Enlaces de accesibilidad

Economía

El CUC irá "desapareciendo paulatinamente", pronostica economista cubano

Un hombre muestra un peso convertible cubano y un dólar estadounidense. (Archivo)

El CUC va a ir desapareciendo paulatinamente en Cuba, y de hecho ya se está devaluando con la apertura de las tiendas que venden electrodomésticos en dólares, dijo este viernes desde La Habana el economista Omar Everleny Pérez Villanueva a Radio Televisión Martí.

“Creo que estamos en una etapa de aceleramiento de esa medida, porque el CUC ya se está cotizando a 1.20 [por cada dólar]; se está devaluando”, declaró Pérez Villanueva, reconocido autor de numerosos estudios sobre la economía cubana. “Entonces, va a llegar un momento como que a la gente no le va a interesar mucho tener el CUC”.

A la pregunta de si el Estado cubano será capaz de abastecer permanentemente las 13 tiendas que funcionan ahora, 12 en La Habana y una en Santiago de Cuba, y abrir nuevos establecimientos del mismo tipo, el experto se remite a la promesa hecha por el propio gobierno.

Omar Everleny Pérez Villanueva: "Si no es ahora, no sé cuándo..."
please wait

No media source currently available

0:00 0:04:28 0:00

“Si cumplen el postulado que han dicho, respetar la recaudación en divisa convertible para abastecer esa tienda, y no [usan] esos dólares para otros fines, creo que sí se podrían mantener”, respondió.

El economista cree que las nuevas tiendas de electrodomésticos en dólares representan un beneficio tanto para el Estado como para la población.

“Hay un beneficio mutuo”, dice. “Aunque el Estado se está beneficiando, recogiendo los dólares que antes [iban a parar a manos de] un privado extranjero en Panamá o en México […], puso precios competitivos con esos mercados”, y “la población ha recibido esa noticia muy bien, porque ahora los precios son el 50% de lo que antes se vendía en el mercado negro de esas personas que compraban en México y Panamá”.

Pone como ejemplo que ahora un sistema Split de aire acondicionado cuesta $340, mientras que antes valía $600, y que la gente se veía obligada a comprarlo de todas formas porque el mercado interno no daba alternativas.

“El Estado tuvo que poner esos precios tan baratos porque si no [los comerciantes independientes] siguen saliendo al exterior”, indica Pérez Villanueva. “La forma de competir con los particulares fue [igualando los precios a los que ellos pagaban] en el exterior, porque ya no da negocio traer ningún equipo si las personas lo pueden comprar aquí a mitad de precio”.

Pesos convertibles frente a una casa de cambio en Cuba. AFP/ Adalberto Roque
Pesos convertibles frente a una casa de cambio en Cuba. AFP/ Adalberto Roque

La estrategia tiene un carácter recaudatorio para el Estado porque eran dólares con los cuales no contaba, comenta el experto, y ahora cuenta con ellos y puede seguir manteniendo ese flujo de beneficios.

“Antes el Estado tenía que comprarlos por otras vías y venderlos en CUC, pero el CUC no es una moneda convertible”, observa el economista. “Entonces, es preferible vender [las mercancías] a mitad de precio, pero en una moneda convertible, que es el dólar de Estados Unidos, el euro, el yen”.

Se mantiene la demanda

Por experiencia propia, Pérez Villanueva sabe que, al cabo de su primera semana de servicio, las tiendas siguen abarrotadas.

“Ayer recorrí unas siete u ocho tiendas, porque estoy interesado en comprarme un Split, y no puedo hacer esas colas”, manifiesta cerca del mediodía del viernes. “Y estamos hablando de que es solo en La Habana. Yo no estaría muy seguro de que gente de provincia esté comprando en La Habana. No me parece, porque después la transportación a provincia se hace muy cara”.

Hasta el día de hoy hay colas en todas las tiendas, asegura, y eso le hace creer que se trata de una medida que, al menos, ha empezado bastante bien.

