Enlaces de accesibilidad

Crisis Migratoria

Comerciantes panameños rechazan suspensión de tarjeta de turismo a los cubanos

Zona Libre de Comercio de Colón, en Panamá (Foto: Archivo).

Un grupo de comerciantes panameños protestó el jueves la decisión de su gobierno de cancelar “temporalmente” las tarjetas de turismo que les permitían a los cubanos visitar la nación istmeña sin hacer trámites de visa.

“No se ha detectado que estos turistas [cubanos] vengan a Panamá con miras a establecer su residencia en el país ni a utilizar a Panamá como vía para llegar a los Estados Unidos”, dice un comunicado difundido por la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón.

El Servicio Nacional de Migración de Panamá anunció el miércoles que suspendía la emisión de la tarjeta de turismo --habilitada en octubre de 2018 por el gobierno de Juan Carlos Varela-- mientras revisa los procedimientos de ingreso al país bajo esa categoría.

De acuerdo con la Asociación, diariamente entran a Panamá unos 300 turistas cubanos, que permanecen en el país por un corto período de tres o cuatro días con un presupuesto limitado para comprar mercancías y llevarlas de vuelta a Cuba, lo cual aporta a la economía panameña.

Obstaculizar sus trámites de entrada “afecta todo el comercio en general y a la provincia de Colón” en particular, donde se encuentra la Zona Libre, dijeron los comerciantes en el comunicado.

El Gobierno nacional debe actuar con cautela al respecto, continúa la declaración pública, “ya que una decisión de este tipo nos perjudica como país, al perder a estos turistas que buscarían otros destinos para hacer sus compras y su turismo”.

Al dar a conocer su decisión el miércoles, el Servicio Nacional de Migración de Panamá dijo que las autoridades estaban revisando los procedimientos para la entrada de turistas en el país, pero no dio un plazo al cabo del cual la tarjeta volvería a estar en vigor, ni dijo si la revisión era un paso para cambiar sus requisitos o los precios, o para derogarla.

A un costo de 20 dólares, la tarjeta de turismo podía ser solicitada inicialmente por ciudadanos cubanos que no tuvieran visa estampada en sus pasaportes, y les permitía una estancia de hasta 30 días en Panamá. Los requisitos eran presentar boleto aéreo de ida y vuelta, acreditación de cuentapropista y certificado de artesano, y haber viajado antes a Panamá o a otro país.

Pero el 16 de marzo, el gobierno de Varela emitió el Decreto Ejecutivo 122, según el cual los cubanos debían tener visa estampada para ingresar a Panamá, incluidos aquellos que ya habían logrado visitar el país con la tarjeta de turismo.

Con información de la agencia EFE y redes sociales

Panamá cancela "temporalmente" tarjetas de turismo a cubanos

Autoridades de Panamá interceptaron recientemente a 178 cubanos que permanecían en el país de forma irregular (Servicio Nacional de Migración de Panamá).

El Servicio de Migración de Panamá suspendió la tarjeta de turismo que el gobierno les concedía a los cubanos para viajar allí libremente, sin trámites de visa.

“La emisión de tarjetas de turismo a ciudadanos cubanos fue suspendida temporalmente porque las autoridades migratorias están revisando los procedimientos de ingreso como turista a Panamá”, puede leerse en un breve comunicado que esa oficina gubernamental publicó en su cuenta de Twitter.

La nota oficial añade que las solicitudes de visa de turismo deben hacerse “en el Consulado de Cuba en Panamá con los requisitos y procedimientos que establece la norma”.

La cita es textual, pese a que se supone que el trámite debería hacerse no en el consulado cubano en la nación istmeña, sino en la Embajada de Panamá en La Habana.

El mensaje de Twitter explica también que el Servicio Nacional de Migración “se remite al Procedimiento que establece el Decreto Ley 3 del 22 de febrero de 2008, que autoriza la entrada de turistas a suelo panameño”.

El lunes, la Embajada y Consulado de Panamá en La Habana había informado en su sitio de internet que permanecería cerrada jueves y viernes, 25 y 26 de julio, pero no advertía que en lo adelante se esperaba una suspensión temporal de los permisos especiales.

Hace casi nueve meses, el 29 de octubre de 2018, la Embajada de Panamá en la capital de la isla empezó a otorgar las tarjetas de turismo a cubanos que cumplieran los requisitos mínimos para una estancia de 30 días en aquel país.

A un costo de 20 dólares, el documento les permitía hacer compras en la llamada Zona Libre de Colón, un área libre de impuestos.

Cada solicitante debía demostrar su condición de cuentapropista, ser artesano certificado y presentar pruebas de que ya había viajado a Panamá o a otro país.

Juez de EEUU valora conceder asilo a cubano colaborador de revista gay

Una bandera cubana y una del orgullo gay en un apartamento en La Habana. REUTERS/Tomas Bravo

Un colaborador cubano del Washington Blade, una de las más prestigiosas publicaciones de la comunidad LGBTI de Estados Unidos, que solicitó asilo en Estados Unidos compareció ante un juez de inmigración en Luisiana el martes.

Yariel Valdés González se presentó ante el juez Grady A. Crooks de ese estado donde permanece en custodia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos.

El juez programó una segunda audiencia para el 6 de septiembre para considerar evidencia adicional que respalde el caso de Valdés.

"Estoy feliz", le dijo Valdés al Washington Blade durante una entrevista telefónica después de la audiencia.

Valdés, de 28 años, ingresó a Estados Unidos en marzo a través un puerto de entrada de California y solicitó asilo debido a la persecución que dijo haber sufrido en Cuba porque es periodista.

“Las autoridades cubanas habitualmente hostigan y detienen a periodistas que trabajan para medios de comunicación independientes”, apunta el diario que recuerda el arresto de Maykel González Vivero, editor de Tremenda Nota en 2016, también colaborador de Blade.

“González y su compañero, Carlos Alejandro Rodríguez Martínez, quien es el editor de Tremenda Nota, fueron detenidos en septiembre de 2017 cuando intentaron entrevistar a un funcionario del Partido Comunista de Cuba en la provincia de Villa Clara sobre los preparativos para el huracán Irma”, destaca de Blade.

Además menciona el arresto de Ricardo Fernández y Luz Escobar de 14ymedio.

Guardia Costera repatría a 5 balseros que intentaban llegar a EEUU

La embarcación en la que viajaban los balseros cubanos. (Foto: Guardia Costera)

La Guardia Costera interceptó a cinco migrantes cubanos cuando el pasado viernes navegaban en una pequeña embarcación a unos 55 millas (88 kilómetros) al suroeste de la isla de Marathon, en el extremo sur de Florida, informó este domingo la agencia federal.

La tripulación de un avión de la Guardia Costera localizó el rústico barco con cinco personas a bordo y avisaron a su estación en Islamorada, que ordenó el envió a la zona de una embarcación y un helicóptero.

El buque embarcó a salvo a los cinco balseros, todos cubanos, y destruyó el barco, indicó un portavoz de la Guardia Costera.

Interceptan a cinco balseros en aguas de Florida
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:41 0:00

Tras ser detenidos, los migrantes fueron transferidos a otra embarcación de la Guardia Costera que los repatrió a Cabañas, en Cuba.

Previamente, agentes de la Guardia Costera les habían suministrado alimentos, agua y atención médica básica.

"Aquellos que son interceptados en el mar y que intentan entrar ilegalmente (a Estados Unidos) serán repatriados a su país, de acuerdo con la política de inmigración", dijo Scott Goss, comandante de la Estación Islamorada.

Los cinco cubanos fueron interceptados y deportados a la isla. (Foto: Guardia Costera)
Los cinco cubanos fueron interceptados y deportados a la isla. (Foto: Guardia Costera)

El jefe de los guardacostas en la base de esta agencia en los Cayos de Florida recordó el peligro que entraña el tirarse al mar en este tipo de embarcaciones, pues la condiciones del mar pueden "cambiar en un instante" y pueden ser "implacables" para los botes que se utilizan a menudo para estos viajes.

Unos 384 migrantes cubanos han intentado entrar de manera ilegal a los Estados Unidos por mar en lo que va de año fiscal 2019, que comenzó el 1 de octubre de 2018.

Esta cifra, que incluye el número total de detenciones en el mar en el estrecho de la Florida, Caribe y Atlántico, es algo menor a los 406 migrantes cubanos interceptados en el año fiscal 2018.

En enero de 2017, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, canceló la política "pies secos/pies mojados", decretada en 1995 y mediante la cual los cubanos que tocaban territorio eran favorecidos con la Ley de Ajuste Cubano y podían quedarse en el país e incluso obtener residencia permanente, mientras que los otros eran deportados a la isla.

Poco antes de la eliminación de ese beneficio, en el Estrecho de Florida se registró un inusual arribo de migrantes provenientes del país caribeño, en vista de que muchos anticiparon el fin de "pies secos/pies mojados".

Pero tras la cancelación de la política, el cruce de los llamados "balseros" se redujo notablemente y se volvieron más inusuales.

(Con información de EFE y reporte de Paul Rodríguez para Radio Martí)

Solicitantes de asilo cruzan a EEUU intentando evitar medidas de Trump

Cubanos abrazan a coterráneo en Ciudad Juárez, México, minutos antes de su entrevista de asilo para entrar a EEUU.

Si bien una nueva política dirigida a impedir que casi todos los migrantes en la frontera sur de Estados Unidos puedan optar al asilo propagó el miedo esta semana, quienes hacían fila en las ciudades fronterizas mexicanas encontraron todavía abiertas las puertas, aunque con más retos.

Cuando la política entró en vigor el martes, migrantes en Ciudad Juárez y otros pueblos fronterizos mexicanos se mostraron cautelosamente optimistas: los funcionarios estadounidenses todavía estaban llamando a los migrantes a cruzar el puente hacia Estados Unidos y presentar su solicitud de asilo.

