Enlaces de accesibilidad

Derechos Humanos

Cuba, libertad de prensa y trampa constitucional

Luego de haber cumplido solo dos años de una condena de 15 por el asalto al cuartel Moncada, Fidel Castro salió de la cárcel gracias a una amnistía y días después publicó a todo despliegue en la revista Bohemia este alegato contra el jefe militar del cuartel que había asaltado.

Dos años después de haber encabezado en 1953 un asalto armado contra un cuartel en el que murieron 18 soldados, y de haber sido condenado por un tribunal a 15 años de prisión, Fidel Castro y sus cómplices quedaron en libertad gracias a una amnistía.

Recién salido de la cárcel en mayo de 1955, Castro publicó en la revista Bohemia un artículo a página completa desafiando al jefe del mismo cuartel que había atacado, el coronel Alberto del Río Chaviano, bajo el título de “¡Mientes, Chaviano!”.

Pocos días más tarde, el periódico La Calle reprodujo otras declaraciones suyas contra Chaviano, contra el ministro de Gobernación Santiago Rey, y contra el presidente Fulgencio Batista.

Vendría siendo algo así como que hoy, luego de salir de la cárcel de Aguadores en libertad condicional, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) José Daniel Ferrer pudiera publicar en la misma revista Bohemia, o en el diario Sierra Maestra, un alegato contra los agentes del gobierno que lo acosaron, condenaron arbitrariamente y torturaron en prisión, o contra el régimen que le hizo un juicio amañado y se negaba a permitir visitas de sus familiares.

Con la sustancial diferencia de que Ferrer encabeza un grupo de oposición pacífica que no ha emprendido acciones armadas ni ha matado a ningún uniformado.

Desde su celda en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, Fidel Castro remitió esta carta a Luis Conte Agüero y fue publicada íntegramente en la que entonces era la revista más influyente en Cuba.
Desde su celda en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, Fidel Castro remitió esta carta a Luis Conte Agüero y fue publicada íntegramente en la que entonces era la revista más influyente en Cuba.

Incluso, mientras cumplía sentencia en el Presidio Modelo, de la entonces Isla de Pinos, Fidel Castro remitió a Luis Conte Agüero un texto que fue publicado en Bohemia el 27 de marzo de 1955 bajo el título de “Carta Sobre la Amnistía”.

“Estar preso es estar condenado al silencio forzoso; a escuchar y leer cuanto se habla y escribe sin poder opinar; a soportar los ataques de los cobardes que se aprovechan de las circunstancias para combatir a quienes no pueden defenderse y hacen planteamientos que de no encontrarnos imposibilitados materialmente merecían nuestra inmediata réplica”, decía Castro entonces.

¿De cuándo son la censura de prensa y la falta de libertad de expresión en Cuba?

NO ERAN OTROS TIEMPOS, ERA OTRA POLÍTICA

Allí, en la cárcel, Fidel Castro fue entrevistado por Raúl Martín Sánchez para Bohemia en julio de 1954, y en las fotos se le ve vistiendo traje en una biblioteca dentro de la celda, acompañado por su hermano Raúl. En otras aparece, también de cuello y corbata, con su hijo Fidelito y su esposa Mirtha Díaz-Balart.

Entrevistado por el periodista de Bohemia Raúl Martín Sánchez (izquierda) en el Presidio Modelo, aparecen en esta foto Fidel Castro, su hijo Fidelito, su esposa Mirtha Díaz-Balart y Raúl Castro.
Entrevistado por el periodista de Bohemia Raúl Martín Sánchez (izquierda) en el Presidio Modelo, aparecen en esta foto Fidel Castro, su hijo Fidelito, su esposa Mirtha Díaz-Balart y Raúl Castro.

Él y el resto de los condenados por asaltar el Moncada recibían los periódicos diariamente y tenían un aparato de radio en su pabellón, el equivalente hoy a disponer de una computadora con acceso a internet en la celda de un prisionero político.

Fidel Castro y su hijo Fidel Angel en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, en otra imagen del sitio oficial fidelcastro.cu.
Fidel Castro y su hijo Fidel Angel en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, en otra imagen del sitio oficial fidelcastro.cu.

De hecho, el castigo que les impusieron por cantar el himno del 26 de Julio durante una visita de Fulgencio Batista al Presidio Modelo el 12 de febrero de 1954 fue “severo”, según la minienciclopedia oficial del régimen, Ecured: “Les retiraron el aparato de radio que tenía el pabellón y les suspendieron la entrega de periódicos, además de prohibirles comunicarse con el exterior”.

