Enlaces de accesibilidad

Economía

La mitad de los cubanos vive en condiciones de pobreza, indica estudio

Una bodega en San Luis, Santiago de Cuba.

El Observatorio de Derechos Sociales, una iniciativa del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, presentará el martes su primer informe sobre el Estado de los derechos sociales en Cuba en el que se asegura que la mitad de la población vive en condiciones de pobreza.

El grupo con sede en Madrid ha dado a conocer algunos de los resultados del estudio, por ejemplo: el 55,4 por ciento de los hogares cubanos recibe menos de 100 dólares al mes.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:16 0:00

También indican que alrededor de un 50 por ciento de los cubanos viven por debajo del índice de pobreza.

En el evento, que se efectuará en la ciudad de Madrid a las 9 y media de la mañana y será transmitido en vivo por Facebook, participarán: Alejandro González Raga, ex preso político cubano y director del Observatorio; Michel Suárez, periodista e investigador; Yanelys Nuñez, artista e investigadora; Daily Coro, doctora en Medicina; Elena Larrinaga de Luis, directora de la Red Femenina de Cuba; y el opositor venezolano Antonio Ledezma, entre otros invitados.

Las nuevas medidas en Cuba: "Ahora los ministros quieren convertirse en mulas"

Vista de la Zona Franca de Colón en Panamá (Foto: Elmer Martínez/AFP).

Economistas y activistas dentro y fuera de Cuba ven las nuevas medidas anunciadas por el gobierno cubano como un golpe a la iniciativa privada, como un esfuerzo para controlar las remesas que llegan del extranjero y como otra prueba de la incapacidad del régimen para auspiciar una economía próspera.

“Ahora los ministros quieren convertirse en mulas”, le dijo la cuentapropista habanera Rebeca Monzó al presentador y periodista de Radio Martí Tomás Cardoso. “No creo que eso vaya a progresar, no creo que vaya a tener éxito. Por eso [este país] está estancado; por eso aquí nada progresa ni se desarrolla, y esto tampoco se va a desarrollar”.

'Ahora los ministros quieren ser 'mulas'
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:25 0:00

Hay demasiadas preguntas sin responder, advierte la economista Martha Beatriz Roque. Pero lo que sí está claro para ella es que quieren cortarle a la gente la posibilidad de tener dinero, “porque todo el que tiene dinero se separa completamente de la política del gobierno”.

Desde Madrid, el también economista Elías Amor ve las nuevas medidas como parte de un mismo y recurrente plan represivo contra la acumulación de riqueza fuera del gobierno, y como una ventana abierta a la Seguridad del Estado.

“Desde 1959, cada vez que el régimen comunista de Cuba ha visto un conato de actividad económica y de riqueza, pues simplemente lo ha exterminado”, declaró el experto. “Ya ocurrió con nuestros abuelos al principio de la revolución, cuando perdieron todo lo que tenían; luego en los años 80 con los macetas; después en los 90 con los agricultores que tuvieron un desarrollo importante, sobre todo en el periodo especial”.

Y ahora, manifiesta, contra los que salen del país a buscar lo que no encuentran en Cuba.

“Se echan encima de esos que llaman de manera un poco despectiva “mulas”: a mí me gusta llamarles emprendedores comerciales, porque son personas que están dando un magnífico servicio a la población”, le dijo Elías Amor a Cardoso.

Portada reciente de 'Guamá', la parodia de 'Granma' que hace el incisivo caricaturista cubano Alen Lauzán, residente en Chile (Reproducida con permiso del artista).
Portada reciente de 'Guamá', la parodia de 'Granma' que hace el incisivo caricaturista cubano Alen Lauzán, residente en Chile (Reproducida con permiso del artista).

Porque lo que dice el ministro de Economía, de que ahora los cubanos van a comprar los electrodomésticos fabricados por las empresas estatales cubanas, es difícil de creer, indica el experto.

“Yo no sé qué van a comprar, pues son aparatos de calidad deficiente, y a ningún cubano en su sano juicio se le ocurre comprar una nevera o un televisor de plasma fabricado en Cuba”, observa el economista.

'Exterminar los conatos de riqueza económica'
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:17 0:00

"Ahora el cubano que necesite un frigorífico o un televisor tendrá que ir a un agente comercial contratado por una empresa estatal que tenga la licencia de importación; es decir, va a acabar cayendo en manos del estado, y tendrá que pagar la operación con una tarjeta electrónica referida a una cuenta corriente en divisas abierta en uno de los bancos controlados por el Estado.

“En definitiva, el cubano que vaya a comprarse un plasma por este procedimiento, lo primero que debe saber es que está facilitando sus datos económicos a un banco que es una oficina del Estado, que puede poner esa información a disposición de la Seguridad del Estado”, observa el analista, “y como sabemos que en Cuba el respeto a la información individual es inexistente, esto supone abrir un espacio que a muchos cubanos les puede preocupar".

Muchas de las operaciones que venían realizándose hasta ahora no se van a realizar, y el objetivo de recaudar ingresos que pretende conseguir el gobierno cubano tampoco se va a lograr, pronostica.

Pasajeros esperan el chequeo de Aduana en el Aeropuerto Internacional José Martí, Foto Archivo AFP/Adalberto Roque.
Pasajeros esperan el chequeo de Aduana en el Aeropuerto Internacional José Martí, Foto Archivo AFP/Adalberto Roque.

“Son medidas que no responden a ninguna razón de tipo económico y que van en contra de lo que necesita la economía cubana”, manifiesta el economista. “Me atrevo a decir que este es el primer paso de un proceso de recentralización o de estatización que emprenden las autoridades comunistas, y que esos pequeños espacios que se han ido abriendo para el desarrollo de la actividad económica privada en Cuba están en peligro”.

El experto cree que el régimen cubano ya tiene un plan perfectamente diseñado para ir volviendo a extender los tentáculos del estado comunista en la economía.

Las mulas, tal y como las conocemos, van a desaparecer, y el negocio asociado a esta actividad pasa a ser controlado en este momento por el estado, que se hará con las divisas –que van a ser menores— y tendrá que hipotecar subsidios del presupuesto del estado –no sé de donde los van a sacar—para acometer estas medidas”, dice. “Pero en definitiva se han salido con la suya”.

Ejercen un control total y absoluto sobre la economía, y con esto lo que están impidiendo es que los cubanos mejoren sus condiciones de vida, añade.

“Van en contra de las tendencias de todas las economías del mundo, y lo van a pagar caro”, anticipa el economista.

Martha Beatriz Roque: "Control al estilo totalitario"

“En Cuba comprar un equipo electrodoméstico era acudir a un programa semanal que sale en El Paquete, donde venden de todo. [...] Comprar un refrigerador en Cuba era algo tremendo, tenías que hacer colas y era tremendamente caro.

“Esto dio lugar a que el cubano, que es tan emprendedor, se le ocurriera salir fuera del país, a países como Panamá, que además le facilitó la visa para comprar cosas. La cantidad de dinero que el cubano gastaba en Panamá era un desperdicio para el gobierno, porque no le entraba al gobierno, sino [que] le entraba a los panameños.

´Demasiadas preguntas sin responder'
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:40 0:00

“Ellos decidieron cortar ese desperdicio y controlarlo al estilo totalitario. Eso explica lo que está pasando: no le van a permitir a nadie salir a comprar equipos fuera, traerlos importados y venderlos en el país”.

Las reexportaciones a Cuba desde la Zona Libre de Colón en 2018 sumaron 335 millones de dólares, muchos de ellos de las compras que iban a hacer allí los cubanos.

“Primero tienes que abrir una cuenta bancaria, esperar que te den la tarjeta magnética, y después ir a comprar. Incluso, ya están advirtiendo que si necesitas que te devuelvan el dinero no va a ser en efectivo: va a ser a través de la tarjeta magnética.

Hay muchas preguntas: "¿esa tarjeta magnética te permite sacar dinero del banco, o simplemente es para hacer compras en las tiendas habilitadas al efecto? En estos momentos van a ser tres, una en Santiago de Cuba y dos aquí en La Habana, pero después dicen que son más de 70.

Una mujer habla por teléfono frente a dos negocios privados de venta de artesanías en La Habana (Cuba).
Una mujer habla por teléfono frente a dos negocios privados de venta de artesanías en La Habana (Cuba).