La regla establece que los solicitantes de asilo que viajan a través de un tercer país en su ruta a Estados Unidos primero deben buscar refugio ahí, ignorando reclamos de miles de personas que viajan desde países centroamericanos a través de México en su camino a la frontera estadounidense.

Sin embargo, la última campaña del presidente Donald Trump contra la inmigración antes de su candidatura a la reelección en 2020 no cambia la forma en que los solicitantes de asilo son procesados inicialmente en la frontera, confirmó el miércoles el Departamento de Seguridad Nacional (DSN).

Un oficial de Aduanas y Protección de Fronteras inspecciona los documentos de un migrante hondureño en busca de asilo en EEUU.
Un oficial de Aduanas y Protección de Fronteras inspecciona los documentos de un migrante hondureño en busca de asilo en EEUU.

"Los extranjeros sujetos a la prohibición de asilo en tránsito de terceros países serán procesados a través de los procedimientos existentes", dijo a Reuters una portavoz del DSN que pidió no ser identificada.

A los migrantes se les podrían conceder entrevistas con oficiales de asilo de Estados Unidos o tener audiencias frente a un juez de inmigración, pero el filtro será mucho más estricto para que sus reclamos prosperen.

Grupos de derechos humanos como la Unión Americana de Libertades Civiles han interpuesto demandas para bloquear la medida, señalando que viola las obligaciones de asilo de Estados Unidos y obliga a la gente a permanecer en países peligrosos.

Funcionarios mexicanos llamaron el martes en Ciudad Juárez, fronteriza con Texas, a migrantes en la lista de varios miles de personas que esperan para solicitar asilo. Diez personas cruzaron a Estados Unidos el martes por la mañana y otras 10 lo hicieron por la tarde, dijo el director de derechos humanos de Ciudad Juárez, Rogelio Pinal.

A unos 1,200 kilómetros de ahí, en Tijuana, migrantes en la lista fueron llamados para ser entrevistados en San Diego, California, el martes, según un testigo de Reuters.

"¿Qué me aconsejarías?"

Karina Reyes, una cubana de 34 años, caminaba ansiosa frente a una oficina de inmigración en Ciudad Juárez el martes por la mañana, esperando a ver si finalmente tendría la oportunidad de solicitar asilo.

Su viaje comenzó en octubre, cuando voló de Cuba a Guyana, que ha relajado los requisitos de visado para las personas procedentes de la isla comunista, y poco a poco se dirigió hacia el norte. Cuando llegó a Ciudad Juárez en abril, tuvo que esperar tres meses para solicitar protección en Estados Unidos.

"Después de esperar tanto tiempo, queremos que valga la pena", dijo Reyes entre los tragos que tomaba de Coca-Cola Light, diciendo que había estado demasiado nerviosa para poder dormir la noche anterior.

Minutos después, fue una de las primeras en ser convocada desde Ciudad Juárez a las oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza al otro lado del puente desde que la regla entró en vigor.

Un hombre y su hijo pequeño, procedentes de El Salvador, esperan su turno para presentar su aplicación de asilo.
Un hombre y su hijo pequeño, procedentes de El Salvador, esperan su turno para presentar su aplicación de asilo.

Alrededor de 10,000 personas esperan en ciudades fronterizas mexicanas para solicitar asilo, resultado de una práctica estadounidense denominada "medición" que limita el número de solicitudes de asilo por día en los cruces.

Muchos otros solicitantes cruzan ilegalmente entre los puertos de entrada y se entregan a los funcionarios fronterizos. Las noticias de la nueva política desataron el pánico entre los migrantes. En teoría, se espera que más personas sean deportadas más rápidamente a sus países de origen como resultado de la nueva norma.

El lunes por la noche, en las últimas horas antes de que la nueva política entrara en vigor, algunos migrantes consideraron hacer un intento desesperado de llegar a Estados Unidos.

Un flujo constante de migrantes llegó al puente a Estados Unidos a lo largo de la noche, pensando si debían cruzar como grupo y pedir asilo, dijo Pinal, quien se encontraba en el lugar. Una joven de Cuba le hizo una pregunta que, según él, lo detuvo en seco.

"Si usted fuera mi papá ¿que consejo me daría?", dijo la mujer con lágrimas en los ojos, relató Pinal.

La mujer estaba en una posición difícil. Su esposo había llegado a Estados Unidos antes que ella y no tenía a nadie en México que la ayudara. Pinal dijo que le aconsejó a la mujer que probara suerte en el puente, en lo que podría ser su última oportunidad de presentar una solicitud de asilo.

La mujer siguió su consejo, pero regresó pronto, diciendo que los funcionarios estadounidenses le dijeron que la larga lista de migrantes que esperaban en Ciudad Juárez aún tendría oportunidad de hacer su petición, dijo Pinal.

La mayoría de los 40 a 50 migrantes que Pinal y otros funcionarios asesoraron en el puente tomaron la misma decisión, optando por esperar en México. Como resultado, es probable que enfrenten obstáculos más difíciles.

Aunque Pinal no sabe cómo se desarrollará el proceso, se aseguró de que los funcionarios estadounidenses siguieron la lista el martes. "Eso me da un respiro", dijo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG