Enlaces de accesibilidad

Economía

Las remesas terminan en terceros países, advierte economista cubano

Vista de la zona franca de Colón en Panamá (Foto: Elmer Martínez/AFP).

El economista cubano Omar Everleny ha presentado un decálogo de Medidas económicas necesarias para la economía cubana.

Al economista cubano Omar Everleny Pérez le parece inconcebible que, por culpa de eso que el gobierno de Miguel Díaz Canel ha llamado “el bloqueo interno”, una remesa que llega a Cuba desde Estados Unidos termine apoyando el sector privado de otros países.

“Los cubanos tienen esos dólares y salen a comprar a otros mercados, entonces me parece inconcebible que una remesa que llega de Estados Unidos se convierta en apoyo al sector privado de otro país, porque cuando estás comprando en Panamá o en México estás ayudando al privado de esos países”, le dijo Everleny desde La Habana a radiotelevisionmarti.com.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:32 0:00

Así el dólar “pasa por Cuba, no se queda en Cuba”, añade el economista, expulsado en 2016 del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana por “hablar con la prensa extranjera, dar algunas conferencias o participar en encuentros con personas”.

Everleny también se pregunta en qué parte de la economía cubana se puede notar la presencia de esos recursos humanos “altamente escolarizados” de los cuales siempre presume el gobierno como resultado de la educación universitaria gratuita.

“Porque si me estás diciendo que uno de los valores de Cuba son los recursos humanos altamente calificados… sí, sí, pero ¿dónde está la presencia de esos recursos en la economía cubana?”, cuestiona el experto. “¿Se exporta software, se hacen planos, se hace qué…? Creo que hay que tener cierta coherencia, ¿no?”

La agencia Inter Press Service (IPS) difundió la semana pasada el artículo de Everleny “Medidas económicas necesarias para Cuba”, como parte de las cuales recomienda promover activamente las inversiones “de individuos o familias cubanas que residen en el exterior” y que todos los inversionistas extranjeros puedan contratar directamente a sus empleados en la isla sin la mediación de una agencia subordinada al gobierno.

Un cuentapropista vende pizas en Santiago de Cuba (Foto: Archivo).
Un cuentapropista vende pizas en Santiago de Cuba (Foto: Archivo).

Propone ampliar la lista de los oficios permitidos para trabajar al margen del Estado, o que el gobierno defina cuáles son los que no acepta y deje a la iniciativa de la población “las actividades que quisieran ejercer por su cuenta”.

No entiende cuál es la diferencia entre el cuentapropista a quien le permiten abrir una paladar y un abogado graduado de la Universidad que quiere abrir su bufete. Hay que salir de las manualidades, declara.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:46 0:00

“El Estado tiene que decir: no quiero que haya educación privada, punto, y no quiero que haya esto, punto”, manifiesta el economista. Se deben permitir todas las iniciativas, “la gente quiere [hacer] a lo mejor un cibercafé; por qué no puede haber cinco ingenieros civiles que se unan y creen una consultoría de ingenieros civiles donde el Estado les contrate un plan, o un arquitecto”.

Porque si el país no quiere aprovechar esos recursos altamente calificados, “ellos [las personas escolarizadas] sí se están aprovechando”, comenta Everleny. “Terminan la universidad y muchos –no es ningún secreto—marchan al exterior, a Uruguay, a Paraguay, a Ecuador, a España; se van como que van a estudiar una maestría, pero después no regresan”.

El Estado invierte recursos en una persona, garantiza su educación universitaria, “pero después no se quedan en su economía”.

El economista cubano Omar Everleny Pérez Villanueva.
El economista cubano Omar Everleny Pérez Villanueva.

“Entonces el ciclo, si no se cierra, fue un escape de recursos”, dice Everleny, que fue profesor de Economía en la Universidad de La Habana durante más de tres décadas y ahora es un economista independiente.

A su vez, advierte Everleny, él no pretende que sus 10 propuestas sean una solución mágica para resolver los problemas de la economía cubana.

