Enlaces de accesibilidad

Mundo

Canciller iraní afirma que Teherán no busca guerra con Estados Unidos

Ali Khamenei, Guía Supremo de Irán y Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Europea.

En respuesta a la muerte del general Qasem Soleimani tras un ataque con drones ordenado por el gobierno de Estados Unidos, Irán lanzó misiles en la madrugada del miércoles (hora de Bagdad) contra la base militar de Ain al Asad, en Irak.

La instalación alberga tropas estadounidenses y efectivos de la coalición internacional.

Tras el ataque, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, escribió en su cuenta de Twitter que su país no buscaba una guerra con Estados Unidos. "Irán procedió y concluyó medidas proporcionadas en defensa propia bajo el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, al atacar la base desde la cual se lanzó un cobarde ataque armado contra nuestros ciudadanos y altos funcionarios".

En ese momento, el diplomático agregó que Teherán "no busca una guerra" pero que "se defenderá frente a cualquier agresión".

El Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas al cual hace referencia el canciller iraní contempla lo siguiente: "Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales.

Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales".

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, escribió en sus redes sociales que su respuesta final por "el asesinato de Soleimani será expulsar a todas las tropas americanas de la región".

Por otra parte, Mohamad Yavad Azari Jahromi, Ministro de Telecomunicaciones de Irán, se unió a su presidente, en el afán de expulsar las tropas americanas y escribió en Twitter "vayánse de aquí".

La respuesta de Estados Unidos

Durante una rueda de prensa en Washington en la mañana del miércoles, el presidente Donald Trump confirmó que durante el ataque no hubo pérdidas humanas.

"Ningún estadounidense resultó herido en el ataque de anoche (martes) del régimen iraní. No sufrimos víctimas. Todos nuestros soldados están seguros y solo hubo daños mínimos en nuestras bases militares."

Del mismo modo, el presidente, anunció nuevas sanciones para Irán e invitó a las potencias mundiales a romper con el acuerdo nuclear para renegociar un nuevo pacto.

¿Antiamericanismo?

Según Eduardo Gamarra, profesor del Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), "por ahora ambos lados han quedado bien internamente".

Gamarra consideró que a pesar de que ambos países han quedado bien, "esto no quiere decir que no vayamos a tener consecuencias adicionales en un contexto que está en llamas y con todo tipo de células activas. El antiamericanismo tan grande que existe se ha exacerbado por lo que ha ocurrido".

Por otra parte, Gamarra opinó que la muerte del general "ocurre en un momento en que Irán está asediado políticamente también. La semana pasada, hubo manifestaciones en contra del régimen".

Según Gamarra, Estados Unidos atraviesa una situación interna delicada, "donde el presidente enfrenta un juicio político". Según su parecer, la respuesta por parte del gobierno iraní solo demuestra que "están defendiendo el intéres nacional, pero tampoco podían generar una respuesta de la envergadura que muchos estaban hablando".

En conclusión, Gamarra subrayó que esta respuesta fue proporcional y sin víctimas, para que de esta manera "Irán aparezca dando una respuesta concreta a los Estados Unidos".

Vea todas las noticias de hoy

El mundo ante la "recesión más profunda de nuestra existencia" (VIDEO)

Un hombre que vive en las calles de Londres se protege del coronavirus. REUTERS/Hannah McKa

El comercio mundial podría contraerse entre un 13% y un 32% en 2020, mucho más que en la crisis financiera de 2008, a causa de la "recesión más profunda de nuestra existencia" derivada de la pandemia del nuevo coronavirus, estimó el miércoles la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Millones de personas en el mundo ya han perdido su empleo y sus ingresos", alertó el director general de la OMC, Roberto Azevedo, durante una rueda de prensa virtual desde Ginebra.

"Ante la que podría ser la recesión más profunda o el revés económico más grave de nuestra existencia, debemos utilizar todos los motores potenciales de un crecimiento duradero para revertir la situación", agregó.

Ya sacudidos por las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y la incertidumbre en torno al Brexit, los intercambios comerciales sufrirán una caída de "dos cifras" en "casi todas las regiones" del planeta, según la institución.

La corrección amenaza con ser especialmente severa en América del Norte y Asia, cuyas exportaciones podrían desplomarse más de un 40% y 36% respectivamente, ateniéndose a la hipótesis más pesimista de los economistas de la organización.

