Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

“La Chambelona”: caramelos y congas

“La juventud de Baco”, por William-Adolphe Bouguereau (1825-1905)

El autor describe las confusiones provocadas por un caramelo y una tonada que animó las campañas políticas cubanas y alguien tuvo por griega. Escuche la grabación.

Quien confunde un pirulí con una chambelona está ciego. Es el caso de la Real Academia Española, que no distingue entre un caramelo y el otro. La venerable frisa los trescientos años: hay que perdonárselo.

Un tenedor y una cuchara no son idénticos porque ambos estén hechos del mismo material, se lleven a la boca y, si están limpios, compartan el sabor a metal. Aunque nunca se sabe: quizás la forma de cada cubierto inserte una variante en el gusto y un tenedor, por sí solo, sepa a carne; y una cuchara, por sí sola, sepa a sopa. Si éste fuera el caso, valdría la pena difundir el hallazgo, de manera que los hambrientos sin esperanza pudieran hallar consuelo en la lamedura de ambos, y como el tenedor también sirve para hincar vegetales y legumbres, recoger granos y enrollar pastas, ni almuerzo ni cena tendrían desperdicio, y el muerto de hambre quedaría satisfecho.
Jóvenes cubanas bailan en la comparsa.
Jóvenes cubanas bailan en la comparsa.

Sin embargo, quien lejos de recurrir al diccionario en busca del significado de la palabra chambelona lo hojea obedeciendo otras señales sabrosas, se topa, perplejo, con un retrato hablado de aquélla: PIRULETA 1. f. Caramelo plano, generalmente de forma circular, con un palito que le sirve de mango.

Si el término piruleta no es un derivado de los sustantivos pirú, árbol de América Meridional, y ruleta, juego de azar, como no parece serlo; si piruleta no es una planta adicta a este juego sino un derivado del sustantivo pirulí, caramelo de forma cónica, ¿cómo puede haberse acuñado el término para identificar uno de forma chata? ¿O es que los cucuruchos se amonedan, las medallas se abarquillan y todos, a los ojos de la venerable institución, comparten la misma forma?

Las chambelonas pueden ser esféricas, porque el consumo de su propio dulce las engorda; o huracanadas, aunque no exhiban vórtice (no hay peligro de que, al lamérseles, nos arranquen la lengua); o acorazonadas, para que los enamorados del amor den rienda suelta a sus ansias. Pero nadie ha visto a un pirulí aplanarse hasta reducirse a su base circular y renunciar a su puntiaguda anatomía. El pirulí es, más bien, una chambelona que levanta la cabeza desleída en su dulzura, tira de sí misma y, rebelde, se triangula, harta de sumisión.

Los malentendidos exceden el ámbito del paladar y abarcan la música. Una averiguación en torno al origen de “La Chambelona”, conga que desde principios del siglo XX sirvió de himno al Partido Liberal de Cuba y cuyo estribillo se repetía hasta el cansancio, entre frases que elogiaban a los candidatos o hacían mofa de sus oponentes, puede proporcionar más de una sorpresa.

José Juan Tablada, uno de los fundadores de la poesía moderna en México, reseñó la visita a Nueva York de Miguel Lerdo de Tejada, afamado compositor y director de orquesta, y compatriota suyo. En la reseña, publicada por “El Universal Ilustrado” en la primavera de 1928, y refiriéndose al músico, Tablada observaba:

“Su espíritu democrático y conciliador tuvo siempre la propensión de hacer fraternizar los temas clásicos con los más populares... Recuerdo su entusiasmo al oír por primera vez “La Chambelona”, himno de no remota revolución cubana, de esas amables revoluciones que antes que nada decretan la amnistía general. Miguel era todo oídos: ¡Ahé, ahé, ahé La Chambelona! Resonaban güiros y bongoes, el bombardín pícaro y las botellas, las campanas y las vejigas de la rumba delirante, y al morir el último compás, Miguel, que había escuchado como en éxtasis, prorrumpió: ¡Pero si esto es grandioso! ¡Pero si esto es divino! ¡Pero si esto es griego!

