Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Las víctimas del remolcador, recordadas en Miami

Juan Mario Gutiérrez García, uno de los 10 niños que murieron el 13 de julio de 1994 en aguas cubanas.

Más de un centenar de personas acudieron este sábado al Museo Americano de la Diáspora Cubana, en Miami, para recordar a las víctimas de uno de los más terribles acontecimientos que se conozcan en la historia de la revolución cubana: el hundimiento del remolcador 13 de Marzo, donde murieron ahogadas 37 personas, 10 menores de edad entre ellas.

En el evento se presentó la versión en inglés del libro El hundimiento del remolcador 13 de Marzo, escrito por el refugiado político Jorge García, quien perdiera a 14 familiares la madrugada del 13 de julio de 1994.

El texto narra lo ocurrido hace 25 años en aguas territoriales de la isla. “Entrevisté a los sobrevivientes, en medio de la vigilancia de la policía política pedaleé La Habana para dejar testimonio de este crimen”, recordó.

La versión en inglés de "El hundimiento del remolcador 13 de marzo" se presentó este sábado.
La versión en inglés de "El hundimiento del remolcador 13 de marzo" se presentó este sábado.

La historia en inglés

Para el autor de The Sinking of the Tugboat 13 de Marzo, impresionado por la emotiva respuesta de la comunidad cubana en Miami, “ésta fue una cita de dolor adosada con mucho amor. Cuánto índice de sentimiento se vio expresado en este 25 aniversario. Yo creo que una vez más hemos logrado revivir a nuestros muertos”, dijo García a Radio y Televisión Martí.

Medios de prensa locales, personalidades del exilio y líderes comunitarios, estuvieron presentes, entre ellos el fundador del Movimiento Democracia y la Flotilla de la Libertad, Ramón Saúl Sánchez.

“Creo que no hubo una sola persona a la que no se le salieran las lágrimas, del dolor que hay en el corazón de los cubanos por esta tragedia de 25 años de impunidad, de que los autores de estos crímenes todavía permanecen en el poder”, expresó Sánchez. “Pero también es una manera de expresarle nuestra solidaridad a los familiares de las víctimas”, acotó el activista.

Arte y testimonio

El dúo formado por los cubanos Oscar y Yasier interpretó su canción dedicada las víctimas. Un proyecto artístico realizado por Ana Olema, Annelys Casanova y Leah Chappell, mostró al público cómo podrían ser en la actualidad los rostros de los 10 menores de edad fallecidos en la masacre. Las fotos de los pequeños, montadas sobre cruces y ramos de flores, se pasearon por el museo, a manos de asistentes, y durante todo el acto custodiaron el escenario.

"The Sinking of the Tugboat 13 de Marzo", escrito por Jorge García, quien perdiera a 14 familiares.
"The Sinking of the Tugboat 13 de Marzo", escrito por Jorge García, quien perdiera a 14 familiares.

​Se proyectó un video de carácter documental que relata lo sucedido hace 25 años a menos de 7 millas de las costas de La Habana. Además de testimonios de sobrevivientes, el video nombra a cada una de las 37 víctimas y expone la nota que el diario Granma y la radio cubana divulgaran para comunicar el hundimiento: “Zozobró embarcación robada por elementos antisociales. En la madrugada de hoy, elementos antisociales sustrajeron por la fuerza una embarcación del puerto de La Habana con el fin de abandonar ilegalmente el país”.

“Fue un crimen de lesa humanidad, un asesinato de Estado. Sabían que se iban a ir, los estaban esperando y los mataron para dar un escarmiento”, aseguró García.

Un crimen impune

Justificando el hundimiento del remolcador, Fidel Castro declaró en aquel momento: “¿Qué vamos a hacer con esos trabajadores que no querían que les robaran su barco, que hicieron un esfuerzo verdaderamente patriótico, pudiéramos decir, para que no les robaran el barco? ¿Qué les vamos a decir? ‘Oigan, dejen que se roben el barco, no se preocupen por el barco’”.

Tiempo después, en entrevista con el periodista español radicado en Francia, Ignacio Ramonet, Castro arguyó que los tripulantes de los tres Polargo que participaron en la operación actuaron “por su cuenta, sin comunicarse con nadie”.

“Castro siempre justificó este crimen como siempre hizo con todos los demás tal como siguen haciendo los responsables de esa dictadura. Esa siempre será su respuesta”, manifestó García. “Pero en cambio nuestra misión es mostrar la verdad, pedir justicia sin odio”, aseveró.

Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos también han concluido que el Estado cubano es responsable por la tragedia, y que fue una operación del régimen.

Una década atrás, el opositor Oswaldo Payá Sardiñas, fundador del Movimiento Cristiano Liberación, quien falleciera en 2012 en un evento denunciado por algunas organizaciones como un “asesinato de Estado”, dijo lo siguiente sobre el hundimiento del remolcador:

“Los autores de este crimen son tratados como héroes por el Gobierno cubano. Ni siquiera llorar abiertamente en nuestra tierra se permitió a los dolientes, ni siquiera quejarse, ni siquiera protestar. ¿Ante quién reclamar? ¿Ante los tribunales que juzgan y condenan injustamente a los que levantan la voz para decir la verdad y a los que desfilan en silencio para denunciar estos crímenes?”.

García, narrador del recuento audiovisual proyectado en el museo, recordó la preparación de la fuga de los 68 cubanos, de la que el líder era su cuñado, Fidencio Ramel Prieto, directivo del puerto de La Habana, quien, paradójicamente había traído a Cuba desde Holanda los barcos Polargo, de fabricación polaca, con casco de acero y cañones de agua, que hundieron al 13 de marzo, donde perecerían él y 13 de sus familiares.

Mensaje de terror al pueblo

Según García, unos 3 meses les tomó preparar el escape, que debieron posponer tres veces “hasta tenerlo todo listo”. Habían estudiado minuciosamente detalles cardinales para la travesía: que el estado del tiempo no les jugara una mala pasada, dotar de motor y casco nuevos a la nave, tener el combustible suficiente para cruzar el estrecho y llegar a los cayos de la Florida, e incluso tenían con ellos a tripulantes habituales del remolcador.

A los niños les dijeron que iban a un “campismo popular”. Y tratando de que la Seguridad del Estado no descubriera la huida, subdividieron el personal en 4 grupos, cuyos responsables eran quienes únicos conocían el día y lugar exactos de la partida.

"Todo se planificó con el propósito de escapar sin grandes riesgos. Date cuenta que eran nuestras familias y había niños allí. Lamentablemente no pudieron y lo peor fue lo que les hicieron, cómo los mataron, cómo no tuvieron la menor compasión con las mujeres que salieron a cubierta con sus hijos en brazos. La respuesta a sus gritos fue lanzarle chorros de agua a presión, embestirlos, asesinarlos. La misión que tenían era enviarle un mensaje de terror al pueblo. Su actuación y los hechos lo confirman”.

Una de las sobrevivientes, María Victoria, hija de García, quien perdiera a su hijo y esposo, ​fue quien relató a lo acontecido a medios extranjeros. El fin del 13 de Marzo, según su testimonio, llegó cuando uno de los Polargo arremetió a toda máquina contra ellos. Con el demoledor impacto el barco hizo aguas y se partió. Los niños y adultos que estaban en la sala de maquinas, murieron al instante. Los tres Polargo rodearon a quienes lograron salir a flote, ocasionando fuertes olas. Al final abrieron paso a las lanchas de las tropas guardafronteras que recogieron a los sobrevivientes, quienes fueron detenidos, interrogados e intimidados.

Justicia para Cuba

La prensa nacional, controlada por el régimen, no hablaría del crimen más allá de la nota oficial. A los sobrevivientes se les amenazó con cárcel si daban declaraciones a la prensa extranjera, algo que algunos acataron, quedando todos vigilados por la policía política.