América Latina y Europa también sufrirían caídas superiores al 30%.

"Los gobiernos en el mundo entero pueden y deben sentar las bases de una recuperación enérgica e inclusiva(…). Si los países colaboran, veremos una recuperación mucho más rápida que si cada uno actúa por su cuenta", previno Roberto Azevedo.

La crisis del comercio será "probablemente" superior a la contracción del comercio causada por la crisis financiera mundial de 2008-2009", advierte la OMC.

Si bien ambos episodios son "similares en ciertos aspectos", en particular en la intervención masiva de los gobiernos para apoyar a empresas y hogares, se diferencian por la naturaleza misma de la pandemia y de las medidas implantadas para contenerla.

"A causa de las restricciones que afectan a los desplazamientos y a la distancia social, ambas impuestas para frenar la propagación de la enfermedad, la oferta de mano de obra, los transportes y los viajes están directamente afectados", subraya la OMC.

"Sectores enteros de las economías nacionales han cerrado, como la hostelería, la restauración, el comercio minorista no esencial, el turismo y una parte importante de la actividad manufacturera", añade.

Las dos superpotencias del planeta, China -cuna de la pandemia- y Estados Unidos -su nuevo epicentro- inyectan e inyectarán miles de millones de dólares y de yuanes a sus economías para limitar el alcance de la depresión con repercusiones sociales imprevisibles: quiebra de empresas, deuda, desempleo.

Los principales motores de la economía europea están sufriendo igualmente: en Alemania, la economía se contraerá casi un 10% en el segundo semestre, por primera vez en la historia reciente, y en Francia habrá una recesión con una caída del PIB de alrededor del 6% en el primer semestre, el peor resultado trimestral desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

"El inevitable descenso del comercio y de la producción tendrá dolorosas consecuencias para los hogares y las empresas, aparte del sufrimiento humano causado por la propia enfermedad", destacó Azevedo.

No menos de 1.250 millones de trabajadores se verán directamente afectados por la crisis en todo el planeta, donde más de 4.000 millones de personas -la mitad de la humanidad- deben permanecer en sus casas a petición de las autoridades, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Las cifras son feas, no hay cómo negarlo. Con todo, una recuperación rápida y vigorosa es posible. Las decisiones que se adopten hoy determinará la configuración futura de las perspectivas de recuperación y crecimiento mundiales. Debemos sentar las bases de una recuperación fuerte, sostenida y socialmente inclusiva", estimó Roberto Azevedo.

En la proyección optimista de la OMC, es decir una contracción del comercio de alrededor del 13% en 2020, el volumen del comercio mundial aumentaría más del 21% en 2021. En su proyección más pesimista, que retiene una concentración superior al 30%, el repunte sería todavía mayor, susceptible de alcanzar el 24% y hasta el 36% en Asia.

Con todo, estas estimaciones están rodeadas de gran incertidumbre, reconoce la OMC, en función de la duración de la pandemia y de las medidas adoptadas para combatirla.

"La probabilidad de una recuperación fuerte es mayor si las empresas y los consumidores consideran la pandemia como un impacto temporal y puntual", puntualiza la OMC.

Alrededor de 80,000 muertes por COVID-19 en el mundo

COVID-19

El número de muertes por COVID-19 en el mundo se acercaba este martes a las 80,000 personas, una cifra que aumenta por minutos. [Puedes seguirlas en vivo en el mapa del Centro de Investigación sobre Coronavirus de la Universidad Jonhs Hopkins]

El total de personas infectadas por el virus asciende a 1,362,936, siendo Italia, por mucho, el país con mayor cantidad de fallecimientos con 16.523 aunque, a estas alturas, se detecta una cierta distención de la actividad en las unidades de cuidados intensivos y la zona de Lombardía ha dejado de trasladar pacientes a otras comunidades.

Estados Unidos es, en estos momentos, el país con más casos de contagio en el mundo, elevándose a 368. 449, seguido por España, con 140.510, Italia, 132.537 y Alemania con 103.717.

La cifra de decesos en Estados Unidos se acercaba a las 11.000 muertes. Aunque Nueva York continúa siendo el epicentro del contagio, la cantidad de fallecidos y el número de hospitalizados en las áreas de cuidados intensivos han disminuido, a pesar de lo cual, el director nacional de Salud Pública, Jerome Adams, declaró en una entrevista en Fox News Sunday que “Este va a ser nuestro momento Pearl Harbor, nuestro momento 9/11”.

