Enlaces de accesibilidad

Cuba

Ángel Santiesteban: “Los Castro son profesionales en el arte del transformismo”

El escritor y periodista Ángel Santiesteban cumplió condena por oponerse al régimen cubano (RRSS).

"Cuando me salí del redil me ajustaron cuenta porque, además de que la naturaleza de los Castro es rencorosa, necesitaban escarmiento para que otros artistas no se escaparan del corral"

Ángel Santiesteban-Prats (La Habana, 1966) es uno de los escritores más prolíficos de su generación. Sur: latitud 13 (2005), Dichosos los que lloran (2006), Suerte que tienen algunos y otros cuentos (2012), El verano en que Dios dormía (2013) y El regreso de Mambrú (2016), son algunas de sus obras más conocidas. Ganador de varios premios dentro y fuera de la isla, es miembro del PEN Club de escritores de Suecia.

En 1995 ganó el concurso de cuento de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) con Sueño de un día de verano, una desgarradora mirada a la guerra de Angola, que no fue del agrado del oficialismo, por lo que el libro fue vetado hasta 1998. Cuando fundó su blog Los hijos que nadie quiso (título de uno de sus más elogiados libros, premio de cuento Alejo Carpentier 2001) para denunciar la realidad de su país, la respuesta de la policía política fue golpearle, amenazarle y fabricarle un caso de delito común por el que fue condenado a prisión.

Desde entonces el también periodista independiente se ha convertido en uno de los disidentes más odiados y perseguidos por la Seguridad del Estado, desarmando y denunciando abiertamente las farsas y violaciones del régimen cubano, ante las que la mayoría de los intelectuales hace silencio.

Sobre el decreto ley No. 349/2018, que implanta una larga lista de nuevos delitos políticos en el ámbito cultural e incrementa la censura y el control de la dictadura sobre los creadores en la isla, Santiesteban-Prats conversó en exclusiva, entre otros temas, con Martí Noticias.

¿Por qué estas nuevas medidas de censura, expuestas en el decreto 349, llegan precisamente en estos momentos?

Intentan sostener un régimen que se les desvanece, y lo saben, pero no quieren reconocerlo, creen que podrán continuar engañando a la comunidad internacional, porque lo que es al pueblo cubano desde hace mucho se les quitó la venda de los ojos, y lo que les queda es miedo. Los cubanos temen a las represalias al punto que puede costarle la vida, sobre todo a aquellos opositores que no tienen visibilidad en las redes y nadie grita por ellos. Esos después de padecer y soportar procesos injustos en los tribunales que responden a la Seguridad del Estado, se pudren en las cárceles. Las familias cubanas apenas pueden llevar un bocado a sus mesas. A un preso es muy difícil de mantener. Por lo general los familiares rechazan cualquier intento de rebeldía frente al régimen porque saben el alto costo que tendrán que pagar todos después, aparte de que serán marcados como reses por ser desafectos a la corona real de los Castro, y ellos y sus sicarios se aprovechan del terror que ejercen para mantenerse en el poder. Así de sencillo.

Algunos opositores se han sacrificado, y lo mejor que han logrado es demostrar al resto del pueblo que el sacrificio es válido, que sí es posible enfrentar al poder aunque luego pegue y fuerte. Gracias a esos que han soportado el castigo y en respuesta han duplicado la dosis de oposición, muchos se han decidido y sumado a la lucha. La gente cada vez se oculta menos para hablar, decir lo que piensa, lo que antes era impensable. Las cosas han ido cambiando, y quien mejor lo sabe es Alejandro Castro, el poder desde la sombra, y necesita tener las riendas controladas, y eso está intentando detrás del rostro de títere de Díaz-Canel. Lo están sacrificando como el peor de los cerdos, sin la más mínima consideración. Estará ahí mientras cumpla sus órdenes, cuando no las acate, entonces le vendrá alguna enfermedad mortal, un suicidio o simplemente le armarán un caso de corrupción o “traición”, y lo quitarán del medio.

¿Cuán importante es para el régimen controlar las expresiones culturales, que tanto tienen que ver con la libertad de expresión?

Las dictaduras le temen al periodismo y al arte en general. Por experiencia se sabe que los artistas y periodistas mueven la opinión pública, y eso ahora es lo que menos ellos necesitan cuando para cualquiera le es tan fácil dar una opinión o noticia en las redes. Por eso intentan callar las voces independientes, es un gesto de desesperación para retrasar el tsunami que infaliblemente tendrá que llegar.

