Enlaces de accesibilidad

Derechos Humanos

Human Rights Watch también acusa al régimen cubano de explotar a los médicos (VIDEO)

Médicos cubanos en Bolivia (Archivo).

Human Rights Watch (HRW) se sumó el martes a las organizaciones internacionales que acusan al gobierno cubano de explotar a sus profesionales de la salud cuando los envía al extranjero en misiones médicas.

“Nos alegra que se le dé atención médica a quien la necesite, y no nos oponemos al envío de médicos o enfermeros por parte de Cuba a sitios donde se requiere atención médica”, dijo en Nueva York Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW, a la reportera de Radio Martí Carmen María Rodríguez.

“Lo problemático en el caso de Cuba son las condiciones a las que someten a quienes son enviados al extranjero: muchas veces se les separa de sus familiares, y con frecuencia se les paga una fracción de lo que el gobierno que recibe sus servicios paga por ellos; el resto va al cofre gubernamental de La Habana”, declaró Roth.

Le parece magnífico que el gobierno cubano quiera enviar a personas a trabajar a otros países, pero esos trabajadores tienen que hacerlo libremente y con el beneficio de su salario completo, añadió el director de HRW en la entrevista con Rodríguez.

La Habana no ha contestado una carta remitida en noviembre por Naciones Unidas en la cual califica de variante moderna de la esclavitud las condiciones de trabajo de los médicos cubanos en tales misiones.

“Las condiciones de trabajo reportadas podrían elevarse a trabajo forzoso, según los indicadores de trabajo forzoso establecidos por la Organización Internacional de Trabajo”, dice el documento. “El trabajo forzoso constituye una forma contemporánea de esclavitud”.

La exportación de servicios profesionales, especialmente los de salud, se ha convertido en el primer renglón de ingresos del Estado cubano. De acuerdo con cifras proporcionadas por La Habana, en 2019 Cuba habría recibido más de 6 mil millones de dólares por las misiones médicas en 67 países.

La carta de Naciones Unidas fue remitida por la Relatora Especial sobre las formas contemporáneas de esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias, y la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños.

Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, habla durante la presentación del informe sobre derechos humanos del 2020 en la sede de la ONU, en Nueva York, el martes.
Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, habla durante la presentación del informe sobre derechos humanos del 2020 en la sede de la ONU, en Nueva York, el martes.

Cuestiona también el carácter “voluntario” de las misiones, considerando que “muchos médicos se sienten presionados para acogerse a dichas misiones y temen represalias por parte de gobierno de Cuba si no participan”.

En muchos de los países adonde van a prestar sus servicios no les hacen contratos individuales de trabajo, y cuando los hacen, las autoridades cubanas se quedan con ellos y no se los entregan, indica la carta.

El gobierno cubano retiene una parte significativa del pago, y cuando el salario completo se entrega directamente al profesional de la salud, ella o él tiene que entregarle al gobierno entre el 75 por ciento y el 90 por ciento de lo que haya percibido, apunta las relatoras de Naciones Unidas.

“En muchos casos, el salario entregado al personal médico no le permitiría vivir dignamente”, dicen. Además, el gobierno de Cuba estaría <<congelando>> una parte del salario, al cual los médicos pueden acceder solo cuando regresen al país y, aun así, tampoco siempre reciben la totalidad del monto pendiente.

OCDA demanda al régimen poner fin al exilio forzado de los cubanos

Regis Iglesias en Radio y Televisión Martí

La Organización Democrata Cristiana de las Américas (ODCA) demandó este lunes el fin del exilio forzado de los cubanos e hizo un llamado a la comunidad internacional a respaldar el derecho de los nacidos en Cuba a vivir en su patria.

"Uno de los derechos más vulnerados durante el actual régimen totalitario cubano es el derecho de los cubanos a vivir en su propia Patria y, consecuentemente, el derecho a circular y residir en el lugar del país que prefiera y el derecho a entrar y salir libremente de su país, tal como lo consigna el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos", señaló la organización en un comunicado.

ODCA se refirió al caso al caso del ex prisionero político Regis Iglesias Ramírez, Portavoz del Movimiento Cristiano Liberación, al que no dejaron entrar a Cuba en diciembre a pesar de tener todos sus documentos en regla.

La Organización Demócrata Cristiana de América reiteró que la práctica del exilio forzoso ejecutada por las autoridades cubanas es una franca violación a los principios del derecho internacional.

"Si hay un derecho que, en principio, es absoluto, es el derecho a vivir en la patria, ya que según la doctrina internacional es un atributo de la personalidad, al igual que el nombre y la nacionalidad. La mantención de esta facultad es, por tanto, contraria al derecho internacional y solo un mecanismo de las dictaduras para mantener fuera de su territorio a los disidentes políticos", subrayó.

Todas las convenciones internacionales -advierte ODCA- prohíben la expulsión de los nacionales y excluyen la posibilidad de restringir el ingreso al país donde se nace. La organización demanda al régimen de La Habana "que levante la medida que impide el ingreso a Cuba a todos los disidentes cubanos y restablezca el derecho a regresar y vivir en Cuba".

La entidad continental reafirmó, además, "la necesidad de restablecer todos los derechos ciudadanos del pueblo cubano".

En noviembre pasado, cuatro relatores de Naciones Unidas denunciaron ante esa organización la existencia de un “patrón de persecución” contra defensores de derechos humanos, activistas y periodistas críticos con el régimen en Cuba y la coacción sistemática para forzarlos a salir del país.

Reporte de Human Rights Watch resalta violaciones a los DDHH en Cuba

La policía cubana arresta a manifestantes en la marcha LGTBI en La Habana, el 11 de mayo de 2019.

“El gobierno cubano continúa la represión y castigos contra los disidentes y las críticas públicas (al gobierno)”, afirmó Human Rights Watch durante la presentación de su reporte anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

El informe fue presentado por Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, en la sede la de ONU, en Nueva York el martes. El informe recoge la situación de los derechos humanos en más de 90 países.

En el caso particular de Cuba, el documento subrayó que los arrestos breves y arbitrarios de defensores de los derechos humanos, periodistas y otros miembros de la sociedad civil fueron más bajos en el 2019 que en los 12 meses anteriores, pero aun así continúan altos, con unas 1,800 detenciones reportadas hasta agosto.

“El gobierno continúa usando tácticas represivas contra sus críticos, incluyendo golpizas, escarnios públicos, restricciones de viaje y despidos de empleos. En febrero, una nueva Constitución de la República de Cuba fue aprobada en referendo, que entró en vigor en abril. Antes de la consulta popular, las autoridades reprimieron a los activistas que se oponían a su adopción, incluyendo allanamientos, detenciones cortas y bloqueos de varias páginas web que eran consideradas críticas del régimen”, precisó el documento.

Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, habla durante la presentación del informe sobre derechos humanos del 2020 en la sede de la ONU, en Nueva York, el martes.
Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, habla durante la presentación del informe sobre derechos humanos del 2020 en la sede de la ONU, en Nueva York, el martes.

Las detenciones

Las detenciones arbitrarias son para presionar e intimidar a sus críticos, activistas independientes, opositores políticos y otros.

Según el informe, el número de detenciones cortas y arbitrarias, que se habían incrementado dramáticamente entre el 2010 y el 2016 –desde unas 172 como promedio por mes a 827-, comenzaron a disminuir en el 2017, de acuerdo con la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Según la misma fuente, el número de detenciones arbitrarias reportadas continuó bajando en el 2019, con 1,818 de enero a agosto, una disminución del 10 por ciento en comparación con las 2,024 reportadas durante el mismo período en el 2018.

“Los oficiales de la seguridad raramente presentan órdenes de arresto para justificar las detenciones de sus críticos. En algunos casos, los detenidos son liberados después de recibir advertencias, que los fiscales pueden usar en subsiguientes juicios para mostrar un patrón de comportamiento delictivo”, explicó el reporte.