“No se ha acabado la demanda, y yo no creo que en una semana tan rápidamente las personas de otros mercados les hayan mandado las remesas a sus familias, porque esto lleva un proceso de abrir una tarjeta en los bancos, una cola...”, refiere Pérez Villanueva. “O sea, todavía no podemos decir que ya se ha agotado: yo creo que está empezando el proceso”.

Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

Dice no haber visto que se agotaran los equipos en las tiendas donde estuvo, y que esa podría haber sido otra de las preocupaciones de la gente.

“Si eso es en una etapa inicial, un stock que tienen, y después vuelve otra vez a escasear ese producto, no podría decir, porque antes no tenían los dólares: ahora sí los tienen”, comenta el experto. “Como que no hay un argumento para no tener esas tiendas en divisas convertibles abastecidas”.

Dualidad monetaria y problema cambiario

Pérez Villanueva cree que el problema no es sacar de circulación el CUC, sino determinar qué valor se le concede a la moneda nacional en relación con las divisas convertibles.

“Se puede eliminar la dualidad monetaria: lo difícil es el problema cambiario”, observa el economista. “La tasa de cambio que tiene la empresa estatal cubana es uno a uno, y la que tiene la población es uno a 25 [un dólar igual a 25 pesos]. Ahí es donde está el problema: ¿a qué tasa de cambio se va a quedar, o es una intermedia, o se quedará la más alta a la que compra la población?”

Por ejemplo, dice, un negocio privado compra cada dólar a 25 pesos, y es rentable, de modo que será necesario buscar una tasa de cambio que funcione para los dos, tanto para la empresa como para los ciudadanos.

“Si yo fuera el Estado, trabajaría en ese tema ahora, porque se ha producido un aumento de salario en el sector que se podía quedar más afectado, el sector presupuestado, que es donde más trabajan los cubanos; 75% del empleo es presupuestado, y ya le aumentaste el salario”, manifiesta Pérez Villanueva.

“Por otro lado, ya introdujiste otra moneda, que es convertible realmente, y el CUC se está devaluando”, añade. “Por lo tanto, si no lo hacen en este momento, creo que otro momento así no sé cuándo vendría”.

Cubanos abarrotan nuevas tiendas creadas para desplazar a "mulas" y recaudar dólares

El público espera su turno a la entrada de una de las tiendas abiertas el lunes en La Habana. (Foto: Yamil Lage/AFP).

Mientras la apertura de 12 tiendas en La Habana y una en Santiago de Cuba para vender electrodomésticos en dólares atrajo a muchos cubanos este lunes que hicieron largas colas en establecimientos como el del Focsa, las reacciones de economistas y residentes en la isla iban de la aprobación a la cautela.

Gran afluencia en las tiendas para comprar con "la moneda del enemigo", fue el título del reportaje de la periodista Luz Escobar en el diario digital 14ymedio.

Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

“En el comercio minorista se enfrentan precios de país opulento con ingresos de pueblo paupérrimo”, escribió el experto Juan Ferrán Oliva en su artículo “Soy inocente, exclama la moneda”, publicado en el blog El Estado Como Tal, del economista Pedro Monreal.

“Es un mal inevitable que obedece a la falta de productividad nacional”, argumenta Ferrán Oliva.

Los precios bajos, en comparación con los mismos productos en tiendas en CUC y en el mercado negro, fue un factor que promovió la demanda, de acuerdo con reportes de prensa.

El chofer Héctor Castro carga un refrigerador comprado el lunes en una de las tiendas en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
El chofer Héctor Castro carga un refrigerador comprado el lunes en una de las tiendas en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

“Los precios son más bajos que en pesos convertibles y mejores que los importados de México o Panamá”, le dijo a la agencia Reuters el profesor de educación técnica Joel Palomino. “El gobierno tenía que haber hecho esto hace mucho tiempo”.

La apertura de las tiendas beneficia a los cubanos que no pueden viajar al extranjero, declaró otro comprador también consultado por Reuters. “De la forma que consigan la moneda libremente convertible ya es otra cosa; pero la idea es esa, que no paguen tanto por los equipos”, añadió.