Qué horror.

En 1957, durante la que ha sido presentada por la propaganda “revolucionaria” como una época de feroz censura periodística bajo Batista, Bohemia publicó el documento suscrito por Fidel Castro, Raúl Chibás y Felipe Pazos llamando a sumarse a una coalición opositora, el Frente Cívico Revolucionario.

En el mismo artículo de la revista contra Río Chaviano, Fidel Castro cuenta que en agosto de 1953, un mes después de haber asaltado el Moncada, pudo hablar por una cadena radial y hasta se queja de que hubiesen recogido los ejemplares de un periódico que reprodujo la entrevista.

“Aunque en aquella ocasión guardé discreto silencio sobre las hermosas palabras del teniente [Pedro] Sarría, expresé por la Cadena Oriental de Radio, delante del propio Chaviano y de numerosos militares, la forma en que fui detenido”, escribía Castro en Bohemia. “Toda Cuba lo escuchó. Ninguno pudo ni podrá negarlo. La entrevista, publicada por El Crisol, dio lugar a la recogida de la edición del lunes 3 de agosto de 1953”.

Hoy, en Cuba, cuando la periodista independiente Mónica Baró toma dos fotos desde la ventana de su apartamento, un agente de la policía la amenaza con “sacarla” de allí, apenas días después de que dos oficiales de la Seguridad del Estado la citaran en una estación de policía para interrogarla y amenazarla.

A las personas que le rentaban un apartamento a otra periodista independiente, Camila Acosta, las intimidaron para que la desalojaran, y los agentes del régimen le advirtieron que si no se iba de Cuba o renunciaba al oficio, terminaría condenada, pero no en una cárcel, sino barriendo calles. Tanto Baró como Acosta han sido sancionadas al amparo del Decreto Ley 370 con tres mil pesos de multa.

A Luz Escobar, reportera del diario digital 14ymedio, otros agentes la amenazaron con que no vería crecer a sus hijas si seguía haciendo periodismo independiente, y la sometieron a reclusión domiciliaria ilegal para impedir que reportara acontecimientos sobre los cuales el gobierno prefiere echar un velo de silencio, o sencillamente “controlar el mensaje”.

SEIS DÉCADAS DE RETROCESO

Un académico francés cuyos textos han aparecido en el sitio oficialista cubano Cubadebate, Salim Lamrani, asegura que “un informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) publicado en 1957 calificó de antidemocrático al gobierno del presidente Fulgencio Batista de Cuba, pues este gobierno no respeta la libertad de prensa”.

En ese mismo recuento, sin embargo, anota que, de acuerdo con el gobierno de Estados Unidos, “antes de 1959, el debate público [en Cuba] era vigoroso: había 58 periódicos y 28 canales de televisión que proporcionaban una pluralidad de puntos de vista políticos”.

Tales cifras eran confirmadas en 2011 por la revista mexicana Letras Libres, en la investigación de Víctor Manuel Camposeco, “La Habana antes de Fidel”.

“En Cuba, en 1958, se publicaban 58 periódicos, y aunque el tiraje total era superado por Argentina y Brasil (Cuba ocupaba el tercer sitio), el número de ejemplares impresos por cada mil habitantes (129) solo era superado por Argentina y Uruguay (180)”, apunta Camposeco, quien agradece “al staff de la Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami” su ayuda para la investigación.

Edición del Diario de la Marina correspondiente al 14 de noviembre de 1953, cinco meses después del asalto al cuartel Moncada.
Edición del Diario de la Marina correspondiente al 14 de noviembre de 1953, cinco meses después del asalto al cuartel Moncada.

Según una fuente oficialista cubana, el libro de Juan Marrero Dos siglos de periodismo en Cuba, en 1957 circulaban en La Habana 21 periódicos y 28 revistas y se emitían tres noticieros de televisión y 12 de radio, mientras que en las provincias eran 36 diarios, 33 revistas y 16 noticieros radiales. En los cines del país se proyectaban además tres noticieros fílmicos.

Si bien Bohemia, de Miguel Ángel Quevedo hijo (había sido fundada por su padre, del mismo nombre, en mayo de 1908) era el medio de prensa más influyente en el país antes de 1959, lo cierto es que periódicos como Diario de la Marina, Información, El País, El Mundo, Prensa Libre y Hoy tenían amplia cobertura política.

Aunque la revista satírica Zig-zag, fundada en 1938, gozaba de popularidad en la década de los 50, y de que allí el caricaturista René de la Nuez hizo célebre El Loquito, que solía usar el doble sentido en las críticas al gobierno de Batista, el humor político gráfico ocupaba espacios propios dentro de diarios y revistas, y un personaje como El Reyecito Criollo, de Silvio Fontanillas, mostraba a Batista en Bohemia con capa y corona.

El Reyecito Criollo, de Silvio Fontanillas, en Bohemia.
El Reyecito Criollo, de Silvio Fontanillas, en Bohemia.

Como puede observarse, cualquiera de las estadísticas citadas muestra una variedad de medios que, a golpe de censura y represión política, fue desapareciendo poco a poco desde principios de los 60. “En realidad solo circula el Granma”, decía Camposeco, “vocero del Partido Comunista y de los gobernantes, cuyo contenido repiten obsesivamente los deplorables medios electrónicos”.

Antes de que en abril de 2003 lo condenaran a 20 años de prisión durante la Primavera Negra, el escritor Raúl Rivero había fundado al margen del gobierno en 1995 la agencia Cuba Press, y en mayo del 2000 una asociación de periodistas independientes, la Sociedad Manuel Márquez Sterling. Acusado de “suministrar información a Estados Unidos”, Rivero dijo que renunciaría a publicar sus artículos en el extranjero si le daban 10 minutos a la semana en una emisora cubana, todas bajo control del gobierno.

La respuesta fue la cárcel.

LA TRAMPA CONSTITUCIONAL

La propia Constitución de Cuba establece las trampas necesarias para que enunciados generales como “libertad de conciencia y expresión” --Artículo 54-- queden sujetos a la voluntad de un dictador, asegura un experto legal.

Hay un mecanismo diabólico para que la potestad discrecional del censor no pueda discutirse ante las únicas autoridades facultadas para dirimir conflictos, que son los tribunales”, asevera el jurista Miguel Fernández.

El mecanismo consiste en plantear que los derechos y las libertades fundamentales se garantizan por la Constitución “sin más limitaciones que las establecidas por la ley” o “de conformidad con la ley”. Y la ley remite entonces “a la potestad discrecional de la autoridad”. Para desafiar esa potestad habría que acudir a los tribunales, pero la ley de procedimiento administrativo excluye discutir el ejercicio de la potestad discrecional en los propios tribunales, explica Fernández.

“Te reconocemos la libertad de expresión, pero tienes que ver la ley”, pone como ejemplo el jurista. “La ley establece que no puedes hablar mal del gobierno, y tú dices: c…, espérate, yo voy a discutir eso. Pero no puedes discutirlo porque la ley de procedimiento impide a los tribunales tramitar este asunto. Y eso que los tribunales son los únicos facultados para dirimir conflictos”.

Véanse, por ejemplo, a propósito de “los regulados”, el Artículo 52 de la Constitución: “Las personas tienen libertad de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio nacional, cambiar de domicilio o residencia, sin más limitaciones que las establecidas por la ley”. O el 54 y el 55.

De montar esas piruetas jurídicas se encargó Homero Acosta, ex secretario de Raúl Castro y actual secretario del Consejo de Estado y de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“Ese es el mecanismo de orfebrería del estado totalitario, y lo ensambló Homero Acosta”, indica Fernández. “Con Batista había una sala de garantías constitucionales y sociales en el Tribunal Supremo. Si no estaban suspendidas, o si se suspendían sin causa justificada, podías ir a discutirlas”.

Las garantías constitucionales fueron suspendidas la tarde del 26 de julio de 1953 por el asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba. En virtud de la suspensión dejó de circular el periódico del Partido Socialista Popular (Comunista), que entonces tuvo que hacer pública su posición oficial sobre el asalto en el diario del Partido Comunista de Estados Unidos, CPUSA.

Los comunistas estadounidenses tenían dos partidos: el leninista CPUSA y el trotskista Socialist Workers Party (SWP), que publicaba el semanario The Militant, observa Fernández.

“El periódico Hoy, órgano del Partido Socialista Popular (PSP), al que mi padre pertenecía, fue clausurado”, escribió en RadioTelevisión Martí en julio de 2018 la periodista Tania Quintero. “La denuncia de los comunistas cubanos contra el asalto al Moncada apareció en el periódico comunista Daily Worker de Nueva York el 5 de agosto de 1953. Los declaraba putschistas y aventureros”.