Los cuerpos de los muertos jamás les fueron entregados a sus familiares. Las autoridades de la isla nunca han esclarecido estos hechos. “No lo pueden hacer porque sería reconocer que han cometido un crimen de lesa humanidad. Pero la justicia, estoy seguro, ha de llegar, para que respondan los responsables de esta y otras matanzas, y para que Cuba finalmente se libere de tanto dolor y tanta opresión”, concluyó García.

La comisión Justicia Cuba, creada en 2017 por activistas de la coalición Asamblea de la Resistencia Cubana y abogados y defensores de los derechos humanos de otros países, se propone llevar a Tribunales Internacionales a los implicados en atentados contra la humanidad perpetrados por el castrismo, como son el hundimiento del 13 de Marzo y el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, entre otros crímenes que permanecen en la impunidad.

Tormenta "Barry" azota zonas de Luisiana, EEUU

Una camioneta avanza por Breakwater Drive en Nueva Orleans, Luisiana, el viernes 12 de julio de 2019, inundada por la tormenta tropical Barry. (AP Foto/Matthew Hinton).

Luisiana recibe ya los fuertes vientos de la tormenta tropical Barry, que se fortaleció un poco y está a punto de convertirse en el primer huracán de la cuenca atlántica este año y de tocar tierra cerca de la ciudad de Morgan City, informó este sábado el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El sureste de Luisiana, que afronta ya apagones en decenas de miles de hogares, teme especialmente las inundaciones por la marejada ciclónica y las lluvias, principalmente la ciudad de Nueva Orleans, que recuerda estos días el paso del huracán Katrina en 2005 y la devastación que dejaron las aguas.

En su boletín de las 8 a.m. de Miami, el NHC situó a Barry a 50 millas (80 km) al oeste suroeste de Morgan City, y a unas 60 millas (95 km) al sur de Lafayette y señaló que en las "próximas horas" tocará tierra.

La tormenta avanza un poco más rápido a 5 millas por hora (7 km/h) y fortaleció sus vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora (115 km/h) con ráfagas más fuertes.

Según la escala Saffir-Simpson, un huracán de categoría 1 presenta vientos de 74 a 95 millas por hora (119 a 153 km/h).

El NHC ha emitido un aviso de huracán entre la ciudad Intracoastal City y Grand Isle, en el norte del Golfo de México.

De igual forma un aviso de marejada ciclónica entre Intracoastal City y Biloxi, y en el lago Pontchartrain, que es vecino de Nueva Orleans.

También hay un aviso de tormenta tropical entre desembocadura de Pearl River y Grand Isle, en los lagos Pontchartrain y Maurepas, incluyendo el área metropolitana de Nueva Orleans, y entre Intracoastal City y Cameron.

"La principal preocupación que despierta Barry es el agua, tanto la de la marejada ciclónica (que avanza sobre territorios costeros) como la inundación de agua dulce tierra adentro. Es una situación que pone en riesgo vidas humana y debe ser tomada seriamente", ha advertido el NHC).

Según el boletín, la acumulación de agua por lluvia puede llegar a un máximo de 25 pulgadas (63,5 cm) en puntos aislados y la marejada ciclónica alcanzar un máximo de seis pies (1,8 metros).

El Departamento de Salud y Servicios Humanos ha declarado una emergencia pública de salud en Luisiana en vista del impacto de Barry.

Renuncia secretario de Trabajo de EEUU por caso Epstein

El presidente Trump y el secretario de Trabajo Alexander Acosta se dirigen a la prensa en la Casa Blanca.

El presidente Donald Trump informó el viernes que el secretario de Trabajo, Alexander Acosta, renunció a su cargo después de que le llovieron críticas por la forma en que manejó un acuerdo con el adinerado financista Jeffrey Epstein, quien es acusado de haber abusado sexualmente de decenas de niñas y menores de edad.

Trump anunció la noticia con Acosta a su lado en la Casa Blanca, poco antes de que el presidente estadounidense partiera al centro-oeste del país.

Acosta dijo que hacerse a un lado fue la decisión correcta.