No todo fue color de rosa para los compradores. Solo podía entrar a la tienda la persona que tuviera una tarjeta magnética a su nombre, y ni siquiera cuando se trataba de parejas permitían el paso de quien no la tuviera.

“Es que venimos juntos y queremos decidir el modelo de refrigerador que vamos a comprar, porque es para nuestra casa, donde vivimos los dos”, le dijo una mujer al custodio del establecimiento del Focsa, según cuenta Escobar en su reportaje de 14yMedio.

Aglomeración de público el lunes a la entrada de una de las tiendas en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).
Aglomeración de público el lunes a la entrada de una de las tiendas en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).

Como el guardia no cedió y la tarjeta estaba a nombre de ella, el joven no pudo entrar y tuvo que empezar a hacerle señas a su pareja desde afuera. “Al igual que él, otros acompañantes de clientes también hacían gestos, articulaban palabras sin pronunciar sonido e indicaban con el dedo índice a través de la vidriera”, escribe Escobar.

Según la reportera, el guardia de esa tienda dejaba claro una y otra vez que cada comprador podía llevarse solamente dos equipos.

Para el economista Omar Everleny Pérez, la creación de estas tiendas en dólares representa otro paso en la devaluación paulatina del CUC.

“Los precios son competitivos en el mercado internacional, se han reducido hasta en un 50 por ciento, y el Estado está capturando dinero internacionalmente intercambiable que circulaba en Cuba, pero luego fluía al extranjero”, le dijo Everleny Pérez a Reuters.

Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron el lunes en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).
Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron el lunes en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).

“Regresamos a antes del 2004, cuando sólo existía el peso y ciertos productos tenían precios en dólares y podían adquirirse en las tiendas”, declaró el experto.

Los precios

Una compradora consultada por Cubanet, Mairelis Morín Delgado, coincide con el testimonio dado a Reuters por el profesor Palomino.

“Si se mantienen con las tiendas surtidas constantemente, algo que es difícil de lograr en Cuba, pienso que es una muy buena estrategia que el gobierno debió poner en práctica hace mucho tiempo”, le dijo Morin Delgado al sitio de noticias, “porque en Cuba hay bastante necesidad y estos precios comparados con otras tiendas y con el mercado negro son más asequibles”.

Sin embargo, la lista de precios pegada a la vidriera de una tienda vista en el video que acompaña esa declaración confirma a su vez lo dicho por el economista Ferrán Oliva de que “se enfrentan precios de país opulento con ingresos de pueblo paupérrimo”.

He aquí algunos ejemplos:

Lavadora automática Sankey con capacidad de hasta 10.5 kg: $361.00

Lavadora secadora Royal con capacidad de 12 kg: $854.00

Split de pared Sankey: $361.00

Smart LG TV LED de 43 pulgadas: $525.00

Smart TV LED Samsung de 49 pulgadas: $638.00

Refrigerador Samsung de 19 pies: $1,013.00

Refrigerador Samsung de 22 pies: $1,475.00

Refrigerador Samsung de 25 pies: $1,699.00

En su artículo, como subraya Monreal al promoverlo en varios mensajes de Twitter, Ferrán Oliva le sugiere al gobierno de Díaz-Canel “explorar con poderosas cadenas internacionales de tiendas para abrir establecimientos en Cuba, pagando en dólares con la tarjeta magnética e imponiendo un impuesto al valor agregado (IVA) que sería captado por el presupuesto nacional”.

(Con información de Reuters, 14ymedio, Cubanet y redes sociales)

En caída libre arribo de turistas a Cuba

Taxistas a la espera de turistas que alquilen sus almendrones en La Habana. REUTERS/Fernando Medina

Cifras del propio gobierno cubano indican una baja en el turismo extranjero que hace prácticamente imposible cumplir los planes que se habían trazado.

La Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (ONEI), actualizó sus cifras de la entrada de turistas a la isla hasta el mes de septiembre. Contrario a lo que se esperaba la caída en el sector es significativa, sobre todo en el turismo proveniente de la Unión Europea.

El sector "registró un decrecimiento de 6.0 por ciento al arribar al país 3, 327.392 visitantes, que significan 213.151 menos que en igual período del año anterior", informó la ONEI.