¿De dónde van a sacar tanta mercancía? Pienso que la van a sacar también de Panamá. La irán trayendo a precios baratos, y después la venderán aquí a precios más altos. El problema es uno: cortarle a la gente la posibilidad de tener dinero, porque todo el que tiene dinero se separa completamente de la política del gobierno.

“El que tiene dinero no agacha la cabeza. [...] Por consiguiente: hay que acabar con el que tiene dinero.

“Hay que seguir de cerca el cambio de la divisa dentro del país, porque el dólar tiende a aumentar de valor, y probablemente pase del uno por uno para hacerse más caro que el CUC.

“Una pregunta que hay que hacerse: ¿la Western Union aceptará pagar aquí en dólares? A nadie que le manden dinero por la Western Union le va a venir bien que se lo den en CUC, porque no lo puede ingresar en la cuenta bancaria.

“Es un error muy grave el que ha cometido la dictadura. Los asesores económicos que tiene este régimen quieren hundirlo”.

Pedro Acosta: "El que bandido nace, bandido muere"

Acosta fue dueño de la paladar Doña Ceci, en La Habana.

“El que bandido nace, bandido muere, y este Estado desde que tomó el poder nacionalizó, intervino, se apoderó de todo lo que quiso, y sigue actuando así. Son unos mercachifles, estafadores del pueblo.

“Estas medidas no resuelven nada. Ellos no lo han hecho de buena fe: lo han hecho por una necesidad de lo que se estaba fugando. Pero al final, como todo, les va a salir mal.

“Siguen robando. Al final, nuestro honroso vicepresidente dijo que con ese dinero se pensaba financiar el desarrollo del país, o sea: robando de las remesas que recibe el pueblo es que piensan desarrollar el país. Es irrisorio: lo que no han hecho en 60 años no van a hacerlo en 20 ni en 30 ni en 40.

“No pienso que la medida resuelva nada: al contrario, lo que va es a agravar la situación y complejizarla aún más”.

Rebeca Monzó: "Va a ser un desastre"

“El gobierno quiere hacerse de las divisas de la manera más fácil y más cómoda para ellos, que es quitándoselas a los cubanos. Allá quien abra esa cuenta y se decida a que el gobierno lo manipule. Estoy segura de que al final va a ser un desastre, porque van a estar manipulando el dinero de las personas, que no van a saber nunca cuánto dinero tienen.

“Estoy segura de que eso va a durar poco tiempo: allá los cubanos que se arriesguen a que sus familiares les depositen el dinero en una cuenta bancaria, y el gobierno manipule ese dinero como le dé la gana”.

Yoel Espinosa Medrano: "Nunca vamos a salir adelante"

Espinosa es periodista independiente

“Hay una frase de los muñequitos de Elpidio Valdés: ‘Eso habría que verlo, compay’. Si aquí dentro de la isla el gobierno cubano no es capaz de abastecer un refresco al mercado interno, ¿cómo va a poder hacer con toda esa [mercancía], que se necesita dinero fuerte para adquirirla?

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:41 0:00

“Hasta el momento se ha demostrado la incapacidad del sistema económico socialista para mantener un país. Siempre vamos a estar ahogados sobre la piedra, mientras el Estado no cambie su mentalidad de darle entrada a la inversión extranjera para que tenga su dividendo y a la vez el estado cubano obtenga su ganancia. Mientras ellos quieran acapararlo todo, monitorear todo y saberlo todo de los negocios, nunca vamos a salir adelante.

“Hay una incertidumbre grande. De esos 300 millones que se fueron a Panamá en este 2019, hay unos cuantos millones que todavía están esperando entrar a Cuba en mercancía [por barco o por avión]. Y el precio que tienen se diferencia de lo que piensa ofertar el gobierno”.

Reexportaciones a Cuba de zona libre panameña sumaron $335 millones en 2018

Zona Libre Comercio de Colón, en Panamá.

Las reexportaciones a Cuba de la Zona Libre de Colón (ZLC), la mayor del continente y situada en el Caribe de Panamá, sumaron $335.5 millones de dólares en el 2018, informó este miércoles la administración del emporio comercial, que participará con cinco empresas en la Feria Internacional de La Habana el próximo noviembre.

