo político debido a la persecución que sufrí en Cuba como periodista independiente. Enfrenté sanciones laborales y ideológicas en la prensa oficial de la isla, expulsión del sistema de medios administrado por el estado, interrogatorios y detenciones arbitrarias, prohibiciones de viajar que no me permitieron salir del país para eventos periodísticos. Los funcionarios de seguridad del estado también llevaron a cabo interrogatorios voraces y excesivos contra mi familia y amigos en mi vecindario", relata en su carta.

El reportero, que asegura que la Navidad "provocó y hasta el día de hoy provoca terror entre los directores de cualquier medio de comunicación oficial" y que "Santa nunca apareció en la televisión cubana ni en los periódicos", hace un pedido muy especial:

"Cada noche, antes de irme a dormir, rezo para que se haga justicia una vez más, porque estos jueces están considerando si merezco la oportunidad de vivir sin miedo en esta gran nación. Solo espero que confirmen la decisión del juez Cole que emitió hace más de dos meses. Sería, sin duda, el mejor regalo que podría recibir esta Navidad. Como un niño emocionado, espero que Papá Noel traiga su trineo a Louisiana y me dé el único regalo que pido fervientemente cada minuto: Libertad".

Convocatoria al "Parón de Enero" propuesto por Otaola gana adeptos

Cubanos en el aeropuerto José Martí.

La mayoría de las personas que habían respondido hasta las primeras horas del miércoles una encuesta informal del programa de Radio Martí El Revoltillo sobre el llamado “Parón de Enero”, que convoca Alexander Otaola en su espacio de internet Hola, Ota-Ola!, respaldan la idea de suspender el envío de remesas a Cuba el primer mes de 2020.

Algunos proponen extender la suspensión más allá de enero, varios hablan incluso de un bloqueo total a la isla –la política de Estados Unidos hacia el gobierno cubano establece un embargo comercial con excepciones humanitarias, no un bloqueo--, y otros recuerdan que, mientras Cuba recibía la subvención soviética, Fidel Castro mantuvo cerradas las puertas del país a los exiliados.

“Ojalá la dignidad superara al oportunismo y al falso amor filial”, escribió el martes Noemí Torres. “Claro que sí, por seis meses”, dice Pepe Portales, y añade: “Sé que muchos no quieren ser libres, pero es la única forma”.

Entre quienes se oponen, la respuesta suele limitarse a la palabra “No” o a la frase “No estoy de acuerdo”, pero hay también comentarios como el de David Monroy Sarabia: “Libertad para Cuba y todas las naciones del mundo; Estados Unidos, deje de invadir e interferir los países”.

El gobierno de Estados Unidos no tiene nada que ver con la convocatoria del programa Hola, Ota-Ola!

Para Roberto Dueñas Esquirol, el enfoque de la pregunta del sondeo pasa por alto la realidad de personas como él.

“Es increíble que no se vea que sólo cuestionar el tema es un problema de emigrante económico”, dice Dueñas Esquirol. “Recuerdo que de la prisión política me llevaron al avión, y volví a ver a mis hijos nueve años después y terminé de verlos a los 15 años”. Es que acaso, se pregunta, “¿Yo no quería a mis hijos?”

Hugo Sánchez recuerda que, durante casi dos décadas, el statu quo era algo como lo que ahora propone Otaola.

“Los cubanos olvidan que casi 20 años Fidel Castro prohibió vuelos, remesas, viajes, correo y otra comunicación”, hace notar Sanchez. ¿Quién se murió por eso? Hoy la entrada principal de la dictadura es la nuestra. Podríamos exigir, ya que el dinero lo ponemos los de fuera. Empezando por el pasaporte y terminando por liberar a todos los presos políticos”.

Los que vinieron en los 60 no podían ni enviar una carta, apunta Ricardo Damas, “así que no veo por qué no parar todo por un mes”. También Yolanda Orta pide tenerlo en cuenta.

“Muchos cubanos al principio de llegar aquí estuvieron años sin comunicación. Cuba no lo permitía. NO había viajes ni llamadas”, subraya. “Y muchos de los que ahora piden recarga tenían teléfono y no lo prestaban para llamar al Norte, como decían, porque los perjudicaba”.

Y en mayúsculas: “Muchos en la propia familia. Refresquen la mente”.

De acuerdo con Leonel Fernández Castro, no es el mejor momento para un boicot como el que propone Hola, Ota-Ola!

“En enero generalmente nadie manda dinero porque ya lo mandó en diciembre, y nadie va de visita porque ya esperaron el nuevo año allá”, escribe Fernández Castro.

Alguien que parece haber escrito desde Cuba manifiesta estar de acuerdo y explica por qué: “Es el dinero de ustedes los exiliados lo que mantiene esta dictadura”, dice Antonio Victorero.

Para Frank Fernández, merece todo respeto quien se acoja al Paro de Enero, así como el que no se quiera acoger.

“Cada uno es libre de asumir su propia responsabilidad y hacer valer su opinión”, dice. “El sacrificio que se va a hacer es en pos de la libertad de Cuba, pero me da coraje que la mayor parte de la población cubana no hace nada por esa libertad; viven entre en su zona de miedo y su zona de WiFi”.

EEUU propició encuentro con opositores cubanos el Día de los Derechos Humanos

Reunión en La Habana sobre DDHH entre Mara Tekach y miembros de la sociedad civil cubana.

La Encargada de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Mara Tekach, sostuvo un encuentro el martes en la capital cubana con representantes de la sociedad civil.

En la reunión se debatieron las violaciones a los derechos humanos en Cuba, en particular los arrestos domiciliarios ilegales que están teniendo lugar en el país.

Al evento asistieron los opositores Martha Beatriz Roque Cabello, Jorge Olivera, Rene Gómez Manzano, Julio Ferrer y Lázara Ayón, entre otros.

Desde la Habana, en entrevista con Radio y Televisión Martí, Roque Cabello, ofreció detalles del encuentro y explicó que es la segunda ocasión en que la diplomática los recibe el Día de los Derechos Humanos.

La supervisora del Centro Cubano de Derechos Humanos lamentó que muchos de los invitados no pudieran asistir, y remarcó el caso de José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba, encarcelado desde el 1 de octubre.

Martha Beatriz Roque Cabello comenta sobre el encuentro con representante de EEUU
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:26 0:00


Los más recientes informes de derechos humanos en Cuba denuncian el empleo de nuevas tácticas represivas por parte de las autoridades cubanas, que han optado por restringir las libertades de movimiento a los activistas y opositores en la isla.

La práctica de inmovilizar a los activistas dentro de sus viviendas, a manera de arresto domiciliario extrajudicial es una novedad en la represión que busca anular las actividades de críticos y disidentes sin tener que conducirlos a una estación ni levantarles un acta policial, apunta un reporte de la Fundación de Derechos Humanos para Cuba

Cargar más

José Daniel Ferrer

XS
SM
MD
LG