“Las detenciones son usadas con frecuencia para impedir que las personas participen en marchas pacíficas o reuniones con fines políticos. Los detenidos son con frecuencia golpeados, amenazados e incomunicados por horas o días”, dice el informe de Human Rights Watch.

El documento señaló que los agentes de la seguridad presionan, maltratan y detienen de manera rutinaria a las Damas de Blanco antes o después de la misa del domingo.

Boris González Arenas, periodista independiente y colaborador de Diario de Cuba, fue arrestado durante la Marcha del Orgullo LGBT el 11 de mayo, en La Habana.
Boris González Arenas, periodista independiente y colaborador de Diario de Cuba, fue arrestado durante la Marcha del Orgullo LGBT el 11 de mayo, en La Habana.

Sin libertad de expresión

De acuerdo con el Comité para la Protección de los Periodistas, Cuba tiene el “clima más restrictivo para la prensa en Las Américas”.

“Un pequeño número de periodistas independientes y blogueros se las arreglan para escribir artículos para portales y blogs o publican tuit. El gobierno rutinariamente bloquea el acceso dentro de cuba a esos portales. En febrero, antes del referendo sobre la nueva Constitución, bloqueó varias páginas de internet que considera críticas del régimen, incluyendo 14ymedio, Tremenda Nota, Cibercuba, Diario de Cuba y Cubanet. Desde entonces, ha continuado bloqueando otras páginas”.

El texto subrayó que “solo una fracción de cubanos” pueden leer páginas de internet y blogs independientes debido al alto costo y limitado acceso a la internet.

“Los periodistas independientes que publican informaciones consideradas críticas del gobierno son rutinariamente sujetos a acosos, violencia, campañas de descrédito, restricciones de viaje, allanamientos en sus casas y oficinas, confiscación de sus materiales y arrestos arbitrarios. A los periodistas se les mantiene detenidos sin comunicación, al igual que a los artistas y académicos que demandan mayores libertades”, precisó el reporte.

Como parte de esos esfuerzos del régimen, el decreto 370/2018 sobre la “informatización de la sociedad” entró en vigor y convirtió en ilegal para los cubanos tener una página web con servidores en un país extranjero. La nueva ley –apuntó el reporte- puede afectar directamente a la mayoría de las páginas de internet independientes y blogs críticos del gobierno. El decreto oficial también prohíbe la diseminación de información “contraria a los intereses sociales, la moral, las buenas maneras y la integridad de las personas”.

El informe también puntualizó que, en abril, el decreto 349 estableció restricciones amplias y vagas sobre las expresiones artísticas, al prohibir actuaciones o cualquier otra expresión artística en lugares públicos o privados sin la expresa autorización del Ministerio de Cultura.

“Aquellos que contraten o hagan pagos a personas por servicios artísticos sin autorización, están sujetos sanciones, como también los artistas. Entre las sanciones están multas, confiscaciones de materiales, cancelación de eventos artísticos y revocación de licencias”, indicó el reporte.

Régimen cubano continúa presionando para que opositor declare en contra del líder de UNPACU
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:53 0:00

Los prisioneros políticos

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, hasta octubre, precisó que el régimen mantiene en cárceles a 109 prisioneros políticos.

El informe de Human Rights Watch subrayó que el gobierno le niega el acceso a las prisiones al grupo. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y la Reconciliación Nacional sospecha –según el reporte- que existen más prisioneros políticos cuyos casos no ha podido documentar.

Human Rights Watch enfatizó que quienes critican al gobierno enfrentan la amenaza de enjuiciamientos y no cuentan con garantías procesales porque las cortes están subordinadas a las ramas ejecutiva y legislativa.

Entre los casos más conocidos de arrestos arbitrarios está el de José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), quien fue detenido en su casa por agentes de la policía. Hasta el momento –precisó el informe-, no se le ha informado sobre cuáles son las acusaciones formales contra él y no ha sido presentado ante un juez.

