Enlaces de accesibilidad

Cuba

El castrismo cultural (Primera parte)

En 1986 Fidel Castro visitó con el ex presidente español Felipe González a la sala Tropicana en La Habana.

Este artículo de Manuel Cuesta Morúa fue publicado originalmente en el blog Posracialidad.

¿Qué es el castrismo cultural? El castrismo cultural lo defino como la matriz de rasgos de comportamiento, mentalidad, visión y estilos de vida que, conectados con su origen en la Galicia rural, entra como uno de los torrentes formativos de la nacionalidad cubana, se reestructura con elementos de la tradición hispánica medieval y se petrifica, sin fluir, en medio del proceso mismo de formación de nuestra nacionalidad.

La historiografía cubana es vasta en todos los campos tradicionales del quehacer y pensar históricos. Sus debilidades están centradas, sin embargo, en la historia social, en la historia de las mentalidades y en los estudios culturales. Esto no es casual. Dado el peso que tuvo en Cuba la tradición estatista en el flujo social y cultural, a diferencia de otros lugares, la nación y la nacionalidad han sido miradas siempre desde los puntos de vista de la guerra, la política y el Estado. También desde la economía. No obstante, la idea de que sin azúcar no había país refleja más bien la visión de una clase que sabía que su poder de inserción mundial dependía de la economía, que la de una visión y una conciencia de lo que podía ser la nación.

Esta se intenta construir desde la política y desde el Estado, a ratos desde la estética poética, en contraposición estructural con el país de la economía. Pero el elemento fundamental desde el cual se estructura una nación: el elemento cultural, nunca ha sido objeto de análisis de rango. En ese sentido la historiografía cubana ha seguido el curso de la narrativa del poder y no se ha proyectado a una imaginación estratégica sobre la nación. Algo que no puede hacerse descontando los valores culturales. Como se sabe hoy con mayor claridad, y como lo demuestra la existencia misma del castrismo, la cultura es lo que importa en términos de qué pautas estructuran una sociedad.

Sin embargo, si es cierto que sin economía no hay país, es más exacto todavía el axioma de que sin cultura compartida no hay nación. Entendiendo, claro está, que país y nación no son la misma cosa. Y el castrismo cultural es exactamente la hegemonía de uno de los torrentes culturales de la nación, no precisamente el más actualizado ni dinámico, pero sí el más agresivo, sobre el resto de los torrentes o componentes que venían dando entidad a la nacionalidad cultural de Cuba. Diría más: el castrismo cultural —como resumen de una tradición— estaba a punto de diluirse justo en el momento en el que logra detener ese difícil proceso de conformación de la Cuba cultural. La síntesis de ese proceso en el ámbito literario la expresaba muy bien Virgilio Piñera. Pero el triunfo del castrismo cultural tiene su correlato, a pesar de las contradicciones, en el triunfo de otro movimiento literario: el origenismo ―con su preeminencia católica―, en la versión “revolucionaria” de Cintio Vitier.

En la década del 50 del siglo pasado, cuando este proceso de la nación cultural está a punto de cuajar, e incluso cuando ya la burguesía cubana se da cuenta que es importante ser nacionalista, aparece con fuerza hegemónica el castrismo cultural: la versión menos cubana de la hispanidad gallega.

De hecho y en rigor antropológico, el castrismo no es cubano. Quien lee detenidamente el libro Todo el tiempo de los cedros, esa mezcla de hagiografía y patrística sobre Fidel Castro escrita por la periodista cubana Katiuska Blanco, tendrá la excelente ocasión de analizar un típico texto de antropología involuntaria. Lancara, la unidad territorial de la Galicia interior que da inicio a la saga, está más cercana a ciertos espacios de Birán en el oriente cubano, de lo que podría estar Birán de Santiago de Cuba en términos culturales.

Ciertamente haber nacido en Cuba en la década del 20 del siglo pasado, y haberse formado en los contextos culturales propios de los años 30 y 40 no garantiza la nacionalidad cubana entendida como cultura. Sin duda alguna se es francés o alemán si se nace en la misma época en los respectivos países, pero no se es cubano necesariamente —reitero: entendida la cubanidad como cultura— si se nace en Cuba en 1926. El flujo de inmigración a Cuba de la época retarda el proceso endógeno de cimentación cultural y pasma abruptamente el ajiaco del que mucho escribió el etnólogo cubano Fernando Ortiz.

