Enlaces de accesibilidad

Inmigración

Capturan a uno de los policías que asaltó a cubanos en hotel de Ciudad Juárez

Un agente del Instituto Nacional de Inmigración (INM) habla con cubanos luego de ser detenidos por la Guardia Nacional de México mientras intentaban cruzar ilegalmente la frontera entre los Estados Unidos y México, en Ciudad Juárez. Foto Archivo

Uno de los policías estatales que extorsionaron a migrantes cubanos en un hotel de Ciudad Juárez, en el estado mexicano de Chihuahua, frontera con
Estados Unidos, ha sido detenido, confirmó a Efe el titular de la Comisión Estatal de Seguridad, Óscar Alberto Aparicio Avendaño.

El agente Juan Armando N. se encuentra en prisión preventiva por el presunto delito de extorsión con penalidad agravada, en espera de su audiencia ante un juez en la ciudad de Chihuahua para vincularlo o no a proceso.

“Esta detención significa cero impunidad. Estamos cumpliendo con el compromiso que hizo el gobernador Javier Corral hace tres años, cero tolerancia a la corrupción”, dijo la máxima autoridad de los policías estatales.

“Desafortunadamente, los otros agentes se encuentran huyendo de la justicia pero los localizaremos y los detendremos”, aseguró Aparicio.

El pasado 25 de agosto, 17 migrantes cubanos denunciaron que mientras dormían, seis policías estatales irrumpieron en sus habitaciones del hotel.

Los policías les pidieron la documentación migratoria, algo que es ilegal y seguidamente, tras no aceptar los documentos, les amenazaban con deportarlos a Cuba o matarlos hasta que les sustrajeron su dinero.

“El problema son los otros cinco ahora. Tememos que nos busquen. No se qué pensar de eso. Quisiera justicia total para los seis policías”, afirmó a Efe el cubano Yuliesky Núñez Torres, de 38 años.

Aparicio subrayó que habrá un castigo ejemplar para todos ellos. "Las órdenes de aprehensión se liberaron a la vez, pero en alguna fase del proceso sintieron que iban a ser detenidos y se dieron a la fuga. Localizamos a uno, y vamos a localizar a todos”, señaló.

En Ciudad Juárez hay unos 17.000 migrantes en espera de turno para solicitar asilo en Estados Unidos o que ya han sido retornados a México para esperar el proceso, aunque la cifra puede ser mucho mayor porque muchos han cruzado ya ilegalmente a Estados Unidos, han viajado a otras fronteras o han regresado a sus países.

Los migrantes cubanos se han convertido en una presa fácil para los delincuentes y las fuerzas de seguridad corruptas que piensa que porque muchos de ellos tienen familiares en Estados Unidos o tienen muchos de ellos la tez clara, tienen recursos económicos.

Deportados 120 cubanos en la mayor operación aérea de ICE hacia Cuba

Una deportación aérea ejecutada por ICE. Foto Archivo REUTERS/Carlos Barria

El grupo más grande de ciudadanos cubanos deportados en un solo vuelo a la isla en los últimos años ocurrió el 30 de agosto, reporta un comunicado del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

Los 120 ciudadanos cubanos fueron llevados a La Habana en un vuelo chárter de Operaciones Aéreas de ICE en una operación de repatriación que se realizó de acuerdo con la Declaración conjunta firmada por los gobiernos de los Estados Unidos y Cuba el 12 de enero de 2017.

Entre los repatriados se encuentran 39 personas que no cumplieron al presentarse a las autoridades y previamente evadieron la deportación y un individuo condenado por secuestro en primer grado con uso de un arma mortal, asalto sexual con el uso de arma mortal y tráfico de sustancias controladas, delitos por los cuales obtuvo sentencias de 15 años, 25 años y 12 meses en prisión.

ICE destaca el éxito de este traslado aéreo que se produce "incluso en los países con mayores desafíos diplomáticos".

Esta deportación cobra mayor importancia teniendo en cuenta la postura que ha mantenido Cuba con respecto a aceptar el regreso de los ciudadanos cubanos con orden de expulsión de los Estados Unidos y cumplir con las disposiciones clave de la Declaración Conjunta de Estados Unidos y Cuba del 12 de enero de 2017, asegura ICE.

Cuba está en la 'lista de no cooperación' del Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) respecto a la aceptación del regreso de sus ciudadanos que están bajo orden final de deportación.

La cantidad exacta de cubanos con orden de deportación era hasta julio de 2018 de 37,463. De ellos, 1,631 están detenidos en cárceles de inmigración esperando por ser enviados a su país de origen, pero solo 381 tienen orden final para ser deportados.