La ZLC estará representada en la Feria Internacional de La Habana que se celebrará del 4 al 8 de noviembre próximo por empresas de los rubros de calzados, ropa, motocicleta y servicios logísticos, indicó este miércoles su administración en una declaración pública.

La subgerente de la ZLC, Olgalina de Quijada, comentó que para la Zona Libre de Colón "es importante seguir fortaleciendo la relación con Cuba y que continúen llegando los empresarios y turistas de la isla a comprar".

De acuerdo a las estadísticas difundidas este miércoles, entre enero y septiembre pasados ingresaron a la zona franca panameña 34.500 cubanos, "lo que supera la entrada (de isleños) en igual período del 2018", dijo la ZLC sin más precisiones.

"En cuanto a movimiento comercial, las reexportaciones a la isla el año pasado totalizaron unos 335.5 millones de dólares", añadió la información oficial.

Quijada aseveró que "no se han dejado de dar visas a empresarios cubanos e incluso, a través de la Asociación de Usuarios, se coopera con información al Servicio Nacional de Migración para agilizar el trámite de las visas a los empresarios de la isla".

Panamá aprobó en octubre de 2018 una "tarjeta de turismo" para que ciudadanos cubanos sin visado estampado y con carné de cuentapropista, certificado de creadores (artesanos) o que hubieran viajado anteriormente a Panamá o a un tercer país, pudieran entrar y permanecer en territorio panameño por hasta 30 días para hacer compras, pero el mecanismo fue suspendido "temporalmente" el pasado 24 de julio por el Gobierno.

Antes de esa suspensión temporal, el Gobierno había decretado, en marzo pasado, que los cubanos debían tener una visa estampada para ingresar a Panamá, incluidos aquellos que obtuvieron la tarjeta de turismo y que entraron con ella al país.

El presidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, Daniel Rojas, dijo en agosto pasado a Efe que para agilizar la llegada de los compradores cubanos las empresas de la zona franca mandaban cartas a la oficina de Migración panameña respaldadas con los expedientes de adquisiciones.

"Nosotros lo que le hemos pedido a Migración (de Panamá) es que no nos quite el derecho a que los clientes vengan. Hay compañías que tienen un expediente completo, impecable, de clientes cubanos. De esos clientes se mandan cartas a Migración y Migración les va a sacar la visa inmediatamente. Eso sí se está haciendo", afirmó entonces Rojas.

Nuevas medidas afianzan al Estado con el monopolio de la importación en Cuba

El centro comercial Carlos III en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Una serie de medidas económicas que autorizan la importación de determinados productos a los ciudadanos y las empresas privadas fueron anunciadas el martes en la televisión cubana por el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa.

Las propuestas consolidan al Estado como único importador en el país pues las importaciones sólo podrán hacerse a través de una decena de empresas del gobierno, propiciando así una nueva entrada de divisas por concepto de importación. Asimismo, el costo de importación será determinado por la empresa estatal, pero Rodrigo Malmierca Díaz, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, aseguró que "los márgenes comerciales de ganancia son ínfimos, porque el objetivo es brindar el servicio, no enriquecerse a costa de él".

Las medidas disponen que el único mecanismo para adquirir los productos sea mediante tarjetas magnéticas recargadas exclusivamente con dólares; permiten abrir cuentas en entidades bancarias del Estado en las que se pueden depositar las remesas desde el exterior y activan la tarjeta ​AIS, creada por CIMEX, cuyos depósitos se realizarán exclusivamente desde el exterior mediante transferencias internacionales.