Brinqué en el asiento. ¿Qué sucedía? ¿El Morro en el Partenón? ¿La Acrópolis en Marianao? Nada sucedía, nada... Sino que Miguel acababa de identificar el “aé, aé, aé” de la sandunguera “Chambelona” ¡con el dionisíaco “evohé” de las bacantes!”

A las bacantes, mujeres que integraban el séquito de Baco, dios del vino, se les describe danzando y corriendo alrededor de éste, entre faunos y sátiros, “desgreñadas, vestidas con pieles de cabra o de fieras, con la cabeza coronada de yedra o de pámpanos, entre el clamor ensordecedor de los tambores y las flautas”, y gritando, ebrias, “¡évohé”, evohé!”, es decir “¡que continúe la fiesta, que no cese la bacanal!”.

El “aé” de “La Chambelona” no sólo podría inducir a escuchar, en las voces remotas de los miembros del Partido Liberal que recorrían las calles de Cuba cantando y bailoteando, un eco del clamor de las bacantes, sino a responsabilizar a éste y otros jolgorios sucesivos del aciago destino de la nación. La campaña electoral de Carlos Prío Socarrás, último presidente constitucional del país, también adoptó una conga que las multitudes corearon, sólo que entonces el caramelo fue sustituido por una máquina gigante, armada de cilindros apisonadores, metáfora de una voluntad incontenible: Ahí viene la aplanadora, / ahí viene la aplanadora, / ahí viene la aplanadora / con Prío alante y el pueblo atrás. El 10 de marzo de 1952, el conductor de la máquina fue forzado a abandonarla, pero ésta ha continuado arrasándonos. Hay metáforas peligrosas.

No sólo el exceso de vino trastorna; el de entusiasmo, también.

Nota: Internet no contribuye a despejar el sentido de la voz “chambelona”. Tan pronto la confunde con “chambelán”, noble que servía de ayuda al rey, como con Chamberlain (Arthur Neville), célebre político británico y primer ministro del Reino Unido entre 1937 y 1940. No he podido confirmar que alguno de ellos fuera aficionado al caramelo o a la conga, por muy politizada que ésta estuviera.

Vea todas las noticias de hoy

Caridad Martínez: "Patria es donde puedes ser tú, ser libre y no sentirte extranjera"

Caridad Martínez, bailarina clásica, coreógrafa, profesora de ballet. Cubana residente en Nueva York

A Dile que pienso en Ella... entra, con el vigor de su férrea disciplina, humana y profesional, Caridad Martínez, quien llegara, a fuerza de talento, a ser Bailarina Principal del Ballet Nacional de Cuba y para ella se crearon piezas en las que nadie, según los conocedores del tema, ha logrado superar su actuación. En 1991, aquí nos explica por qué, decidió romper las ataduras y, desde entonces, ha fundado escuelas de Ballet en varios países del mundo y sentado cátedra, dejando la huella de su poderío donde quiera que ha llegado.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

La censura y, además, percibí todo lo que venía. Ésto fue en 1991. Las carencias, mi oposición al gobierno. Todo se iba deteriorando: los valores con los que mis padres me criaron más, lo que aprendí y nos hicieron creer en la Escuela Nacional de Arte.

Esa escuela que Fidel Castro nunca quiso visitar porque o éramos muy escandalosos -eso se nos comunicó una vez en la escuela- él escuchó mucha bulla durante el camino de entrada al Country Club, donde estaba situado nuestro comedor y lugar de encuentro de los estudiantes de todas las diferentes disciplinas; en fin, esa escuela que graduó cientos de los más importantes artistas cubanos, y a él nunca le interesó. Da igual, honestamente, no nos importaba; teníamos increíbles maestros y éramos muy felices.

Se me comunicó que algunas de mis obras no se podían presentar más, porque criticaban la Revolución; que venían tiempos difíciles no y podía continuar creando obras que se cuestionaban la política en Cuba. Me dijeron que ya no podría seguir llevando mi compañía de viaje fuera de Cuba y que las invitaciones que se me hicieran en el futuro, sevirían para darle oportunidad a otros grupos.

