Enlaces de accesibilidad

Cuba

"¿Alguien sabe qué tal se pone Cuba el fin de año?"

En Cuba el eje de la comida tradicional de fin de año es la carne de cerdo, pero en diciembre de 2012 una libra cuesta 30 pesos, o 7 % del salario medio mensual.

Uno puede estar seguro de que a fines del 2012 la mayoría de los cubanos se van a divertir por unas horas en familia, con fondo de salsa, timba y el amenazado reguetón. Lo demás, ya no es tan seguro.

La pregunta arriba, en el título, se la hizo “Victor Gabriel” a los participantes en el foro español Respuestas del portal Yahoo!, explicando que piensa pasar este fin de año en la isla,y que quería saber “cómo se pone el ambiente” y qué prevenciones debería tomar.

Varias de las respuestas que le postearon permiten hacerse una idea de lo que es más común a todos los festejos decembrinos en la isla: el ambiente, al menos a esa hora, es “superbueno”, es “lo máximo”, es “familiar” y los cubanos arman una fiesta “en un abrir y cerrar de ojos”, “con música y todos bailando sin parar”.

Uno puede estar seguro de que también en estos días finales del 2012 la mayoría de los cubanos se van a divertir por unas horas en familia, con fondo de salsa, timba y el amenazado reguetón. Lo demás, ya no es tan seguro, en un país donde hasta una tradición de casi 2.000 años como la Navidad desapareció de un plumazo durante tres décadas.

DE COMO LA NOCHEBUENA SE CORRIÓ AL 31

“Te diré que en Cuba la fiesta grande y en familia se hace el 31 de diciembre y no el 24, como se hace en el resto del mundo”, le respondió “Yany” a “Victor Gabriel” . En el diario digital Global Post el corresponsal en La Habana, Nick Miroff, explica por qué.

Señala el autor que la influencia soviética empezó a meterse en el calendario de feriados de la isla después de que el gobierno de Fidel Castro se declarara oficialmente ateo en 1962. La religiosidad y el consumismo de la Navidad se consideraban anatema para los valores comunistas, y el gobierno cubano comenzó a promover la víspera de Año Nuevo como una alternativa secular. Se ajustaba perfectamente –dice MIroff-- al aniversario del "triunfo" de la Revolución encabezada por Castro, el 1ro de enero de 1959.

La Navidad se retiró oficialmente del calendario estatal de feriados en 1969. Al año siguiente, "como un Scrooge" de Charles Dickens, Castro aseveró que el festivo interfería con la zafra azucarera, y ordenó a los cortadores de caña no detener sus machetes. No fue hasta la histórica visita del Papa Juan Pablo II, en 1998, que el gobernante restauró el día de asueto por Navidad.

Tres mujeres conversan en una casa decorada con un árbol de Navidad.
Tres mujeres conversan en una casa decorada con un árbol de Navidad.
Pero si bien el Papa polaco rescató el feriado navideño, la tradición sigue mayormente olvidada. No ya el reconocer que el nacimiento de Jesús es la razón de la temporada: ni siquiera la costumbre de cenar, y beber, y bailar, y celebrar en familia la víspera de Navidad. Lo que se hacía en la tradicional Nochebuena cubana se trasladó, en ovejuna obediencia, o por temor a represalias, a la víspera de Año Nuevo.

En el foro de Yahoo! “Jazz” le cuenta a “Víctor Gabriel”:

“Los 31 de diciembre mi mami asaba al horno una pierna (nos costaba trabajo comprarla, pero no podía faltar) y desde días anteriores ya teníamos la bebida comprada, pues desde que nos levantábamos plantábamos la mesa de dominó. Mi mami hacia chicharrones, más otros saladitos, y se rompía el corojo”.

Así sigue siendo, el 31 y no el 24, aun después de la mediación papal. En parte por el miedo subconsciente a las "desviaciones ideológicas" que sembró el totalitarismo, pero principalmente porque el daño se prolongó tres décadas.

El mes pasado la revista Vitral de la diócesis católica de Pinar del Río, llamó al Estado comunista y los medios de comunicación bajo su control a participar en la recuperación del sentido cristiano de la Navidad. El editorial recordaba:

“Habían pasado veintinueve años de la última celebración pública de la Navidad, ocurrida en 1968. Ya existía una generación de cubanos que no poseían la experiencia de una Navidad. El día de Navidad se había recuperado como feriado; sin embargo, esto no resulta suficiente para llegar a recuperar el ambiente propiamente navideño de esos días del año, característico del mundo occidental al que Cuba pertenece”.