De modo que el castrismo cultural triunfa en 1959 y tiene que hacerlo de manera hegemónica y arrolladora para sobrevivir. Y su hegemonía provoca un desplazamiento histórico sin precedentes en el núcleo cultural diverso sobre el que Cuba viene conformando trabajosamente su nacionalidad.

¿Cuáles son los rasgos del castrismo cultural? Sin orden de importancia voy a resumir los que me parecen fundamentales, en contraste con el proceso de formación de la nación cubana. Estos rasgos, algunos simbólicos, otros estructurales, merecen un estudio más exhaustivo. De modo que lo que aquí expondré debe pasar por el tamiz de un mayor rigor sociológico, antropológico y de teoría de los símbolos.

Empiezo por la concepción burocrático-militar del Estado y su concepto y conducta marciales. Esto es típicamente hispánico y se conecta con la idea de imperio y dominio que el castrismo cultural introduce en la idea y realidad de Cuba. Los orígenes guerreros del modelo, contrario a los orígenes cívicos del proyecto de nación, para el cual la guerra es una imposición de la realidad, no parte del rito fundacional, facilitan este desarrollo. Pero la cultura política cubana tiende, por su origen fundacional y su permanente definición contra la España imperial, al republicanismo, al ciudadano y a lo cívico. El militarismo es una consecuencia de la prolongada guerra por la independencia, pero no entra en la concepción de ninguno de los que idearon la noción de una Cuba que rompe su cordón umbilical. La facilidad con la que se disuelve el ejército en 1901 es algo más que una ingenuidad política: da la medida exacta de que el modelo burocrático-militar es ajeno al proyecto de nación, aunque no extraño en Cuba.

Otro rasgo es el de la visión rentista del Estado y de la sociedad. Desde Félix Varela hasta 1959, la crítica esencial a los sectores pudientes en Cuba tiene que ver con su afán productivista y economicista. La mentalidad misma de que sin azúcar no había país es un reflejo de que Cuba estaba siendo pensada y concebida como una unidad económica de primer orden, lo que se alimenta de, y determina los rasgos pragmáticos de la cultura, la flexibilidad como paradigma del comportamiento, el sentido de independencia social y la capacidad de contraste con su propia realidad —la corrupción en Cuba hoy tiene mucho que ver con la tensión entre la estructura represiva del Estado y esa planta flexible del modelo cultural. El hecho de parasitar unidades económicas externas, —la ex Unión Soviética, China, Venezuela, los Estados Unidos, etc.— tal como hizo la España imperial con sus colonias, fomentando así una mentalidad insegura y dependiente, es también ajena al núcleo cultural de Cuba.

Un tercer rasgo es el de la estrechez en la visión del mundo. En esto tiene mucho que ver la educación jesuítica de la época, una educación de elite y desconectada de la diversidad de componentes de la Cuba cultural, pero más con la estrechez de mundo del espacio rural infinito, poco poblado y sin confines claros. Se ha dicho y se dice que el castrismo es intolerante. Puede ser verdad como frase tópica, pero bien visto, estamos frente a algo anterior a la naturaleza de la intolerancia. La intolerancia aparece cuando se convive con otros mundos que no admitimos, no se asimilan y se rechazan.

En cierto sentido el intolerante sabe que aquellos existen pero no los reconoce. Pero el castrismo cultural es la creencia de que no existen esos otros mundos porque no los concibe. Esto es algo más primario y de algún modo peor que la intolerancia. Condiciona por tanto la actitud de negación de otros horizontes como corresponde a sus orígenes típicamente rurales. Y esto explica muy bien la violencia administrativa, pública y racionalizada que el castrismo cultural despliega contra las ideas pacíficamente expresadas. Ya esto no es cubano. En la Cuba cultural la pluralidad de ideas puede generar intolerancia, distanciamiento y choteo pero no visión estrecha del mundo.