Él fue el fiscal federal en Miami cuando supervisó un acuerdo de no enjuiciamiento con Epstein en 2008. Epstein evitó los cargos federales y pasó 13 meses en la cárcel.

Cargos similares presentados recientemente contra Epstein por fiscales federales en Nueva York pusieron bajo un nuevo escrutinio el papel de Acosta en el acuerdo de 2008.

Recuerdan a víctimas del Remolcador frente a la Embajada de Cuba en Washington

Adultos y niños se reunieron frente a la Embajada de Cuba en Washington para honrar la memoria de las víctimas del Remolcador 13 de Marzo, de cuyo hundimiento por el régimen de Fidel Castro se cumple un cuarto de siglo este sábado.

Lo único que rompió el silencio de la protesta pacífica frente a la Embajada de Cuba en Washington en memoria de las víctimas del Remolcador 13 de Marzo fue una oración “pidiendo a Dios que pronto se haga justicia”, dijo desde la capital federal de Estados Unidos el pastor bautista Mario Félix Lleonart.

Este sábado se cumplen 25 años de la masacre en la que fueron asesinadas 37 personas --10 de ellas niños-- de las 72 que intentaban escapar de Cuba en la embarcación. La protesta de Washington tuvo lugar la tarde y la noche del miércoles justo frente al edificio de la Embajada.

No hubo reacción visible de parte de los representantes diplomáticos del régimen, explicó Lleonart en entrevista con Radio Martí. “Pero sabíamos que nos estaban observando desde [el interior de la Embajada] y desde algunos edificios cercanos”, añadió el pastor.

Rosa María Payá, en primer plano, durante la vigilia-protesta en memoria de las víctimas del Remolcador 13 de Marzo frente a la Embajada de Cuba en Washington.
Rosa María Payá, en primer plano, durante la vigilia-protesta en memoria de las víctimas del Remolcador 13 de Marzo frente a la Embajada de Cuba en Washington.

En cualquier caso, los participantes estaban protegidos por guardias de seguridad que custodiaron el sitio donde fueron autorizados a reunirse para la protesta, “y ellos estaban allí para evitar cualquier tipo de intromisión”, dijo Lleonart.

Muchas personas que circulaban en auto por el área reducían la velocidad, y numerosos transeúntes se detenían a preguntarles a los manifestantes de qué se trataba y “a mirar las fotos de los posters de las 37 víctimas”, contó el pastor a Radio Martí.

Además de Lleonart, participaron en la protesta, entre otros, Rosa María Payá, del movimiento Cuba Decide, y Frank Calzón, ex director del Centro Para una Cuba Libre.

Las víctimas del Remolcador 13 de Marzo.
Las víctimas del Remolcador 13 de Marzo.

Después del crimen, el régimen dijo que el Remolcador 13 de Marzo había naufragado porque era demasiado viejo. Sin embargo, Jorge García, que perdió 14 familiares en la tragedia, ha explicado que las condiciones de la nave eran ideales para navegar, pues antes de la fuga le habían puesto un motor nuevo y le habían arreglado el casco completamente.

Jorge es el padre de María Victoria García, quien perdió a su hijo de 10 años, Juan Mario, después que ella y otras personas cayeron al mar por el bombardeo de agua a presión y la embestida de otras embarcaciones tripuladas por agentes del régimen.

“Que se mueran”, le respondieron a María Victoria desde una de esas embarcaciones cuando pidió que las salvaran a ella y al niño porque ninguno de los dos sabía nadar.

Senadores proponen más sanciones a régimen de Nicaragua, incluido Ortega

El mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo, dentro de un bus. Julio 6 de 2019. Foto de Maynor Valenzuela. (AFP).

Los senadores Bob Menendez (D. NJ) y Ted Cruz (R. TX) enviaron una carta este jueves al Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, donde proponen más sanciones contra funcionarios del régimen nicaragüense, incluido su líder, Daniel Ortega.

La oficina del senador Menendez informó en un despacho de prensa que la propuesta se basa en “los continuos esfuerzos del presidente nicaragüense, Daniel Ortega por silenciar a sus críticos y promover la impunidad por los abusos a los derechos humanos”.