Entre los cambios destacan los siguientes:

  • Se autorizará la compra de electrodomésticos, partes y piezas de carros y otras mercancías en dólares en más de 70 tiendas mediante tarjetas magnéticas.
  • Se permitirá la importación de determinados productos a través de 11 empresas del Estado donde sólo se exigirá a los ciudadanos el carnet de identidad y poseer una tarjeta magnética habilitada. Será necesario la firma de un contrato. El precio final de importación será determinado por la empresa importadora y tendrá en cuenta el valor de la mercancía, los gastos de la transportación, manipulación e inspección. Los pagos se harán por adelantado y al contado.
  • Las empresas privadas deberán presentar la licencia de cuentapropista, la escritura notarial de creación, certificado de inscripción en el Registro Mercantil, poder de representación (protocolizado ante notario) de la persona autorizada a intercambiar con la importadora y un número de la cuenta bancaria autorizada para operaciones en moneda libremente convertible.
  • Se concederán bonificaciones o exenciones arancelarias a la importación de materias primas e insumos, principalmente para los productos de primera necesidad y de mayor demanda entre la población, importados por las cadenas de tiendas y otras entidades comercializadoras
  • Empresas importadoras designadas por el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera dispondrán de servicios de importación a las personas naturales.
  • Las “zonas con régimen de depósito de la Aduana” hoy existentes funcionarán como zonas de venta de mercancías de las empresas importadoras designadas.
  • Se utilizará la consignación de mercancías por comisión para potenciar su entrega a través de empresas importadoras designadas, a las que accederán las personas naturales.
  • Las empresas estatales Servicios Automotores Sociedad Anónima (SASA), empresas de CIMEX y otras venderán partes, piezas, accesorios y otros productos automotores multimarcas a los ciudadanos.
  • Todas las ventas serán mediante tarjetas magnéticas. Por tanto, en el mercado minorista no se realizarán ventas en efectivo.
  • Se propone iniciar las ventas de los productos más demandados, tales como equipos electrodomésticos, ciclomotores eléctricos, TV de pantalla plana, aires acondicionados, así como partes y piezas de automotores.
  • Está previsto otorgar la exoneración total o parcial del impuesto aduanero.
  • Los ciudadanos podrán abrir cuentas en dólares estadounidenses, solo con la presentación de su carnet de identidad, en el Banco Metropolitano S.A., Banco de Crédito y Comercio y Banco Popular de Ahorro para realizar las compras en las tiendas con tarjetas magnéticas.
  • Las remesas desde el exterior podrán ser depositadas en estas cuentas lo mismo que transferencias desde otras cuentas en divisas, o transferencias entre cuentas del mismo producto. También recibirán depósitos en efectivo en dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos, coronas danesas, coronas noruegas, coronas suecas y yenes japoneses.
  • El tipo de cambio estará en base al dólar estadounidense. En caso de hacer depósitos en efectivo en esa moneda, se aplicará el gravamen.
  • Las entidades importadoras estatales abrirán cuentas en dólares en el Banco Financiero Internacional S.A. (BFI) y los pagos serán de forma electrónica, con las tarjetas plásticas a través de los terminales de puntos de venta (TPV).
  • Se aceptarán las tarjetas internacionales VISA y MasterCard, además de las nacionales AIS (nuevo producto emitido por FINCIMEX cuyos depósitos se realizarán exclusivamente desde el exterior mediante transferencias internacionales) y dos nuevos productos del Sistema RED.
  • Todas las solicitudes de importación deberán ser pagadas en las entidades del comercio exterior, con las tarjetas plásticas mediante los TPV, para lo cual se deberá contratar el servicio con FINCIMEX. Solo a partir de que tenga los fondos en su cuenta, la entidad podrá realizar los pagos al exterior con el instrumento de pago que se acuerde con el suministrador.
  • Las devoluciones de los bienes adquiridos que requieran el retorno del dinero serán canalizadas solo por vías electrónicas establecidas por FINCIMEX.
  • Se venderán en CUC productos de línea económica y de primera necesidad, y algunos que forman parte del programa de ahorro energético, también batidoras, lavadoras, bombas de agua y piezas de automóvil.

¿Cómo han recibido la noticia?

“Con esta medida el gobierno cubano lo que ha hecho es convertirse en una mula monopolista”, opinó el economista cubano Elías Amor en entrevista con Radio Televisión Martí.

“Lo único que hace es eliminar una actividad económica libre que se venía produciendo en el país por agentes privados que viajaban al exterior a realizar compras de artículos y bienes que no se encontraban fácilmente en ninguna tienda”, apuntó el economista residente en España.