El cuarto de los rasgos es el antinacionalismo. Dicho a estas alturas resultará raro y escandaloso pero el castrismo es antinorteamericanismo, no nacionalismo. En este sentido es muy cierto que en alguna medida Fidel Castro Ruz es el último español decimonónico de la Cuba cultural y política, pasado por la escuela jesuita, la de la Civilta Cattolica, que enseñaba que los hombres elegidos despliegan su misión en el mundo, no atados a valores estrictamente nacionales.

Como el último español, Fidel Castro niega a José Martí en dos puntos esenciales: el republicanismo cívico y el rechazo a los militares. Lo aprovecha bien, no obstante, y exagerándolo, en la vena crítica de Martí hacia el expansionismo norteamericano y en la apropiación romántica que este último hace del concepto total y abstracto de humanidad como plataforma para la acción política. Hasta aquí. La conclusión lógica de todo nacionalismo, la que le da contenido positivo una vez que se define frente a potencias externas, nada tiene que ver con el castrismo cultural. Y esta conclusión lógica es la exaltación y defensa de los nacionales, independientemente de sus diferencias, por encima de cualquier otro sujeto externo. Los nacionalismos tienen algo de mala literatura justamente porque ponen la propia etnia por encima de otras etnias políticas. Todo nacionalista auténtico se acerca para decirnos: yo y lo mío primeros.

El castrismo cultural es la corrección disminuida de cualquier vena nacionalista por defecto. No equilibra el nacionalismo a través del concepto total de humanidad, en cuyo caso extranjeros y cubanos seríamos iguales en Cuba y frente al poder, sino que desciende lo cubano y a los cubanos a una escala inferior, gestionando la nación en tres direcciones: la de dominio sobre los seres humanos posibles: los cubanos, la de imperio desde el centro territorial posible: Cuba, y la de imagen “perfecta” frente a toda la humanidad. Esta última dirección explica por qué el castrismo se desvive por satisfacer a los extranjeros en detrimento de los cubanos y por qué priva a los nacionales hasta de lo más elemental para preservar su imagen y compromiso con los de afuera. Y es verdad que muchos cubanos se sienten a gusto con esta distorsión. Pero el nacionalista no hace esperar a los suyos, por el contrario, siempre hace esperar a los demás, y en los peores casos les hace sufrir para contentar a su propia gente.

El nacionalismo nunca permitiría entender, entre otras cosas, los misiles rusos, el tipo de gestión a la crisis de estos misiles en 1962, las tempranas guerrillas en América Latina, Asia, Medio Oriente y África, las campañas militares en este último continente, la pleitesía rendida a otro país en la primera versión de la Carta Magna revolucionaria (1976), el turismo para extranjeros, las dos monedas, la gestión capitalista externa que conforma y estructura una clase media alta residente, formada solo por extranjeros; los dos sistemas de salud y de educación; las donaciones, de lo que se recibe precisamente como donación, a los ciudadanos de otros países en detrimento de los suyos; la tolerancia del uso de la bandera para acompañar otros símbolos que nada tienen que ver con la formación de la nacionalidad, como es el caso de Ernesto Guevara de la Serna, o para satisfacer las banalidades aparentemente iconoclastas del reguetón; mucho menos la idea-traición que alguna vez se puso en marcha de unir Cuba a un proceso político externo, representado por el chavismo. Tampoco, la preeminencia de la voz de los extranjeros por encima de la voz de los nacionales. Ahora bien, esto sí se puede entender desde los dos conceptos básicos que estructuran el castrismo cultural: el dominio y el imperio. El hecho de que la estructura burocrático-militar cubana esté copando las instancias de poder en Venezuela es un ejemplo claro de esta vieja idea de imperio que no descansa.

El antinorteamericanismo, que les ha parecido a muchos un nacionalismo, corresponde a esta doble lógica cultural: el odio imperial a los Estados Unidos, heredado de la vieja España, y la actualización del concepto de imperio desde la última de sus colonias: Cuba. La conexión cultural es indiscutible y permite entender lo que de otro modo parecería ridículo: Cuba estableciendo un pulso mundial con los Estados Unidos en otras tierras del mundo. Esto no tiene ni tradición ni antecedentes en el proyecto de Cuba como nación. Sí en la España del imperio.

Este artículo de Manuel Cuesta Morúa fue publicado originalmente en el blog Posracialidad.

Vea todas las noticias de hoy

Fundación para los DDHH en Cuba: tras 62 años Cuba es una sociedad más pobre, desigual y represiva

Policías realizan vigilancia en las calles de La Habana. (Adalberto Roque / AFP).

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba asegura en un comunicado que el VIII Congreso del PCC se va a celebrar en un país en que ese partido y su gobierno ya no mandan, "sino obedecen a un minúsculo grupo mafioso" que controla los principales recursos económicos, monopoliza el uso de la fuerza y decide el rumbo nacional e internacional del país.

El Congreso es "paisaje, escenografía". La "casta mafiosa" controla esas instituciones, no a la inversa, dice el documento.

Esa élite de poder, según la Fundación, está presente en las instituciones del Estado pero no se subordina ni es fiscalizada por ellas. Está "situada fuera" de todo control efectivo del Partido, la Asamblea del Poder Popular, el Consejo de Estado o la Controlaría General.

Ante esa realidad, dice el texto, no es tiempo de pedir o seguir esperando reformas de instituciones estatales y partidistas que han sido despojadas de todo poder real de decisión. El poder político-militar es ejercido "de forma totalitaria por esa casta" que también ha acumulado un inmenso poder económico por medio de su control personal sobre GAESA, advierte el organismo en su comunicado.

La Fundación subraya que es necesario tomar las riendas de "ese oligopolio", -que hoy tiene accionistas desconocidos, así como sedes principales y cuentas bancarias radicadas en el exterior. GAESA es también una entidad vinculada a operaciones internacionales "ilícitas con elementos criminales" que comprometen el prestigio y la seguridad nacional. Esa entidad debe ser sometida a una auditoría estricta, transparente e independiente y sus recursos ser reorientados con urgencia hacia la crítica situación de los servicios de salud, producción de alimentos y medicinas, dice el texto.

Y pregunta la organización: ¿Qué legado deja estos 62 años? Y responde: Una sociedad con amplios sectores en la pobreza, con servicios de agua, salud, educación y transporte en ruinas. Con un déficit millonario de viviendas. Un pueblo azotado con multas y precios impagables por servicios básicos y alimentos. Una sociedad sometida a la dictadura más longeva del hemisferio occidental. Un país en ruinas controlado por un grupo de familias mafiosas que ostentan su opulencia ante un pueblo hambriento. No hay forma de maquillar esa realidad con discursos y doctrinas en el VIII Congreso del PCC.

El sistema vigente forma un todo integral que no puede reformarse selectivamente, por secciones, "como un Frankenstein".

Destaca el documento que "necesitamos libertad, democracia y estado de derecho. Sin estado de derecho no puede arreglarse la economía y sin libertad y democracia no pueden protegerse los derechos sociales de los menos privilegiados. El sistema actual resulta política y económicamente irreformable. Hay que reemplazarlo de forma integral. Y para ello también –entre todos- tenemos que reemplazar a la élite mafiosa con un gobierno legítimo. Cualquier reforma parcial bajo el control de la casta mafiosa solo servirá para prolongar la agonía de la sociedad".

"Hoy queda claro que el sentir de todos los cubanos es Patria y Vida, y que ya estamos planteando cuestiones que resultan determinantes sobre nuestro futuro a corto, mediano y largo plazo. Sí, nuestro futuro, porque lo que está en juego en lo adelante es el futuro de todos los cubanos", enfatiza la ONG.

También plantea otras preguntas:

¿Quiénes entregaron el país a intereses foráneos?

¿Quiénes destruyeron el aparato productivo nacional y condenaron a generaciones enteras a la pobreza y a la búsqueda de un mejor futuro allende los mares?

¿Quiénes persiguen el pensamiento libre, el arte y la esencia misma de la libertad, matando, torturando, encarcelando y desterrando a nuestros hermanos?

¿Quiénes permitieron que tropas y asesores de inteligencia extranjeras se establecieran en nuestro territorio patrio y luego ellos hicieron lo mismo en Venezuela?

¿Quiénes se aliaron con el narcotráfico internacional para lucrar del crimen enlodando el legado de Martí?

¿Dónde están los miles de millones de dólares que nuestras familias ahorran y envían a Cuba cuando nos entregan pesos cubanos devaluados? ¿Quién controla ese dinero y quiénes controlan a los que se apoderan de él?

¿A nombre de quiénes están las acciones de las empresas de GAESA y por qué sus sedes principales están radicadas en otros países?

¿Quiénes se robaron (y continúan robando) hasta el último dólar de esas empresas para llevarlos a paraísos fiscales, y a cuentas bancarias en el exterior fuera de todo control institucional?

¿Quiénes trafican con nuestros médicos, los exportan para esclavizarlos con contratos abusivos que niegan sus derechos laborales, les arrebatan el 80% de sus salarios, los obligan a trabajar de informantes contra sus propios pacientes y los exponen a la muerte mientras en nuestros hospitales se siente su ausencia?

¿Quiénes venden los medicamentos que produce la industria nacional al extranjero y luego mandan a destruirlos para justificar el cobro por atención a los falsos pacientes que reflejan sus adulteradas estadísticas médicas? Todo ello mientras nuestros seres queridos mueren por la falta de las medicinas más elementales en todos los hospitales y farmacias nacionales.

¿Quiénes son responsables hoy, seis décadas más tarde, del crecimiento constante de la pobreza, el abandono de los servicios públicos, la crisis de alimentos y medicinas que enfrenta el ciudadano de a pie?

La respuesta, dice la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, es obvia: los mismos que siguen pidiendo sacrificios al pueblo y se oponen a todo cambio importante mientras ellos viven a sus anchas.

OMS aclara "fake news" sobre vacuna cubana

Los candidatos vacunales fabricados en Cuba.

Bogotá, 12 abr (EFE).- Ni la OMS ni su filial en América, la OPS, han dado la “categoría de excelencia” a la vacuna cubana Soberana 2 contra la covid-19, como aseguran publicaciones que se han hecho virales en las redes sociales.

En Twitter, principalmente, además de Facebook, usuarios de esas plataformas sociales han compartido mensajes que informan que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el “máximo nivel” de calidad al fármaco e incluso su “uso pediátrico”.

Una de estas publicaciones, que cuenta con más de 10.000 me gusta y ha sido retuiteada más de 3.800 veces desde el 11 de abril, asegura: “La OMS concede la excelencia a la vacuna #cubana contra el coronavirus. Máximo nivel a Soberana 2, a la que incluso reconoce proyección pediátrica. Enhorabuena. #CubaVa”.

Otro tuit, con más de 6.000 me gusta y que ha sido republicado en 2.300 oportunidades, apunta igualmente que la “vacuna cubana ‘Soberana 2’ recibe por parte (de la) OMS la categoría de excelencia en la lucha contra covid-19" y resalta que "¡es de uso pediátrico!”.

En Facebook, entradas añaden también que el fármaco estará "listo en mayo" y que países como Argentina ya han confirmado que lo adquirirán tras el espaldarazo recibido por la OMS.

Algunas de estas publicaciones incluyen enlaces a portales web que han replicado la información, aunque varios de ellos aparecen ahora deshabilitados para su consulta.

DATOS: En realidad, la OMS y su filial en América, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), no han entregado dicha calificación a la Soberana 2, una de las cinco vacunas anticovid cubanas y que aún se encuentra en ensayos clínicos.

Consultada por Efe, la OPS confirmó a través de un correo electrónico que “ve con beneplácito todos los desarrollos de vacunas en América Latina y el Caribe".

"Pero no hemos hecho esa calificación”, zanjó.

La entidad aclaró que “la OMS no califica las vacunas” y recordó que la Soberana 2 “aún no terminó sus fases de pruebas clínicas”.

“La OMS las evalúa una vez terminan sus 3 fases” y es entonces cuando “el productor las somete a la OMS para su precalificación o su inclusión en la lista de uso de emergencia”, añadió el organismo.

De la misma manera, remitió un enlace que incluye el listado de vacunas y el estado en que están en el proceso de evaluación de la OMS y en el que los candidatos vacunales Soberana 1, Soberana 2 y Soberana Plus -los más avanzados de Cuba- se encuentran en “discusión” en el primer paso conocido como EOI (expression of interest).

Durante este procedimiento, el productor debe entregar a la OMS los documentos necesarios para iniciar su evaluación, que se centra en su proceso de desarrollo y su cronología.

De la misma manera, y ante viralización de los mensajes, BioCubaFarma, grupo empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba, aclaró a través de Twitter el 11 de abril que se trata de una noticia “FALSA”.

Según la asociación, “los 5 candidatos vacunales se encuentran en ensayo clínico" y matizó que "los resultados obtenidos hasta el momento son muy positivos".

"Estamos seguros que seguirán siendo excelentes resultados, pero debemos esperar los tiempos de evaluación requeridos”, cerró.

CUBA AVANZA EN SU VACUNAS ANTICOVID

El pasado 21 de marzo, Cuba anunció que iniciaría una nueva prueba de la eficacia de la vacuna Soberana 2 en un estudio de intervención con 150.000 voluntarios de La Habana, como parte de la fase III de su desarrollo.

El ensayo, aprobado por el Centro Estatal para el Control de Medicamentos y Dispositivos Médicos, evalúa los efectos directos e indirectos de la vacunación en los "cohortes poblacionales" de riesgo de infección, enfermedad y dispersión de la epidemia.

"Soberana 02" es el más avanzado de los candidatos que se investigan en Cuba y ha sido desarrollado por el estatal Instituto Finlay de Vacunas (IFV).

De los 18 productores de estos fármacos anticovid que han iniciado el proceso de evaluación de la OMS, Cuba es el primer país latinoamericano en ingresar a la lista.

La Soberana 02 es una vacuna de aplicación intramuscular que utiliza la tecnología de subunidad de proteína que combina el antígeno del virus y el toxoide tetánico, además de emplear también hidróxido de aluminio para estimular la respuesta del sistema inmune.

Otro candidato vacunal que a finales de marzo estrenó la última fase de ensayos clínicos es el denominado como "Abdala".

Ocho fallecidos en el día, experta alerta que variante de Sudáfrica se impone en Cuba

Virus Outbreak Cuba

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) reportó este lunes 854 nuevos casos de COVID-19, y ocho fallecidos que acumulan un total de 467 muertos en la isla.

Actualmente las cifras oficiales reconocen un acumulado de 4962 casos activos.

La Habana con 424 casos es la provincia más afectada, seguida de Matanzas con 112, y Granma con 84 casos y una índice de positividad del 8 por ciento, el mayor en el país.

El profesor Durán reconoció 135 casos pediátricos entre los nuevos pacientes contagiados con el coronavirus.

"Lo que es todavía más complicado es que entre esos 135, hay 8 menores de un año, de ellos 5 lactantes menores de seis meses, todos contactos de casos confirmados", dijo el experto que asegura que en el país se han registrado 568 casos de lactantes enfermos con COVID-19.

La doctora María Guadalupe Guzmán, directora del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto Pedro Kourí (IPK)

en nuestro país, desde que se confirmaron los primeros positivos, circula la mutación en la posición 614 de la espícula (S). «Esa mutación le dio al virus una capacidad que acorraló a la original (detectada en Wuhan) y se impuso».

La directora del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del IPK dijo que desde marzo a julio del 2020 en Cuba predominó la variante 614, la más frecuente en el mundo.

Pero desde el 28 de diciembre al 28 de marzo se han detectado cinco variantes genéticas y seis patrones mutacionales, algunas "de preocupación desde el punto de vista clínico y epidemiológico, como la de Sudáfrica, la del Reino Unido, que se detectó en solo tres personas, y la de California, que se está planteando como de interés en salud, pero hay que seguirla".