Con el primer ministro Boris Johnson hospitalizado a casusa del coronavirus, el Reino Unido se prepara para enfrentar a partir de hoy lo que dio en llamar “la semana más lúgubre de la que se tenga memoria”, según afirma la Agencia AP.

No obstante, tanto las muertes como el número de nuevos casos mostraban un sensible descenso en países afectados de Europa como Italia, España, Francia, Holanda y Alemania, con locual se demuestra, de acuerdo a AP, que “las medidas de confinamiento y distanciamiento social están funcionando”.

A partir de estos descensos de contagio y mortalidad, los mercados bursátiles han empezado a dar señales de recuperación, llegando a 6 puntos el ascenso hoy, día 6 de abril.

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump dio a entender en su comparecencia diaria que “la difícil situación que se espera para las próximas semanas podrían pronosticar un cambio de dirección”, informa AP.

“Estamos empezando a ver la luz al final del túnel” Aseguró Donal J. Trump durante la habitual rueda de prensa matutina en la Casa Blanca.

En Asia, Japón, uno de los primeros países que por su cercanía territorial sintió el “efecto Wuhan”, (provincia China donde si inició la pandemia) y que había logrado mantener un número de contagios y defunciones bastante bajo, en estos momentos observa una aceleración de los brotes de la epidemia, lo cual ha llevado al Gobierno a decretar el toque que se hará efectivo a partir de mañana, martes 7 de abril.

Por su parte, China declara “estar regresando a la normalidad” y ha empezado el retorno del personal de apoyo en el sector de la salud que había movilizado como refuerzo durante la crisis en Wuhan y mantiene la cifra de muertes por COVID-19 en 2.571, aunque los vecinos de la zona sospechan que debe estar por encima de los 46.000 muertos.

Entre los datos aportados por el Johns Hopkins University Coronavirus Resource Center y que deben ser tenidos muy en cuenta para darle cabida a la esperanza, está la cifra de los que han logrado recuperarse por completo de esta enfermedad que ha querido tomar el control del planeta por varios meses: un total de 273, 546 vidas salvadas. Un dato para tener en cuenta.

Piden renuncia de Dr. Tedros al frente de la OMS por el manejo de la pandemia

Director General de la OMS.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y antes canciller y ministro de sanidad de Etiopía, es por estos días una figura controversial.

Antes cuestionado por el nombramiento de Robert Mugabe como embajador de buena voluntad de la OMS y por sus elogios a Cuba y China, el Dr. Tedros, como se le conoce en los medios, enfrenta hoy una avalancha de críticas por su manejo de la pandemia del coronavirus COVID-19.

La senadora por Arizona, Martha McSally, ha pedido la renuncia de Tedros Director General de la OMS y su colega de la Florida, Rick Scott, clama por una investigación en el Congreso sobre el manejo de esa organización en momentos de la crisis del Virus de Wuhan. Igual postura han asumido los senadores Ted Cruz, de Texas; y Ben Sasse, de Nebraska.

Los pedidos de renuncia ya aparecen en la página digital change.org con casi un millón de firmas. Otra petición en ese mismo sitio digital que aboga por su permanencia solo ha logrado unos dos mil firmantes.

El Virus de Wuhan

Hoy día, el titular de la OMS no ha cuestionado a Pekín por la política de ocultar los datos de la enfermedad, ni ha expresado preocupación, como otros miembros de la OMS por la carencia de información proveniente de este país, tampoco ha condenado las medidas punitivas contra los críticos de la gestión de los comunistas chinos, como el caso del Dr. Li Wenliang.

Desde diciembre cuando comenzó el conteo de casos y el doctor Wenliang lanzó la alarma, la OMS se limitó a repetir los informes provenientes de China sin cuestionarlos.

El twitter publicado por la OMS del 14 de enero, donde se afirmaba que no había temores de contagio persona a persona por el virus, de acuerdo con estudios preliminares realizados por las autoridades chinas, es uno de los ejemplos de la manera en que han llevado la crisis de salud mundial.

Luego de dos días de reunión (22 y 23 de enero), el Comité de Emergencia de la OMS se negó a declarar, tras profunda división de criterios, que la propagación del virus fuera una emergencia internacional, por lo que no fue catalogado como Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (PHEIC).

