Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

En busca de la obra que Castro prometió construir con el dinero de Carpentier

Alejo Carpentier y Fidel Castro

En el 112 aniversario del natalicio de Alejo Carpentier, la pregunta es, qué hizo Fidel Castro con el dinero del Premio Cervantes "donado generosamente" por el autor de El siglo de las luces.

El diario Granma conmemora este lunes 26 de diciembre el 112 aniversario del nacimiento de Alejo Carpentier, 26 de diciembre de 1904, publicando una carta del ex dictador Fidel Castro al escritor porque este había “donado a la revolución” el monto del Premio Miguel de Cervantes de 1978.

El periódico de los comunistas cubanos califica de hermoso el gesto del afrancesado escritor cubano pero de “igualmente hermosa y ejemplar la carta que le escribiera Fidel a nombre del Partido y de nuestro pueblo a Alejo, primer latinoamericano en obtener tan alto galardón de las letras españolas y una de las figuras cimeras de la cultura universal”.

Bien, palabrería aparte, tenemos que el Granma recuerda a uno de los más importantes escritores isleños no con un homenaje o reseña medular sobre el significado de su extensa y compleja obra, sino con la carta que se digna dirigirle el finado Fidel por la donación del monto del Cervantes a la revolución, es decir, al mismo Fidel.

Castro asegura en su misiva que “no será fácil para nosotros escoger la obra a la cual dediquemos el elevado importe de su donación. Muchas cosas se nos ocurren; un campamento, o palacio de pioneros, un hospital, una escuela. Tal vez, al fin y al cabo lo dediquemos a una institución más directamente vinculada con el arte, algo que recuerde su gesto, aunque su obra escrita y su conducta perdurarán más que ningún otro símbolo”.

Quizá no sería fácil para Castro decidir donde metería el billete, aunque lo dudo, pero algo si es seguro: de haberlo empleado en una escuela, hospital o institución cultural el Granma no se hubiese ahorrado el mencionarlo y alabarlo como fehaciente prueba de que el finado cumplía lo que prometía y era escrupuloso con el dinero donado.

La carta fechada en Ciudad de La Habana, el 3 de mayo de 1978, empieza con el apelativo de Compañero Alejo Carpentier, lo que, es de imaginar, no sería precisamente halagüeño para el escritor, no sólo porque la palabra compañero viene a proletarizar y colectivizar a alguien cuyo oficio es esencialmente elitista y solitario, nada solidario, sino por la índole misma de quien de un plumazo, casi un tajazo, lo hace camarada, quiere decir, de su misma camada.

La relación de Castro con los escritores ha sido compleja no ya por la censura a la libre expresión de las ideas impuesta por su régimen desde 1959, sino por un problema personal en que pervive la intención de rebajar al letrado, de valorarlo menos por el mérito de su escritura que por su destreza al hacer de bufón en su corte. Así, en Cuba se popularizó, obviamente por órdenes suyas, aquel pedestre poema de Nicolás Guillén, buen poeta y mejor bufón, que empezaba con el verso “Te lo prometió Martí y Fidel te lo cumplió”. Bueno, ya se sabe, el que cumple es siempre superior al que promete. Martí, el escritor, hace promesas, mientras Castro, el dios, las hace realidad.

Hay una anécdota, apócrifa o no pero contada por Castro y corroborada por García Márquez, ocurrida en 1948 en el malhadado Bogotazo que viene a reafirmar la idea anterior.

“Yo llegué a un parque y vi a un individuo dando palos, golpes, tratando de romper una máquina de escribir, y lo vi tan angustiado y pasando tanto trabajo para romperla, que le dije: Espérate, no te desesperes, dame acá, y agarré la máquina y la tiré hacia arriba, fue lo que se me ocurrió para ayudar a aquel hombre”.

Es lo que presuntamente, ya en pleno apogeo de su poder dictatorial, Castro contó a Gabriel García Márquez. Los dos habían estado aquel nueve de abril de 1948 durante los violentos acontecimientos de Bogotá. Después Castro pregunta de repente al autor de Cien años de soledad: “Y tú, ¿dónde estabas cuando El Bogotazo?”. “Yo era aquel hombre de la máquina de escribir”, le contestó humildemente el Nobel colombiano al dictador cubano.

Un escritor que rompe una máquina de escribir puede ser lo mismo un maldito que un payaso. Pero si el escritor ni siquiera puede romperla y termina siendo ayudado por otro, que ni siquiera es escritor sino revoltoso que un día deviene dictador, la acción se aclara y sabemos que de maldito, nada. Ya sabemos, el que rompe es siempre superior al que procura romper. García Márquez, el escritor, quiere romper, mientras Castro, el dios, rompe sin más.