Un oficial de inmigración chequea el pasaporte de un ciudadano en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana. (REUTERS/Stringer)
Un oficial de inmigración chequea el pasaporte de un ciudadano en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana. (REUTERS/Stringer)

Las restriciones a los viajes

Human Rights Watch subrayó que desde el 2003, muchas personas a las que anteriormente se les había negado el permiso para viajar pudieron hacerlo, incluyendo defensores de los derechos humanos y blogueros independientes, pero las reformas, sin embargo, “dieron al gobierno poderes discrecionales amplios para restringir los viajes sobre la base de ´defensa de la seguridad nacional´ y ´otras razones de interés público´. Las autoridades han continuado negando la salida a personas que expresan opiniones disidentes”.

Las cárceles

Las prisiones están saturadas y los prisioneros son obligados a trabajar 12 horas diarias y castigados si no cumplen las cuotas diarias, según un exprisionero político citado en el informe.

“Los prisioneros no tienen un mecanismo efectivo para quejarse por abusos. Aquellos que critican al gobierno o llevan a cabo huelgas de hambre u otras formas de protesta, con frecuencia terminan en aislamiento solitario, son golpeados, ven restringidas las visitas familiares o se les niega asistencia médica”.

Sin derechos laborales

En otra parte del reporte, Human Rights Watch apuntó que, aunque el gobierno actualizó su Código de Trabajo en 2014, La Habana continúa violando las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo que ha ratificado, en el tema de la libertad de asociación. “Aunque la ley cubana técnicamente permite la formación sindicatos independientes, en la práctica Cuba solo permite los sindicatos controlados por el gobierno: la Central de Trabajadores de Cuba”.

Los defensores de los derechos humanos

En el acápite dedicado al monitoreo de los derechos humanos, el texto advirtió que el régimen se niega a reconocer esa práctica como una actividad legítima y les niega reconocimiento a los grupos de derechos humanos locales.

“Las autoridades gubernamentales han acosado, asaltado y encarcelado a los defensores de los derechos humanos que han tratado de documentar estos abusos”.

El reporte citó el caso de Ricardo Fernández Izaguirre, un defensor de los derechos humanos y periodista, quien fue arrestado después de salir de las oficinas centrales de las Damas de Blanco en La Habana, donde había estado documentando violaciones a los derechos de libertad religiosa. Fue liberado tras nueve días en prisión”.

Un activista LGBTI discute con un policía el sábado 11 de mayo, durante la marcha gay convocada por la sociedad civil.
Un activista LGBTI discute con un policía el sábado 11 de mayo, durante la marcha gay convocada por la sociedad civil.

La comunidad LGBT

El documento de Human Rights Watch precisó que el gobierno cubano decidió retirar del borrador de la nueva Constitución, aprobada en febrero del 2018, lenguaje que hubiera redefinido el concepto de matrimonio para incluir a las parejas del mismo sexo.

En mayo –señaló el informe-, las fuerzas de seguridad arremetieron contra una protesta en La Habana que promovía los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros. Como parte de la arremetida, varios activistas fueron detenidos.

“La protesta, que no estaba autorizada, fue organizada después de que el gobierno anunciara que había cancelado la Marcha del Orgullo Gay del 2019 en Cuba”, afirmó el documento.

Médicos cubanos exigen fin de ley que les impide ver a sus familias en la isla

No Somos Desertores. Tomado de https://nosomosdesertores.com/

La plataforma No somos desertores, que agrupa a profesionales cubanos exiliados, en su mayoría médicos, convocó a un "tuitazo" el miércoles para denunciar lo que ellos consideran el doble discurso del régimen de la isla sobre el tema de la reunificación familiar.

Según los galenos, La Habana se burla de los profesionales que han abandonado sus misiones en el exterior cuando acusa a la administración Trump de "impedir la reunificación familiar" tras poner fin a los vuelos chárter al interior del país.

En realidad, aseguran, es el régimen cubano el que impide el reencuentro de la familia cuando niega la entrada a la isla durante ocho años a los profesionales que decidieron escoger el camino de la libertad y abandonar las misiones en las que trabajaban en el exterior.

