Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

AI, Capítulo 19 y IWPR exigen la libertad de Roberto Quiñones

Régimen cubano mantiene a periodistas independientes en prisión

El gobierno comunista cubano debe poner en libertad de forma inmediata e incondicional al preso de conciencia y periodista independiente cubano, Roberto Quiñones Haces, exigieron este miércoles las organizaciones ARTICLE 19, el Institute for War and Peace Reporting, IWPR, y Amnistía Internacional.

Quiñones, de 63 años, fue juzgado en 2019 y condenado a un año de prisión por “resistencia” y “desobediencia”, como consecuencia del ejercicio de su labor como periodista independiente.

“La condena de Roberto Quiñones no sólo es un ejemplo más de cómo opera la censura a periodistas independientes en Cuba, sino que busca generar miedo entre quienes defienden la libertad de expresión en el país y pone el riesgo el derecho de las personas a buscar y recibir información libremente. Reiteramos que ninguna persona periodista debería tener que decidir entre el silencio o la cárcel, y exigimos la liberación inmediata e incondicional de Roberto Quiñones”, declararon las organizaciones.

En abril de 2019, Quiñones reportaba para el diario digital Cubanet News los pormenores de un juicio que se llevaba a cabo en el Tribunal Municipal de Guantánamo, que se le seguía a una pareja de pastores evangélicos que decidió educar a sus hijos en su casa. Según el periodista, la Policía Nacional lo detuvo y lo golpeó. Como resultado, presentó una queja formal contra los policías.

Roberto Quiñones también alega que fue detenido arbitrariamente en ocasiones anteriores, ya en 2015.

En agosto de 2019, Roberto Quiñones fue declarado culpable de “resistencia” y “desobediencia” y condenado a un año de prisión. El 23 de agosto, un tribunal de apelación confirmó su condena, sin concederle una nueva audiencia oral.

El 11 de septiembre de 2019, Roberto Quiñones fue arrestado en Cienfuegos, Cuba y ha permanecido en prisión desde entonces.

Por décadas, Amnistía Internacional ha documentado cómo las disposiciones del Código Penal cubano, como la "resistencia" y la "desobediencia", han sido utilizadas para sofocar la libertad de expresión en Cuba. El encarcelamiento de Roberto Quiñones es otro ejemplo de una política de antigua data que ha continuado bajo la administración del designado dictador Miguel Díaz-Canel.

Vea todas las noticias de hoy

Eligen a los “Siete Magníficos del periodismo cubano" en 2020

Editorial "Boca de Lobo". (Facebook)

La editorial independiente Boca de Lobo dio a conocer su encuesta "Los Siete Magníficos del periodismo cubano", que busca impulsar lo más notable del quehacer informativo en 2020.

“Desde hace cuatro años, la plataforma Boca de Lobo convoca a esta encuesta a la que hemos llamado ‘Los Siete Magníficos del periodismo cubano’ o ‘Los Siete magníficos’ simplemente, donde invitamos a periodistas, editores, directores de medios, tanto estatales como no estatales, a elegir los mejores trabajos del año sobre asuntos relevantes para la sociedad cubana”, explicó su director, Yoe Suárez, a Radio Televisión Martí.

Encuesta de "Boca de Lobo" elige los mejores trabajos del periodismo cubano en 2020
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00

“Este período, hubo gran diversidad de temas, todos producidos pormedios no estatales”, destacó.

Suárez agregó que en pasadas ediciones han sido nominados periodistas oficialistas: “admitimos, de forma libérrima, este tipo de selecciones”.

Para hacer su elección, los encuestados se apoyaron en tres parámetros fundamentales: la calidad narrativa y estilística, el enfoque novedoso de un suceso o contenido y la exhaustividad de la investigación.