“Quise aclarar, porque están diciendo que hay que aumentar la oferta, aumentar los servicios, y un poco la gente no entiende de lo que estamos hablando”, comenta el experto. “Dije: si quieren aumentar la oferta de bienes y servicios, algunas de las medidas podrían ser estas. Pero [son] inagotables las cosas que se podrían hacer”.

Apunta que se concentró en las reservas económicas disponibles en el trabajo por cuenta propia sin entrar en la gestión de las empresas estatales.

“Por ejemplo, que un gerente sea gerente y no administrador de recursos”, dice, subrayando la necesidad de la iniciativa y de la responsabilidad fiscal también dentro de la empresa estatal.

¿Tendrán repercusiones prácticas estas 10 propuestas?
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:11 0:00

“Hay toda una serie de cosas que se podrían hacer, pero estas [10] medidas avanzarían mucho el tema que el gobierno ha dicho que es el bloqueo interno: quitarle el impuesto al dólar, permitir que una cooperativa importe; lograr que se pueda comprar aquí en dólares [en mercados mayoristas] … esos son problemas internos”, dice el economista.

Everleny no sabe qué repercusión práctica podría tener su decálogo en la economía cubana.

“Lo único que sí sé es que me gustaría dejar escrito lo que piensa una parte de las personas, porque todos con los que he hablado están de acuerdo con esas medidas, y son medidas que alguien tiene que demostrarme que son absurdas”, manifiesta Everleny. “Si hoy en la calle, en el mercado negro, se está cambiando el dólar uno a uno [con el CUC], ¿por qué el Estado en sus CADECAS, que las tiene para eso, no cambia uno a uno?”

Cuentapropista vende frutas y viandas en un mercado (Foto: Archivo).
Cuentapropista vende frutas y viandas en un mercado (Foto: Archivo).

La conclusión es que no va ningún dólar al Estado y todo se queda en la parte de los particulares, sentencia el economista.

“Como estoy teniendo una visión casi gubernamental en el asunto: ¿entonces cuál sería la contradicción?”, vuelve a preguntarse. “Si tú me dices a mí en todos los discursos que el sector no estatal es parte del proceso de desarrollo, y que las fuerzas van a [actuar] todas juntas, ¿por qué después tomas unas medidas para las cooperativas que lo que van a es a eliminar las cooperativas?”

Hay un doble discurso ahí, cree Everleny. No hay coherencia, dice, por eso quería sacar a luz esos temas.

“Para que después no digan, bueno, ¿pero en Cuba no pensaban?”, añade el experto. “Bueno, siempre en Cuba pensaban; que no ejecutaban es otra cosa”.

Cubanos se quejan de nuevas regulaciones sobre venta de gas licuado

Holguineros hacen cola para adquirir las balitas de gas licuado. (Archivo)

La empresa de gas licuado reguló desde el 19 de agosto la venta del combustible tanto a los usuarios del mercado racionado como a los del liberado, una medida que aumentará las dificultades de la familia cubana, según dijeron residentes y periodistas consultados por Radio Televisión Martí.

Ahora un núcleo de cuatro personas tiene que esperar 32 días para comprar una balita de 10 kilogramos por el contrato, y en el mercado liberado solo se puede comprar una cada dos meses, informó la Unión Cuba-Petróleo.

En Santa Clara hay colas desde la noche anterior ante la incertidumbre sobre el futuro del servicio, comenta el cuentapropista Yoel Espinosa Medrano.

"El gas viene y se agota, y ese anuncio público no sabemos las consecuencias que puede traer", dijo Espinosa Medrano en referencia a las nuevas regulaciones.

Según el trabajador independiente, los santaclareños desconfían de lo informado por las autoridades.

Incertidumbre sobre venta de gas licuado en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:46 0:00

Desde Camagüey, la residente Leydis Tabares expresa que no hay muchas alternativas al gas licuado para cocinar. "La revolución energética acabó con todo lo que teníamos. No hay piezas en los poliservicios, todo el mundo tiene las ollas rotas, y entonces ¿con qué va a cocinar la población?", se cuestionó.