Batista estaba obligado a reinstaurar las garantías constitucionales, y así ocurrió, explica Fernández. “Terminado el último juicio de la causa del Moncada, en el que Gustavo Arcos Bergnes fue condenado a 10 años y otros cinco acusados salieron absueltos, inmediatamente levantaron la censura y Marta Rojas sacó todos sus reportajes en Bohemia”, dice.

Pese a la euforia nacional desatada por los barbudos a raíz de la fuga de Batista la madrugada del 1ro de enero de 1959, los meses iniciales de la llegada al poder de Fidel Castro delatan su fobia a la crítica periodística y sus tempranos esfuerzos para silenciarla apelando “al pueblo”.

Una de las primeras víctimas fue el caricaturista Antonio Prohías, quien al ver por televisión la entrada triunfal de los rebeldes en La Habana le dijo a su hija Marta: “¡Qué malo está esto! ¡Mussolini entrando en Roma!

“El 2 de abril de 1959, Fidel Castro pregonó en el programa Ante la Prensa, de la CMQ: “Si [alguien] quiere sacar en mimeógrafo una tesis política, que la imprima y la reparta en la Universidad, sin que se lo lleven a la estación de policía”, recuerda Fernández.

Pero el proceso de instauración del estado totalitario y el amordazamiento de la prensa libre ya había empezado, primero entre telones y luego institucional y jurídicamente.

“Aquella libertad se contrajo hasta el punto de que no sólo el Código Penal de 1987 prescribe la misma sanción contra ciertas modalidades de terrorismo, hasta ocho años, a quien incurra en el delito de Propaganda Enemiga, según el Artículo 103”, subraya Fernández, “sino también de que una norma de mínima jerarquía como la Resolución 180-96 del Ministerio de Comercio Interior prohíbe vender a personas y entidades privadas equipos de impresión o reproducción masiva, incluso... mimeógrafos”.

LA CENSURA, POR SÍ SOLA TAN REPUGNANTE…

A estas alturas, y de hecho hace rato, los archivos digitales oficiales de Fidel Castro deberían tener muy asustados a sus propios auspiciadores.

En su primera intervención por Radio Rebelde el 14 de abril de 1958, al dirigirse “a la opinión pública de Cuba y a los pueblos libres de la América Latina”, dijo:

Odiosa como es la tiranía en todos sus aspectos, en ninguno resulta tan irritante y groseramente cínica como en el control absoluto que impone a todos los medios de divulgación de noticias, impresas, radiales y televisadas.

La censura, por sí sola tan repugnante, se vuelve mucho más cuando a través de ella no solo se intenta ocultar al pueblo la verdad de lo que ocurre, sino que se pretende, con el uso parcial y exclusivo de todos los órganos normales de divulgación, hacerle creer al pueblo lo que convenga a la seguridad de sus verdugos.

"No escucha el pueblo otras noticias que los partes del Estado Mayor de la Dictadura. Al ultraje de la censura se impone a la prensa el ultraje de la mentira. Y a esos mismos periódicos y emisoras, a los que un inquisidor severo y vigilante impide la publicación de toda noticia verdadera, se les obliga a informar y emitir todo cuanto la dictadura informa".

Vea todas las noticias de hoy

Liberan al preso político Leudys Reyes Cuza

Leudys Reyes Cuza.

Con un juicio pendiente por acusaciones de “desorden público reiterado y desacato" salió de la prisión del Combinado del Este el miércoles el activista Leudys Reyes Cuza, del Frente de Acción Cívica Orlando Zapata Tamayo.

"Después de siete meses de encierro y represión, se me acercaron y me informaron que iba para la calle con el cambio de medida cautelar, pendiente a juicio, y que debía pagar una fianza de 500 pesos", le dijo el sábado Reyes Cuza a la periodista de Radio Televisión Martí Idolidia Darias .

Activista sale de prisión con un cambio de medida y debe esperar el juicio en su casa
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00

Explicó que su arresto en diciembre pasado se produjo mientras trabajaba como cuentapropista en un área conocida por "La Cuevita", en San Miguel del Padrón.

"En esos días nosotros [los activistas de su grupo opositor] habíamos realizado varias protestas por nuestros derechos, y se presentó un operativo muy grande de la Seguridad del Estado donde yo trabajaba; me arrestaron y me acusaron de desórdenes públicos reiterados", declaró.

Reyes Cuza fue trasladado a la cárcel conocida como Vivac, en Arroyo Naranjo. Unos días después le informaron que estaría en prisión preventiva hasta el juicio, pero en la cárcel de Valle Grande.

"Allí hice varias protestas, denuncié las violaciones de derechos humanos que se cometían y por esa razón me llevaron a celdas de castigo", detalló.

En enero de este año fue trasladado, esta vez al Combinado del Este, en La Habana. "Me confinaron en el área número tres, donde sitúan a los presos pendientes a juicio", precisó.

Activista detalla las condiciones de vida de los presos en el Combinado del Este
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

El activista calificó el lugar de "horrible". Dijo que "es pésima la higiene, y escasean el agua y los artículos de aseo personal". Con relación a la atención médica señaló que casi no existe, y también faltan los medicamentos.

Reyes Cuza integra el listado de más de 130 presos políticos cubanos por los que organizaciones defensoras de los derechos humanos han abogado para que sean puestos en libertad, en medio de la crisis que afecta el país por el avance de la pandemia.

Se convierte así en uno de los primeros activistas de ese grupo liberados, luego de la prohibición de visitas familiares a los presos, como medida para evitar el contagio en las prisiones.

Acerca de la forma en que se ha procedido en el Combinado del Este con los presos durante estos meses dijo que no se dispone de suficiente hipoclorito para la limpieza.

Agregó que hay hacinamiento de la población penal, que impide el distanciamiento social, y añadió que los guardias encargados de la custodia de los reos pueden ir a sus casas diariamente, lo que aumenta el riesgo del contagio de la población penal.

Liberado el viernes, multado el sábado

Jorge Enrique Rodríguez, en una imagen tomada de su cuenta de Facebook.

El periodista cubano Jorge Enrique Rodríguez fue liberado el viernes, pero multado el sábado.

“La Policía cubana impuso este sábado 800 pesos (unos 33 dólares) de multa al periodista de Diario de Cuba Jorge Enrique Rodríguez por un supuesto delito de desacato”, precisó el diario digital.

También informó que la multa es "una sanción administrativa" para evitar un juicio por "desobediencia" y que las autoridades dijeron al comunicador que está prohibido "grabar a la Policía".

En su mensaje en Twitter, Rodríguez dijo que la PNR ha estado inventando acusaciones en su contra, en medio de la pandemia, y que está en libertad gracias a la campaña internacional que exigía su excarcelación.

Amnistía Internacional celebró su liberación. Erika Guevara-Rojas, representante de la organización en América Latina, declaró en Twitter “¡Buenas Noticias!” y dio a conocer el mensaje que el comunicador independiente divulgó en redes sociales.

“Una vez más funcionó la presión interna y externa y dio resultados el esfuerzo transversal de activistas de diferentes causas, periodistas, artistas, opositores y ciudadanos en general”, dijo en Facebook el periodista José Raúl Gallego.

“Esta es la vía. Juntos somos mucho más fuertes, por eso insisten en tenernos separados y divididos. Hoy ganamos otra pelea. Seguimos. Ahora, por Quiñones, que no merece un día más de prisión injusta”, subrayó el comunicador.

"Una injusticia tremenda": reacciones a la intervención de Ruiz Urquiola en Ginebra

Encabezó la sesión el vicepresidente del Consejo, el embajador eslovaco Juraj Podhorsky.

Entre las numerosas reacciones suscitadas por el boicot a que fue sometido en Ginebra el biólogo cubano Ariel Ruiz Urquiola al comparecer el viernes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sobresale la de su amigo, el también científico Oscar Casanella: las reglas de juego favorecen a los gobiernos, no a los pueblos.

“Me parece una falta de respeto que el reglamento de la organización permita eso”, le dijo Casanella desde La Habana a la periodista de Radio Martí Ivette Pacheco. Pese al escaso tiempo de que disponía, Ruiz Urquiola fue interrumpido varias veces con objeciones formales ajenas a su denuncia.

"Los pueblos y su ciudadanía estan en desventaja por una injusticia de agenda"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

“Creo que si, para colmo, las intervenciones eran extremadamente cortas, porque a él le habían asignado un minuto y medio, 90 segundos, lo menos que podían hacer era darle ese tiempo limpio, y después que pudiera ser criticado y todo”, comentó. “Sin embargo, ¿quién calla a esos estados?”; los que se unieron a La Habana en el boicot a Ruiz Urquiola, se pregunta.

Esas intervenciones no fueron interrumpidas, observó Casanella.

“O sea, que los pueblos y su ciudadanía estan en desventaja por el reglamento del Alto Comisionado de Derechos Humanos con respecto a los estados; creo que es una injusticia tremenda”, declaró el científico cubano.

La hermana del biólogo, Omara Ruiz Urquiola, no ocultó su indignación. “Seis ‘estados’ contra un hombre y su verdad”, escribió en Facebook.

En Estados Unidos, el senador Marco Rubio no tardó en comentar lo sucedido en un mensaje de Twitter.

“¿A qué le temen las narco-dictaduras de Cuba y Venezuela?”, se preguntó el legislador republicano. “Que aquellas personas que oprimen a diario hablen, y que sean desenmascarados ante los ojos del mundo. Es vergonzoso, pero no sorprendente, lo visto en la sede de la ONU mientras el Dr. Urquiola hablaba”.

Otro cubano que opinó desde La Habana entrevistado por Pacheco fue Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador general del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, quien consideró los esfuerzos para silenciar a Ruiz Urquiola un síntoma de la debilidad del régimen cubano.

“Recurre a esas prácticas arbitrarias acompañado de varios países que forman parte del Consejo de Derechos Humanos, Venezuela, China, que también practican la represión contra la sociedad civil, particularmente contra los defensores de derechos humanos”, declaró Madrazo Luna.

A su vez, la misión diplomática estadounidense en La Habana hizo pública su admiración por el científico y activista cubano.

“La Embajada de Estados Unidos aplaude a Ariel Ruiz Urquiola por su valor y fortaleza”, escribió la encargada de Negocios Mara Tekach. “Las voces poderosas dicen la verdad y se ganan nuestro respeto. El Consejo de Derechos Humanos debería escuchar toda su historia”.

En la propia Ginebra, el director ejecutivo de la organización United Nations Watch (Observadores de Naciones Unidas), Hillel Neuer, compartió su indignación por la forma en que procedió el Comité ante los esfuerzos de cinco gobiernos para acallar las denuncias de un orador.

“Hoy ante Naciones Unidas una pandilla de tiranías –Cuba, Venezuela, Corea del Norte, China y Eritrea—trataron de silenciar al cientifico cubano y ex prisionero político, Dr. Ariel Ruiz Urquiola. Fallaron”, dijo Neuer. “El coraje de Ariel inspiró a los cubanos aquí en Ginebra y en todo el mundo”.

Las redes sociales se llenaron de comentarios a raíz de la difusión en varios medios de lo ocurrido en Ginebra antes del mediodía del viernes, cerca de las 5:25 de la mañana, hora de Miami.

“Ariel demostró que la ONU no respeta derechos humanos ni libertad de expresión”, escribió en su página de Facebook el arquitecto cubano Rafael Fornés.

Representantes de Cuba, Venezuela, China y Corea del Norte boicotean a Ruiz Urquiola en la ONU

Ariel Ruiz Urquiola, cuando era interrumpido en la 44 sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.

El representante del régimen cubano, Jairo Rodríguez Hernández, boicoteó repetidas veces la mañana del viernes la intervención del científico Ariel Ruiz Urquiola en la 44 sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.

Para lograrlo, contó con la ayuda de los representantes de los gobiernos de Venezuela, China, Corea del Norte y Eritrea, quienes bajo el mismo pretexto de que era necesario respetar la agenda de la sesión le pidieron también al moderador silenciar a Ruiz Urquiola.

“Podemos estar aquí todo el día, en esta situación tan desagradable”, dijo el representante del régimen de La Habana, Jairo Rodríguez Hernández.
“Podemos estar aquí todo el día, en esta situación tan desagradable”, dijo el representante del régimen de La Habana, Jairo Rodríguez Hernández.

“En este momento estamos escuchando a un supuesto representante de la Organización No Gubernamental Ingenieros del Mundo…”, dijo el delegado de La Habana refiriéndose al grupo que le cedió su tiempo a Ruiz Urquiola en la sesión.

Resuelto el tema de la acreditación, y una vez que el moderador remitió a otra instancia las preocupaciones de La Habana sobre los derechos de la ONG, el biólogo tomó la palabra.

La representante de Australia fue la única que pidió aceptar la intervención de Ruiz Urquiola.
La representante de Australia fue la única que pidió aceptar la intervención de Ruiz Urquiola.

“Cuando son enviados por el gobierno a trabajar en el extranjero en condiciones desventajosas, violando el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el impacto de esta explotación sobre el sistema de salud pública de Cuba…”, alcanzó a decir Ruiz Urquiola, y el moderador le interrumpió de nuevo para darle la palabra a Rodríguez Hernández.

A su malestar por "una cuestión de orden”, fundado en que “la persona que está haciendo uso de la palabra se ha referido a cuestiones ajenas al tema de la agenda”, siguió el apoyo del representante de Venezuela, quien le pidió al orador “un lenguaje adecuado” y “rectificar su conducta” o, de lo contrario, solicitó, se le debe retirar la palabra.

Después de la protesta del enviado de La Habana, el primero que interrumpió a Ruiz Urquiola fue el representante de Venezuela.
Después de la protesta del enviado de La Habana, el primero que interrumpió a Ruiz Urquiola fue el representante de Venezuela.

Luego fueron sucesivamente los representantes de China, Eritrea y Corea del Norte quienes pidieron “respetar la agenda” en apoyo a la solicitud del representante de La Habana.

Solo la diplomática de Australia pidió que dejaran hablar a Ruiz Urquiola. Lo hizo dos veces, y la segunda recomendó aceptar en el foro las voces de la sociedad civil. Fue entonces cuando intervino el delegado de Eritrea con lo que según él era otra cuestión de orden: “La participación de la sociedad civil es importante, pero siempre en línea con la agenda”.

La participación de la sociedad civil es importante, siempre que esté en la agenda, dijo el representante de Eritrea.
La participación de la sociedad civil es importante, siempre que esté en la agenda, dijo el representante de Eritrea.

El moderador volvió a darle la palabra a Ruiz Urquiola con la solicitud de ceñirse al tema de la agenda.

“Los dineros recaudados no benefician la salud ni los tratamientos oncológicos de primera línea, así como las pruebas diagnósticas de alta resolución, como ha ocurrido con la paciente 322597, mi hermana, a la que han dejado de asistir con la inmunoterapia, ya sea por falta…”, se le oyó decir al científico antes de que el representante de La Habana lo interrumpiera nuevamente.

El representante chino se une al boicot de La Habana para evitar la denuncia de Ruiz Urquiola.
El representante chino se une al boicot de La Habana para evitar la denuncia de Ruiz Urquiola.

Cuando pudo hablar otra vez, el biólogo retomó el hilo de su intervención.

“…ya sea por falta de medicamentos como por el uso de placebo en lugar del principio activo como método de tortura para doblegarla, hasta la expulsión como profesora de la Universidad de La Habana…”, declaró Ruiz Urquiola en referencia a su hermana Omara antes de que el delegado de La Habana volviera a interrumpirlo.

“Podemos estar aquí todo el día, en esta situación tan desagradable”, comentó entonces Rodríguez Hernández. “Parece que es irrespetuoso con la relatora que se encuentra atendiendo este debate de manera remota”, dijo Rodríguez Hernández, y la diplomática australiana pidió la palabra para recordar que el orador no había concluido.

Corea del Norte intervino igualmente para silenciar a Ruiz Urquiola.
Corea del Norte intervino igualmente para silenciar a Ruiz Urquiola.

Entrecortado el audio del streaming vía internet, Ruiz Urquiola habló de la “represión al ciudadano de a pie, también bajo régimen de una moderna esclavización, y resumir en la inoculación del VIH al que disiente de la cuartilla en el aula universitaria…”

Sin responder una acusación tan grave, el delegado cubano se mostró entonces muy ofendido por “el irrespeto a este Consejo”.

En sus últimos cinco segundos, Ruiz Urquiola alcanzó a referirse brevemente a si mismo: “...como en el caso del paciente 2321, mi persona, en el hospital provincial de Pinar del Río…”, y el moderador dio por terminado su turno.

Ya en las afueras de la sede de Naciones Unidas en Ginebra, el biólogo leyó íntegramente ante un grupo de personas el texto que había preparado. La reacción del delegado de Cuba, dice en un video compartido por Leo Juvier-Hendrickx, “mostró simplemente el gran temor que le tienen a la verdad de los cubanos”.

La declaración completa de Ariel Ruiz Urquiola en Ginebra
please wait

No media source currently available

0:00 0:10:06 0:00

La presentación de Ruiz Urquiola estaba prevista inicialmente para la mañana del jueves, pero fue pospuesta porque muchos de los participantes intervienen en la conferencia vía internet para cumplir los prevención del COVID-19, y el programa se retrasó.

