Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

Califican de engaño prometida mejoría de SNET en manos del gobierno

Una mujer compra un equipo para conectarse a la red (Foto: AFP/Archivo).

Cuando el gobierno cubano emitió en mayo las resoluciones 98 y 99, básicamente un disfraz legal para desmantelar la red inalámbrica privada SNET (Street Network), el texto publicado en la Gaceta de Cuba no usó esa palabra ni una sola vez, y desde temprano los gamers entendieron muy bien por qué.

Lo que querían era acabar con ellos, dicen.

Hubo protestas, como la que reportó en agosto el diario digital 14yMedio. Las autoridades se mostraron inflexibles. Muchos administradores de redes tuvieron que conectarse a los Joven Club, bajo control del gobierno. Y los resultados se están viendo ahora.

“Yo sabía que no íbamos a poder contar nunca los servidores, yo sabía que nunca íbamos a poder lograr las conexiones; es más de lo mismo”, le dijo a la reportera Ivette Pacheco desde Artemisa Orlando García, que administraba una red privada.

De acuerdo con García, no hay nadie que controle el funcionamiento de los servidores en las instituciones estatales, “y si las cosas no son mías, realmente no me interesan”, comenta.

“¿Quién se va a hacer cargo de eso? ¿El muchachito que se graduó de la UCI [Universidad de las Ciencias Informáticas] y que no tiene ni idea de cómo se lleva un servidor? No, ese muchachito no está para eso”, declaró García.

En medio de las limitaciones impuestas por el gobierno para conseguir acceso a internet, SNET nació aproximadamente en 2001 y fue creciendo hasta conectar --sobre todo en La Habana, pero también en otras ciudades-- a cientos y miles mediante los NanoStation, que con sus modelos M2 y M5 sirven para generar y enlazar redes de wifi.

Así, los cubanos crearon una comunidad digital independiente donde comparten desde chats, juegos y videos, hasta versiones limitadas de Ebay y Craiglist.

A raíz de que el sistema quedó bajo control del gobierno, uno de esos servidores para “chatear” duró cuatro o cinco días, se cayó y nunca lo arreglaron. “Pero sí se hizo lo que querían hacer: destruirnos a nosotros”, manifiesta García.

Desde Mayabeque, otro administrador de SNET, Alberto Páez, también conversó con la reportera Ivette Pacheco. “Fue una cosa hecha así, ya, por coger y decir: “Esto es mío” y ya, sin tener recursos, sin tener nada”, comentó Páez.

De acuerdo con Cubadebate, sin embargo, el traspaso de SNET a manos de los Joven Club y de ETECSA se dio a las mil maravillas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:52 0:00

“Joven Club y redes privadas se interconectan en Cuba: ‘Nos beneficiamos todos”, es el título de un reportaje publicado por el sitio oficialista tres meses después de la entrada en vigor de las resoluciones 98 y 99.

“Todas las personas naturales que tengan su licencia pueden conectarse a los Joven Club”, declaró entonces a Cubadebate Pablo Julio Plá Feria, funcionario del Ministerio de Comunicaciones. “Este servicio irá creciendo a partir del aumento de la infraestructura en todas las provincias. En total suman más de 600 instituciones, de las cuales 270 tienen acceso a la fibra óptica”.

Opciones ofrecidas por los Joven Club como La Mochila, equivalente inalámbrico del Paquete, funcionan bien, de acuerdo con algunos.

“Pero no se puede casi ni jugar, que es lo esencial de las SNET”, le dijo Páez a Ivette Pacheco. “Todo ha sido un engaño. Hay muchos que están conectados y están disfrutando de algo [que hicieron] la gente de la SNET, pero no está funcionando bien. Funciona unos días, se cae, y hay miles que estamos desconectados”.

"Soy la regulada número 200": Impiden salida del país a periodista cubana

Periodista independiente Camila Acosta fue "regulada".

La periodista independiente Camila Acosta denunció a través de su cuenta de Facebook que fue “regulada” por el régimen cubano.

Acosta se dirigía a Argentina a realizar un viaje de estudios cuando en el Aeropuerto Internacional de La Habana José Martí agentes de Seguridad del Estado le dijeron que no podía salir del país.

“Soy la regulada número 200. Comienzan las consecuencias de las que me advirtieron los represores”, escribió en su cuenta de Facebook.

Acosta aseguró en redes sociales que su maleta llegó a ser facturada por la aerolínea, pero fue en Inmigración donde recibió la noticia de que sobre ella pesa una prohibición de salida de Cuba.

El jueves pasado, Acosta denunció en las redes sociales que autoridades del régimen cubano confiscaron algunos artículos personales cuando regresó a la isla después de un viaje a Estados Unidos por considerarlos “propaganda subversiva”.

Hasta el 1 de noviembre, el Instituto Patmos calculaba que existían 199 ciudadanos regulados, condición que les impide salir de la isla. Con lo sucedido a Acosta, el número subió a 200.

Confiscan por "subversivos" artículos personales de periodista en Cuba

La periodista independiente Camila Acosta durante su viaje a Washington DC. (Facebook)

La periodista independiente Camila Acosta denunció a través de su cuenta de Facebook la confiscación de algunos artículos personales que las autoridades llamaron de “propaganda subversiva” a su arribo al país procedente de Estados Unidos.

Acosta relató que al llegar en la mañana del miércoles al Aeropuerto Internacional de La Habana José Martí la estaban esperando varios agentes de la Seguridad del Estado.

"Me pidieron el pasaporte y me dijeron que era una inspección de rutina", pero la inspección pronto se convirtió en un interrogatorio.