La relación de Castro fue más fácil y cercana con el colombiano García Marqués que con el cubano Carpentier. Más allá de las categorías del bufón y del escritor, está la categoría ideológica, muchas veces definiendo cuánto de escritor y cuánto de payaso puede darse en un autor determinado. Y es que Carpentier no era mucho de lo que aparentó, de lo que se esperaría de alguien que llegó a ser ministro consejero de la embajada del régimen cubano en París.

Poseía el escritor una visión de la historia, o al menos es lo que se percibe en su obra narrativa, que no encaja ciertamente dentro de los estrechos márgenes de un régimen marxista porque en esa obra los hacedores de la historia no vienen a ser los miembros del proletariado, sino del lumpen-proletariado, o mejor dicho, los miembros de la gran familia de los pícaros de este mundo. Una visión donde los movimientos sociales y revolucionarios de la humanidad no la conducirían hacia unos avances tangibles en temas de felicidad y libertades, sino más bien hacia un deterioro de la felicidad y las libertades.

De suerte que en El siglo de las luces, una de sus novelas más destacadas, leemos: “Luciendo todos los distintivos de la Autoridad, inmóvil, pétreo, con la mano derecha apoyada en los montantes de la Máquina, Víctor Hugues se había transformado, repentinamente, en una Alegoría. Con la Libertad, llegaba la primera guillotina al Nuevo Mundo”.

Respecto al siglo XVIII, considerado el del racionalismo y el revolucionarismo por excelencia, Carpentier mismo declaró “... el Siglo de las Luces, que se ha dado como el ejemplo de la cordura, del pensamiento filosófico” (...) “es uno de los siglos más sangrientos –economía basada en la esclavitud, represiones, castigos, hechicerías, matanzas de protestantes, etc.— que se ha visto en la historia”. En El reino de este mundo, 1949, novela donde el escritor perfila su estilo de lo Real Maravilloso, vemos como la revolución de los haitianos, tras expulsar a los franceses de su territorio, finalmente se ha hecho nada menos que para consolidar otra dictadura, folclórica y carnavalesca es cierto, pero tanto o más cruel que la anterior, una revolución que ha erigido como nuevo rey al antiguo rebelde, Henri Christophe, déspota que identifica, confunde su corte de maravillas con el país.

A Fidel Castro y a su policía del pensamiento no escaparía el significativo detalle de que la novela El reino de este mundo no sería ya tanto un reflejo de la pasada realidad de Haití como un reflejo adelantado, videncia del auténtico escritor, de la Cuba posterior a 1959.

Jóvenes cubanos podrán participar en beca musical de EEUU

Los aspirantes deben tener entre 19 a 35 años de edad, y pueden llenar su solicitud en el sitio digital OneBeat, a partir del próximo 9 de enero, según un mensaje en Facebook de la Embajada de EEUU en La Habana.

Los jóvenes cubanos podrán participar en 2017 en la quinta edición del programa musical de becas, OneBeat, convocada cada año por el Buró de Educación y Asuntos Culturales del Departamento de Estado estadounidense.

Los aspirantes a estas becas deben tener entre 19 a 35 años de edad y podrán presentar su solicitud en el sitio digital OneBeat, a partir del próximo 9 de enero, según un mensaje de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, en su página de Facebook.

El programa, de un mes de duración, ofrece a los becados la oportunidad de colaborar con músicos de todo el mundo, grabar y actuar, al tiempo que apoyará el desarrollo de proyectos musicales.

OneBeat es una iniciativa pionera en la diplomacia cultural que desarrolla una red internacional de innovadores sociales y tecnológicos del mundo musical.

Con información de la Embajada de EEUU en Cuba y OneBeat.com

Pintora cubana cuenta cómo sobrevivió a la falta de censura

Milena Martínez Pedrosa, pintora cubana. Foto: Luis F. Rojas.

La artista Milena Martínez Pedrosa, de 45 años, se exilió en Estados Unidos en 1995. Explicó a Martí Noticias que desde desde entonces debió recolocarse en un contexto sin censuras y donde la libertad de expresión no hay que conquistarla.

A Milena Martínez, una pintora cubana-americana que emigró a Estados Unidos en 1995, le tomó años entender que la censura y los límites a la libertad de expresión habían quedado atrás.

En entrevista con Martí Noticias, la artista contó cómo debió reinventarse en el contexto de Miami, donde el conflicto con el poder ya no sería más un incentivo para crear.

“Llegar aquí fue un cambio radical, sobre todo para mí que me nutría tanto de la situación cubana. Aquí la visión te confunde, al quitarte la censura te quedas un poco perdido porque estamos acostumbrados a batallar con aquella cosa y al no tenerla, sientes que te falta el contrincante”, explicó rodeada de su más reciente colección “Manos de la obra”.