Te cuento todo este rollo porque son situaciones inconcebibles. Estaba harta.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

No tenía ninguna expectativa. Me quedé en México, empecé a impartir clases de Ballet y a hacer coreografías. Al mes, ya tenía trabajo y al siguiente año, ya había fundado mi propia escuela. Yo era conocida y me ofrecieron inmediatamente trabajo. Después de 9 años, trabajé con un director y artista norteamericano, él fue quien me dijo que yo tenía algo que aportar en Estados Unidos y que podía hacer una carrera.

Yo había bailado aquí y creí que conocía el país.

¿Qué encontraste?

Al llegar, pues todo era nuevo. Las personas que apoyaban mi transición estaban en el mundo de las artes visuales y el cine. Yo me movía en un mundo que no correspondía con mi realidad. Luego, me desencantó el nivel de las escuelas de ballet y lo inaccesible que era, para muchos, poder estudiar Ballet. Por lo demás, yo venía de una casa donde todos trabajaban mucho y en el BNC siempre se nos aclaró que había que luchar para conseguir algo y además, mi compañía tenía categorías y había que empezar desde abajo.

No me sentía incómoda, empecé a tratar de impactar positivamente en donde trabajaba y a elevar la calidad de la enseñanza.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Aprendí a apreciarme a mí misma como una individualidad, y a ver que todas las diferentes especies pueden sobrevivir juntas si existen reglas, respetándose y con tolerancia.

Mi mayor aprendizaje fue en Cuba, en mi barrio, Cayo Hueso y en el Ballet Nacional, cuando Alicia y Fernando.

¿Qué es para ti La libertad?

Esa es una pregunta muy grande para los que hemos vivido en un país donde tu más pequeña acción, tiene un significado político.

Yo no sabía que era la libertad hasta que llegué a México y, con el tiempo, comencé a tomar decisiones sin pensar en las consecuencias políticas que éstas pudieran tener o cuánto podría afectar a mis padres una decisión mía. Con las cosas más simples aprendí a ser libre. Y aprendí a decir lo que opinaba libremente.

Pero, este país en el que ahora vivo, es muy especial en ese sentido.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Adoro Cuba, esa imagen de la isla. Lo que sucede allí es penoso y me duele. Regresé después de 20 años y no pude visitar mi casa, me dio tristeza ver esas calles y casas en ruinas, me sentí muy triste. Pero me gusta su gente, con todos los defectos que tienen, hay algo tan auténtico e irreverente, que nos hace especial. México fue mi segunda casa, amo también ese país, tan vulnerable, donde soy siempre tan bien recibida y donde cuidan tanto de mi.

Aquí, en Norteamérica, rápidamente me sentí en casa, me quedaba clarísimo que había un espacio para mí y que así como mi trabajo era considerado, respetado y remunerado como nunca antes, yo también podía serle útil a él. Nunca antes me había sentido tan protegida y tan libre de pensar y expresarme como en este país.

Patria es donde puedes ser tú, ser libre y no sentirte extranjera.

Declaran a Haila "persona non grata" y suspenden su concierto en Miami (VIDEO)

Fidel Castro saluda a la cantante Haila

El alcalde de Miami, Francis Suárez, declaró este martes "persona non grata" a la cantante cubana Haila María Mompié, que vio frustrado su plan de presentarse en el club Studio 60 de esa ciudad, el jueves, 14 de noviembre.

Tras declaraciones del alcalde miamense, Studio 60 decidió cancelar el concierto de la cubana.

Suárez explicó a Radio Televisión Martí qué declaró persona non grata a Haila con el respaldo de la comunidad que representa, y calificó de "asquerosidad" el hecho de que la cantante viniera a Miami a actuar "cuando ha sido una persona que ha simpatizado con el exdictador fallecido Fidel Castro" que mató "a tantas personas" y "ha perjudicado a tantos cubanos, venezolanos (...)".

Alcalde de Miami explica por qué declaró “persona non grata” a Haila
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

Un sondeo sobre el tema en nuestra página de Facebook arrojó más de 1.000 comentarios, en su gran mayoría de apoyo a la decisión de Suárez. "Excelente decisión.!!! El q quiera oírla q vaya a Cuba. Cada cual piense lo q quiera y apoye al q le agrade. Pero no está bien recibir quienes apoyen a esa Dictadura. Bastante sufrimos para aplaudir a estos oportunistas", señala uno de ellos.

El alcalde agradeció a Studio 60 la decisión de cancelar el concierto.

"Estoy agradecido de que escuchó mi declaración de Haila como una persona non grata aquí en la ciudad de Miami y tomó esta decisión", dijo.

Suarez cree que para los residentes de Miami lo mejor es no acoger a una cantante que "va a venir aquí para insultarnos", valiéndose de "las libertades que tenemos aquí en este país, y luego "regresar a Cuba con nuestro dinero para elogiar a ese régimen que ha reprimido a tantas personas y ha matado a tantas personas".

El hijo de la cantante, Haned Mota, salió en su defensa en un post en Facebook en el que llama "estúpido" y "terrorista" al alcalde de Miami, y pide a sus seguidores que "nos apoyen a solucionar esta injusticia y que nos ayuden a hacer entender que la política y la música son 2 cosas que no tienen nada que ver".

Representantes del exilio cubano habían organizado una campaña para pedir a las autoridades estadounidenses que negasen el visado a la cantante. La cubana ripostó en su cuenta de Instagram: "Rendirme para mí jamás será una opción".

El presentador Alex Otaola llamó a la comunidad cubana en Miami a manifestarse pacíficamente el 14 de noviembre en contra de la presentación de Haila y otros artistas de la isla que apoyan abiertamente al régimen.

"Es una protesta por la dignidad, por el exilio, contra el descaro, para que se acaben estas personas que vienen a buscar dólares aquí luego de reírse del dolor de nosotros", dijo en su programa "Hola! Otaola", que transmite live en Facebook.

Bailarín Carlos Acosta: “El racismo sigue latente en Cuba”

Bailarín cubano Carlos Acosta durante la presentación del film autobiográfico "Yuli",

Un bailarín cubano de raza negra que triunfa en las tablas de Europa y Estados Unidos suena a cuento de hadas, pero en “Yuli: Al ritmo del corazón” se puede sentir, y casi oler, la sangre, el sudor y lágrimas que le costó a Carlos Acosta desarrollar su talento y no renunciar a la danza.

La película, que llegó el viernes a los cines de México, se basa en su autobiografía “Sin mirar atrás”, publicada en 2007.

“Esa honestidad viene de ahí, del libro”, dijo Acosta en una entrevista telefónica con The Associated Press sobre su historia, que comenzó a escribir a finales de la década de 1990 sin pensar en publicarla. Solo lo hizo porque le “hacía falta escribir”, explicó desde Inglaterra, donde reside.

A lo largo de su carrera, Acosta, de 46 años, ha sido primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba y del Ballet de Houston, así como principal artista invitado del Ballet Real del Reino Unido. En enero comenzará a fungir como director del Ballet Real de Birmingham.

“Yuli”, que debutó el año pasado en el Festival de Cine de San Sebastián, cuenta por medio de narración y coreografías momentos clave de la vida del artista, como el dolor por la soledad en su carrera, la fama y el éxito en el extranjero, o la violencia que aguantó de su estricto padre.

Acosta no podía asumir el papel de coreógrafo para el filme debido a sus compromisos profesionales, de modo que la catalana Maria Rovira fue la encargada de ayudar a contar la historia, bajo la dirección de la cineasta española Icíar Bollaín.

“Teníamos que estar siempre en el hilo de la vida de Carlos y las coreografías tenían de alguna manera que ser un poco teatrales y comunicar parte de esa vida”, dijo Bollaín a la AP desde Edimburgo, donde vive. “Yo estaba ahí un poco dirigiendo el sentido de las coreografías y María las ponía en movimiento. Fue un trabajo muy intenso, muy trabajoso, pero de lo más bonito y más nuevo para mí”.

Además de su labor como directora, Bollaín tiene una larga trayectoria como actriz, con créditos como “El sur”, “Malaventura” y “Tierra y libertad”. La última película que había dirigido, “El olivo” (2016), tenía un guion de Paul Laverty, con quien volvió a hacer mancuerna para “Yuli”, producida por Andrea Calderwood y el mismo Acosta.

