Enlaces de accesibilidad

Narcos mexicanos se consolidan en la región andina


ARMAMENTO INCAUTADO EN UN REDUCTO DE NARCOS

Los narcotraficantes mexicanos han tomado las riendas en la región andina, de la droga que va hacia México y EE.UU.

La avioneta con matrícula mexicana que llevaba millones de dólares -accidentada la semana pasada en Manabí, Ecuador- ha puesto otra vez sobre el tapete el tema de las conexiones de los narcotraficantes mexicanos (específicamente el Cartel de Sinaloa) con el pequeño país andino. Las bandas que distribuyen droga desde México a EE.UU., tienen conexiones en varios países de la región para abastecerse de la droga. Es una red donde fluyen los estupefacientes en un sentido, y el dinero sucio en otro. Uno de esos países donde cada vez más atan sus conexiones los carteles mexicanos es Ecuador, donde se encontró hace pocos días un laboratorio clandestino a más de 35 kilómetros donde se estrelló la avioneta.

Según informes de Inteligencia ecuatoriana, en el laboratorio descubierto se podía producir “grandes cantidades de droga”. Los efectivos encontraron la pasta de base de coca distribuida en seis costales, cinco con 25 bloques y uno con 28. Dos hombres y una mujer apresados por la Policía revelaron que en el sitio trabajaban 14 personas.

El investigador mexicano Jorge Chabat , quien confiesa no haberle sorprendido el asunto de la avioneta, explica que al ser Ecuador un lugar de tránsito lo que les interesa tener (a los narcos) es “contactos para la producción”. Para Chabat , Ecuador está inserto en una red de distribución y producción, y episodios como el de la avioneta “no serán los únicos que se van a dar”.

El informe Mundial sobre Drogas de 2011 reveló que en el mundo se han descubierto 18 829 centros de procesamiento de coca. De ellos, 18 785 están en América Latina. La mayor parte en Bolivia, Colombia y Perú.

Aunque Ecuador está lejos todavía de los primeros puestos, aparece en la lista con 13 laboratorios, más que Chile y México. Bruce Bagley, director del Centro de Estudios de América Latina de la Universidad de Miami, es del criterio de que lo que sale por Ecuador es la cocaína colombiana . Según Blagley, se la compran (los narcos mexicanos) directamente a los grupos ilegales que operan en el país: las Águilas Negras, los Rastrojos y guerrilleros de las FARC. El comercio más intenso se da en la zona de Esmeraldas (fronteriza con Colombia) donde estarían operando delincuentes de Ucrania, Rusia, Colombia y México. Según algunos analistas, la no exigencia de visa a ciudadanos extranjeros desde el año 2008, sería una de las causantes de este problema.

Los narcotraficantes mexicanos han tomado las riendas en la región andina, de la droga que va hacia México y EE.UU. Éstos, como en una época hicieron los colombianos, están recrudeciendo los métodos violentos y usan el terror para intimidar a la sociedad. El hallazgo hace unos días de 49 cuerpos mutilados y decapitados en el norte de México es uno de los ejemplos más recientes.

María Idalia Gómez , de la Unidad de Respuesta Rápida en México, define esta escalada de violencia como “situaciones inusitadas y extraordinarias”. Ella explica que las autoridades de su país “ya están diciendo que se trata de personas inocentes, que no tienen ningún tipo de vínculo con la lucha contra el crimen organizado. Lo cual nos habla de la magnitud de estos actos de terror que están ejerciendo estos grupos”.

Noticias Martí le solicitó su opinión sobre lo expresado por el escritor mexicano (recientemente fallecido) Carlos Fuentes: “México es la nueva frontera del narcotráfico, lo fue Colombia durante mucho tiempo pero luego se trasladó a mi país, que es una frontera muy cómoda para los narcos por su proximidad a los EE.UU”. Gómez comentó: “Yo creo que no se equivocó Carlos Fuentes, que era un hombre visionario. México es sin duda la frontera más cómoda del narcotráfico porque el Estado no ha sido capaz de contenerlo y revertir su poder. Y esto provoca que la posición frente a la franja fronteriza sea ideal para hacer operaciones, reuniones, para almacenar droga, para que transite; es una muy buena posición estratégica de negocios para ellos”.

Por eso el hecho de que Ecuador haya pasado de ser un país de tránsito (con muy poca importancia en el tráfico de drogas), a zona frecuente de negociación ilícita preocupa a sus ciudadanos. Pero no parece preocupar mucho al presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien descartó recientemente que el narcotráfico esté “desbordando el país”.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG