Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Alberto Cortez y la muerte de Fidel Castro

Alberto Cortez (1940-2019). Foto tomada de www.albertocortez.com

El 28 de noviembre de 2016, Orlando González Esteva recibió un correo electrónico de su amigo Alberto Cortez, el compositor y cantante argentino, donde se refería a la muerte reciente de Fidel Castro.

En este programa transmitido por Radio Martí, donde se rinde homenaje al artista recién fallecido, el escritor cubano lee ese correo hasta ahora inédito, evoca los primeros capítulos de la amistad de ambos, disecciona el enorme talento de Cortez como autor e intérprete, inserta algunas de sus grabaciones y recuerda cómo a lo largo de cuatro décadas, Cuba fue un tema recurrente en sus conversaciones y frecuentes diálogos epistolares con el artista, a quien admiró profundamente, con quien departió en Miami, México y Madrid, y a quien se propuso demostrarle, desde muy temprano, la verdadera magnitud del daño que el dictador cubano había infligido a su país y su gente.

"Entre Nosotros", el programa de Orlando González Esteva, se transmite de lunes a viernes de 11 a.m. a 12.

Expropiación a familia Arechabala emerge en obra teatral en Miami

Vanessa García (Izq.), escritora de la obra "Amparo", junto a Roberto Ramírez, ejecutivo de la firma Bacardí y Paola Arechabala, miembro de la segunda generación de la familia Arechabala. Archivo, 2018.

La obra teatral de inmersión "Amparo", que se estrena este viernes en Miami, somete de nuevo al exilio cubano al dolor de haberlo perdido todo en la isla, pero con un propósito "mayor de sanación" y de exponer "la verdad" que ha sido "borrada", explicaron a Efe sus creadoras.

La pieza relata el "robo" de la empresa cubana Havana Club de la familia Arechabala tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959 a través de una experiencia en la que la audiencia puede saborear el ron, bailar en el entonces selecto Club Naútico, oler la melaza y hasta aguantar los gritos de los soldados de la revolución cuando se disponen a expropiar los bienes.

Se trata de "una mezcla muy fuerte" para los cubanos y otros exiliados en Miami, reconocen a Efe la libretista, Vanessa García, y la directora, Victoria Collado.

"Para nosotros es muy importante que esto sea un proceso de sanación para la comunidad cubana, para el exilio y para cualquiera que ha estado en búsqueda de refugio, de amparo", manifestó la autora de la obra.

Explicó que los isleños todavía tienen muchos "traumas" que han pasado de una generación a otra y que esas emociones han sido evidentes durante las funciones previas al estreno de la obra, que recoge los relatos de Amparo Arichabala, quien aún vive y enfrentó con su esposo, Ramón, la expropiación de Havana Club.

"El dolor que estamos pidiendo cuando llegan a la obra es muy grande, pero es para algo más grande, es sanación", subrayó la libretista sobre esta producción de The Broadway Factor que permite a una veintena de actores interactuar con 75 espectadores en cada función.

Collado agregó que "la única forma que se puede sanar y abrir las llagas del pasado es hablar del problema", al señalar que muchos de los cubanos llegaron a EE.UU. para olvidarlo todo.

Tanto García, de 40 años, como Collado, de 29, coinciden además en la idea de "destapar" una historia "borrada" para nuevas generaciones de cubanos.

La primera reconoció que pese a un doctorado que hizo basado en Cuba, desconocía la historia de los Arechabala, creadores del ron Havana Club en 1935 y cuya receta y derechos transfirieron tras la confiscación a otra familia cubana, los Bacardí, que lo producen en Puerto Rico.

"Ha hecho un muy buen trabajo el gobierno cubano en contar una parte de la historia, la que borra a los Arechabala y siento una responsabilidad profunda contar esa historia a la gente no la conoce", expresó García.

Ambas creadoras se mostraron complacidas de poder "exponer la historia con todas las verdades" para que los cubanos y demás espectadores "saquen sus propias conclusiones".

En ese sentido, rehusaron hablar sobre la actual posibilidad de presentar demandas en Estados Unidos por bienes expropiados en Cuba, que depende de la habilitación del Título III de la Ley Helms Burton de 1996, que actualmente y, por primera vez, está siendo explorada por el gobierno de Donald Trump.

"Dar nuestra opinión puede hasta causar más problema. Lo más importante es exponer todos los lados y dejar que la gente pueda hacer sus opiniones basada de eso", manifestó Collado.

El fin, enfatizó, es que conozcan "el pasado de todas esas compañías, pero que también se eduquen del futuro de Cuba".

Hay entre 200.000 y 300.000 quejas de cubano-estadounidenses que alegan propiedad de bienes y empresas confiscadas como los terrenos
del aeropuerto internacional Jose Martí de La Habana, cultivos azucareros y aseguradoras, entre muchos otros, según el abogado Nicolás Gutiérrez, presidente de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba en Miami.

"La historia habla por sí misma, y creo que el arte es muy poderoso", indicó García, que como la directora de la obra y los 23 actores, 4 músicos y 2 bailarines que conforman el elenco, son cubanos o de origen cubano.
Collado precisó que esta obra está además dirigida a todas las generaciones de cubanos para unirlas.

"A la generación mayor que vivió todo eso y que sienten que no los están escuchando y para la generación nueva, que sientan de verdad qué fue lo que pasaron nuestros padres, nuestro abuelos, es conectar a las generaciones, que no se dividan".

García además enfatizó que es una historia "universal" que "se extiende a "todo el mundo que ha perdido su patria, su casa, su manera de vivir por muchos años, los venezolanos...".

"Estamos viviendo en un siglo en el que los refugiados están por
todas partes", lamentó.

[Con reporte e informaciones de la Agencia EFE]

PEN de escritores cubanos en el exilio se solidariza con artistas censurados en Cuba

Luis Manuel Otero Alcántara, artista independiente y promotor de eventos alternativos a la Bienal de La Habana. (FACEBOOK).

El PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio hizo circular un mensaje de solidaridad con los artistas que son censurados en Cuba a propósito de la XIII Bienal de La Habana, que comenzó este jueves y se extenderá por un mes hasta el 12 de mayo.

“Una vez más pedimos solidaridad y comprensión para los artistas y creadores cubanos que, dentro y fuera de la Isla, sufren el embate de la censura y represión policial”, indicó en un mensaje el escritor José A. Albertini por la directiva del Pen.

El jueves en la tarde el artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara, promotor de la campaña No Al 349, que buscaba revocar ese decreto gubernamental, fue detenido por las autoridades en La Habana cuando se disponía a realizar un performance en su barrio de San Isidro.

Otero pretendía realizar una carrera entre sus vecinos y que estos portaran la bandera de Estados Unidos en un tramo de 66 metros. La pieza es una franca alusión al cubano Daniel Llorente “El hombre de la bandera”, que el 1ro de Mayo de 2017 salió con la enseña nacional estadounidense en medio de la celebración oficial en la Plaza Cívica “José Martí” (Plaza de la Revolución).

Otero coordina el evento independiente Bienal de La Habana sin 349,y fue detenido y llevado a paradero desconocido, denunciaron varios activistas y artistas en sus cuentas en redes sociales.

Michel Matos, otro de los promotores por el #NoAl349, escribió en su cuenta de Facebook: “(…) Al parecer... continúan vigente los términos de “diversionismo ideológico” y la censura para con las artes, la cultura y la libertad de expresión deviene en senda represión. En esta publicación, solamente se muestran las detenciones, la obra en sí, es decir, la carrera con la bandera corresponde publicarla al artista, pues es su obra propia”.

En uno de los videos tomados desde un piso en alto se observan jóvenes y adolescentes haciendo la carrera, y al regresar, en medio de los vecinos expectantes, dos patrullas policiales llegan a detenerlos.

El miércoles las autoridades cubanas impidieron la entrada a la isla a la artista promotora cultural cubanoamericana Coco Fusco.

La artista denunció en sus redes el hecho: “Los funcionarios de inmigración en el aeropuerto no dan razones para mi inminente expulsión. Estoy segura de que esto se debe a mis escritos sobre el arte y la política cultural de Cuba, y mi apoyo al movimiento liderado por artistas en Cuba contra el Decreto 349”.

En entrevista para Radio Martí, ya con la negativa del régimen castrista, Fusco explicó que los funcionarios de la Aduana le negaron los argumentos: “Dicen: ‘nosotros no tenemos información, pero usted no puede entrar’”.

El PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio ha preparado un compendio de informaciones publicadas en las que se denuncia la represión a los artistas cubanos. La comunicación es compartida también con los directivos del Pen Internacional, Carles Torner y Jennifer Clement.

[Con información del PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio, Radio Televisión Martí y Redes Sociales].

“Las señoritas de Avignon", pieza fundamental del Arte en el Siglo XX

Las señoritas de Avignon, de Pablo Picasso, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Se ha dado a conocer recientemente lo que todos los estudiosos de arte siempre han sabido: “Las señoritas de Avignon", de Pablo Picasso (Málaga,1881-1973), es el cuadro fundador del arte vanguardista del siglo XX, con el que el pintor dio inicio al cubismo en 1906.

Dicho esto, se puede añadir que hay muchas más obras, pero tal vez no tan famosas como la de Picasso.

No se puede soslayar que la pintura en cuestión, que retrata a un grupo de prostitutas de ese barrio, se pintó en un momento excepcional en el que el artista español entró en la escena pictórica de principios del siglo veinte a manera de respuesta a las obras quizás demasiado felices que pintaba el francés Henri Matisse, con sus conocidas obras entre sus seguidores, los llamados Fauves.

Hay que recordar que la denominación Fauves, (fieras, traducido al español), como bien nos recuerda Mario de Michelli en su libro titulado “Las Vanguardias Artísticas del Siglo Veinte”, vino de un crítico de arte francés que al entrar a una exposición de estos pintores (con colores explosivos, que querían quemar las academias de pintura con sus rojos bermellones y sus azules cobaltos), y ver estas novedosas obras al lado de pintores y escultores clásicos, exclamó: “Donatello entre las fieras”.

Un crítico e historiador de arte ha enfatizado que se puede pensar que “Las señoritas…” están pintadas contra Matisse. Eran los dos grandes artistas, aunque eso sí, Picasso era más poético, más invasor de todos los géneros, así lo demostró a lo largo de su obra que estaba por venir, y Matisse era más alegre, con pinturas exultantes de felicidad, como “La Danza” y “La Música”.

Por supuesto que en ese momento no se sabía o no se había establecido qué era la primera pintura vanguardista, ya que como decía el poeta mexicano Octavio Paz, el artista o el hombre que vivió en la Edad Media no sabía que pertenecía a esa etapa de la humanidad. El nombre o la clasificación epocal vino después por parte de los historiadores.

Sin embargo, después de su creación, Picasso decidió retirarlo y depositarlo en la casa de un amigo durante un tiempo hasta que "comenzó a hablarse" de la existencia de la obra.

Durante ese proceso Picasso "se encerró" y vio "todo lo que pudo", prestó atención especial al arte africano, sus máscaras, a las que analizó y encontró una relación con el arte ibero.

Los bocetos quedaron registrados en siete cuadernos de los pasos uno tras otro de cómo se va a representar la obra, en los que en su opinión existen "datos fundamentales" sobre esta obra -como entre otros- el nombre de Avignon, una calle de Barcelona en la que existía un prostíbulo frecuentado por artistas, así como la inclusión de elementos españoles.

La pieza consiguió su popularidad gracias a la crítica del escritor y poeta André Bretón, (creador del Surrealismo, con dos manifiestos artísticos y literarios en su haber), quien calificó la pintura como la figura "más relevante" del momento y quien elaboró la tesis de que es el cuadro "más importante" de la época.

(Redactado por Roberto Bermúdez, con información de EFE)

Cuba declara inadmisible a reconocida artista estadounidense

Coco Fusco (tomado de cocofusco.com).

A pocas horas de la inauguración de la edición XIII de la Bienal de La Habana, las autoridades cubanas detuvieron a la reconocida artista y académica cubanoamericana Coco Fusco en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, donde fue declarada "inadmisible".

Fusco, reconocida en 2018 como una de las 51 figuras más influyentes en el mundo del Arte, dijo a Radio Martí que al indagar sobre las causas de su expulsión las autoridades dijeron no tener información, simplemente se limitaron a decir “usted no puede entrar”.

Luego llegó un hombre uniformado de Imigración y Extranjería y dijo que entre los pasajeros había una inadmisible, relató a Radio Martí la artista cuyo trabajo ha sido respaldado por importantes becas como Cintas 2014, Guggenheim Foundation 2013 y Fulbright 2013, entre otras.

Escalada represiva contra la libertad artística a días de la Bienal
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:35 0:00

La prestigiosa publicación ArtForum denunció la detención de la autora de Movidas peligrosas: políticas y performance en Cuba (Tate Publishing, 2015) como "el último episodio en la represión de la libertad artística en Cuba".

Coco Fusco detenida en el Aeropuerto Internacional José Martí. Foto tomada de Facebook Coco Fusco.
Coco Fusco detenida en el Aeropuerto Internacional José Martí. Foto tomada de Facebook Coco Fusco.


Durante su detención en La Habana, la creadora escribió una fuerte denuncia en la que reconoce que esta medida se debe a su activismo contra la censura artística en Cuba.

"Me parece trágico que un gobierno hostigue a sus artistas y silencie sus debates sobre su cultura para impresionar a los visitantes con la falsa impresión de que el único arte en Cuba es lo que el estado quiere mostrar. El estado cuenta con una recepción favorable de los visitantes que saben poco y que permanecerán en los autobuses turísticos y sus corrales de arte. También cuenta con la complicidad de los artistas que permanecen en silencio para ser promovidos por el estado. Se benefician de escépticos que creen que las intervenciones políticas son realizadas por artistas que carecen de formas mejores (es decir, más artísticas) de obtener atención", escribió.

INADMISIBLE

Actualmente estoy sentada en el área de inmigración del Aeropuerto José Martí en La Habana. Me han negado la entrada a Cuba por segunda vez en el último año. Escuché que uno de los funcionarios de inmigración se refirió a mí como "inadmisible". No soy una planta viva, un queso, un narcótico o una publicación pornográfica, pero el acto de expresar opiniones críticas sobre las medidas represivas contra los artistas me convierte en una materia prohibida en Cuba.

No soy la primera o la última intelectual con estrechos vínculos con Cuba que ha sido castigada de esta manera por expresar mis opiniones y abogar por una mayor libertad de expresión en Cuba. El fenómeno se ha convertido en una triste rutina.

Los funcionarios de inmigración en el aeropuerto no dan razones para mi inminente expulsión. Estoy segura de que esto se debe a mis escritos sobre el arte y la política cultural de Cuba, y mi apoyo al movimiento liderado por artistas en Cuba contra el Decreto 349. Me parece trágico que un gobierno hostigue a sus artistas y silencie sus debates sobre su cultura para impresionar a los visitantes con la falsa impresión de que el único arte en Cuba es lo que el estado quiere mostrar. El estado cuenta con una recepción favorable de los visitantes que saben poco y que permanecerán en los autobuses turísticos y sus corrales de arte. También cuenta con la complicidad de los artistas que permanecen en silencio para ser promovidos por el estado. Se benefician de escépticos que creen que las intervenciones políticas son realizadas por artistas que carecen de formas mejores (es decir, más artísticas) de obtener atención.

Muchos ciudadanos cubanos creen que no tienen otra opción que optar por el silencio porque hablar de este tema significa la muerte social. La forma en que los extranjeros racionalizan su silencio es una historia muy complicada, en la que el apoyo inquebrantable a la revolución cubana funciona como una especie de antiamericanismo chic para los intelectuales trotamundos que no han sufrido la experiencia de tener sus vidas vueltas al revés por la seguridad del Estado.

Aquellos que sugieren que cada bienal es selectivo y que Cuba no es diferente, están evadiendo el verdadero problema. ¿Desde cuándo las bienales en otros países detienen a artistas que abren sus estudios o organizan eventos paralelos? ¿Desde cuándo los museos detienen a los artistas que protestan por sus prácticas? ¿Desde cuándo está bien amenazar a los extranjeros que se presentan a un evento artístico producido de forma independiente con la deportación? Cuba es ciertamente diferente de muchos otros países en su dura represión de la crítica y el activismo cultural y la leyenda de su educación gratuita no la justifica. También es diferente en que la cultura es el último producto valioso para la exportación y el blanqueo de su imagen que le queda al estado. Si los artistas pueden determinar el valor estético, el gobierno perderá la última joya de su corona.

Me molesta que se necesiten decapitaciones, lapidaciones y largas penas de prisión para que la mayoría de las personas en el mundo del arte proteste por la censura y la represión de los artistas. La violencia no es reducible a la agresión física. La creatividad, la imaginación y la esperanza mueren lentamente en un país donde se criminaliza cualquier expresión de disidencia. Una bienal cada pocos años no detiene ese deterioro.

[Con información de redes sociales y reportaje de Yolanda Huerga de Radio Martí]

Cargar más

XS
SM
MD
LG