Enlaces de accesibilidad

Tu opinión

Este foro se ha cerrado
  • Javier FC EL KUNTA junio 20, 2020 19:01

    Reflexión :

    Las restricciones a la libertad de expresión, asociación y reunión en Cuba no sigue sujeta a numerosas restricciones con informe de numerosas detenciones arbitrarias y, el encarcelamiento de presos/as de conciencia. Las restricciones para viajar dentro del país y al exterior, que sufren activistas y periodistas independiente, no solo se reducen a la tendencia de ponerlo bajo arresto domiciliario, sino que sufren persecución, acosos, pena que implica la privación o encantación del producto o de los instrumentos que son utilizado lícitamente. Se cometen delito básico de allanamiento de morada:

    La lista de de presos/as de conciencia en Cuba es parcial. En los listados presentes de las organizaciones más confiables sólo se encuentran aquellos que, por pertenecer a organizaciones disidentes, sus casos han sido seguidos y denunciados por éstas. Del resto no se puede obtener dato alguno.

    Con una población carcelaria calculada por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, CCDHRN (FIDH) de entre 65.000 y 70.000 reclusos, sobre 11 millones de habitantes, el número contable de presos por motivos “ políticos “ en Cuba se encuentra entre los 120 Fuente: CCDHRN jun’18 y los 140 OCDH oct’18 .

    De todos ellos existen numerosos casos ausentes de violencia en los hechos y en las acusaciones. Han sido probada en numerosas ocaciones las acusaciones falsas y fabricadas. Algunos de los delitos asociados al Código Penal (CP) y Ley de Enjuiciamiento Penal (LEP) cubana que sufren muchos de los actuales activistas prisioneros de conciencia: Son .

    La “Peligrosidad Social Predelictiva” (art. 8 de la LEP y 78-84 del CP): figura penal empleada por el régimen para predecir delitos que no han ocurrido pero que “estiman” pudieran ocurrir. El reo no ha delinquido, no iba a delinquir. Según el artículo 78-84 del CP y artículo 8 de la LEP cubana esta figura estaba diseñada para personas con discapacidades que podrían requerir atención médica, psiquiátrica, etc., con penas no superiores a meses. En 1987 se cambia de meses a 3 años la pena discrecional en la ley de enjuiciamiento penal.

    Hoy día sirve, sin ley que lo sostenga, para condenar a activistas de derechos humanos hasta 17 años de pena. Este delito es digno de vergüenza, es la analogía castrista de “ precognición ” cubano en el “Minority Report” de Tom Cruise, pero mucho mas simple y avalado por los países alineados, y afine con la esclavitud del pueblo Cubano .

    Aquí cada juez es un “precog” y, como dice el artículo 8 de la LEP, “los Tribunales Municipales Populares son competentes para conocer de los índices de peligrosidad predelictiva y de los delitos cometidos en sus respectivos territorios sancionables con privación de libertad que no exceda de tres años”. Existe activistas en prisión con condenas de 2 a 17 años por este predelito.

    El “Impago de multas” (art. 35 del CP): los delitos se multan con las llamadas “cuotas”. Las “cuotas” tienen un valor variable, a discreción del tribunal, “no inferiores a un peso ni superiores a cincuenta”, una diferencia de 50 x en una sociedad donde no hay clases sociales y todo el mundo es igual de pobre, y cada “cuota” equivale a un día de prisión si no se paga en 30 días. En múltiples delitos el pago en “cuotas” es superior a 300 “cuotas”, es decir, hasta 15.000 pesos, 30 meses de salario medio mensual para un cubano. En España la analogía arroja la cifra de 57.000€. Al no poder pagar las multas, la prisión media por impago de multas es de 17 meses de cárcel. Las multas en “cuotas” con valor arbitrario son usadas, así, para encarcelar opositores al régimen. Muchos activistas de derechos humanos están en esta situación y ustedes son consciente señorías .

  • Javier FC EL KUNTA junio 20, 2020 19:03

    Reflexión :

    El “Desacato” (art. 144 del CP): figura penal que permite ingresar en prisión hasta 9 meses por calumniar, difamar, insultar, injuriar o, esto es lo más interesante, “de cualquier modo” ultrajar u ofender, de palabra o por escrito, en su dignidad “o decoro” a una autoridad, funcionario público, o a sus agentes o “auxiliares”. Sin embargo la mayoría de los activistas de derechos humanos reos únicamente con este delito, sin otro agravante, muchos de ellos, tienen penas que superan los 3 y 4 años de prisión. Alguno hasta casi 6 años.

    El “Atentado” (art. 142 del CP): lejos de la figura penal occidental, es una figura penal amplia, de hasta 5 años de privación de libertad, que incluye cualquier acto “intimidatorio” que “se realice para impedir realizar un acto propio de las funciones de un funcionario”, sin necesidad de tasar las consecuencias de la “supuesta” violencia o intimidación. Una simple declaración del funcionario, sin necesidad de indicar lesiones en un juicio sumario, lleva a prisión 5 años al reo. Muchos presos políticos se encuentran en prisión, la mayoría de 4 a 8 años, por “atentado” sin otros delitos ni agravantes.

    Poco nos podemos sorprender de que la “Propaganda enemiga” (art. 103), “cualquiera que incite contra el orden social, la solidaridad internacional o a la tiranía socialista comunista , mediante la propaganda oral o escrita o en cualquier otra forma; b) confeccione, distribuya o posea propaganda del carácter mencionado en el inciso anterior”, haya llevado a activista, a una pena de prisión de 3 años.

    Qué podemos decir de la “Receptación” (art. 338), en la que, sin participar en un delito, si un activista tiene un material sobre el que no puede justificar su compra con sus medios, implica este delito. Muchos son detenido distribuyendo CDs con información sobre derechos humanos.







    En esta tiranía, totalitario socialista comunista, amparada y consentida los activistas de derechos humanos son aquellas personas homologables a las que, en sus respectivos países, señorías ustedes no les podrían agradecer lo suficiente por dejarse la vida, son personas tan humanas y tan dignas como las que en su día le dieron una democracia.

    Existe un largo etcétera de casos terribles en unas condiciones penosas, sufriendo torturas, aislamiento, castigos, vejaciones y palizas casi diarias.

    Estos son sólo algunos de los delitos que usa el Código Penal, pero la lista se recrudece cuando el activista reparte propaganda, hace consignas contrarias al “decoro” del régimen de los tiranos y quizá, no facilitando la detención, se arroja al suelo. Entonces los delitos se suman, y así tenemos activistas cuyas penas llegan hasta la frontera de los 13 años de cárcel.

    Armando Sosa Fortuny se pasó más de la mitad de su vida en las mazmorras castristas. De sus 76 años, 43 transcurrieron en prisión, convirtiéndose en el preso político cubano con más años de cárcel sobre sus espaldas.

    Privado de libertad, en la sala de penados del hospital Amalia Simoni, de la localidad de Camagüey, en el centro de la isla falleció Armando Sosa Fortuny . Las organizaciones humanitarias lamentaron su muerte, las autoridades del régimen de los tiramos comunista en ningún momento accedido a excarcelarlo pese al empeoramiento de su delicada salud en los últimos años.

Cargar más comentarios

XS
SM
MD
LG