Enlaces de accesibilidad

Tu opinión

Este foro se ha cerrado
  • Javier FC EL KUNTA junio 05, 2020 17:44

    Reflexión:

    Necesitamos conocimiento para tratar con el mundo físico, no perdamos la perspicacia, y la simpatía. La perspicacia está vinculada a la capacidad de descubrir cosas que están ocultas o de comprender situaciones, se encuentra relacionada con la intuición y la capacidad espontánea. Somos conscientes que no necesitamos nada para tratar con nosotros mismo.

    En los últimos años diversos estudios han demostrado que los animales tienen la capacidad de comprender mejor que las personas ciertos problemas matemáticos, lo cual ha suscitado reacciones muy variadas. No estamos hablando de la experiencia de conducir un coche.

    El conocimiento material no nos ayudará en la tarea que no se puede percibir por los sentidos, para ello necesitamos algo más intimo y profundo que el conocimiento mediato.Es evidente que la perspicacia, por sí sola, no logra convertir a nadie en experto o profesional. Sin embargo, la vida cotidiana y ciertas tareas no requieren de estudios formales para el cumplimiento de objetivos, sino de un saber intuitivo, que viene de lo más profundo de nuestra mente y nos lleva a buscar el camino correcto, a veces sin saber por qué.

    Un echo sólo se convierte en experiencia cuando estamos emocionalmente implicado. No es experiencia lo que necesitamos, las ya pasadas son suficientes. La experiencia sólo deja recuerdos que se añaden a una carga que ya es bastante pesada. A través de la experiencia uno aprende que no se debe tocar una llama. Aprendamos de los pesares de los demás para sálvarnos a nosotros mismo de ellos al mirar los corazones de las personas que nos rodean. En ellas encontraremos tal variedad de experiencia que no podríamos pasar ni en mil años.

    La experiencia es la negación de la Realidad, la cual que no es ni sensorial ni conceptual, ni del cuerpo ni de la mente, aunque incluye y los trasciende a ambos . La experiencia es la negación de la Realidad, la cual que no es ni sensorial ni conceptual, ni del cuerpo ni de la mente, aunque incluye y los trasciende a ambos .

    De qué nos sirve la experiencia cuando vivimos en un estado consciente completo que no pretende mejorarse. La vida sólo es digna cuando refleja la Realidad en acción.

    Soy una nada consciente, un punto de consciencia sin dimensión, que ocupa todo el tiempo y el espacio para ir más allá de ambos, la causa última, incausada. Todas las vías tienen un punto de partida empírico, algo que se descubre observando la Naturaleza. Nos consta la existencia de causas eficientes que no pueden ser causa de sí mismas, ya que para ello tendrían que haber existido antes de existir, lo cual es imposible.

    Si me preguntas quién soy. Ni siquiera soy un seres humanos, nada en particular. No obstante yo soy. Yo soy el mundo, el mundo es mi hogar. Toda existencia es mi existencia, toda consciencia es mi consciencia, toda aflicción mi afición y todo gozo mi gozo, el mundo me pertenece. Sin encargo mi ser real esta más allá del universo, mas allá de las categorías de lo particular y lo universal. Contenido en sí mismo e independiente como lo inamovible, que está detrás y más de lo movible, en ocasione como el testigo silencioso de todo cuanto sucede .

  • Javier FC EL KUNTA junio 05, 2020 17:44

    Reflexión:

    Necesitamos conocimiento para tratar con el mundo físico, no perdamos la perspicacia, y la simpatía. La perspicacia está vinculada a la capacidad de descubrir cosas que están ocultas o de comprender situaciones, se encuentra relacionada con la intuición y la capacidad espontánea. Somos conscientes que no necesitamos nada para tratar con nosotros mismo.

    En los últimos años diversos estudios han demostrado que los animales tienen la capacidad de comprender mejor que las personas ciertos problemas matemáticos, lo cual ha suscitado reacciones muy variadas. No estamos hablando de la experiencia de conducir un coche.

    El conocimiento material no nos ayudará en la tarea que no se puede percibir por los sentidos, para ello necesitamos algo más intimo y profundo que el conocimiento mediato.Es evidente que la perspicacia, por sí sola, no logra convertir a nadie en experto o profesional. Sin embargo, la vida cotidiana y ciertas tareas no requieren de estudios formales para el cumplimiento de objetivos, sino de un saber intuitivo, que viene de lo más profundo de nuestra mente y nos lleva a buscar el camino correcto, a veces sin saber por qué.

    Un echo sólo se convierte en experiencia cuando estamos emocionalmente implicado. No es experiencia lo que necesitamos, las ya pasadas son suficientes. La experiencia sólo deja recuerdos que se añaden a una carga que ya es bastante pesada. A través de la experiencia uno aprende que no se debe tocar una llama. Aprendamos de los pesares de los demás para sálvarnos a nosotros mismo de ellos al mirar los corazones de las personas que nos rodean. En ellas encontraremos tal variedad de experiencia que no podríamos pasar ni en mil años.

    La experiencia es la negación de la Realidad, la cual que no es ni sensorial ni conceptual, ni del cuerpo ni de la mente, aunque incluye y los trasciende a ambos . La experiencia es la negación de la Realidad, la cual que no es ni sensorial ni conceptual, ni del cuerpo ni de la mente, aunque incluye y los trasciende a ambos .

    De qué nos sirve la experiencia cuando vivimos en un estado consciente completo que no pretende mejorarse. La vida sólo es digna cuando refleja la Realidad en acción.

    Soy una nada consciente, un punto de consciencia sin dimensión, que ocupa todo el tiempo y el espacio para ir más allá de ambos, la causa última, incausada. Todas las vías tienen un punto de partida empírico, algo que se descubre observando la Naturaleza. Nos consta la existencia de causas eficientes que no pueden ser causa de sí mismas, ya que para ello tendrían que haber existido antes de existir, lo cual es imposible.

    Si me preguntas quién soy. Ni siquiera soy un seres humanos, nada en particular. No obstante yo soy. Yo soy el mundo, el mundo es mi hogar. Toda existencia es mi existencia, toda consciencia es mi consciencia, toda aflicción mi afición y todo gozo mi gozo, el mundo me pertenece. Sin encargo mi ser real esta más allá del universo, mas allá de las categorías de lo particular y lo universal. Contenido en sí mismo e independiente como lo inamovible, que está detrás y más de lo movible, en ocasione como el testigo silencioso de todo cuanto sucede .

Cargar más comentarios

XS
SM
MD
LG