"La detectada en Sudáfrica, en enero, se mencionaba a partir de un viajero, pero evidentemente se está imponiendo en nuestro país. En el caso de la aparecida en Reino Unido, los datos confirman que se debe vigilar, porque puede quedarse ahí o no, pero ya sabemos que entró al país", dijo la experta.

Responsabilizan a Díaz-Canel y Raúl Castro por ordenar ataque a Maykel Osorbo

Maykel Castillo Pérez "El Osorbo" asegura que fue agredido por órdenes de Seguridad del Estado.

Los activistas del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo 'El Osorbo' denunciaron esta mañana un nuevo ataque contra ellos y culparon al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel y al general Raúl Castro de ordenar esto.

En un video publicado en redes sociales se ve al Osorbo con el rostro ensangrentado y ambos activistas se preguntan cómo es posible que con una vigilancia constante de la Seguridad del Estado y la policía, aparecieran dos hombres a las seis de la mañana para golpear al rapero delante de los agentes del operativo de vigilancia que ellos aseguran tienen permanentemente.

"Empezaron a darme golpes y la seguridad del Estado ahí, mirando todo eso. Había un agente de la Seguridad del Estado filmando todo eso", declaró El Osorbo, quien junto a El Funky, Gente de Zona, Descemer Bueno y Yotuel, es uno de los protagonistas del éxito "Patria y Vida" considerado un himno por el fin de la dictadura en Cuba.

"Sabemos de dónde procede la violencia", declaró el rapero.

"Toda la responsabilidad la tiene el gobierno cubano con Díaz-Canel a la cabeza y Raúl Castro y toda esa familia", aseguró Otero Alcántara.

Ambos calificaron al régimen de Cuba como una "dictadura" y una "mafia de asesinos".

Este fin de semana la agencia de noticias Reuters multiplicó la visibilidad del Osorbo al publicar una crónica sobre su espectacular fuga de la policía, rodeado de disidentes y residentes el domingo en el barrio de San Isidro en La Habana, en un hecho que concluyó con ofensas coreadas contra Díaz-Canel.

"Una imagen impactó esta semana en las redes sociales en Cuba: un disidente con el puño en alto y esposas colgando de su muñeca, luego de que amigos y vecinos lo ayudaron a evadir un arresto en La Habana", relata Reuters.

"Para aquellos que quieren el fin del Estado de partido único, Castillo, de 37 años, es un héroe. Para otros es un inadaptado social", escribió Reuters.

Castillo dijo a la agencia que el intento de arresto fue otra de una serie de detenciones que consideró arbitrarias para intimidarlo a él y a otros del grupo de artistas contestatarios.

El Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, que atiende solicitudes de periodistas extranjeros para preparar reportajes de entidades estatales, dijo a Reuters que no haría comentarios.

La semana pasada en entrevista con Radio Televisión Martí el rapero explicó que el Ministerio de Justicia le tiene archivadas varias acusaciones: "Tengo siete causas penales guardadas ahí que me han hecho ellos mismos arbitrariamente, me lo tienen fabricado y ahora están esperando el momento exacto. Eso está hecho y lo que queda es venirme a buscar cuando a ellos les dé la gana y decirme “mira se te acusa de esto, esto y esto”.

“Ellos lo que están viendo ahora, cómo enfrentar la campaña como nosotros tenemos una medida cautelar internacional. Ellos están viendo ahora, sentados en una mesa, cómo enfrentar la campaña cuando ellos nos metan presos, tanto a Luis Manuel como a mi, como a cualquiera. Ellos están viendo cómo enfrentar la campaña, pero ya las causas están, sólo están esperando el momento exacto, la hora exacta porque son asesinos", denunció el artista del Movimiento San Isidro.

Kenia supone que médicos cubanos secuestrados hace dos años están vivos; Cuba dice que no hay nada nuevo (VIDEO)

Cubanos secuestrados en Kenia conocían la amenaza yihadista de Al Shabab (Video)
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:38 0:00

Cuando se cumplen dos años del secuestro de dos médicos cubanos en Kenia por terroristas del grupo yihadista somalí Al Shabab, el gobierno de Kenia ofrece esperanzas de que el cirujano Landy Rodríguez Hernández y el especialista en medicina general Assel Herrera Correa estén vivos.