Para Angel Rodríguez Pita, del Centro para el Desarrollo Local, el marcado interés por recaudar dólares tiene un propósito específico: “ellos van a dejar un mercado en dólares y uno en moneda nacional, lo que pasa es que en el de pesos cubanos va a ser muy bajo el consumo porque la oferta va a ser de muy baja calidad. Ellos van a eliminar el CUC".

Economistas analizan nuevas medidas para importación
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:52 0:00

Para algunos aumentará aún más las diferencias sociales en Cuba definidas desde hace décadas por quienes reciben dólares o ganan en divisa y los que viven con un salario en moneda nacional y trabajan para el Estado en el denominado sector presupuestado.

“Medidas muy buenas pero el pueblo trabajador presupuestado que no recibe remesas o que no puede depositar 400 o 500 cuc en una tarjeta magnética, acaso no puede comprar esos productos? O solo pueden gozar de estas medidas quienes reciben dinero del exterior, cuentapropistas y no las personas naturales que vivimos de nuestro salario? Una solución para que los trabajadores pudieran acceder a ello es a través de créditos bancarios”, opina un forista en el sitio CubaDebate donde han sido publicadas las nuevas normas.

“Entonces, los que trabajan en el sector presupuestado, ninguno tiene FE ( familia en el exterior ), y no pueden recibir transferencia d dinero d sus familiares a su tarjeta magnética para comprar cosas necesarias, xq usted dice que x trabajar en el sector estatal , no recibe remesas .
Nos pasamos o no llegamos...”, apuntó otro usuario.

“Estas medidas me recuerdan mi niñez cuando mis padres profesionales y trabajadores de sector presupuestado no podían comprar con el dinero que cobraban en las tiendas en (dólares)...Ahora el que tiene quien se los mande podra adquirir los productos y que pasara?? Pues que se lo venderá al que no tiene dólares ((pueblo trabajador)) que al final seguirá en las mismas. Solo le están ahorrando al que salía a comprar el tener que montarse en un avión..pero el negocio va a seguir”, considera otro lector.

El economista Pedro Monreal estima que estas importaciones serán insuficientes para suplir al mercado cubano: "Debe considerarse que el perfil actual de las importaciones “por la libre” es mucho más amplio que el surtido de “gama media y baja” que se comercializará en el nuevo canal, de manera que seguirá fugándose capital para surtir otros productos (calzado, ropa, etc.)".

En un análisis de estas medidas el economista Mauricio de Miranda Parrondo, considera varios aspectos:

1) el gobierno cubano sigue empeñado en desgastarse en la gestión microeconómica (en la que históricamente le ha ido mal y difícilmente le pueda ir bien) y ha decidido salir a “competir” con las personas “naturales” que hacen importaciones, teóricamente no comerciales pero que en realidad si lo son, con la ventaja de una política arancelaria favorable y de la existencia de una infraestructura comercial sin permitir que el sector privado o el cooperativo puedan acceder a esos beneficios o a construir su propia infraestructura;

2) la creación de este nuevo segmento mercantil en el que se comercializan productos en Moneda Libremente Convertible (MLC), en los que primero hay que depositar la divisa y luego acceder al mercado, parece demostrar que los CUC que circulan exceden ampliamente su respaldo en USD o MLC, que constituía el principio a partir del cual éstos sustituyeron al USD en la circulación, o lo que es lo mismo, que en la actualidad en Cuba circula un peso convertible que no es tal;

3) el regreso al uso de MLC como medio de circulación y como depósito de valor parece alejar la idea de abordar la imprescindible unificación monetaria y cambiaria, unida a una devaluación de la moneda nacional, de forma que se reflejen adecuadamente los precios relativos de la economía nacional y la economía internacional y se impulse la competitividad de la producción nacional;

4) el gobierno opta por medidas que refuerzan la posición monopólica del Estado en el comercio minorista a pesar de su demostrada ineficacia en esa actividad;

5) a pesar de la insistencia en que son medidas orientadas a beneficiar a la población, vale la pena preguntar de qué forma puede la población acceder a un mercado en el que solo se venda en MLC si sus salarios son pagados en CUP y la cuantía de los mismos difícilmente alcanzaría para acercarse a dichos mercados,

6) en consecuencia, la única opción para que los cubanos accedan a esas nuevas tiendas son las remesas desde el exterior.

