Enlaces de accesibilidad

Constitución

ETECSA viola la Constitución y sus propios contratos cuando sigue órdenes de la policía política

Un cubano se conecta a internet desde su celular en un punto WIFI de La Habana.

Abogados cubanos denunciaron este jueves las violaciones de contrato y constitucionales en las que incurre ETECSA cuando interrumpe el servicio de sus clientes por órdenes de la policía política.

"Como acostumbran a hacer, cortaron mi teléfono y el de mi esposa, y cuando fui a quejarme a ETECSA, la persona presente en la oficina puso mi número en la computadora y el teléfono milagrosamente resucitó", dijo a Radio Martí el abogado Alberto Méndez Castelló, desde Puerto Padre, en Las Tunas.

Denuncian violaciones de ETECSA cuando censura a clientes
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00

Méndez Castelló explicó que el artículo 57 de la Constitución vigente protege las comunicaciones, e igualmente lo hace la nueva Carta Magna en su artículo 50. "Es un derecho constitucional", afirmó.

El abogado añadió que el artículo 289 del Código Penal cubano, sanciona a este proceder de los funcionarios de la policía política.

Código Penal de Cuba

Artículo 289. 1. El que, sin estar autorizado, abra carta, telegrama,
despacho o cualquier correspondencia perteneciente a otro, es sancionado con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas.

2. En igual sanción incurre el que, sin estar autorizado, viola el secreto de las comunicaciones telefónicas.

3. Si el delito se comete por un funcionario o empleado público, con abuso de su cargo, la sanción es de privación de libertad de seis meses a dos años o multa de doscientas a quinientas cuotas.

Desde Guantánamo, el también abogado Roberto Jesús Quiñones Haces informó que entre las violaciones de ETECSA se incluyen el corte del servicio y el acceso a sus correos electrónicos privados, lo que vulnera la ley y el contrato de servicio firmando con los clientes.

"Las violaciones son numerosas. Hay un contrato de servicio donde ETECSA se compromete a garantizar la calidad del servicio a los clientes", señaló el letrado.

"Ningún estado tiene el derecho de penetrar, de conocer -si no es por una orden judicial, y debidamente fundamentada- las comunicaciones, porque forman parte de la vida privada de las personas", subrayó.

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A declara en su portal de internet que su misión es "brindar servicios de telecomunicaciones que satisfagan las necesidades de los clientes y la población".

En enero de este año, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid, pidió la intervención del Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Privacidad, Joseph Cannataci, a propósito de “las acciones ilegales que violan el derecho a la privacidad e inviolabilidad de las comunicaciones” en Cuba.

(Con reporte de Tomás Cardoso para Radio Martí)

Referendo: los cubanos se enfrascaron en un debate político

Después del referendo constitucional del 24F. (Foto: Osmel Betancourt)

El ensayista cubano Carlos Manuel Álvarez comentó en el diario The New York Times que el régimen castrista, tras convocar el referendo constitucional, no pudo prever que los cubanos iban a enfrascarse en un debate político que terminó en casi dos millones y medio de votos negativos.

De acuerdo con Álvarez, la doctrina de la burbuja totalitaria siempre ha mantenido a los cubanos en un letargo y una apatía que esta vez se rompieron.

A diferencia de los que volvieron a decir que SI, los protagonistas del NO son un grupo muy heterogéneo, beligerante y diverso, visiblemente rico en contradicciones, escribe el autor.

Y añade que muchos llegaron a esa conclusión por vías muy diferentes, en un ensayo del escenario democrático que Cuba debería permitirse.

La nueva constitución vulnera los derechos civiles y políticos de los cubanos

Una miembro de las Damas de Blanco es arrestada en una calle de La Habana por manifestarse pacíficamente. (Archivo)

El artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos -en adelante PDCP- establece que todos los pueblos tienen derecho de libre determinación.

Aunque el artículo 3 de la nueva Constitución cubana afirma que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, el artículo 4 establece que el sistema socialista es irrevocable, una imposición extendida a las futuras generaciones de cubanos. En tales condiciones no puede hablarse de libre determinación ni de soberanía.

El artículo 2 del PDCP afirma que los derechos reconocidos en él deben ser garantizados a todos los ciudadanos sin discriminación alguna, pero la carta magna, en su artículo 42, no incluye la discriminación política como lesiva a la dignidad humana, por tanto, el principio de igualdad es vulnerado, pues los cubanos que no respaldan la ideología impuesta ni el sistema de partido único son discriminados y no pueden establecer un recurso jurídico efectivo contra eso.

El artículo 7 del PDCP establece que ninguna persona será sometida a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Tiene su semejante en el artículo 51 de la Constitución, pero a escasos días del referendo continúa violándose, algo demostrado con la represión, detenciones arbitrarias y malos tratos sufridos por los opositores pacíficos y periodistas independientes.