"Todavía no se ha convertido en una emergencia sanitaria mundial", dijo entonces Tedros Adhanom en conferencia de prensa en Ginebra.

En un lenguaje muy diplomático, le pidieron a China más información y le agradecieron por las medidas que tomaban.

Tedros hacía énfasis en que la OMS estaba en contra de que se impusieran limitaciones a los viajes


En los reportes de la organización para el 23, 24 y 25 de enero se consideraba que la posibilidad de riesgo global era moderada. Solamente en el informe del 26 de enero, cuando ya se reportaban más de 2 mil casos en el mundo y de ellos 1,900 en China es que reconocen erróneo el diagnóstico pasando a clasificar el riesgo de global.

Una semana después, el 30 de enero, ya era emergencia global (PHEIC). La enfermedad se había esparcido por 18 países, infectando a más de 7 mil personas y 170 muertos en China. Ese mismo día Tedros hacía énfasis en que la OMS estaba en contra de que se impusieran limitaciones a los viajes entre los países.

A finales de enero del 2020 viaja Tedros a China y tras un encuentro en Pekín con Xi Jinping se deshizo en elogios por lo que calificó de “compromiso de los líderes chinos en la lucha contra la enfermedad”. Y todavía a inicios de febrero no quería que se impusieran limitaciones de viajes con China y tampoco que se cerraran las fronteras con el gigante asiático, cuando países como Estados Unidos, Australia, Singapur y Rusia limitaban la entrada de chinos en sus territorios.

Recientemente la doctora Deborah Birx, recordó que todavía el 3 de febrero, el Dr. Tedros decía que no había razones para poner prohibiciones a los viajes.

El muy politizado funcionario de la OMS

Tedros Adhanom Ghebreyesus director general de la OMS. Fabrice COFFRINI / AFP
Tedros Adhanom Ghebreyesus director general de la OMS. Fabrice COFFRINI / AFP

Del 2005 al 2012 Tedros Adhanom Ghebreyesus fue ministro de Salud Pública de Etiopía, país continuamente afectado por enfermedades y que mantiene un sistema de salud precario.

Del 2012 al 2016, fungió como ministro de relaciones exteriores, en momentos en que el Índice de Democracia ubicaba tanto Cuba como Etiopía en la categoría de regímenes autoritarios. La nación africana se ubicó en el lugar 129, mientras que la caribeña en el 131.

Su doctorado es en Filosofía, especializado en sanidad comunitaria, siendo así el primer jefe de la OMS que no ha cursado estudios de Medicina.

En 2017 se convierte en el primer Director General de la OMS elegido por la Asamblea Mundial de la Salud de entre varios candidatos (un doctor británico y una cardióloga pakistaní) que proviene de África; tras varios meses de intenso cabildeo.

"Es muy político, no hay duda. Y a veces es demasiado político”, declaró Lawrence Gostin, profesor de leyes de salud global en la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown, recientemente a la agencia de prensa Reuters.

Su candidatura para la OMS tuvo el apoyo ferviente de China, el respaldo unánime de la Unión Africana (UA) y el de la administración de Barack Obama.

Para llegar a la jefatura de la OMS necesitó del apoyo de China. Y antes de las elecciones visitaba ese país e impartió una conferencia en la Universidad de Pekín, donde pedía mayor cooperación de la OMS con China.

Tedros Adhanom en China el 28 de enero del 2020.
Tedros Adhanom en China el 28 de enero del 2020.

El día en que fue electo medios de prensa chinos destacaron su compromiso con el principio de Una Sola China, el lema de los comunistas de Pekín para impedir a Taiwán participar en organismos y asambleas internacionales.

Desde el 2016 China comunista impide a Taiwán que participe en los trabajos de la OMS, como estuvo haciendo en calidad de observador desde el 2009. Tedros ha mantenido la política de la República Popular de China (Pekín) hacia la República de China (Taipei).

En Taiwán, tanto la oposición como el gobierno piden que el país sea incluido en la lucha contra el COVID-19, dentro de los organismos internacionales.

La OMS omite en sus informes la estrategia que han aplicado en Taiwán con éxito. La cancillería taiwanesa manifestó a inicios de mes que la OMS no ha compartido la información que les han brindado sobre la manera de combatir el COVID-19 “en sitios web relevantes ni la ha incluido en los informes de situación diarios”.