Los Siete Magníficos del periodismo cubano distinguidos en 2020 son:

  • "Cómo ser periodista independiente y no morir en el intento (I y II)", de Camila Acosta, nominado por el periodista y escritor Manuel Vázquez Portal.
  • "Caibarién, la aldaba oxidada del turismo", de Laura Rodríguez Fuentes, votado por Yoaxis Marcheco, reportera de Radio Viva 24.
  • "Por un puñado de dólares", de Carlos Lechuga, escogido por Luis Enrique Perdomo, editor de la web CubaTrendings.
  • "Puja y pare tú sola: los peligros de un país sin partos humanizados", de Claudia Padrón Cueto escogido por la periodista Yaiset Rodríguez.
  • "Coronavirus, dengue y represión: las tres plagas de Cuba", de Yoe Suárez, propuesto por la periodista de Radio Televisión Martí, Karen Caballero.
  • "El largo camino hacia una ley que proteja a las mujeres en Cuba", de la redacción de YucaByte, sugerido por la editora de ADNCuba, Yaima Pardo.
  • "Hoteles y lujo en La Habana, una variante de apartheid construida por los militares", un mapa reportaje de Osmel Almaguer, referido por Boca de Lobo.

Publicaciones denigradas por el régimen de Cuba resultan finalistas del Premio Gabo

Cynthia de la Cantera. Tomado de Instagram @musarannita

Varios periodistas cubanos quedaron entre los 40 nominados al Premio Gabo 2020 por artículos publicados en medios fuertemente atacados por el régimen en su campaña de descrédito contra la prensa independiente desplegada en las últimas semanas.

En la categoría Texto destaca la crónica “Argelia Fellove es una dura”, publicada en El Estornudo, por Abraham Jiménez Enoa, que aborda la vida de "una mujer, negra, lesbiana y pobre, que logró revertir su marginalidad y tornarla un bien social desde el transformismo masculino en Cuba".

Y el reportaje “El otro precio del níquel”, publicado en YucaByte de Cuba, que investiga "el impacto de la producción de sulfuro de níquel más cobalto en las vidas de los habitantes de un municipio de la provincia de Holguín, en Cuba".

La investigación de Cynthia de la Cantera y Alberto C. Toppin publicada en octubre de 2019 por razones de seguridad mantuvo anónima la identidad de las personas entrevistadas.

Recientemente el diario oficialista Granma, del Partido Comunista de Cuba, y el noticiero de televisión nacional mencionó a El Estornudo y Yucabyte como publicaciones digitales contrarrevolucionarias.

"Un entramado de medios de comunicación que intenta legitimar en Cuba la visión hegemónica estadounidense sobre democracia y libertad que con su estrategia anexionista intoxican constantemente las redes sociales con informaciones tergiversadas sobre casi todo lo que ocurre en la Isla", indicó el diario.

Abraham Jiménez Enoa. Tomado de Instagram @jimenezenoa •
Abraham Jiménez Enoa. Tomado de Instagram @jimenezenoa •


En el caso de Jiménez Enoa, quien en sus columnas para The Washington Post revela la verdadera naturaleza totalitaria del régimen cubano, ha sido detenido, vigilado e interrogado en numerosas ocasiones por la Seguridad del Estado.

El periodista ha sido respaldado por prestigiosas organizaciones internacionales como el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) y el Pen Internacional de escritores.

El Premio Gabo reconoció con anterioridad a la periodista cubana Mónica Baró Sánchez, por un reportaje donde denuncia la irresponsabilidad de las autoridades cubanas en un caso de contaminación por plomo en un barrio del municipio San Miguel del Padrón, en La Habana.

Su reportaje "La sangre nunca fue amarilla" fue publicado en la revista digital Periodismo de Barrio en febrero de 2019.

Continúa “regulado” el periodista Nelson Alvarez Mairata

El youtuber LGBTI cubano Nelson Julio Alvarez Mairata (imagen de Instagram) no puede salir del país porque el gobierno se lo prohíbe.

El periodista, youtuber y colaborador de ADN Cuba, Nelson Alvarez Mairata, informó en su cuenta de Facebook que continúa regulado, o en otras palabras, con prohibición de salida del país, desde el 2 de diciembre del 2019.

“Acabo de salir de una Oficina de Migración, donde me reafirmaron que sigo teniendo la prohibición de salida del país, popularmente conocida como <<regulación>>”, escribió Alvarez Mairata, quien ha sido acosado por el régimen por más de un año después de ser obligado a cerrar su canal de YouTube.

El youtuber recordó que se enteró de esta prohibición justo cuando se disponía a viajar al exterior a un taller periodístico. “Supe de esta prohibición de salida del país el 2 de diciembre del 2019 en el Aeropuerto José Martí, cuando pretendía viajar a Colombia para participar en un taller de periodismo de investigación”.