Cuando me salí del redil me ajustaron cuenta porque, además de que la naturaleza de los Castro es rencorosa, necesitaban escarmiento para que otros artistas no se escaparan del corral. Desde entonces los intelectuales aprendieron la lección y después de mí, ninguno ya establecido en la cultura cubana, como lo estaba yo, se les ha opuesto con la fuerza y decisión con que lo hice.

Cada vez necesitan apretar más la abertura por donde salen las verdades. Por eso ahora ejecutan nuevas medidas y más censuras, que es la manera estalinista con que ellos cuentan y saben para hacer las cosas, quizá la única forma de mantenerse por un tiempo más en el poder, piensan. A ello han apostado. Los Castro no piensan soltar su finca familiar. Están convencidos que les pertenece y van a aferrarse hasta con las uñas.

¿Cuál es el objetivo concreto de estas normativas que inciden en la libertad a través de lo económico?

Retrasar el proceso libre que tendremos que vivir más temprano que tarde. Mientras volverán a probar que pueden continuar la obra de Fidel y Raúl Castro, que no es otra cosa que ultrajar a este pueblo, continuar haciéndolos vivir en la total miseria. No quieren que ningún cubano, entiéndase sus esclavos, se empoderen, sean independientes, puedan vivir sin la “caridad” de su dictadura. Como aquella anécdota del pollo sin plumas sobre la nieve que cada vez que lo pateaban corría a buscar calor entre las botas de Stalin.

¿Cómo crees que responderán la mayoría de los creadores ante esto?

Con silencio. La mayoría que están establecidos, se ocupan de mendigar un viaje para sobrevivir, no sacrificarán lo ganado cuando están convencidos que no solucionarán nada, y que los aplastarán como cucarachas. Y los que aún no han logrado establecerse, empujan, bajan la cabeza y fingen que nada les importa, que lo único importante es la obra, el arte, mientras esperan su pedacito de cielo. Creen que si se alejan del poder pasarán frío, como el pollo, y prefieren estar resguardados entre las botas de amo. Ellos creen que publicando sus libros, cantando sus canciones o les reciban sus obras en los teatros, ya les he suficiente. Aunque saben que podrían estar peor, y de recordarme en la cárcel ya les he suficiente para no hacer nada.

Seguiremos gritando los cuatro gatos que sabemos trabajar nuestros temores hasta que nos liquiden o se vayan del poder. Con los creadores agrupados en la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), por ahora no se podrá contar, ellos tienen otra más importante que hacer: resguardarse. No olvidar que a pesar de todo, el sector artístico es el más beneficiado, lo que los hace sentir dichosos cuando miran en derredor y ven al resto del pueblo sobreviviendo las calamidades.

¿Qué expresiones artísticas quedan más afectadas con las nuevas normas de censura?

Todas en general, pero aquellas que tengan que ver con las letras, creo que son las más temidas porque calan más en la población, al menos del sector profesional, a través de los guiones para el cine, televisivo, teatro y literatura. Sin olvidar que muchos de estos creadores están escribiendo para medios alternativos independientes que distan de la égida castrista.

¿Cómo es visto Díaz-Canel en los círculos artísticos cubanos?

Como lo que es, un hombre anodino. En el sector cultural no quedan “revolucionarios”, algunos quizá fidelistas; pero a estas alturas del campeonato se sienten engañados hasta por aquel hombre que los arrastró a la miseria para en definitiva, robarles las vidas a varias generaciones. Todos los cubanos saben que Díaz-Canel no representa nada. No ocupa ningún cargo decisivo en la cúpula. Es un muñeco de feria al que se le puede lanzar pelotas e intentar tumbarle el sombrero. Cada vez que suceda y caiga, el dueño -entiéndanse los Castro- volverán a situarlo en el mismo espacio o pondrá otro muñeco en su lugar, así sucesivamente mientras la comunidad internacional se lo permita o el pueblo desesperado se lance a las calles, y sean masacrados como en Venezuela o Nicaragua.

¿Tiene que ver Díaz-Canel con estas nuevas normas que intensifican la censura?

Él también se ocupa de inflar el globo mientras cumple las órdenes de los Castro. Asume su papel de capataz negrero en el corte para que la dotación haga su papel sin protestar. Pero en cuanto a la toma de decisiones, pues claro que no son de él. Sólo se ocupa de poner su rostro, de fingir que es el “presidente”. De lo demás se ocupa Raúl Castro y sus hijos, Alejandro y Mariela.

El régimen vendió a Raúl Castro como supuesto reformista. Luego éste designó a Díaz-Canel para sucederlo. ¿Qué significan estas sucesiones para el sistema y qué significan para el pueblo?

