Enlaces de accesibilidad

Haití y Dominicana bajo intensas lluvias y sin electricidad


Una niña cruza una calle inundada, el sábado 25 de agosto de 2012, en Vicente Noble (República Dominicana), tras el paso de la tormenta "Isaac".

Una niña de 10 años murió en Puerto Príncipe al ser aplastada por una pared, dijo la Autoridad de Protección Civil.

Intensas lluvias y fuertes vientos azotaban la costa sureste de Haití, inundando partes de la capital Puerto Príncipe, y las frágiles carpas en las que residen más de 350 mil sobrevivientes del terremoto que castigó al país en el 2010, publica Reuters.

Una niña de 10 años murió en Puerto Príncipe al ser aplastada por una pared, dijo la Autoridad de Protección Civil.

Se reportaron cortes de luz e inundaciones mientras Isaac atravesaba el montañoso país, severamente deforestado.

"Hay mucho, mucho viento", dijo Magdala Jean-Baptiste, quien se guarecía junto con sus niños atemorizados en su casa en la ciudad sureña de Jacmel. "No hemos tenido energía desde que la tormenta comenzó ayer. Hemos pasado la noche sin dormir", agregó.

Pero no había reportes sobre graves daños y los vientos comenzaban a menguar para el mediodía del sábado, aunque expertos dijeron que intensas lluvias seguirían cayendo sobre el país.

"Aunque el centro ya pasó por la isla, las precipitaciones más abundantes se esperan para la parte final de la tormenta", dijo David Zelinksy, del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Después de que Isaac ingrese al Golfo de México, los meteorólogos creen que es posible que se fortalezca a un huracán de categoría 2 con vientos de 160 kilómetros por hora, antes de tocar tierra en la costa estadounidense, en algún punto entre el Panhandle de Florida y Nueva Orleáns, detalla el informe de Reuters.

Isaac entró a Cuba con vientos máximos sostenidos de 95 kilómetros por hora y se convertiría en huracán si sus ráfagas alcanzan los 119 kph. Las autoridades meteorológicas emitieron una advertencia de huracán para los Cayos de Florida y la costa suroeste del estado.

En República Dominicana, Isaac echó abajo cables de energía y de comunicaciones y dejó al menos de una decena de localidades aisladas por las inundaciones.

Los daños más severos fueron reportados en la costa sur, incluyendo a la capital Santo Domingo, donde más de la mitad de la ciudad no tiene suministro eléctrico.

En Haití, la misión de Naciones Unidas en el país dijo que se estaba preparando para distribuir alimentos y suministros de emergencia para más de 300 mil personas, y unas 5.700 tropas estaban listas para despejar rutas y ayudar a los equipos de emergencia.

Por su parte el gobierno dijo que grupos de ayuda intentaron evacuar miles de campamentos el viernes, pero que muchos haitianos decidieron permanecer en sus hogares temporales, aparentemente por temor a ser saqueados, dijo Bradley Mellicker, jefe de manejo de desastres de la Organización Internacional de Migración (OIM).

Recomendamos

XS
SM
MD
LG