La cinta hace un retrato profundo de Cuba. No se queda con las imágenes de postal de La Habana, sino que nos lleva al interior de sus casas, a las calles de las barriadas, a las antiguas plantaciones de esclavos.

“Al final también se está contando la historia de la familia de Carlos, que es una familia como tantas. Sufrieron el exilio de la mitad de la familia que se fueron a Miami, y el periodo especial, cuando cae el bloque soviético y hay una crisis en Cuba tremenda”, dijo Bollaín. “La película ofrecía la posibilidad de hablar de la gente en Cuba”.

Una de estas realidades es el racismo que Acosta conoció al crecer en una familia birracial: su mamá y su mediahermana mayor eran blancas, mientras que él y su hermana menor, hijos del segundo matrimonio de su madre con un hombre negro, son mestizos. En la película se plasma cómo esta mezcla no era bien recibida por su familia extendida.

“En Cuba el racismo está latente igual. Hubo un proceso que se dice revolucionario para erradicar todos estos prejuicios, en cierta manera se avanzó, pero no se han hecho debates profundos sobre el racismo”, dijo Acosta. “En mi seno familiar ya existía el racismo, yo lo vi muy de cerca”.

Acosta, quien en la cinta es interpretado en distintas etapas de su vida por el joven Keyvin Martínez, el niño Edlison Manuel Olbera Núñez y él mismo, recordó que cuando comenzó en el ballet, apenas dos de los 20 estudiantes en su grupo eran negros. Y cuando llegó al Royal Ballet, de unos 80 bailarines solo dos eran de color. Sin embargo, también destacó que en las grandes compañías donde ha bailado, muchas veces los directores que creyeron en él eran blancos y que recibió ofertas para interpretar todo tipo de protagónicos, rompiendo los estereotipos.

“Eso me inculcó una seguridad que me permitió seguir soñando”, dijo.

Su padre, interpretado en “Yuli” por el actor Santiago Alfonso, le daba tremendas golpizas y estuvo en prisión, pero nunca dejó de darle fuerza haciendo que se mantuviera en la danza pese a su situación de pobreza.

“Cuando uno lee el libro resulta más brutal el padre en el libro que en la película... Pero Carlos le dedica el libro”, dijo Bollaín.

“Mi papá es la estrella de mi vida”, explicó Acosta. “Batalló contra viento y marea porque yo fuera bailarín y al final lo logró. La gloria de lo que yo estoy viviendo, lo que soy ahora, se lo debo a él... Al mismo tiempo fue muy estricto y yo le tenía pánico, igual que mis hermanas, pero yo ya he sentido paz, he sentido una reconciliación con él”.

El astro tuvo la oportunidad de bailar con Alicia Alonso como miembro del Ballet Nacional de Cuba. Aunque esta parte de su carrera no está incluida en la película, recordó con cariño a la célebre bailarina cubana recientemente fallecida.

“Le hice un paso que se llama promenade”, dijo Acosta. “(Alonso) es un tesoro no sólo cubano, sino latinoamericano, que le dio un legado al mundo tremendo, que todavía está pariendo frutos como somos nosotros mismos”.

Para el artista, la danza en Cuba necesita un impulso. A decir de él, ha ido “hacia atrás” en los últimos años por la situación de incertidumbre en el país.

“En mi época la educación era una educación de primera y (con) unos profesores de los más grandes que hay y ya quedan pocos”, dijo Acosta.

Hoy un hombre casado y padre de gemelas de 3 años y una niña de 7, continúa disfrutando como en sus inicios de ritmos como la música urbana, la salsa y el breakdance, aunque ya no se para de cabeza, aclaró.

Alfredo Pong: La otra Patria vive en mi interior, pero ya no es ni regreso ni nostalgias

Alfredo Pong, arquitecto, caricaturista, músico y escritor cubano radicado en Miami

Alfredo Pong, El Chino para sus amigos, es de esos cubanos multitalentos, abierto, expansivo, siempre en busca de terrenos que explorar y caminos que transitar para llegar a conocer sus límites, si es que los tiene. Este Chino afable, con magnífico sentido del humor y de la verdadera justicia, entra a Dile que pienso en Ella... y lo hace, con la misma confianza de quien entra a la cocina de su casa.​

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

El 1 de septiembre de 1960, en su discurso conocido como “La Primera Declaración de La Habana”, Fidel Castro, entre otras cosas, anunció el rompimiento de relaciones con Taiwán y el inicio de las mismas con la República Popular China, ese fue el detonante que inició los trámites de salida del país de toda mi familia.

Yo estaba entre los niños de la Operación Peter Pan, pero fui de los que tuvo que esperar varias décadas para lograr salir. Me tocó ver, paso a paso, la decadencia del país y su sociedad. Fue a raíz del caso Ochoa que pude escapar hacia Canadá. La inmensa mayoría de chinos en Cuba dejó el país en solo una década. Sin negocios ya no tenía sentido vivir en la isla.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Libertad, y la posibilidad de decidir mi vida según mis deseos y expectativas.

¿Qué encontraste?

Todas las puertas abiertas, un mundo desconocido y aterrante, pero con las opciones en espera de tu sacrificio, de tu tensón y tus posibilidades.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Que para cosechar hay que sembrar primero. Nada vale ni permanece si no te llega a través de tu esfuerzo y tu trabajo.

Hay una gran diferencia entre vivir en el zoológico o vivir en la selva.

Nada gratis perdura.

Hay que avanzar hacia el futuro conociendo el pasado, pero mirando hacia adelante.

¿Qué es para ti La libertad?

Es crecer sin límites y obtener tus premios sin quitarle a los demás lo que les corresponde. Respetar y hacerse respetar. No claudicar por miedo o por ganancias. En fin, vivir y dejar vivir respetando los convenios.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Patria es el lugar en que vivo y construyo los recuerdos, la familia y los amigos. La otra yace en la memoria pasada, acumulada e íntima, donde yace lo mejor y lo peor de mi vida como cubano.

Mi presente es mi Patria, la otra vive en mi interior, pero ya no es ni regreso ni nostalgias.

Antonio Banderas premio al mejor actor en los Hollywood Film Awards

El actor español Antonio Banderas

El español Antonio Banderas ganó hoy el premio al mejor actor en los Hollywood Film Awards por su papel protagonista en "Dolor y gloria", la cinta que dirigió su compatriota Pedro Almodóvar.

Junto a Banderas también fue hoy reconocido otro artista latino: el argentino Pablo Helman, quien obtuvo el premio a los mejores efectos visuales por la película "The Irishman" del cineasta Martin Scorsese.

Banderas recibió hoy su galardón de manos de la actriz Dakota Johnson, que es hija de su exmujer Melanie Griffith y con quien tiene una relación personal muy cercana desde que era una niña.

"Dolor y gloria", una de las cintas más aplaudidas de 2019 a nivel mundial, es una de las grandes favoritas para colarse como nominada en los Óscar en la categoría de mejor película internacional.

Algunas quinielas también apuntan como posibilidad que Almodóvar
y Banderas puedan ser candidatos en otras categorías de los Óscar
como mejor guión original o mejor actor, respectivamente.

La 23 edición de los Hollywood Film Awards se celebró hoy en el hotel The Beverly Hilton de Beverly Hills (Los Ángeles, EE.UU.).

Esta gala de premios, de perfil más bajo que otras ceremonias de la industria audiovisual estadounidense como los Globos de Oro o los Óscar, es la primera de la temporada de galardones cada año al margen de la entrega de los Óscar honoríficos, que se celebró la pasada semana pero que tiene un carácter más atemporal al reconocer carreras profesionales y no películas y trabajos recientes.

Los Hollywood Film Awards no tienen nominados y sus ganadores se conocen con antelación a la gala.

Además de Banderas, los Hollywood Film Awards premiaron hoy a
Renée Zellweger como mejor actriz por "Judy"; a Al Pacino como mejor
actor de reparto por "The Irishman"; y a Laura Dern como mejor actriz secundaria por "Marriage Story".

También salieron como triunfadores hoy, en los apartados de dirección, los cineastas James Mangold ("Ford v Ferrari") y Bong Joon Ho ("Parasite").
Por su parte, Charlize Theron se hizo con el premio de homenaje a toda una trayectoria profesional.

Cargar más

XS
SM
MD
LG