“Denuncio la arbitrariedad de esta medida que el gobierno sin justificación legal impone contra los ciudadanos cubanos por motivos de opinión política, artística y en mi caso, por ejercer el derecho a la libertad de expresión y prensa”, escribió Alvarez.

Alvarez aseguró que el régimen cubano con estas acciones solo demuestra la represión, arbitrariedad y el abuso de poder. “Incluso, demuestran lo inservible de la Constitución cubana cuando el artículo 52 dice que, las personas tienen libertad de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio nacional, cambiar de domicilio o residencia, sin más limitaciones que las establecidas por la ley", denunció el periodista.

FDHC denuncia intención del régimen de reinstalar “Telón de acero” informativo en 2021

Juan Antonio Blanco, presidente de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, en conferencia de Prensa ofrecida en la FHRC (Miami, 26 de abril de 2018).

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) denuncia en un comunicado que el propósito de “la nueva campaña de descrédito contra los periodistas independientes cubanos es dejar caer una cortina de hierro informativa sobre la población”.

De acuerdo con el comunicado de la FDHC, quienes gobiernan en la isla están preparando el terreno para, a partir de restarle credibilidad a quienes se dedican a informar sobre la realidad, instaurar el cerco de desinformación que existió en Cuba antes de que se admitieran el acceso a Internet y a los teléfonos celulares de los ciudadanos “de a pie”.

Según FDHC, la manera en que el Estado ha volcado todo su poder totalitario contra el grupo de ciudadanos “sin otro escudo que su credibilidad”, demuestra, ni más ni menos, que al "asesinar su reputación, confiscar celulares, laptops y propiedades” manifiestan la intención de “desterrarlos dentro de su propio país, impedir que salgan a la calle”.

En el comunicado, FDHC cita el caso del escritor y periodista independiente Roberto Quiñones Haces, quien fuera sentenciado a un año de privación de libertad y advierte que, con el resto de los periodistas independientes el régimenpretende hacer lo mismo: “detenerlos, interrogarlos, encarcelarlos, y otras canalladas”.

“Si recibir dinero de una fuente exterior” apunta el FDHC, “equivale a ser mercenario, deben poner en prisión a parte del gobierno, comenzando por Mariela Castro Espín” y agrega que “sus instituciones y falsas ONGs han recibido muy generosos financiamientos de fuentes extranjeras”.

En el comunicado, la FDHC cita como “algunas de las fuentes” que subvencionan las organización representadas por Mariela Castro Espín a la Fundación Ford, la Open Society, Christopher Reynolds, la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI) la Academia Británica […] así como los millones de euros que han sido canalizados por las agencias de cooperación de diversos países europeos”, agrega.

“Aún así”, finaliza el comunicado, “se sienten derrotados. Sin borrar del mapa a estos valientes heraldos de la información no se sienten capaces de ganar la desigual competencia que hoy sostienen con ellos” porque, de acuerdo con la FDHC, “Sus voceros no actúan como periodistas sino como propagandistas” y añade que “Los que están apresurados por aniquilar son hoy los genuinos representantes del periodismo cubano bajo el totalitarismo. No lo lograrán”, afirma.

Periodistas cubanos responden a campaña de descalificación del régimen: "Vamos a ver quién se cansa primero”.

Yoani Sánchez, directora de 14ymedio. Foto Archivo

El régimen cubano recurrió, nuevamente, al ultraje, a través de sus órganos de difusión. Esta vez contra los periodistas independientes.

En su tradicional soliloquio contra los opositores, un reportaje divulgado por el Noticiero Nacional de Televisión descontextualizó declaraciones de comunicadores y los acusó de mercenarios al servicio de Estados Unidos.

“El periodismo independiente es defendible por sí mismo”, afirmó a Radio Televisión Martí, la reportera de Cubanet, Camila Acosta. “La prensa independiente se impone porque informa, denuncia, dedica su trabajo a mostrar las condiciones de los cubanos”.

Reportaje de Yolanda Huerga
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:41 0:00

Los medios estatales están desarrollando toda una operación de odio, de descrédito, expresó Acosta: “Esos medios que esconden los verdaderos problemas en Cuba, que no vienen del exterior, no vienen motivados por financiamiento externo; son internos y se deben a la ineficacia del sistema político y, ha sido la prensa independiente la que ha visibilizado esa realidad”, recalcó.

Abraham Jiménez Enoa, colaborador del diario estadounidense The Washington Post, dijo en su cuenta de Twitter:

"La televisión cubana ha tomado imágenes mías de un interrogatorio (forzoso, agresivo e inconstitucional) y las ha sacado de contexto en un obsceno reportajillo sobre la prensa independiente en Cuba. Eso no me mueve el piso", aseguró.

“Vuélvanme a sacar en la tv para ver si me siguen ayudando a mostrarle a mi familia de lo que la ‘revolución’ es capaz”, apuntó Jiménez Enoa en otro twit.

En ese sentido, Acosta indicó que “se han enfocado tanto en mancillar la credibilidad de esos periodistas independientes que pierden todo argumento al dejar a un lado la tolerancia, el debate y el derecho a réplica”.

"Cobro por hacer periodismo y eso no es delito. El periodismo es una profesión como cualquier otra. Y si además lo hacemos con libertad de expresión, la satisfacción es doble. ¿Quién paga a Humberto López y a los medios oficiales cubanos? ¿Quién paga a los oficiales de la Seguridad del Estado cubana que reprimen a los periodistas independientes? Si el periodismo independiente en Cuba es un 'delito' es porque existen leyes injustas que lo criminalizan", puntualizó Acosta en las redes sociales.

Fragmentos de las respuestas que diera el fundador de Tremenda Nota, Maykel González Vivero, en un interrogatorio de la policía política fueron publicados en el material televisado.

Al respecto, González Vivero escribió en Twitter: “Las campañas de descrédito, la falta de un carácter legal y de libertad de prensa y de expresión sobre medios y periodistas independientes, son un flagelo dentro de la sociedad civil cubana”.

Otra de las víctimas de la ofensiva gubernamental, Yoani Sánchez, directora de 14ymedio, retó al oficialismo en Facebook: “He vivido más de una década de campañas de fusilamiento de la reputación, en momentos incluso de mucha fragilidad en mi vida como cuando mi hijo era menor de edad y hasta el propio Fidel Castro me insultaba... así que vamos a ver quién se cansa primero”.

La corresponsal de 14ymedio, Luz Escobar, señaló a nuestra redacción que la protesta del Movimiento San Isidro y la congregación de centenares de personas frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre, mostró el descontento popular, que se manifiesta “no sólo en las redes sino también en las calles”.

“Es una cosa que a ellos [la cúpula de poder] les preocupa muchísimo. Entonces la respuesta ha sido la de desacreditar. Lo que pasa es que ya ese mecanismo no les funciona como antes. En un mundo virtual, donde todas las opiniones de estos periodistas, de estos activistas, de estos artistas están siendo vertidas en las redes, constantemente, de manera transparente, en artículos, en videos, en directas. Todas esas personas tienen voz propia y tienen un canal para expresarse”.

“Ellos tendrán el monopolio de los medios de difusión, pero los que estamos del otro lado tenemos nuestras herramientas. Ese discurso totalmente monopolizado por el Gobierno ya no tiene el mismo efecto que tenía hace 10 años atrás, menos con estos millennials”, advirtió Escobar.

Por su parte, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos alertó a la opinión pública internacional que las autoridades podrían estar preparando una nueva ola represiva, similar a la Primavera Negra de 2003 en que 75 opositores e informadores independientes fueron condenados a hasta 27 años de prisión.

“Vemos como en las últimas semanas se han intensificado los ataques de los medios públicos de comunicación, todos controlados y dirigidos por el Partido Comunista. Se ha intentado criminalizar el ejercicio de derechos como la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de asociación”, subrayó Yaxis Cires, asesor principal de la organización, que tiene su sede en Madrid.

“Esta es una situación grave. Esperamos que haya un seguimiento y una condena de la comunidad internacional e invitamos al gobierno cubano a que haga una reflexión, porque en estos momentos tan difíciles para la Isla es injusto y poco ético que se gaste dinero en la persecución, en limitar los derechos y atacar a otros cubanos, cuando en realidad estos recursos deberían estar dedicados a satisfacer las necesidades del pueblo”, concluyó Cires.

Cargar más

XS
SM
MD
LG