La doctora Yesey Poll Zamora, quien abandonó la misión médica del régimen en Venezuela en el 2012, afirmó que el "señor (canciller cubano) Bruno Parrilla está muy afectado por las medidas que tomó la administración Trump con respecto a los vuelos chárter para Cuba", pero que era hora de recordarle que eran los médicos cubanos quienes han sido víctimas de la ley absurda impuesta por el gobierno cubano de negarles la entrada al país durante ocho años, como castigo por haber abandonado sus misiones en el extranjero y ser ahora considerados "desertores".

Zamora añadió que "el señor Bruno se tomó una tacita bastante larga de pesimismo, porque ellos saben perfectamente todo lo que sufrimos nosotros los médicos cubanos que no podemos regresar. (Hay) nietos que no conocen a sus abuelos, no conocen a sus familias en Cuba, precisamente por esa ley absurda que ellos pusieron como medida de escarmiento. Pero es que realmente ese escarmiento no vale porque cada año cada vez más médicos desertaban, decidían ser médicos libres".

La doctora recalcó que "nosotros lo sufrimos diariamente. Si ellos realmente quisieran sentarse a una mesa de diálogo con el exilio, lo primero que tienen que hacer es eliminar, no rebajar, sino quitar la ley (que nos impide regresar al país durante ocho años). Cuando ellos quiten la ley, entonces yo voy a creer que hay un cambio verdadero, que hay un cambio sincero pero, mientras tanto, por favor, que no se rían de nosotros".

Soler pide visa humanitaria para Dama de Blanco en delicado estado de salud

Xiomara Cruz Mirada a la salida el viernes del Hospital Clínico Quirúrgico Dr. Miguel Enríquez

La líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, pidió este domingo a la comunidad internacional que interceda para que la integrante de ese movimiento femenino, Xiomara Cruz Miranda, pueda recibir tratamiento médico fuera de Cuba por su delicado estado de salud.

La semana pasada, la Dirección de Salud del municipio Guanabacoa, donde reside Cruz Miranda, acusó a la opositora de propagación de epidemia, por negarse a ingresar en el hospital pese a un diagnóstico de tuberculosis.

Soler aseguró a Radio Martí que la Dama de Blanco "está en una etapa que no infecta a nadie, que no transmite enfermedad", y se encuentra a la espera del resultado de un análisis que sirva de prueba de que "está curada" de la tuberculosis.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:17 0:00

En septiembre recibió el alta médica del hospital Jurídico de La Habana, debido a que la tuberculosis no estaba activa, según declaraciones de su hija Clara Iznaga. Hace más de medio año batalla por recuperarse tras haber enfermado en prisión y requerir varias hospitalizaciones.

La Dama de Blanco "necesita una atención médica, ya no de los médicos de aquí de Cuba [sino] de especialistas de otro país" que determinen con exactitud "el otro diagnóstico posible" en su caso.

Cruz Miranda requiere "una visa humanitaria", afirmó Soler, quien no confía en el tratamiento que la enferma sigue en Cuba.

"Seguimos buscando [una vía para que pueda] salir del país temporalmente y que sea tratada con médicos que no tengan que ver nada con el régimen cubano o con el Departamento de Seguridad del Estado".

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

Cruz Miranda ingresó en el Hospital Clínico Quirúrgico Miguel Enríquez el pasado 26 de diciembre "con una infección respiratoria" y estuvo hospitalizada durante 15 días. Presentó derrame del líquido pleural, mucha falta de aire y las piernas muy inflamadas", explicó Soler.

El 10 de enero concluyó el tratamiento para la tuberculosis, pero aún presenta retención de líquido en el pulmón izquierdo y fiebre intermitente varias veces al día, añadió. "Está desnutrida, está deprimida inmunológicamente, con una hemoglobina en 9.0 (...). Ahora en su casa vamos a tratar de que se recupere", concluyó Soler.

(Incluye reportes de Paul Rodríguez para Radio Martí)

Cargar más

XS
SM
MD
LG