Los agentes cuestionaron a la periodista sobre su familia, trabajo y motivo del viaje a Estados Unidos. "Al quedar bien clara mi postura como periodista independiente y disidente me preguntaron si conocía a los opositores Nancy Alfaya, Jorge Olivera, Marthadela Tamayo, Osvaldo Navarro Veloz y Angel Santiesteban-Prats".

A su respuesta afirmativa, uno de los oficiales le espetó: "Pues diles que te expliquen las consecuencias de hacer lo que tú haces", y luego siguió la consabida frase "esto no es una amenaza", explicó Acosta.

Momento en que confiscan artículos de la periodista Camila Acosta.
Momento en que confiscan artículos de la periodista Camila Acosta.

La periodista explicó en el post que "esas cinco personas son reconocidos activistas de derechos humanos, artistas, escritores y periodistas" que han sido "reprimidos, torturados, secuestrados, amenazados y encarcelados".

"Esas son las consecuencias de las que me alerta este agente represor que pesarán sobre mí por ejercer la libre expresión, la libre opinión, por denunciar a la dictadura y defender los derechos humanos y la libertad de mi patria", subrayó Acosta.

Al finalizar el interrogatorio, Acosta denunció que dos mujeres de la Aduana “hicieron una revisión minuciosa de todas mis pertenencias e incluso tomaron fotografías de mis notas en una agenda”.

El resultado de este último registro terminó con la confiscación de varios artículos personales calificados como “propaganda subversiva”.

Acosta añade que las autoridades le explicaron que "los libros, folletos y una gorra con el nombre de Plantados" de la reciente película del director cubano en el exilio, Lilo Vilaplana, eran considerados material anti revolucionario.

"La película de Lilo Vilaplana constituye un homenaje a los presos políticos cubanos que se enfrentaron al régimen en la década del 60 y que fueron asesinados o condenados a décadas de cárcel", dijo Acosta.

Después de conocerse la denuncia pública de la periodista, Vilaplana se pronunció en sus redes sociales. "Gorra de PLANTADOS atemoriza a la dictadura castrista".

A lo que respondió el escritor Santiesteban-Prats en su perfil de Facebook, “Dicen que ahora mi gorra anda de rifa por el departamento 21”.

"Carta de los Siete" exige a gobernantes cubanos respeto a libertades fundamentales

Manifestantes piden respeto a la libertad de expresión. (Archivo)

Un grupo de intelectuales y artistas cubanos exigieron en una carta abierta a los gobernantes de la isla que respeten las libertades fundamentales de sus ciudadanos.

Bajo el título de "Carta de los Siete", la misiva escrita y firmada entre agosto y octubre de 2019 está dirigida al presidente designado Miguel Díaz-Canel y al exgobernante y jefe del Partido Comunista Raúl Castro.

Los firmantes reclaman que se respete la libertad de expresión en la isla, el fin de la "regulación" o prohibición de salida del país por motivos políticos, al asedio a la prensa independiente, y que el estado no sea dueño exclusivo de la educación.

Tres de los firmantes residen fuera de la isla: la periodista Yaiset Rodríguez, residente en EEUU; Alberto Garrido, residente en República Dominicana y ganador del Premio Casa de las Américas, y el escritor y periodista Amir Valle, quien desde Berlín conversó sobre el tema con Radio Martí.

Intelectuales reclaman respeto a libertad de expresión en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:51 0:00

"El origen de la carta es la preocupación que teníamos un grupo de personas con el cierre de las libertades religiosas, específicamente en el caso de las religiones protestantes en Cuba", dijo Valle.

La carta recuerda el caso del pastor Ramón Rigal y a su esposa, Ayda Expósito, presos por educar a sus hijos en casa, a partir de una situación de acoso escolar y por no desear que fueran adoctrinados por la ideología del régimen en las escuelas estatales.

En la misiva, los formantes piden "el fin de las agresiones contra la familia Rigal-Expósito, la libertad para escoger la educación que los padres cubanos deseen para sus hijos, así como la descentralización de la enseñanza en Cuba a todos los niveles".

Valle explica que "todo eso coincidió con la represión a intelectuales" como el escritor Jorge Ángel Pérez, Luis Manuel Otero Alcántara, el cierre de teatros y la prohibición de exposiciones en sus propias casas a algunos artistas independientes.

También pide terminar con la política de "regulados" que impide la salida del país a disidentes, periodistas y activistas de derechos humanos.

"Exigimos el levantamiento de esa medida, violatoria de las libertades individuales, a todos los ciudadanos cubanos a quienes se les aplique por razones políticas", subraya el documento.

La carta exige al Estado cubano que "en la práctica y no solo en la letra, debe respetar, garantizar y proteger la libertad de pensamiento, conciencia y expresión, y reconocer a los ciudadanos, instituciones no estatales y asociaciones la libertad de prensa, tal como lo indica la Declaración de los Derechos Humanos de la cual Cuba es firmante y fundadora desde 1948".

Amir Valle atribuye el protagonismo de esta carta a quienes la han firmado desde Cuba: el escritor y periodista de Diario de Cuba, Yoe Suárez; el escritor tunero Sacramento José Acebo, el conferencista y psicólogo Antonio Lorenzo, y el realizador Carlos Jesús Martínez.

"Dirigirle una carta directamente a Raúl y a Diaz Canel viviendo en la isla, uno sabe todo lo que podría ocasionarles", sentenció el escritor cubano.

Cargar más

José Daniel Ferrer

XS
SM
MD
LG