En Güira de Melena, Artemisa, el periodista Jorge Bello dice que allí solo se está ofertando un cilindro de 12,5 kilogramos cada seis meses a los que tienen contrato.

"Esto solo resuelve para un período de tres meses. Las personas que cocinan por gas licuado tienen que adquirirlo por bolsa negra, entre 10 y 12 CUC", explicó Bello.

En la capital cubana, donde existe una red de distribución en el casco histórico, la situación en los municipios de la periferia también es crítica, comenta el periodista Vladimir Turró desde La Lisa.

"Es una problemática bien grande que va a afectar a todo el país", subrayó.

Mientras, el ministerio de Comercio Interior anunció la creación de brigadas de reparación para dar mantenimiento a los equipos entregados durante la revolución energética, informó el portal oficialista Cubadebate.

Agricultores cubanos: Gobierno es responsable por desabastecimiento

Un carnicero en un mercado de La Habana. REUTERS/Stringer

Agricultores privados concluyen que la responsabilidad ante el desabastecimiento actual en los mercados luego de la implementación de la política de precios topados recae en el Estado y no en los productores.

Desde Bayamo, en la provincia de Granma el campesino Emiliano González comenta que ellos prefieren dar otro uso de las cosechas ante de venderlas al gobierno con los precios actuales.

La situación es muy compleja, dijo González a Radio televisión Martí. "Utilizamos muchos insumos para producir algún tipo de alimento", y con el precio topado del gobierno "no es rentable la producción agropecuaria", señaló.

Ante esta disyuntiva, algunos campesinos deciden guardar los productos, o utilizarlos para alimentación animal, antes que venderlos al gobierno. González advierte que "va a venir más desabastecimiento por las medidas coercitivas" que ha implantado el Estado con la nueva política de precios.

Campesinos cubanos señalan al Estado en medio de crisis por precios topados
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

Desde Quemado de Güines, en Villa Clara, el agricultor Ibar González coincide en que la medida es arbitraria y no tomó en cuenta el costo de las producciones, a lo que se suma la ineficiencia de la empresa estatal Acopio.

"El maíz está perdido del mercado porque el campesino prefiere vendérselo a los galleros o a los palomeros, porque se lo pagan a 500 pesos"; el Estado lo paga a 220, "un precio topado que afecta al campesino", señaló.

Según el agricultor, en Quemado de Güines "se pudrió el plátano fruta" y "se pudrió la calabaza", porque Acopio no vino a recoger los productos. "La culpa la tiene el Estado, la tiene el gobierno, los que tienen el 70% de las tierras de este país, y la tienen improductiva".

En San Juan y Martínez, el tabacalero Rolando Pupo dice que los precios debe dictarlos la ley oferta y demanda, y que el gobierno no tuvo en cuenta la falta de un mercado mayorista con precios razonables para obtener los insumos.

"El campesino no se siente incentivado a producir porque los insumos que entran a la agricultura llegan por el mercado negro a altos precios, entonces el campesino tiene que invertir muchos recursos para al final poder producir algo de alimentos y venderlo a un precio que él se sienta beneficiado. Esto el régimen no lo entiende", concluyó Pupo.

No da la cuenta: la cría de cerdos se afecta con precios topados

Una finca en Güira de Melena, Artemisa. REUTERS/Stringer

El límite de precio a la carne de puerco ha eliminado las ganancias de los productores privados y a la vez ha desencadenado la escasez de ese alimento primordial en la mesa de los cubanos.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:40 0:00

“Esto ha repercutido negativamente en la población porque antes, a pesar de que la carne estaba un poco más cara, siempre aparecía. Ahora en estos momentos no la hay”, dijo desde Santa Cruz del Sur, Camagüey, René Fernández Quiroga.