“Mi arte es mucho de conflicto y el conflicto se alejó cuando emigré”, admitió.

Entrevista con la artista de la plástica Milena Martínez Pedroso
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:06 0:00

Graduada del Instituto Superior de Arte (ISA), Martínez dijo que muchos artistas de la isla “se nutren” de la censura, de lo que está prohibido y de la conflictiva relación que establecen con los censores, con los que deciden qué obra se expone o no.

“Una vez que estoy aquí es encontrar cuál es el conflicto mío, porque yo sigo pensando igual y en ese momento es encontrar un nuevo camino de expresión y toma un tiempo”, explicó.

La prensa, las manos y la censura

“Manos de la obra”, que acaba de presentar en Art Basel Miami, no es una obra hiperrealista, dice la artista. Busca centrar la atención en la reacción humana y para ello utiliza el poder comunicativo de las manos que se “rebelan” a la prensa.

"¿A dónde tú crees que vas?", obra de Milena Martínez Pedrosa.
"¿A dónde tú crees que vas?", obra de Milena Martínez Pedrosa.

"'Manos de la obra' está tratando de manipular la estética oficialista. En la academia nos enseñan el realismo socialista, donde el individuo es parte de la propaganda", dijo.

"En mi obra elegí las manos para rebelarse contra la propaganda, que es la prensa en el contexto cubano", agregó.

Una de sus obras, titulada "¿A dónde tú crees que vas?", busca mostrar "la tensión que existe cuando hay puntos de vista diferentes, cuando cada uno está halando para distintos sitios, aunque hay quien ve que se están ayudando".

“Y es que la censura ignora las manos y las manos son tremendamente expresivas. Hay infinidad de manos, de gestos de las manos que son libres, las manos son libres y las manos son la parte del cuerpo que yo he escogido para revelarse de la propaganda en la cual ellos fueron creados”, expresó.

Censurada en Cuba

Como algo alejado en el tiempo, esta artista de 45 años recuerda que cierta vez fue censurada en Cuba.

“Yo tenía un cuadro que era un viejito con barbas, blanquito en canas, que remendaba guayaberas (…) tenía toda una colección de guayaberas remendadas, y me dijeron ‘tú sabes que no puedes poner eso’ y yo decía por qué’ y me decían: ‘tú sabes a quién se parece’”, dijo riéndose.

“Ahí dije, entonces está funcionando. Moverse en ese mundo delicado es muy divertido”, explicó.

Consultada acerca de si volvería a exponer en Cuba respondió: “No lo he intentado pero no me importaría hacerlo. No pretendo cambiar nada, soy la misma persona, no tengo ninguna posición diferente de la que yo tenía”, dijo.

¿Cómo percibes el futuro de Cuba?

“Siempre tengo ilusiones, no creo que pueda ser peor, pienso que a la larga todo termine mejorando, esto es un momento de muchas esperanzas”, concluyó.

Su obra será expuesta entre el 21 y el 24 de abril próximo en Artexpo en Nueva York 2017. Parte de su colección viajará a Vancouver, Canadá, donde tendrá representación en Michael Miller Galleries.

Convocan Premio de Poesía Dulce María Loynaz 2017

Dulce Maria Loynaz.

Podrán participar en esta convocatoria todos los poetas cubanos residentes en Cuba o fuera de la Isla.

El Club de Escritores Independientes de Cuba (CEIC), Neo Club Ediciones y el proyecto conjunto Vista-Puente de Letras convocan al Premio de Poesía Dulce María Loynaz 2017, que se regirá por las siguientes bases:

1- Podrán participar en esta convocatoria todos los poetas cubanos residentes en Cuba o fuera de la Isla, sean miembros o no del CEIC.

2- Sólo se podrá presentar una obra por autor, que tendrá que ser original e inédita, quedando excluidas aquellas que hayan sido premiadas en cualquier otro certamen. La extensión mínima será de 500 versos, y la temática libre.

3- El original irá firmado con el nombre del autor, haciendo constar en un documento aparte el nombre completo, dirección, teléfono, correo electrónico y currículo.

4- Las obras se presentarán obligatoriamente por correo electrónico, en formato Word, en tamaño DIN/A4, redactadas por una sola cara y a doble espacio. Se adjuntarán dos anexos en el mismo correo: uno para el poemario, que deberá ir identificado con el título de la obra, y otro, con los datos señalados en el punto 3º de estas bases, que estará identificado con el título de la obra y el nombre del autor. Tendrán que ser remitidas a la dirección: info@puentealavista.org.

5- Las obras presentadas al concurso no podrán estar comprometidas para publicaciones ni participación en otro certamen.