En cuanto a la libertad y seguridad de cada persona, regulados en el artículo 7 del PDCP, aparece en el 46 de la Constitución, pero también se viola cotidianamente, pues aquí se detiene y sanciona arbitrariamente a quienes disienten públicamente de la ideología comunista. Igualmente se viola el artículo 10 del PDCP, pues los procesados no están separados de los condenados.

El artículo 12 del PDCP reconoce la libertad de movimiento de los ciudadanos en el interior y hacia el exterior del país. La Constitución lo regula en el artículo 52, pero ese derecho se viola sistemáticamente, pues los disidentes son limitados en su ejercicio, acción ejecutada por el castrismo sin apoyo legal en su ordenamiento jurídico, mientras muchos cubanos no pueden entrar al país por razones ideológicas.

El principio de igualdad ante la administración de justicia -artículo 14 del PDCP- está relacionado con los artículos 42, 46, 92 y 94 (a) de la Constitución. Es vulnerado por las razones expuestas anteriormente. Añado que en Cuba los tribunales no son independientes ni imparciales, tampoco están sometidos al control del pueblo ni son elegidos por él.

El artículo 17 del PDCP establece que nadie será objeto de injerencias arbitrarias e ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación. Se relaciona con los artículos 46, 48,49 y 50 de la Constitución, pero la policía política cubanas lo viola, pues efectúa registros domiciliarios ilegales, ocupa bienes que contienen información personal sin amparo legal y no entrega acta de su ocupación. En el caso de los opositores y periodistas independientes, no son devueltos, sin que conste un pronunciamiento judicial que ampare la ocupación, amén de que esas personas son objeto de calumnias en los medios oficiales.

El artículo 18 del PDCP, acerca de la libertad de pensamiento, conciencia y religión, tiene semejanzas con el 15 y el 54 de la Constitución, pero su ejercicio está limitado en Cuba porque no se permite que los padres escojan la educación de sus hijos, un derecho humano violado sistemáticamente. pues el Estado controla absolutamente el sistema educacional para ejercer su influencia ideológica sobre los niños, adolescentes y jóvenes. Tampoco se permite a ninguna religión poseer medios de comunicación, ni mecanismos que faciliten su interrelación con el pueblo.

El artículo 19 del PDCP afirma que nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones. Carece de equivalente en la Constitución cubana si tenemos en cuenta que incluye el derecho a la libertad de expresión y el de poder buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, por cualquier forma. Se viola constantemente en Cuba, donde la represión que sufren por esta causa muchos cubanos está harto demostrada.

El derecho de reunión pacífica -artículo 21 del PDCP- tiene semejanza con el artículo 56 de la Constitución, pero en este se establece que debe ejercitarse con fines lícitos, sin que se precisen cuáles son estos. Si tenemos en cuenta que el artículo 4 de la carta magna incita a la violencia contra quienes defienden un proyecto político diferente al impuesto por los comunistas, es obvio que este artículo sólo beneficia a las organizaciones sociales y de masas reconocidas por el Estado-Partido, y que se les subordinan, nunca a la verdadera sociedad civil. El mismo razonamiento puede aplicarse con respecto a los derechos de asociación pacífica -artículo 22 del PDCP- y manifestación, relacionados con el 56 de la Constitución.

Y si el artículo 23 del PDCP proclama que la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y el Estado y tiene derecho a su protección, en la nueva Constitución se pretende descolocar el papel que la familia ha tenido y tiene dentro de la cultura cubana. Puede afirmarse que ha sido precisamente la familia la institución más atacada y que más intromisiones estatales ha recibido en estos sesenta años de dictadura. La consecuencia inobjetable de esos ataques es la crisis de valores y eclosión de vulgaridad presentes en Cuba, algo que no ha podido contrarrestar el Estado a pesar del monopolio que ejerce sobre la educación y los medios.

Por último, el artículo 25 del PDCP, referido al derecho de los ciudadanos a participar en la dirección del país, tiene presencia formal en el mencionado artículo 3 de la Constitución, porque los únicos cubanos que pueden ejercitarlo son los que apoyan al régimen. Los demás quedan excluidos, pues los cargos públicos están controlados por el Partido Comunista.

Por vivir en un sistema totalitario, los cubanos no participamos en elecciones auténticas, de ahí que este derecho civil y político no se ejercita en Cuba, en igualdad de condiciones, por todos los ciudadanos.

Pompeo: “Nadie debe dejarse engañar” por el voto de la Constitución en Cuba

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. (Archivo)

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, rechazó el martes el referendo en Cuba sobre una nueva constitución que reafirma el papel central del socialismo, calificándolo de "teatro político" administrado por etapas en lugar de un voto democrático.

"Nadie debe dejarse engañar por este ejercicio, que logra poco más que perpetuar el pretexto de la dictadura de partido único del régimen", dijo Pompeo en un comunicado.

"Todo el proceso ha estado marcado por un teatro político cuidadosamente administrado y la represión del debate público", subrayó.

Pompeo añadió que la nueva constitución reafirma "el papel del Partido Comunista como el único partido político legal y decreta al sistema socialista "irrevocable", bloqueando la posibilidad de una reforma económica desesperadamente necesaria".

El documento, dijo el canciller estadounidense, "tampoco garantiza al pueblo cubano sus libertades fundamentales".

Pompeo denunció a Cuba por la detención de manifestantes antes de la votación.

"Mientras que el régimen cubano proclama que la votación del domingo fue democrática, las fuerzas del orden hostigaron y detuvieron a docenas de observadores y manifestantes pacíficos, confiscándoles sus teléfonos y otros dispositivos", dijo.

"Condenamos enérgicamente estos intentos de silenciar las protestas pacíficas, que muestran que los líderes de Cuba temen al pueblo cubano", agregó Pompeo.

Según cifras oficiales, más del 86 por ciento de los votantes en el referendo del domingo aprobaron una reforma constitucional que consolida el papel del socialismo en la isla. El régimen dijo que el 9% votó por el NO.

El referendo se produce en momentos en que Estados Unidos aumenta la presión sobre el régimen comunista, con Pompeo estudiando si se debe permitir a los exiliados cubanos demandar en los tribunales de Estados Unidos por las propiedades confiscadas.

A continuación, el texto completo de la declaración del secretario Pompeo:

El llamado referéndum en Cuba

El 24 de febrero, el régimen comunista de Cuba realizó lo que llamó un "referéndum nacional" sobre las revisiones a la Constitución. Nadie debe dejarse engañar por esta maniobra, que no logra más que perpetuar el pretexto para un régimen de dictadura de partido único. Todo el proceso se ha caracterizado por un teatro político cuidadosamente orquestado y la represión del debate público.

La nueva Constitución reafirma el papel del Partido Comunista como el único partido político legal y decreta que el sistema socialista es "irrevocable", bloqueando así la posibilidad de las tan desesperadamente necesarias reformas económicas . Este documento tampoco garantiza las libertades fundamentales de los cubanos.

Mientras que el régimen cubano proclama que la votación del domingo fue democrática, las fuerzas del orden hostigaron y detuvieron a docenas de observadores y manifestantes pacíficos, confiscándoles sus teléfonos y otros dispositivos. A comienzos de este mes, más de 120 activistas habían iniciado una huelga de hambre para enviarle un mensaje al régimen de que los cubanos rechazan estas tácticas opresoras. Condenamos enérgicamente estos intentos de silenciar protestas pacíficas, lo cual demuestra que los líderes cubanos le temen a su propio pueblo.

Los Estados Unidos continúan apoyando a los cubanos que han sufrido durante 60 años el fracasado sistema político y mal manejo económico de la Revolución. Estamos convencidos de que la historia está del lado del valiente pueblo cubano, y que este hemisferio es una región donde debe imperar por sobre todo la democracia, la libertad y la dignidad del ser humano. Instamos a las democracias del mundo a que se unan al pueblo cubano y su llamado pacífico a realizar reformas democráticas.

(Con información de AFP y del Departamento de Estado)

Amenazan a estudiante en Camagüey por negarse a cuidar urnas electorales

Dos estudiantes de secundaria custodian una urna electoral y hacen saludo militar a los votantes. (Archivo)

Miembros de la comunidad hebrea de Camagüey que decidieron no participar en el referendo constitucional celebrado el pasado domingo en la isla están siendo hostigados por el régimen cubano, según informó a Radio Martí el padre de una de las víctimas de acoso.

Reinaldo Basulto Caballero,dijo que su hija, estudiante de noveno grado en la secundaria Javier de La Vega, la amenazaron con impedir que pueda estudiar en el futuro una carrera universitaria por no cuidar las urnas durante la votación.

Basulto Caballero dijo a Radio Martí que una señora identificada como Sarah Lidia Díaz, una exmilitar que se desempeña como profesora guía en la secundaria, amenazó a la menor de 14 años con impedir que pueda estudiar Licenciatura en inglés en la universidad, "porque la Educación tiene que ser acorde a los principios de la Revolución".

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:33 0:00

Agregó que él y su esposa son maestros y fueron separados del Ministerio de Educación por sus creencias religiosas.

Las denuncias de expulsiones de centros de trabajo y el abuso infantil pueden ser presentadas al Representante Especial para las Libertades de Religión y Creencias de Naciones Unidas.

Cargar más

XS
SM
MD
LG