ARBOLITO, ARBOLITO, LUCECITAS TE PONDRÉ

Si no el profundo contenido espiritual de la Navidad, los cubanos al menos están recuperando sus aspectos más externos y deslumbrantes. En un reciente post en su blog Generación Y, Yoani Sánchez escribe:

“Árboles pequeñitos de plástico asoman por aquí y por allá, con guirnaldas guardadas de otros años y una estrella de alambre en la punta. Coníferas soberbias y repletas de detalles colocadas en el lobby de algún gran hotel o en la sala de las residencias de Miramar. Luces, colores, melodías que comienzan –una y otra vez- nada más terminarse. En una calle de Nuevo Vedado, los vecinos compiten a ver quién pone los adornos más llamativos sobre la balaustrada de sus balcones o en los setos del jardín”.

Una guardia de seguridad se asoma a observar un árbol de navidad colocado en la puerta de una sala de conciertos.
Una guardia de seguridad se asoma a observar un árbol de navidad colocado en la puerta de una sala de conciertos.
La ornamentación navideña que han hecho acccesible en el mercado interno los nuevos cuentapropistas se ha reinsertado fácilmente en la costumbre --que el cubano parece llevar en el tuétano-- de botar la casa por la ventana en las grandes ocasiones. En Yahoo! Respuestas, “La Guaji” le escribe a “Víctor Gabriel”: “Aunque hay escasez, no sé de dónde la gente saca, pero el fin de año se busca de donde no hay”.

Eso, desde luego, tiene sus límites.

Sánchez apunta en Generación Y que también hay “casas y casas, miles de ellas, sin un solo detalle que refiera a las fiestas de este diciembre. Quizás por ateísmo, por falta de recursos o por simple apatía para celebrar. ¿Celebrar qué? dirían muchos de ellos si se les preguntara”.

CON PIERNA... O CON CHICHARRONES

En Global Post, Nick Miroff observa que “no importa cuáles sean sus puntos de vista políticos o religiosos, comerse una pierna de cerdo asada por fin de año es el deseo de cada cubano. desde Miami hasta Madrid y Matanzas. Es una de las pocas cosas –dice-- en la que todos están de acuerdo, en un país y una cultura muy a menudo divididos por la política”.

Un deseo que una parte de los residentes en la isla podrá satisfacer este fin de año sin demasiados sustos, después que el gobierno renunciara oficialmente al igualitarismo. Mientras, la mayoría tendrá que conformarse con otras partes menos suculentas del animal, y algunos hasta con unos chicharrones, porque “el horno” no está precisamente como para piernas de cerdo.

En la capital, la carne de cerdo para la cena de fin de año ha subido a 30 pesos la libra
En la capital, la carne de cerdo para la cena de fin de año ha subido a 30 pesos la libra
Desde La Habana, la periodista independiente Amarylis Cortina Rey me cuenta que el precio de la libra de carne de puerco ha subido en la capital hasta unos 30 pesos moneda nacional. Incluso los acompañantes tradicionales de la cena están demasiado caros para los salarios medios de 18 dólares mensuales: la reportera del semanario Primavera Digital detalla que los frijoles negros se cotizan a 20 pesos la libra; pero si se les quiere añadir sazón, hay que pagar la cabeza de ajo a tres pesos, y dar diez por una bolsa de nylon con tres ajíes pimientos verdes.

HAY QUE TENER F.E. (FAMILIARES EN EL EXTRANJERO)

Lo mejor que le puede pasar a una familia cubana en fin de año es que le lleguen parientes del extranjero: así celebran juntos y garantizan la factura en divisas en la "shopping". Y no son pocos los que ahorran para viajar a Cuba en esta época. En enero del 2011 la BBC reportó que para el fin de año hubo que habilitar tres terminales aéreas en la isla a fin de recibir 16 vuelos diarios procedentes de EE.UU.

En Yahoo!, "Lala" le cuenta a "Víctor Gabriel": "Siempre trato de ahorrar y coordinar mis vacaciones para fin de año y así pasarlo entre familia pues soy cubana (...) pasar fin de ano en Cuba es muy lindo las familias cubanas son muy acogedoras y muy divertidas".

"Musical" añade una pintoresca y lapidaria apreciación: "Lo mismo vayas en fin de año que a mitad, con el 'baro' la pasas 'bomba', aunque si vas 'pasmao', te diviertes también, pero mucho menos".

Algunos cubanos que no tienen familiares en el extranjero tratan de saltarse esa barrera a costa del prójimo, como expone Regina Cano en el portal Havana Times.

LA PIRAMIDE, LA CÚSPIDE Y EL SÓTANO

Dice Cano: “La venida de las fiestas de fin de año y la creencia de querer ‘pasarla en grande’ unida a la ausencia material de lograrla, incita a muchos delincuentes a querer obtenerlo de manera fácil, si se puede llamar así al acto de violentar a otros para lograrlo”.

“Carterear aprovechando el tumulto en las guaguas o arrebatar una cadena del cuello de su propietario, o la cartera o mochila violentamente, es de los derechos que se adjudican los ladrones que abusan de los otros moradores de La Habana”.

"En estos días he sido testigo de dos de las cosechas de carteristas en ómnibus: uno, un señor que decía llevar su billetera atada al cinto con una cadena junto con las llaves de la casa y el trabajo, dentro de un bolsillo. El segundo fue una señora mayor, a la que le extrajeron el monedero de su cartera".


No siempre son delincuentes habituales, sino ladrones de temporada que también se quieren divertir, pero que probablemente habitan en el sótano de la nueva pirámide socioeconómica cubana.

Las mesas de fin de año pueden ser un buen indicador de esa creciente estratificación. En su blog Desde La Habana, escribe Iván García:

“En 2012, a la legua se notan las diferencias monetarias entre los cubanos. En las mesas de quienes tienen billeteras abultadas, al lado del habitual arroz blanco, frijoles negros, ensalada y yuca con mojo, pondrán bandejas con puerco, pavo y camarones. De postre, dulces y turrones españoles. Usted se sirve y bebe a su gusto. Y sus arbolitos son grandes y están repletos de adornos y luces.

“La mayoría, ésa que se pasa todo el año sacando cuentas para ver cómo llega a fin de mes, a duras penas puede comprar un trozo de cerdo y unas libras de frijoles y viandas en el agromercado. Cerveza, solamente para las mujeres, una o dos por cabeza. Los hombres toman ron peleón, a 60 pesos la botella adquirida en un comercio estatal. Y si tienen arbolito, el más barato que venden en la shopping”.

“Son familias a las cuales el futuro se les antoja una mala palabra y los hijos desean irse de su patria. Eso sí, no pierden la ilusión: quizás para el próximo año algo bueno suceda. La esperanza, dice el refrán, es lo último que se pierde".

NUEVA TRADICIÓN

Por si acaso, a las supersticiones tradicionales para empezar el Año Nuevo --como quemar a las 12 de la noche un muñeco improvisado que representa al Año Viejo, y lanzar a la calle baldes de agua-- los cubanos añadieron otra a lo largo de casi 54 años de castrismo. La describe “Jazz” en Yahoo!, respondiendo a la pregunta de “Víctor Gabriel”:

“También hay otras tradiciones, como es salir por toda la calle con un maletín (para que llegue viaje)…

Vea todas las noticias de hoy

Compras online, signo de la desigualdad en Cuba

Hector Leon, recibe unos paquetes que compró online en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

La pandemia de coronavirus está revelando un incremento de la desigualdad en Cuba, debido a que una mayor escasez ha obligado a la mayoría de los ciudadanos a pasar horas en largas filas para comprar productos básicos, mientras los más acomodados los adquieren por Internet.

La llegada de la pandemia ha sumido a Cuba en su peor crisis económica desde la caída en la década de 1990 de la Unión Soviética, su antiguo benefactor, pero la flexibilización económica de las últimas tres décadas significa que no todos los cubanos han sido afectados de la misma manera.

Durante más de un año, los compradores han enfrentado largas filas para obtener productos básicos debido al deterioro de la situación económica de Cuba, en gran parte por la implosión de su aliado socialista Venezuela y las sanciones más estrictas impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Actualmente, la enfermedad ha detenido el turismo, ralentizado las remesas y ha aumentado los costos de transporte de carga.

La escasez se ha generalizado. Para contrarrestar las filas, el Estado cubano, que tiene el monopolio de las telecomunicaciones y los servicios minoristas, busca alentar las compras en línea. Sin embargo, muchos cubanos simplemente no pueden pagar el servicio.

"No tengo Internet. No gano el dinero para poder obtener cualquier tipo de comida a través de Internet", dijo José Ángel González, un joven que buscaba en La Habana una tienda sin una fila muy larga. Según el Gobierno, el 40 por ciento de la población no tiene servicio de telefonía celular, y mucho menos Internet.

Yainelis, una empleada estatal y madre soltera de tres hijos en la oriental provincia de Granma, dijo que tenía problemas para llegar a fin de mes con su salario de unos 500 pesos cubanos.

"Solía tener algunas gallinas en el patio trasero para huevos, pero ahora nos las hemos comido todas", dijo. "Ahora, algunos días, solo es con el arroz de la ración mensual y lentejas", añadió.

Cuba, dependiente de importaciones, abrió a regañadientes la puerta a los crecientes niveles de desigualdad -un hecho que la revolución cubana de 1959 intentó eliminar- al comenzar a atraer divisas para comprar alimentos y combustible durante la depresión posterior a la era soviética. Antes casi todos los cubanos recibían ingresos relativamente similares.

La isla caribeña, cuya moneda no tiene valor fuera del país, desarrolló el turismo internacional, se abrió a la inversión extranjera, aprobó algunas pequeñas empresas y alentó a cubanos en el extranjero a visitar y enviar dinero a familiares.

"Recibo dinero de mi hermana en Miami. Su ayuda es un gran alivio en estos días pues hay que buscar mucho por comida", dijo la maestra de la escuela primaria, Imilsis Labrada, mientras hacía fila en una oficina de Western Union en La Habana.

Expertos sobre Cuba estiman que al menos el 40 por ciento de la población recibe remesas del exterior, que en total ascienden a unos pocos miles de millones de dólares anuales, pero que aumentan considerablemente su poder adquisitivo.

Estos cubanos, y los que trabajan en el sector privado más lucrativo, representan la mayoría de los compradores en línea. Mientras, los empleados estatales, el 70 por ciento de la fuerza laboral, no puede pagar el servicio "online", al menos que también reciban remesas.

Mantienen en celda de castigo al activista Yosvani Sánchez Valenciano

Yosvany Sánchez Valenciano

El preso político Yosvani Sánchez Valenciano, integrante de la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, deberá estar otro mes en celda de castigo en la prisión Combinado del Este de La Habana, informó Zaqueo Báez, coordinador de ese grupo opositor en la capital.

Lo tuvieron un mes en una celda, aislado, y cuando pensábamos que ya se terminaba el castigo "llamó para decirnos que lo mantendrán otro mes más allí", explicó Báez a Radio Televisión Martí.

Mantienen en celda de castigo a un activista de UNPACU
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:48 0:00

Según nos dijo, la razón para dejarlo de nuevo en esas mazmorras es "por un intento de fuga, algo que no aceptamos puesto que si lo tienen confinado carece de sentido que se quiera escapar", precisó Báez.

Yosvani Sánchez Valenciano, fue sancionado en 2016 a ocho años de cárcel por desorden público luego de varias protestas públicas que realizó en las calles de La Habana.

En la cárcel ha sufrido maltratos y golpizas frecuentes y en varias ocasiones ha sido llevado a celdas de castigo por reclamar respeto a sus derechos.

El activista forma parte del listado de cubanos que el Departamento de Estado incluyó en la campaña #PresosPorQué en 2018 para exigir su liberación.

Cuba va camino a la "redolarización", alerta experto (VIDEO)

Cuba autoriza dólar USD en comercios y permite a emigrados abrir cuentas bancarias
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:28 0:00

La decisión del gobierno de Cuba de autorizar el uso de dólares estadounidenses en las transacciones del comercio minorista y en las importaciones a través de agencias subordinadas al propio gobierno y de permitir a los cubanos emigrados abrir cuentas bancos nacionales representa según expertos un paso hacia la "redolarización" de la economía cubana y a la paulatina desaparición del CUC.

En relación a la Resolución 73-2020, publicada en la Gaceta Oficial, el economista Elías Amor alertó que “hay que tener mucho cuidado con este anuncio".

"No es nada nuevo ya en el mes de octubre pasado esta experiencia empezó a realizarse en moneda libremente convertible y ahora se hace con dólares (…) en un momento especialmente difícil como este las autoridades lo que necesitan es divisas para poder responder a los préstamos que han ido aplazando”, dijo el experto en entrevista con Radio Televisión Martí.

Esta nueva disposición permitirá a las personas naturales, residentes o no en la isla, que cuenten con depósitos en dólares en bancos cubanos utilizar las tarjetas magnéticas para efectuar pagos en los comercios gestionados por las entidades estatales

“Conviene tener mucho cuidado con lo que se anuncia de que los no residentes podrán hacer operaciones que van a poder abrir estas cuentas. Es riesgoso si se tiene en cuenta que no hay un marco jurídico respetable para el no residente en Cuba y en ese sentido, sabemos todos que la tradición del gobierno comunista ha sido la confiscación, la expropiación y determinadas operaciones antieconómicas que pueden perjudicar grandemente a los que tengan la osadía de abrirse estas cuentas”, dijo Amor.

El decreto emitido por el Banco Central de Cuba modifica la Resolución 275 del año anterior en la que se autorizó la creación de las cuentas bancarias en moneda convertible para realizar compras en determinadas tiendas mediante las tarjetas magnéticas.

En el documento oficial se especificó que para estas cuentas se permitirá ingresar fondos mediante transferencias bancarias del exterior, desde otras cuentas en divisas operadas por bancos cubanos o desde la empresa FINCIMEX SA por concepto de remesas.

“Con esta medida lo que se hace es aumentar más las diferencias entre los que pueden tener acceso a la moneda fuerte y los que no. Entre los cubanos que tienen acceso a dólares y los cubanos que viven con 24 dólares al mes y dependen de la libreta de racionamiento. En vez de apostar por medidas más equitativas de justicia social, el régimen comunista lo que hace es facilitar esa segmentación perversa del mercado. Yo creo que la sociedad cubana debe estar harta y debe decir basta porque eso va también en contra de los derechos humanos económicos”, indicó el economista.

Por otra parte, la periodista independiente Yoani Sánchez publicó en el sitio 14ymedio: “Si hasta ahora, la sociedad cubana estaba atravesada por una línea que separaba a quienes recibían su salario solo en pesos cubanos y aquellos que a través del turismo, las remesas y los negocios -legales o ilegales- podían contar con pesos convertibles, ahora se crea otra división más profunda y determinante. El que no tenga dólares tendrá que empezar a buscarlos.”

A manera de reflexión Sánchez se cuestionó: “¿Y ahora qué hacemos con los chavitos? ¿Los guardamos para el museo del absurdo que algún día se levantará en esta Isla? ¿O los colocamos en un tercer bolsillo, ese donde se pone todo aquello que no sirve para convertirse en bienes ni servicios?”

La economía cubana autorizó y brindaba operaciones en dólares desde inicios de los 90, cuando el denominado período especial hasta 2004, cuando se sustituyó el dólar estadounidense por el peso cubano convertible (CUC).

Cuba ya “está trabajando” para reabrir las fronteras, dice el MINSAP

Escena captada el lunes en una calle de La Habana (Yamil Lage/AFP).

Los organismos del Estado cubano ya están trabajando para reabrir las fronteras a la entrada de extranjeros “porque indiscutiblemente la evolución de la pandemia en nuestro país, sin descuidar nada, permite que ya esos análisis se puedan ir realizando”, dijo el miércoles en conferencia de prensa el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Sin embargo, el funcionario se negó a precisar fechas.

“Lo único que puedo decir, lo que debo decir, es que se está trabajando… Digo, porque todavía yo no puedo informar cuáles son las cosas concretas en este sentido”, declaró el Dr. Durán. “Cada cual lo está trabajando y se hará público en su momento. Pero sí que todos estamos trabajando” en ese sentido, manifestó.

Respondía una pregunta enviada por la cadena estadounidense NBC, a la que –como tantas otras de todo el mundo-- el gobierno de La Habana permite participar en las conferencias de prensa diarias del MINSAP, un derecho que niega a medios independientes cubanos.

No está claro cuáles son los requisitos para participar. En la del miércoles, que como de costumbre tuvo lugar en el Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el moderador Héctor Ahmed Velázquez incluyó entre las preguntas esta: “Un usuario en redes sociales comenta lo siguiente…

A juzgar por las declaraciones del Dr. Durán, una de las preguntas que más hace la población es precisamente en qué momento se permitirá la entrada de extranjeros.

“Lo que puedo decir es que todos los organismos están analizando, el Ministerio de Salud Pública está analizando; qué cosas se van a mantener, qué cosas se van a incrementar [en comparación a] como teníamos antes de la pandemia […], y cada organismo… las cosas que se irán abriendo en el momento que se irán abriendo y, sobre todo lo que pregunta la población… bueno, la frontera, cuándo comienzan a arribar personas del exterior”, dijo.

Con 11 nuevos casos confirmados de COVID-19, la cifra de contagios en el país llegó a 1,974 y el martes no hubo ningún fallecimiento por la enfermedad, informó el Dr. Durán.

La mayoría de los nuevos positivos, nueve, fueron de La Habana, y a las provincias de Artemisa y Ciego de Ávila correspondieron uno en cada una. Hubo un solo menor entre los 11 confirmados el martes, una niña de siete años residente en el municipio capitalino de La Lisa.

También son de la capital los dos casos reportados graves: un hombre de 85 años procedente de Centro Habana, y otro de 52 residente en La Habana del Este. “Terminamos el día con dos pacientes graves y ninguno [en estado] crítico”, declaró el Dr. Durán.

Permanecen ingresados con diagnóstico positivo en todo el país 166 pacientes, y 164 de ellos tienen evolución clínica estable, según el funcionario de salud. Con las 15 personas que fueron dadas de alta el martes, la cifra de enfermos recuperados llego a 1,724, reportó.

Con visitas familiares suspendidas se empeora encierro de las presas del Guatao

Arresto de la Dama de Blanco Martha Sánchez.

La Dama de Blanco Martha Sánchez comunicó a sus familiares que es crítica la situación con la alimentación en la prisión de mujeres del Guatao, en La Habana, donde cumple sentencia en estos momentos.

Su hermano Joaquín Sánchez dijo a Radio Televisión Martí que en la conversación telefónica que tuvo este lunes con la presa política supo que las condiciones de confinamiento son pésimas y que "están pasando mucha hambre y necesidades".

Crítica la situación con la alimentación en la prisión de mujeres del Guatao
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:52 0:00

Ante el avance de la pandemia en la isla, el pasado mes de marzo el régimen prohibió las visitas a las cárceles.

La comunicación telefónica es semanal y una vez al mes permiten la entrega de una jaba de alimentos en la entrada de las penitenciarías.

Los abogados tampoco pueden acceder al penal.

La Dama de Blanco fue condenada en septiembre del 2018 a cuatro años y seis meses de prisión por el Tribunal Municipal de Artemisa, localidad donde reside.

La sancionaron por los cargos de desacato, atentado, desorden público y resistencia tras manifestarse pacíficamente frente a un colegio electoral y exigir a gritos la libertad para los presos políticos, entre otras demandas.

De acuerdo a las leyes en la isla al cumplir la mitad de la condena los presos tienen derecho a solicitar una revisión de causa para una libertad condicional.

En febrero de este año a Sánchez le denegaron una petición interpuesta meses antes a su favor. El abogado volvió a tramitar la solicitud pero ya pasaron los 3 meses establecidos y siguen sin respuesta favorable para la activista, asegura la familia.

La Seguridad del Estado ha ido a la prisión para proponerle que firme un documento donde se comprometa a no seguir perteneciendo a las Damas de Blanco "pero ella prefiere cumplir la condena completa y no dar un paso atrás", precisó el hermano.

El pasado mes de abril el Departamento de Estado de los EE.UU. se pronunció a favor de ella y la también Dama de Blanco Aymara Muñoz, quien actualmente permanece en una prisión de mujeres en la provincia de Las Tunas.

El movimiento de las Damas de Blanco lleva 17 años exigiendo la libertad del pueblo cubano y de los presos políticos.

(A partir de un reporte de Ivette Pacheco)

Cargar más

XS
SM
MD
LG