Puro maquillaje, despliegue de cosméticos. Engañar la opinión pública internacional, como lo tienen hecho con la Unión Europea. Fingen que tomarán decisiones que paulatinamente irán devolviendo la democracia, pero todo es un gran teatro. Los Castro son profesionales en el arte del transformismo. Mutan cada vez que sienten la presión, la posibilidad de perder el poder. Son profesionales del ilusionismo. Se pasaron décadas haciéndoles creer a gran parte del pueblo en logros que nunca pudieron palpar. Proyectos intangibles donde millones de cubanos se involucraban para que el resultado final fuera catastrófico. Pero para ese entonces ya existía otro proyecto y otro, y así por seis décadas. Esas sucesiones no significan nada para el pueblo porque nada les resolverá, mientras que para el sistema le significan otro respiro, ganar tiempo mientras llegan tiempos mejores, sorbos de oxígeno que les permitirán permanecer en ese espacio impreciso, pero definitivamente, mantenerse en el poder que es lo único que les interesa. Esa familia ya no sabe vivir sin ello y no están dispuestos a cederlo pacíficamente.

¿Qué deben hacer los creadores independientes en el nuevo contexto?

No abandonar la lucha. No cejar aunque en ello nos vaya todo lo que somos. No irse de Cuba. Permanecer dentro del archipiélago ya es un desafío al régimen. Soy de los que han ejercido la libertad de creación y, una vez que se ha probado, ya no se sabe vivir sin esa gracia divina. Mientras los creadores no prueben la libertad, no expulsen el miedo en el acto de escribir, no sabrán jamás la satisfacción de ser un artista con integridad plena. No se puede ser artista sin ser libre porque de lo contrario, la obra nace presa, es una creación con defectos porque no fue hecha con plenitud de independencia.

Vea todas las noticias de hoy

Cuban Prisoners Defenders incorpora otros dos presos políticos a su lista

Dos nuevos presos políticos en Cuba, Luis Enrique Santos Caballero (izq.) y Yasser Fernando Rodríguez González (der.).

Javier Larrondo, presidente de Cuban Prisoners Defenders, la organización no gubernamental radicada en España que vela por la situación de los presos políticos cubanos, dijo este lunes que fueron incorporados a la lista que emite periódicamente la organización dos nuevos defensores de la democracia y la libertad en Cuba.

"Este mes tenemos dos nuevos presos políticos, dos nuevos convictos. Uno es un convicto de conciencia, Luis Enrique Santos Caballero, del Movimiento Opositores por una Nueva República y el Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo", detalló Larrondo a Radio Martí.

Larrondo: El régimen cubano sigue aumentando el número de prisioneros políticos
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:37 0:00

En opinión del abogado y defensor de derechos humanos, Santos Caballero fue condenado injustamente, porque "lo que hizo es expresar una opinión ante una situación abusiva de la policía".

Aún así, el activista fue detenido violentamente y condenado en juicio sumario a un año de prisión por desacato, lo cual, señala Larrondo, no cometió, "porque no cometió ningún tipo de insulto" contra la autoridad, solo ejerció su derecho a opinar.

El otro es un caso es distinto, dijo el presidente del CPD. "Yasser Fernando Rodríguez González emitió opiniones con contenido violento y, por lo tanto, en muchos países eso se multa o se condena levemente, pero se pena de alguna manera. Por lo tanto, no puede ser un convicto de conciencia".

Pero Rodríguez González fue acusado de cometer "otros actos contra la seguridad del Estado", un delito que bajo el Código Penal cubano conlleva a una pena mínima de 10 años de cárcel. Según Larrondo, se trata de "un claro caso político para ejemplarizar, para dar ejemplo al resto de la población y cogerle de chivo expiatorio, lo cual es injusto completamente también".

Rodríguez González hizo un llamado a través de una transmisión directa en Facebook a todas las agrupaciones y tendencias opositoras a unirse por el fin de la dictadura imperante en Cuba.

El 25 de noviembre de 2020, en el aniversario del fallecimiento de Fidel Castro, colocó carteles antigubernamentales en la fachada de su casa, tras lo cual fue detenido.

Al primero de marzo del año 2021, la lista de Prisoners Defenders cuenta con 135 presos y condenados políticos.

La organización señala que en los últimos 12 meses han formado parte de la lista 180 casos de presos y condenados políticos en Cuba. En marzo de 2020 solo habían 127; desde entonces han ingresado 53 nuevos casos, a razón de 4,4 nuevos al mes.

La gran mayoría de los que han salido de la lista, 45 en el mismo período, lo ha hecho por cumplimientos íntegros de las condenas y, excepcionalmente, por otros motivos, como cambios de medida provisional, fianzas, etcétera.