“La comida de cerdo está demasiado cara, aquí le venden trigo pero eso es una o dos veces al mes”, señaló René en entrevista con Radio Televisión Martí.

La mayoría de los productores de carne de cerdo compran el alimento de los animales en el mercado negro.

Confesor Verdecia, desde Mayarí, Holguín, comentó que es mayor el dinero que hay que invertir en la crianza del cerdo que el que se puede obtener al venderlo.

“Usted compra un puerquito aquí en Cuba con 45 días de nacido y vale 500 pesos, y compra la lata de comida, la lata de soya a 120 pesos ¿cuántas latas de soya consume ese animal para llevarla a 100 libras?”, se preguntó.

Una familia de campesinos sacrifica un cerdo en Sagua la Grande. REUTERS/Desmond Boylan
Una familia de campesinos sacrifica un cerdo en Sagua la Grande. REUTERS/Desmond Boylan

En otros casos los precios de la carne de cerdo se han disparado sin que el tope sea efectivo.

“La gente empieza a venderlo por la izquierda, a venderlo en otros lugares, buscan otras alternativas, para evadir la situación de los precios”, explicó Esteban Hernández desde Alquízar, provincia de Artemisa.

Lo mismo en Santiago de Cuba, Pinar del Río o Matanzas la medida de topar los precios obstruye los pequeños negocios y conducirá al encarecimiento de productos de primera necesidad.

¿Cambió algo en Cuba con el aumento salarial?

Una cola para comprar huevos en La Habana. Foto YAMIL LAGE / AFP

El gobierno cubano aprobó en junio un incremento salarial en el sector presupuestado donde laboran los trabajadores de salud pública, educación, cultura y deporte, administración pública, comunales, vivienda y defensa.

Desde el primero de julio el sueldo mínimo mensual pasó a ser de 400 pesos, equivalentes a $16 dólares y el salario medio se elevó hasta los 1.067 pesos, unos $42 dólares.

Radio Martí recogió opiniones de varios cubanos sobre el impacto que tiene esta subida salarial en la vida cotidiana de los cubanos.

¿Cambió algo con el aumento salarial? los cubanos responden
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

“Yo no veo que la gente tenga tanto lío con el salario que subieron, la carne de puerco vale 50 pesos nada más”, dijo desde Matanzas la activista Tania Echevarría.

Con el anuncio del incremento salarial el Ministerio de Finanzas y Precios de Cuba precisaba, que con el objetivo de evitar el efecto inflacionario de la medida, se dispondrían los mecanismos necesarios en toda la economía que permitan atenuar posibles incrementos de precios.

Según explicó a Radio Martí Xenia Martín, residente en La Habana y trabajadora dela Dirección de Salud del municipio Boyeros, ya se aplican estos mecanismos de control de precios.

“Siempre va a ver quien va a querer inventar, pero aquí en la zona donde yo vivo se mantienen los mismos precios de antes, aunque la policía está trabajando en eso y hay inspectores y se está luchando porque el problema es que el aumento no es para todos los trabajadores”.

La empleada estatal mostró satisfacción con el aumento de salario pero reconoció que no es una fórmula perfecta: “No completamente nos va a mejorar la vida, porque eso es algo que no nos va a mejorar, pero (el aumento salarial) es algo más que va a caer en la bolsa”.

El doctor Roberto Serrano, desde Santiago de Cuba, dijo a Radio Martí que el incremento de 200 o 300 pesos en los salarios apenas tiene impacto en los cubanos.

“Una compra diaria de comida, por ejemplo vale 300 pesos”, dijo el médico y mencionó que los salarios no alcanzan ni para comprar unos pantalones de vestir, jeans, ni siquiera un par de zapatos.

Serrano considera que los medios de prensa no deben hacerse eco de un aumento tan “insuficiente” que a su juicio “no debería darse por la televisión ni por nada”.

“Pero bueno, aquí todo es política”, concluyó el licenciado.

Cargar más

XS
SM
MD
LG