7) adoptando medidas concentradas en la esfera de la circulación se siguen dilatando las necesarias reformas que deben conducir a la generación de riqueza, al incremento de la producción, al fomento de las exportaciones y a la sustitución de importaciones con calidad y eficiencia.

Banco suizo rompe cualquier vínculo con Cuba

El logo de Swiss Post Finance en la sede de la institución financiera en Berna, Suiza. REUTERS/Ruben Sprich

El banco con el que opera la ONG suiza Medicuba en La Habana no hará más transferencias a la isla comunista porque teme sanciones de la administración Trump, un miedo que se replica en el sistema financiero internacional a la hora de trabajar con Cuba.

"El 27 de agosto, nuestro consejero (bancario) llamó a nuestro contador para comunicarle que el 1 de septiembre no habría más transferencias hacia Cuba", dijo a la agencia francesa AFP Luisa Sánchez, coordinadora de MediCuba.

Su banco, PostFinance, fue uno de los últimos de Suiza en aceptar esas transacciones. Contactada por la AFP, esta filial de Swiss Post confirmó la ruptura de cualquier vínculo con Cuba "debido a las sanciones de Estados Unidos".

"PostFinance no está sujeto a las leyes estadounidenses, pero participa en transacciones de pago globales y, por tanto, depende de una red de bancos corresponsales y del acceso a operaciones en dólares", explicó la entidad financiera.

El banco suizo no ha sido el único afectado por las sanciones estadounidenses. "Los bancos pasaron a una fase de 'overcompliance' (aplicación excesiva de las reglas) y esto afecta a todo el mundo", asegura un empresario europeo del turismo instalado hace décadas en Cuba, cuyo banco le dio un plazo de 60 días antes de cerrar su cuenta.

Bajo anonimato, este hombre contó que una transferencia de un cliente, que incluía en su título la palabra "Cuba", encendió las alarmas de su banco. Un abogado le explicó que ninguna institución bancaria puede ser forzada a retener a un cliente. Varios colegas sufrieron el mismo percance.

La medida no es nueva. Desde 1962 Estados Unidos aplica contra Cuba un embargo que le prohíbe hacer transacciones en dólares.

Y las multas por violar embargos estadounidenses (no sólo contra Cuba sino también contra Irán, Libia, Sudán...) son altas: 1.300 millones de dólares para el italiano UniCredit y 947 millones para el británico Standard Chartered, ambas impuestas en abril; 1.340 millones para la Société Générale en 2018 y 8.900 millones (cifra récord) para BNP Paribas en 2014.

Washington recrudeció recientemente sus sanciones económicas contra la isla señalándola por sostener militarmente el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

En su discurso la semana pasada ante los líderes mundiales reunidos en la 74 Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Trump dijo que el plan del régimen de La Habana es que el petróleo venezolano "sostenga su gobierno comunista corrupto".

Desde mayo, los títulos 3 y 4 de la ley Helms-Burton amenazan con enjuiciar y prohibir viajar a Estados Unidos a cualquier persona que haga negocios con bienes confiscados por la revolución de 1959.

La vaga definición del delito permite una amplia interpretación: la Société générale es demandada en Miami por los herederos de un banco cubano integrado al actual Banco Nacional de Cuba, con el que la institución financiera francesa realizó operaciones bancarias.

"El 99% de los bancos tienen intereses estadounidenses", subraya Dominique Hector, un abogado francés que asesora a empresas extranjeras en Cuba y Panamá.

Y advierte que, aunque no estén presentes en la isla, "en el sistema bancario, siempre hay un paso obligado por Estados Unidos" mediante el uso del dólar, la moneda de referencia.

"Tengo varios clientes a los que se les han cerrado sus cuentas", mientras que otros "nunca pudieron recibir sus pagos porque su banco francés se negó a procesarlos", añade Hector.

Para Cuba, que depende de la inversión extranjera para impulsar su crecimiento, este pánico bancario es una mala noticia. Su gobierno estima que las dificultades que enfrentó con 140 bancos durante el último año costaron al país 725,8 millones de dólares.

(Con información de AFP y archivo RTVMartí)

Cargar más

XS
SM
MD
LG