Según le contó a la periodista de Radio Televisión Martí Yolanda Huerga, cuando entró a prisión en Pinar del Río en 2018 le hicieron la prueba del VIH en virtud del reglamento y dio negativo. Luego, de acuerdo con su denuncia, agentes del régimen le inocularon el virus del sida en la sala de reclusos del hospital Abel Santamaría, de Pinar del Río, adonde fue llevado por plantarse en huelga de hambre.

“La infestación ocurrió del día 9 al día 10 de mi huelga de hambre, cuando se me impone por el jefe del servicio de medicina interna del Hospital Abel Santamaría una inyección de glucosa concentrada”, dijo el científico.

“Pudo haber sido en ese momento, y pudo haber sido en el momento en que pasara a la sala de cuidados de recuperación, evidentemente para extranjeros; ahí un médico ordenó cambiarme los sueros fisiológicos que yo tenía puestos a un suero Ringer”, agregó.

Será este viernes la comparecencia de Ariel Ruiz Urquiola en la ONU (VIDEO)

Ariel Ruiz Urquiola posa junto a sus seguidores en Ginebra, Suiza.

La comparecencia del científico cubano Ariel Ruiz Urquiola ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, fue pospuesta para este viernes entre 10:30 y 11:00 de la mañana.

"El motivo por el que se pospone esta audiencia se debe a un retraso en el inicio de la sesión de este jueves y a que muchos participantes realizaron sus exposiciones a través de vídeo producto del COVID- 19", indica un comunicado enviado a nuestra redacción por Leo Juvier, colaborador de Ruiz Urquiola.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:12 0:00

Sin embargo, el científico y activista dio una improvisada conferencia de prensa el jueves en las afueras de la sede de la Comisión de Derechos Humanos, ante la cual se presentará invitado por el grupo UN Watch.

Ruiz Urquiola dijo haber tenido “la desagradable oportunidad” de ver cómo la delegación de La Habana habló de tráfico de personas sin mencionar el tráfico de médicos ni el éxodo de tantos que buscan rehacer sus vidas en otros países.

Esa persona, además, repitió el discurso oficialista de supuestos extranjeros que hacen tráfico sexual particularmente con mujeres dentro de Cuba, cuando lo cierto es que se trata de un turismo sexual auspiciado por el régimen, denunció Ruiz Urquiola.

“La dictadura cubana prefiere no declarar ese tipo de tráfico porque simplemente ellos son los artífices de ese tráfico”, dijo. “Obvió todo el sufrimiento de los cubanos que están en la frontera para entrar a Estados Unidos y a otros países como Uruguay, y obvió también el informe de la relatora especial sobre tráfico humano”, declaró el biólogo cubano.

Cuba es nuestra, Cuba no es de la dictadura, Cuba es de todos, manifestó Ruiz Urquiola antes de proponer un desafío al régimen con la participación de los cubanos libres radicados fuera de la isla.

“Debemos todos comenzar a razonar en la posibilidad de entrar a Cuba en botes, como mismo ellos sacaron a gran parte de nuestros ciudadanos en 1980 y regresar", propuso Ruiz Urquiola. "Ellos me podrán matar a mí, podrán matar a los demás tripulantes que vengan en el bote conmigo, pero ellos no pueden matar a [quienes vayan en] todos los botes que salgan de la Florida”.

No les tenemos que pedir permiso para hacer eso ni para llevarle comida al pueblo cubano, dijo.

“Ellos no van a poder contra nosotros”, aseguró. “La independencia de Cuba, la real libertad de Cuba, la democracia de Cuba depende de nosotros. Mientras seguimos escondidos en nuestras casas, o en refugios políticos, o incluso integrados a otras sociedades, nunca vamos a cambiar la realidad de nuestro país”.

Dijo sumarse así a la propuesta de Eliecer Ávila de la Operación Retorno “o como quieran llamarla”, porque cualquiera que haya sido el motivo de un cubano para salir de Cuba, “ya sea por razones económicas, por razones políticas o por razones sociales, salieron porque era una prisión simplemente”.

Al llegar a Ginebra el miércoles, el activista de derechos humanos en Cuba fue acogido y alentado por un grupo de seguidores que portaron carteles y una bandera cubana.

"Es el momento de decir ¡basta ya!", dijo el científico.

"¡Viva Cuba libre y democrática!", declaró el activista y prometió denunciar las violaciones de los derechos humanos cometidas por el régimen en la isla por más de seis décadas.

Tras una huelga de hambre y sed frente a la sede de las oficinas de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el doctor en Ciencias Biológicas consiguió un espacio para ser escuchado en este importante foro internacional.

Cargar más

XS
SM
MD
LG