El reporte de febrero también menciona casos de "malos tratos y torturas carcelarias", a partir de tres nuevos reportes familiares sobre Eider Frómeta Allen, Laudelino Rodríguez Mendoza y el rapero contestatario Didier Eduardo Almagro Toledo.

(Con reporte de Pedro Corzo para Radio Martí)

ICLEP denuncia que ETECSA vigila y corta la comunicación entre sus periodistas y directivos

ICLEP en Cuba. (Archivo)

Normando Hernández, director general del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) hizo un llamado este lunes a todos los medios de comunicación para que se solidaricen con la difícil situación que atraviesan los periodistas y directivos de ese grupo independiente en la isla, por la represión que practica el régimen en su contra.

“Es muy desagradable todo lo que está pasando. El régimen está vigilando todos los medios de comunicación. Están tratando de interceptar nuestros medios de impresión, nuestras computadoras”, dijo.

Declaraciones de Normando Hernández, director del ICLEP, a Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:56 0:00

Según Hernández, las autoridades persiguen a las personas que distribuyen los tabloides del ICLEP a la comunidad, un servicio gratuito que lleva noticias de interés público a los cubanos “para crear ese estado de opinión y ayudar a las personas a que puedan empoderarse y decidir su propio destino allí dentro de Cuba”.

El directivo de la ICLEP señaló que la organización necesita mucho en este momento de “la solidaridad de ese pueblo cubano, la solidaridad de todos los colegas, y la solidaridad internacional para ver si algún momento le podemos poner fin a toda esta barbaridad que el régimen cubano”.

Desde hace cinco días, directivos, periodistas y colaboradores de la ICLEP han visto interrumpidos los servicios de comunicación con el exterior. “Tenemos 42 personas dentro de nuestra red de medios de comunicación comunitarios a las que le han estado cortando desde hace 5 días de forma permanente la comunicación”, aseguró Hernández.

“Tenemos una fuente en ETECSA que nos corroboró que la policía política ordenó a la compañía que activara un sistema de escucha para espiar e interceptar todas nuestras comunicaciones y que, si no podía escuchar, cortaran los servicios”, concluyó el periodista.

(Con reporte de Pedro Corzo para Radio Martí)

La escasez es peor para habaneros en cuarentena: "nos vamos a morir de hambre aquí adentro"

Hombres montan guardia en una reja que corta el acceso a su vecindario en cuarentena por coronavirus, en La Habana, para mantener alejados a los que no viven allí. (AP/Ramon Espinosa)

La capital cubana continúa siendo el epicentro del rebrote de COVID-19 en el país y hay importantes centros comerciales e instituciones estatales afectadas por la pandemia, mientras los centros de aislamiento no dan abasto para acoger a los contactos de casos confirmados.

Residentes en la urbe capitalina dijeron a Radio Televisión Martí que el gobierno no tiene recursos para garantizar la alimentación diaria de las personas que mantiene aisladas en sus casas.

En Arroyo Naranjo, el periodista independiente Vladimir Turró informa que la directora del policlínico de su zona dio positivo, y agrega que ha recibido varias denuncias de familias que han estado aisladas en Centro Habana y nadie se apareció con alimentos.

Habaneros temen que el aislamiento en las casas empeorará la crisis que viven
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:21 0:00

“Creo que es totalmente imposible mantener a una persona en su casa encerrada, sin poder adquirir alimentos. El estado no te va a traer la comida hasta tu casa, por tanto, la situación estará más crítica de lo que se encuentra en estos momentos”, aseguró.

El sociólogo Ángel Marcelo Rodríguez Pita comenta que es una situación límite lo que está enfrentando la sociedad cubana con la pandemia.

“El cierre de los centros comerciales limita aún más el acceso a los alimentos y otros productos necesarios, y a esto hay que sumarle el colapso de la infraestructura sanitaria. El gobierno cubano no tiene capacidad ahora mismo para poder hacer frente a la situación con el COVID-19”, dijo el sociólogo.

La Habana Vieja tiene varias barriadas que están aisladas y las diferentes instituciones no garantizan nada a la población.

“El gobierno no tiene como sostener esto que está pasando, nos vamos a morir de hambre aquí adentro. Hay una preocupación muy grande en la población porque nosotros sabemos que el estado no sustenta nada”, argumentó la activista.

Pedro Luis García reside en el municipio Plaza de la Revolución y reporta que allí el desabastecimiento es total.

“El pueblo no tiene alimentación, esto es una aldea taína. Aquí no hay comida, es una hambruna total, y las tiendas están completamente vacías. Quieren hidratar al pueblo solamente con agua”, señaló el cuentapropista.