Al citar nuevos informes sobre el empeoramiento de la crisis política en Nicaragua, los senadores identificaron a una serie de funcionarios del gobierno orteguista, “incluido el propio Presidente Ortega, para que la Administración Trump imponga sanciones adicionales en virtud de su Ley de Condicionalidad de las Inversiones de Nicaragua (Ley NICA)”.

La misiva aborda la responsabilidad del máximo gobernante con la muerte de centenares de opositores descontentos con la actual administración nicaragüense: “Ha pasado más de un año desde que Ortega ordenó una brutal represión contra los manifestantes, en que mataron a más de 320 personas; y seis meses desde de que sus fuerzas de seguridad allanaron medios de comunicación y grupos de la sociedad civil, socavando su capacidad para pedirle cuentas”.

Los senadores critican la aprobada Ley de Amnistía, que puso en libertad a los principales opositores encarcelados, pero deja en la impunidad a los victimarios.

“Es importante señalar que hasta la fecha, ni un solo miembro de las fuerzas de seguridad ha sido procesado por su participación en la campaña de represión del régimen, que incluye casos documentados de tortura y abusos generalizados contra los derechos humanos”, señala el documento.

Aunque de acuerdo con los pasos tomados por la administración Trump, los legisladores insisten en que el gobierno estadounidense debe ampliar dichas medidas y trabajar con el Congreso en "esfuerzos adicionales para que los funcionarios nicaragüenses rindan cuentas”.

La Ley NICA también exige que la Oficina de Inteligencia e Investigación (INR, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado, en coordinación con el Secretario del Tesoro y el Director de Inteligencia Nacional, proporcione al Congreso un informe clasificado sobre el papel de los funcionarios nicaragüenses en las violaciones de derechos humanos y la corrupción.

Los senadores cuestionan que el informe, "que el Departamento de Estado no presentó antes de la fecha límite del 19 de junio, es esencial para nuestros esfuerzos por promover la justicia y la rendición de cuentas para las víctimas de la crisis actual de Nicaragua, y ayudará a tomar decisiones sobre cómo implementar mejor las sanciones dirigidas contra ese gobierno y sus funcionarios”.

Finalmente, los firmantes relacionan la lista de funcionarios citados por un informe de la organización Human Right Wacht (HRW) el pasado mes de junio donde pide al gobierno de Estados Unidos sancionarlos por su responsabilidad en “los procesos abusivos contra los opositores al régimen y los ataques contra la sociedad civil y la prensa libre”.

1. Presidente Daniel Ortega, jefe supremo de la Policía Nacional.

2. General (jubilada) Aminta Granera, ex directora general de la Policía Nacional.

3. General Ramón Avellán, subjefe de la Policía Nacional;

4. General Jaime Vanegas, inspector general de la Policía Nacional.

5. General Luis Pérez Olivas, jefe de la cárcel de El Chipote.

6. General Justo Pastor Urbina, jefe del Departamento de Operaciones Especiales.

A los anteriores señalados, los senadores solicitan agregar información sobre “tres individuos sospechosos de complicidad en el asesinato del ciudadano estadounidense Eddy Montes, mientras permanecía preso (por motivos políticos) en la prisión de La Modelo:

1. Julio Guillermo Orozco, Director General del Sistema Penitenciario Nacional.

2. Darling Morales Duarte, Director de la Penitenciaría “Jorge Navarro”, de Tipitapa, conocida como “La Modelo”.

3. Donald Pérez Garay, Director del Área de Máxima Seguridad en la prisión de La Modelo.

“Es fundamental que Estados Unidos intensifique los esfuerzos de la comunidad internacional para mantener la presión sobre el régimen de Ortega y garantizar que respete los derechos del pueblo nicaragüense, enjuicie a los responsables de violaciones de derechos humanos y restaure los procesos democráticos”, concluyen los signatarios.

Cargar más

XS
SM
MD
LG