Cubano justifica asesinato: “Soy de Camagüey y los de Holguín son burgueses. Soy negro y él era blanco"

Migrantes cubanos en Ciudad Juárez. REUTERS/José Luis González

Una jueza mexicana dictó este lunes prisión preventiva al cubano Osvel Nápoles Robaina, como presunto asesino de su compatriota Osmani Baldemira, ocurrido el pasado 19 de julio en Ciudad Juárez, frontera de México con Estados Unidos.

Al ser presentado este día en una audiencia de imputación tras ser detenido este domingo, la jueza determinó que el acusado tenga una audiencia de vinculación a proceso penal este viernes 6 de septiembre.

Nápoles, de 37 años de edad, se presentó ante la jueza tranquilo y siempre como víctima del ahora asesinado.

“Yo soy de Camagüey y los de Holguín son burgueses, yo soy negro y él era blanco, no me respetaban”, argumentó en una sala en presencia de un abogado de oficio.

De tez oscura clara, al igual que uno de sus tres compañeros del cuarto que compartía y que es de Holguín como el asesinado, admitió que acuchilló a Baldemira Pavón en defensa propia por el racismo que sufría.

“No quiero saber nada de estos cubanos”, fueron sus últimas palabras antes de herir de muerte a Baldemira, que falleció desangrado el 19 de julio.

El presunto asesino conoció a su víctima en Costa Rica cuando se había quedado sin dinero y Osamani le ofreció ayudarlo a llegar hasta la última frontera de su sueño estadounidense, según afirman testigos.

Nápoles Robaina huyó en chancletas, sin sus identificaciones ni dinero. Se refugió en la casa de un hombre mexicano de la tercera edad que le procuró ayuda y trabajo, sin saber que estaba cobijando a un asesino. En las afueras de la casa, fue detenido por los agentes investigadores de la Policía Estatal.

El asesinato de Osmani, un hombre “bueno, trabajador y tranquilo” como lo definen varios vecinos y conocidos mexicanos, conmocionó a la comunidad de miles de migrantes cubanos que esperan en México su turno para cruzar ordenadamente hacia Estados Unidos.

La detención de Nápoles Robaina supuso para muchos de ellos una buena noticia por la situación límite en la que se encuentran siendo perseguidos por las autoridades migratorias mexicanas y por los delincuentes que han encontrado en ellos un suculento botín.

“No me va a devolver a mi esposo vivo, pero quiero justicia”, afirmó a Efe Kenia Beatriz Trujillo, viuda de Osmani, que reside en Velasco, Holguín.

El pasado miércoles, Baldemira Pavón fue enterrado en Cuba, al mes y medio de haber sido asesinado.

La familia, que había invertido 5.000 dólares en su travesía hacia Miami, carecía de recursos económicos.

La Fiscalía General de Justicia en Ciudad Juárez asumió todos los gastos de retornarlo, ante la falta de cooperación de las autoridades cubanas.

Cubano que se encadenó en Tapachula se reúne con su familia en Miami (VIDEO)

El precio que cubanos deben pagar para alcanzar el sueño americano
please wait

No media source currently available

0:00 0:05:53 0:00

El migrante cubano Dennis Hernández, quien cobró notoriedad cuando se encadenó y se crucificó en protesta en Tapachula, México, ya está en libertad y junto a su familia en Miami.

Hernández, miembro del opositor Frente Antitotalitario Unido (FANTU), pasó tres meses en una prisión de máxima seguridad en Boston tras ingresar a Estados Unidos por la frontera sur y entregarse a las autoridades en el puente internacional Piedras Negras, en Texas.

El cubano enfrentó una travesía que duró seis meses y durante la cual vivió una huelga de hambre de 12 días y gastó entre 10 y 12 mil dólares. Ahora en Miami, apenas comienza su sueño americano.

Las imágenes de su protesta frente a la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, recorrieron el mundo a través de las redes sociales. El cubano llegó al extremo de encadenarse a una cruz de madera, y pasar 12 días sin ingerir alimentos en reclamo de un salvoconducto a las autoridades mexicanas para continuar su ruta hacia la frontera con EEUU.

Hernández aseguró a Radio Televisión Martí que por los migrantes era capaz de "dar la vida".

El migrante dijo que su experiencia fue difícil desde el momento mismo en que tomó la decisión de salir de Cuba. "Fue duro abandonar la isla. Fue duro dejar a mi mamá, porque sabía los problemas que iba a arrastrar después, pero era necesario que partiera porque era mi vida o mi libertad".

En días recientes, Hernández llegó a Miami con un permiso de estadía temporal (parole). Cuando le anunciaron que sería puesto en libertad el pasado 13 de agosto, solicitó a las autoridades de la prisión que fuera otro día.

"¿Por qué no te quieres ir el 13?", le preguntaron. La respuesta de Hernández los tomó por sorpresa. "Porque el 13 es el cumpleaños del dictador más grande que ha tenido el planeta (...) Fidel Castro", respondió el cubano.

Hernández militó durante 12 años en FANTU, una organización presidida por el Premio Sájarov Guillermo Fariñas. El cubano expresó su respeto por el líder opositor: "Hombres como yo nacen todos los días, como él nace uno cada 100 años".

"Pensé que me iban a violar, a matar", dice cubana víctima de asalto de policías mexicanos

Foto de archivo muestra a los migrantes cubanos en Ciudad Juárez escuchando a las autoridades del Instituto Nacional de Migración. REUTERS/Jose Luis Gonzalez hey wait their turn to apply for U.S. asylum, at the premises of the state migrant assistance off

Un grupo de 17 migrantes cubanos fue asaltado por policías estatales en el hotel donde se hospedaban en Ciudad Juárez, frontera mexicana con Estados Unidos, según declaraciones y videos a los que tuvo acceso Efe.

A los cubanos, que se encuentran en Ciudad Juárez para pedir asilo en Estados Unidos, y al encargado del hotel, los policías estatales de Chihuahua, estado del norte de México, les despojaron de más de 2.000 dólares, entre dinero y bienes.

El comisionado estatal de seguridad de Chihuahua, Óscar Alberto Aparicio Avendaño, reprochó el comportamiento de los policías y dio a Efe que quedó desconcertado cuando vio los vídeos del robo. "No va a quedar impune, no lo vamos a tolerar. Vamos a dar un castigo ejemplar a esos pseudo policías", declaró.

Néstor Armendáriz, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, señaló a Efe que la acción de los policías estatales es "totalmente reprochable en el marco legal, actuaremos inmediatamente".

En los videos de las cámaras de seguridad del hotel se observa que los policías intentaron apagarlas y también que les pidieron a los cubanos documentos migratorios, algo que también es ilegal, y que solo pueden hacer las autoridades mexicanas de Migración.

El comisionado dijo que los policías ya han sido localizados y aseguradas las unidades policiales que usaban. "Van a acabar en la cárcel. La política del gobernador Javier Corral es la de proteger a los migrantes, no lo vamos a tolerar", apuntó.

Los policías, cinco hombres y una mujer, que acudieron en las unidades 049 y 012, tumbaron las puertas de las habitaciones este domingo, cuando muchos de los migrantes descansaban de sus arduas jornadas de trabajo en la construcción.

Los agentes cortaron el teléfono y desconectaron el internet del hotel, intentaron apagar las cámaras. Al recepcionista que denunció los hechos en la Fiscalía General del Estado le quitaron su celular y tomaron sus contactos.

Los migrantes declararon que los policías confrontaron al encargado del hotel, que se negaba a dar los números de sus habitaciones, y que a ellos los amenazaron con matarlos o plantarles evidencia de drogas y deportarlos a Cuba si no les entregaban el dinero.

"Entraron policías pidiendo documentos migratorios y me dijeron que me iban a llevar deportado a Cuba y que la única forma que no me llevaban era si les daban 6.000 pesos, al ver que tenía 800 dólares para pagar un abogado, me robaron todo el dinero", dijo Francisco, un migrante cubano que tiene seis meses a la espera de ingresar a EE.UU.

“Estábamos durmiendo, pensé que me iban a violar, a matar, llegaron de malas formas, me preguntaron que para cuándo era mi cita en la Corte”, dice Isairis, una cubana que lleva cinco meses en Juárez y que mañana miércoles tendrá su primera Corte en El Paso, Texas.

“Estoy asustada, aterrorizada, quiten, por favor lo del MPP de retorno a México, tengo mucho miedo”, imploró.

Yosvani Santiesteban, que tiene cuatro meses en Ciudad Juárez esperando su turno para entrar a Estados Unidos, dijo que le robaron unos 100 dólares.
"No era problema migratorio, sino que eran policías malandros (delincuentes) como dicen en México. Ahora no tengo ni para pagar la renta, ni para comer", agrega el migrante.

“Si tú no colaboras con nosotros , te va a ir mal, aquí atrás te vas a romper”, le dijo la mujer policía estatal encapuchada, cuando él se negó a darle los números de las habitaciones de los migrantes cubanos.

“Temo por la vida de mi familia, tomaron mis contactos. Les pedí una orden, y ellos me dijeron que si no les dejaba me iba a ir muy mal, que tenía muchos cargos por tener a migrantes. Para mí, los cubanos no son clientes, son una familia”.

Más de 17.000 migrantes, el 80 % cubanos, esperan su trámite de asilo en Estados Unidos en Ciudad Juárez, una población que en los últimos meses se encuentra en una difícil situación para atender sus necesidades.

Cargar más

XS
SM
MD
LG