Rebeca Monzó, también cuentapropista y bloguera, apunta que en Nuevo Vedado se forman colas de cientos de personas y la empresa de comunales no limpia ni desinfecta las calles, ni los establecimiento donde se aglomera el pueblo buscando comida.

“Aquí las personas, que la mayoría son viejos, tienen que salir y dispararse tremendas colas para comprar algo para comer. Muchas tiendas están cerradas, porque están vacías”, advirtió.

Y en Marianao, el también comunicador, Enrique Díaz, concluye que el gobierno no tiene capacidad para alimentar con regularidad en sus hogares a las personas aisladas.

“No hay comida en los establecimientos, y encima de eso el estado pretende que las personas aisladas en sus casas no salgan a buscar alimentos. Ni remotamente me puedo imaginar cómo el gobierno va a resolver esto de la alimentación en medio de la pandemia”, dijo.

Ante el agotamiento de la capacidad en los centros de aislamiento, en La Habana, el viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda dijo que las autoridades de Salud Pública “revisan modos de hacer, en lo relacionado con el tratamiento que se debe dar en el territorio a los contactos que no vayan a centros de aislamiento”.

Buscan a tres estudiantes cubanos desaparecidos hace seis días en México

Los tres cubanos desaparecidos en México: Mercedez Díaz, Yuri Torres y Carmen Boza. (Comisión Estatal de Búsqueda Veracruz)

Seis días después sin conocimiento de su paradero, la Comisión Estatal de Búsqueda de Veracruz (CEVP) emitió una alerta para localizar a tres estudiantes cubanos que desaparecieron desde el 23 de febrero en el estado de Veracruz, México.

Este domingo, el ente gubernamental colgó en su cuenta en Twitter las fotografías y generales de los desaparecidos, identificados como Carmen Dianeyz Boza Banguela, de 32 años, Yuri Lorenzo Torre, de 41, y Mercedes Díaz Gómez, de 30.

Según las autoridades, los tres son estudiantes de la Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Veracruzana (UV) en la región de Tuxpan, al norte del estado, y se ha desplegado un fuerte operativo de búsqueda.

Medios mexicanos dieron cuenta de que la semana pasada, supuestamente los tres caribeños salieron de Tuxpan hacia la zona de Veracruz-Boca del Río para realizar un trámite en el consulado cubano, sin embargo, autoridades de la Universidad Veracruzana indagaron y los implicados nunca llegaron al consulado, ni habían sido requeridos para ningún trámite.

El diario Milenio informó que fue José Luis Alanís Méndez, vicerrector de la UV en la región norte, fue quien solicitó la intervención de las autoridades de seguridad y la Fiscalía del Estado para la búsqueda de los cubanos.

Al cierre de esta nota, ni el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba ni las autoridades consulares de la isla en México se habían pronunciado sobre el caso.

Cuba sobrepasa los 50 mil casos de COVID-19 en otra jornada con cientos de contagios

Un taxista en bicicleta espera clientes afuera de una vivienda, en La Habana, donde la policía controla el acceso a un vecindario. (AP/Ramon Espinosa)

Cuba sobrepasó este lunes los 50,000 casos de COVID-19, en otra jornada con cientos de contagios reportados y otros dos fallecidos a causa de la enfermedad.

Según cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública, fueron diagnosticadas 811 personas positivas, la mayoría en la capital del país, con 377 de los contagios.

El total de casos alcanza ya la cifra de 50,590, y 324 muertes por coronavirus. En los últimos tres meses, la curva no ha parado de subir, como muestra este gráfico del proyecto independiente Inventario, que lleva una contabilización de las cifras de la pandemia en Cuba.

Los dos fallecimientos reportados en el día corresponden dos residentes en La Habana, un paciente de 79 años de edad, del municipio Boyeros, y otro de de 81 años del municipio Plaza.

El número de menores de 20 años contagiados sigue siendo alto, con 141 en el día. Las autoridades de salud han expresado preocupación por la incidencia del virus en pacientes en edades pediátricas.

Este lunes permanecían ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 19,317 pacientes, de ellos, 3,481 sospechosos, 11,732 en vigilancia y 4,104 confirmados activos. En terapia intensiva, 62 pacientes confirmados: 23 en estado crítico y 39 reportados de gravedad.

La isla enfrenta un rebrote de la enfermedad que se aceleró a finales de noviembre, con la reapertura de las fronteras a los vuelos internacionales y el relajamiento de las medidas de control en el interior del país.

Ante el incremento de casos, el gobierno volvió a limitar las operaciones aéreas y retomó la cuarentena obligatoria para viajeros, pero los contagios continúan en aumento.

Cargar más

XS
SM
MD
LG