6- Los autores de las obras serán comunicados de su participación en el concurso a través de su correo electrónico.

7- Se otorgarán dos premios, uno a un poeta residente en Cuba y otro a un poeta cubano residente fuera de Cuba. El Premio en metálico de 500 dólares será único e indivisible en ambos casos e implicará, además, la publicación de la obra por Neo Club Ediciones, y 10 ejemplares gratuitos.

8- El plazo de admisión comienza desde el anuncio de esta convocatoria hasta el 15 de marzo de 2017. Los resultados se darán a conocer en el verano de ese mismo año.

9- El jurado que analizará las obras en concurso estará integrado por escritores, críticos literarios y editores cubanos radicados en la Isla y el exterior. Tras anunciarse los dos ganadores, se dará a conocer su integración.

10- El jurado podrá interpretar las bases. Cualquier cuestión no prevista en las mismas será resuelta por los convocantes. El hecho de participar implica la total aceptación de estas bases.

Zoé Valdés: "celebré, continúo celebrando y celebraré mientras viva la muerte de Fidel Castro"

La autora cubana exiliada en París, Zoé Valdés. Foto de Yanitzia Canetti.

Y por si fuera poco, “ya empecé a celebrar la muerte de Raúl Castro, que llegará en breve", reafirmó la autora de "La noche al revés".

La laureada escritora cubana exiliada en París Zoé Valdés, de visita en Miami y en el contexto de las presentaciones de su más reciente libro La noche al revés ( Stella Maris), dijo en exclusiva a Martí Noticias que desde que recibió la noticia de la muerte de Fidel Castro “no he parado de festejar; continúo celebrando y celebraré mientras viva”.

La autora del ensayo novelado La ficción Fidel confesó: “ya empecé a celebrar la muerte de Raúl Castro, que llegará en breve. Yo estoy muy feliz con que se haya ido al infierno el tirano que le destruyó la vida a mis padres, a mis hermanos, y a tantos cubanos. Espero que esté en los quintos infiernos, pudriéndose, porque quemado ya está”.

Ante la pregunta de que si ella estima que el finalmente finado Fidel hizo un arma poderosa de la cotidianidad como un infierno en la isla, la autora contesta que “Castro consiguió convertir una isla maravillosa en una isla inmunda. Pero esa familia todo lo que toca lo destroza. Hay que sacar a esa familia de Cuba, lo más pronto posible, y enviarlos a todos a Galicia, a Italia, donde la hija de Raúl Castro tiene a su familia política. Ahora, eso sí, estamos muy solos en tamaña empresa, nadie nos oye, nadie nos apoya. Sin embargo yo sigo soñando y deseando el fin de esa gentuza. Su entera desaparición”.

La escritora confirma que su obra La noche al revés aborda lo más terrible del comunismo que no sería tanto el espanto como ese espanto sin final que le caracteriza, esa cotidianidad degradada, de gris con pespuntes negros como muy bien ve con su innata sapiencia el cubano de la calle.

Y añade “que en este libro he tratado la manera en que el comunismo se ensaña velada y lentamente con las mujeres y con las madres en particular: Aunque en mi libro estas mujeres no son precisamente de las peores tratadas, pero yo quería hablar de esas mujeres que no se distinguen por una heroicidad en particular, sino por su resistencia callada, silenciosa, y que hacen de la espera un arma defensiva y salvadora”.

Ante la interrogante de si están conectados de alguna manera sus libros La nada cotidiana y La noche al revés, la ganadora del premio Azorín de Novela 2013 dijo que, sí, “claro, casi todos mis libros se entrelazan. Algunos personajes reaparecen y se reencuentran o conocen a otros que conocieron a otros que los conocieron a ellos. En este libro, la protagonista de la segunda historia, Un amor griego, le escribe una carta a Yocandra, la protagonista de La nada cotidiana, para contarle cómo está criando y educando a su hijo ella sola, en otra provincia, lejos de la persecución de su padre comunista. Las historias también se conectan debido al contexto, el contexto social es la represión diaria bajo la dinastía castrocomunista, la falta de libertad para educar a los hijos, el miedo a pensar y a hablar, la soledad, la inmensa y apabullante soledad”.

Zoé Valdés ha sido finalista del Premio Planeta con "Te dí la vida entera" y se ha alzado, entre otros, con los premios Liberaturpreiss (Fráncfort del Meno), por "La nada cotidiana", Chevalier Orden de las Artes y las Letras (Francia), Fernando Lara de Novela, por Lobas de mar, y Ciudad de Torrevieja y Carbet des Lycéens, por La eternidad del instante.

Cargar más

XS
SM
MD
LG