Pero la embajada de Cuba en Nairobi dice que no hay novedades que anunciar sobre el secuestro.

"No tenemos nada nuevo", se limitó a contestar el embajador cubano, Ernesto Gómez Díaz, a una petición de la agencia española EFE sobre el estatus de la investigación.

Sin embargo, el portavoz del Gobierno keniano, Cyrus Oguna, dijo en entrevista con EFE que "el esfuerzo colaborativo para que estos doctores sean liberados" supone una "indicación de que están vivos".

"Estamos trabajando con nuestros vecinos y socios para garantizar su liberación segura", de manera que "puedan reunirse con sus familias", declaró el vocero.

Las posiciones que ocuparon estos dos cubanos en el Mandera County Referral Hospital eran consideradas “delicadas” por las propias autoridades de Salud de este país.

El 12 de abril de 2019, Rodríguez y Herrera se desplazaban, como de costumbre, en un convoy al hospital, con escoltas armados, cuando fueron interceptados por supuestos militantes de Al Shabad. En el tiroteo falleció uno de los policías que velaba por su seguridad.

Aunque Kenia movilizó al Ejército y la Policía para perseguir a los secuestradores, sus efectivos "fracasaron en dar una respuesta eficaz al ataque, y Al Shabab tuvo todo el día para trasladar a los dos doctores secuestrados a Somalia", recordó a EFE en una entrevista anterior el consultor de seguridad Andrew Franklin, un exmarine estadounidense afincado en Nairobi desde 1981.

En una entrevista publicada en el verano de 2018, que tras ser destinado a trabajar en Mandera, el cirujano Rodríguez Hernández, comentó a la televisión local, que buscó en Internet datos sobre el lugar y supo que estaba bajo asedio de los rebeldes islamistas.

“Sé que es un condado muy peligroso por los ataques de Al- Shabaab”, declaró sonriente el médico de Placetas a sólo un mes de haber llegado a Kenia.

Estados Unidos reconoce desde 2008 a Al- Shabaab como una organización terrorista que busca convertir a Somalia en un estado fundamentalista islámico.

Aunque las autoridades han negado que los secuestradores hayan exigido un rescate por los médicos, la prensa keniana reportó en mayo de 2019 que un grupo de líderes ancianos de Kenia y Somalia se desplazó a la región somalí de Jubaland, controlada por Al Shabab, para negociar la libertad de los cubanos.

Los líderes aseguraron haber visto a los doctores con vida y prestando asistencia médica a la comunidad local entre los pueblos de Buale y El-Ade, y precisaron que los secuestradores exigieron una recompensa de 1.5 millones de dólares a cambio de su liberación.

El chofer de los médicos cubanos fue acusado de cometer un acto terrorista, secuestro, obtención falsa del registro de conducción y presencia ilegal en ese país.

Issack Ibrein Robow nunca intentó maniobrar o escapar cuando los secuestradores los atacaron, dijo un investigador forense al tribunal, informó en 2019 un reporte del Daily Nation.

Según el detective Arphaxad Nguka, las ruedas del vehículo que usaban los médicos y sus guardias seguían marcadas en la carretera lo cual es una señal de que el conductor "nunca intentó escapar porque las llantas estarían enfrentadas a ambos lados si lo hubiera intentado".

Oficiales de seguridad y civiles junto al auto donde secuestraron a los médicos cubanos.

Tras la reconstrucción de la escena del crimen, Nguka dijo que estaba claro que el conductor pudo intentar escapar de sus atacantes.

"Había suficiente espacio a ambos lados de la carretera para que el conductor de la camioneta doble escapara, pero nunca intentó utilizar ese espacio", afirmó Nguka.

El investigador añadió que el tiroteo en la escena apuntaba a un objetivo específico, el oficial de policía en el asiento del copiloto, quien murió en el acto.

"Al menos cinco balas apuntaban al asiento del copiloto, lo que significa que los asaltantes conocían el objetivo”, señaló.

Cargar más

XS
SM
MD
LG