El éxito con que esa nación ha combatido la pandemia es reconocido en el mundo entero y se considera líder en esta materia, su estrategia es digna de estudio y aplicación, como informara recientemente el Departamento de Estado.

Mientras fue el canciller de Etiopía, el país se abstuvo en la votación de la Resolución 68/262 de la Asamblea General de la ONU que condenaba la anexión de Crimea por parte de Rusia en marzo del 2014.

En el 2017 siendo Etiopía miembro del Consejo de Seguridad se abstuvo en más de una ocasión en las votaciones para adoptar una resolución condenatoria al uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al-Asad.

Fue el representante de un régimen autoritario que en el 2016 impuso el estado de emergencia en el país con una total represión y control sobre los medios de prensa.

Exiliados etíopes protestan en Londres por las muertes de manifestantes.
Exiliados etíopes protestan en Londres por las muertes de manifestantes.

Más de 11 mil personas fueron enviadas a la cárcel, incluidos periodistas independientes, activistas de derechos humanos, opositores políticos y en más de 600 se suman los muertos. El Parlamento Europeo, desde el 2014, en más de una ocasión ha condenado los arrestos, las desapariciones y la violencia contra los manifestantes en Etiopía.

En medio del fragor por la elección para dirigir la OMS en el 2017, el diario The New York Times informó que el candidato etíope había sido acusado de encubrir tres epidemias de cólera en su país natal en el 2006, 2009 y 2011.

El diario The Washington Post, advertió en el 2016 que en Etiopía a los casos de cólera le decían AWD (Acute Watery Diarrea / Diarrea Acuosa Aguda). El artículo se titulaba “Las cosas que Etiopía no quiere que tú sepas que pasan en el país”. En 2016 fueron detenidos e impedidos de ejercer la profesión en el país africanos los corresponsales de PBS, The New York Times y Bloomberg.

Ya al frente de la organización, en octubre del 2017, tuvo Tedros la ocurrencia de designar al dictador de Zimbabue, Robert Mugabe, como embajador de buena voluntad de la OMS, alabando el sistema de salud de esa nación africana.

Cuando hizo el anuncio en una conferencia en Montevideo, Uruguay, llovieron las protestas de médicos, activistas de derechos humanos y de gobiernos de todo el mundo. En menos de 48 horas tuvo que reconsiderar el nombramiento. La sanidad en Zimbabue es calificada como un “genocidio silencioso” por ONGs internacionales.

Cuba y Etiopía

El 24 de febrero pasado Bruno Rodríguez, canciller del régimen, asistió a la Sesiones del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU en Ginebra y de paso visitó las oficinas de Tedros para quejarse de lo que considera ataques de Estados Unidos para “desacreditar y sabotear” el envío de médicos cubanos a misiones por todo el mundo.

Tedros Adhanom Ghebreyesus y Miguel Díaz-Canel en La Habana.
Tedros Adhanom Ghebreyesus y Miguel Díaz-Canel en La Habana.

Desde mediados de febrero, el Buró de Derechos Humanos, Democracia y Labores del Departamento de Estado ha estado recordando las prácticas de abuso laboral en los contratos de los médicos cubanos que son enviados a trabajar al extranjero y pide transparencia en los convenidos y que se ajusten a las leyes del derecho internacional y al respeto por los derechos humanos.

Durante su período como canciller de Etiopía visitó Cuba en varias ocasiones, siempre alabando las relaciones entre los dos países.

En abril del 2018 estuvo en calidad de jefe de la OMS para dos eventos, la Convención Internacional «Cuba Salud 2018» y la Feria «Salud para Todos 2018». Le recibió Díaz-Canel y José Ramón Machado Ventura, sin faltar la visita a la Escuela de Medicina donde dijo sentirse inspirado y deseoso de que Cuba refuerce su rol en la sanidad internacional.

En entrevista con los medios oficiales de Cuba, dijo que entre sus planes estaba “reconstruir la confianza en la OMS”.

Su mandato como Director General de esa entidad de la ONU comenzó el 1 de julio del 2017, por espacio de 5 años. A punto de cumplirse ya tres en el cargo, la desconfianza en la OMS ha aumentado y los pedidos para que abandone el puesto también.

Coronavirus afecta a más de un millón de personas en el mundo

COVID-19

El coronavirus sobrepasó el millón de infectados en todo el mundo y tiene en cuarentena obligatoria a media humanidad.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, los contagios positivos por COVID-19 suman la cifra de 1,083,084​ en todo el mundo.

Las muertes a nivel mundial registradas por la Universidad son de 58,243 personas y las recuperadas 225,422.

Estados Unidos lidera esta cifra con 266,671 afectados, seguido de Italia con 119,827 y España con 117,710.

El virus ha provocado el colapso de los sistemas de salud en los países desarrollados y en América Latina, además de no haber lugar para enterrar los fallecidos por este virus.

Situación que se evidencia a través de las redes sociales en lugares como Guayaquil, Ecuador, donde hay poca capacidad para los trámites de defunción.

La pandemia ha paralizado el funcionamiento de aeropuertos, fábricas y comercios, sin que se divise por ahora un final a la crisis, y las recomendaciones de las diferentes organizaciones siguen siendo mantener una higiene mínima.

Sin embargo, hay territorios que no disponen de acueducto, o de agua potable para evitar el contagio a través del lavado de manos.

Según la agencia de noticias AFP, la ONU advirtió que las restricciones de aislamiento amenazan a los más vulnerables, al restringir su acceso a la comida y los cuidados básicos, como sucede en algunos lugares de América Latina.

Mientras los países con tecnología de punta intentan desarrollar una vacuna, el llamado de las autoridades es a confinarse y mantenerse a distancia de otros seres humanos.

EEUU encabeza lucha contra el COVID-19 en el mundo

Barbara Birx, coordinadora del equipo de la Casa Blanca para enfrentar la pandemia de coronavirus.

El amplio despliegue de solidaridad que realiza el gobierno de los Estados Unidos de América lo coloca al frente del combate que se está librando en el mundo contra la pandemia de COVID-19.

En un recuento a modo de “instantánea”, compuesto por fotos, tuits y comentarios de apoyo a las imágenes, ShareAmérica, publicación de Departamento de Estado, nos muestra la intensa actividad de la nación norteamericana, encabezada por el gobierno y con la estrecha colaboración del sector privado, desde el pasado mes de febrero 6 hasta el presente 3 de abril

Las mayores y más productivas empresas del país no han dudado en ponerse al servicio del momento crucial por el que se está atravesando y han arrimado el hombro, colaborando con dinero, conocimientos y suministros, tanto para beneficio nacional como para apoyar a los países extranjeros.

Las pequeñas empresas tampoco se han quedado atrás en esta lucha por liberar al planeta del embate de este despiadado enemigo que ha logrado, en apenas tres meses, paralizar a más de la mitad de sus habitantes con el consabido impacto que esto representa para la economía mundial.

Estas empresas han cambiado su línea producción habitual para dedicarse a fabricar máscaras, protectores faciales y desinfectante para las manos, elementos vitales en este empeño de frenar el avance del contagio.

Incluso la Marina de los Estados Unidos se ha volcado, desplegando dos de sus buques hospital en las zonas portuarias de Nueva York y Los Ángeles, como parte de lo que se conoce como Estrategia Integral de Estados Unidos en la batalla contra el coronavirus.

La rápida y eficaz respuesta de EEUU refuerza las acciones del resto de los países afectados por el nuevo coronavirus. Entre los rubros de apoyo, se encuentra la facilidad de acceso a las “supercomputadoras” más avanzadas del mundo para todos los científicos que, en el planeta, están dedicados a investigar para hallar la solución al problema.

Científicos de otros países cuentan con el apoyo de los hombres de ciencia norteamericanos, dedicándose, entre otras esferas de la investigación, a buscar, en los medicamentos conocidos, cuáles pueden combatir al virus para detener su propagación.

La comunidad científica norteamericana se encuentra a la vanguardia en los esfuerzos por crear vacunas y tratamientos para el COVID-9 y las imprescindibles pruebas de diagnóstico y, para lograrlo, se aprobó una nueva ley en Estados Unidos que incluye fondos por más de 8.000 millones de dólares.

Los Centros de Estados Unidos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) envían cientos de paquetes para las pruebas de coronavirus a países afectados por el virus y aseguran que continuará haciéndolo mientras sea necesario. Esto se complementa con los 100 millones de dólares que el gobierno ha comprometido para ayudar a combatir la pandemia en todo el mundo.

Cargar más

XS
SM
MD
LG