Un cuentapropista que se vio obligado a entregar su licencia por ese motivo explicó a Radio Martí que la caída ha afectado grandemente al sector privado.

"Yo tuve que entregar mi licencia porque estaba pagando 700 dólares al mes", y no daba la cuenta contra los ingresos, explicó Yasser Llera, un chofer de alquiler dedicado al turismo

Cada vez más lejos plan de Cuba de alcanzar 4.3 millones de turistas en 2019
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:50 0:00

Su madre, que "tiene una casa de renta de nueve habitaciones", lleva "tres meses" sin entrada de turistas, aseguró. "Este año no ha habido temporada alta ni baja, todo ha sido baja total", agregó Llera.

Según la ONEI, entre enero y septiembre de este año, en comparación con el 2018, ha bajado el turismo proveniente de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, España, México y Estados Unidos, lo que hace improbable que el gobierno cumpla su promesa de recibir 4.3 millones de turistas al cierre del 2019.

En opinión de Llera, el culpable no es el embargo, como afirma el gobierno, es que de Cuba hoy se conoce más gracias a Internet. "La gente aquí se está dando cuenta de todo y lo publica todo también, y eso conlleva a que los demás en el mundo entero vean como realmente funcionan las cosas aquí", dijo.

Según la ONEI, el único turismo que aumentó es el de la comunidad cubana en el exterior y el ruso, pero este último opinó el taxista privado: "Esos rusos aquí no gastan ni un dólar, esa gente anda caminando el día entero por toda La Habana, y la comunicación con ellos es muy limitada".

Colas desde el domingo para comprar en las nuevas tiendas en dólares en Cuba (FOTOS)

Armando Sánchez (der.) carga una nevera adquirida en una de las nuevas tiendas recuadadoras de divisas en La Habana. (REUTERS/Alexandre Meneghini)

Habaneros hacían fila desde el fin de semana para adquirir productos este lunes en las nuevas tiendas de venta en moneda convertible cuya oferta incluye artículos electrodomésticos y piezas de automóviles, entre otros productos.

Trece establecimientos fueron inaugurados con ese fin, 12 en La Habana y uno en Santiago de Cuba, en una medida que busca "enfrentar la situación económica del país y evitar la fuga de divisas", según medios oficiales, que ofrecieron una amplia cobertura sobre el suceso.

Habaneros hacen cola para adquirir productos en una de las nuevas tiendas en divisas, en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini
Habaneros hacen cola para adquirir productos en una de las nuevas tiendas en divisas, en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

En la tienda del edificio Focsa, en el barrio capitalino del Vedado, la cola era "enorme, hay más de 200 personas", constató la periodista del diario independiente 14ymedio, Luz Escobar. La fila comenzó desde el domingo en la mañana.

"No se puede entrar a mirar y solamente se puede entrar con la tarjeta en la mano", agregó Escobar, en referencia a la tarjeta magnética que el gobierno viene emitiendo desde hace varios días, que se recarga solo en dólares, se puede adquirir con saldo cero, y que es la única que se admite en estas tiendas.

Cuba abre nuevas tiendas para recaudar dólares
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

La periodista dijo al reportero Amado Gil, de Radio Martí, que hay personas que han adquirido la tarjeta "con la esperanza de poder algún día tener algunos dólares para comprar" productos en estas tiendas.

Un hombre lleva en su motocicleta la consola de aire acondicionado que compró este lunes en una de las tiendas en dólares abiertas por el gobierno en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini
Un hombre lleva en su motocicleta la consola de aire acondicionado que compró este lunes en una de las tiendas en dólares abiertas por el gobierno en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

El gobierno de Díaz-Canel interviene así en el negocio cada vez más próspero de los cubanos privados que salían a comprar al extranjero y regresaban a vender sus productos, en algunos casos al por mayor, en un mercado paralelo del que no participaba el gobierno.

El gobierno, señala Escobar, "vio un filón de cómo ganar dólares, y lo ha aprovechado". Opinó que las autoridades podrían haber abiertos estas tiendas "desde hace mucho tiempo, pero ellos nunca han querido que las personas tengas esa autonomía".

Según cuenta la periodista, el gerente de la tienda del Focsa les dijo a los de la cola, que había productos para todos. Hasta el momento, concluyó, parece que "la caja de esta tienda va a cerrar con muchos dólares".

Las colas comenzaron desde el fin de semana, aunque los establecimientos abrieron este lunes al público.
Las colas comenzaron desde el fin de semana, aunque los establecimientos abrieron este lunes al público.

Otras tiendas abrirán paulatinamente en las otras provincias del país y municipios capitalinos hasta un total de 77, informaron las autoridades.

La semana pasada, la vicepresidenta de Banco Metropolitano, Marina Torres García, informó que unas 10,000 personas abrieron cuentas en esa entidad, pero solo el 13 por ciento hizo depósitos en efectivo.

Además de adquirir productos en estas 13 tiendas, los titulares de esas cuentas en dólares podrán consultar su saldo en cajeros automáticos, realizar extracciones en CUC, transferencias y extracciones en divisas, según informaron directivos del Banco Metropolitano citados por el medio oficial Cubadebate.

(Incluye reporte de Amado Gil para Radio Martí)

El regreso "a la normalidad" en Cuba, ¿pa' cuándo?

Un carretón tirado por caballos, transporte urbano en Pinar del Río, Cuba. (REUTERS/Alexandre Meneghini)

A pesar de declaraciones de funcionarios del gobierno cubano que aseguran que la peor fase de la "crisis coyuntural" ya pasó, la escasez de transporte y alimentos, y la disminución en los servicios persiste en toda la isla.

En el municipio de Remedios, en la provincia de Villa Clara, se perdió la entrega de leche el fin semana por falta de transporte, dijo a Radio Televisión Martí el periodista independiente Guillermo del Sol.

Los campesinos de esa localidad tuvieron que verter 3,000 litros de leche porque el estado no acopia esa leche. Se perdió", lamentó Del Sol.

Continúa la escasez en el transporte, alimentos y los servicios en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:50 0:00

Dentro de la ciudad de Camagüey se están usando los bicitaxis y coches de tracción animal para cubrir las necesidades del transporte público, señaló el comunicador Ricardo Fernández Izaguirre.

"No se ha normalizado la venta de pasajes, ni por avión, ni por guagua, ni siquiera por tren. Se mantienen los cortes eléctricos en las empresas estatales. Ahora mismo usted no puede ir a la óptica en la tarde porque no tienen corriente (eléctrica)", explicó.

En Holguín las afectaciones incluyen al sector de la salud, reportó la activista de la Corriente Martiana Teresa Miranda Céspedes, residente en Mayarí.

Un familiar de Céspedes paciente de cáncer lleva un mes en la capital provincial a la espera de un turno para quimioterapia y "no tienen cama, no tienen comida, no tienen nada en el hospital", subrayó.

Mientras, en otro municipio del territorio holguinero, Banes, se reparte el pan en carretones y con atraso por falta de combustible, dijo el residente William Tamayo.

El pan lo traen a las cinco de la tarde y a veces al segundo día lo están transportando en coche, ya que no hay petróleo", dijo Tamayo.

En Palma Soriano, afectado seriamente por enfermedades epidemiológicas, no se fumiga porque no hay petróleo, comentó la enfermera Niurka Carmona.

"Aquí no está llegando combustible para que fumiguen, eso es incierto, eso no está garantizado", dijo en referencia a la información de las autoridades.

Y en La Habana, ante la falta de alimentos, han cerrado los mercados más pequeños en Plaza y Playa para agrupar la mercancía en los más grandes, según el también comunicador Lázaro Yuri Valle Roca.

El pasado 10 de octubre, en su primer discurso luego de ser designado presidente del país por la Asamblea Nacional del Poder Popular, Miguel Díaz-Canel dijo que el país "ha ido remontando" la crisis energética y prometió "un regreso paulatino a la normalidad" en Cuba.

Cargar más

XS
SM
MD
LG