Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

SIP: el régimen cubano mantiene la presión y la censura sobre la prensa independiente

75 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) dio a conocer este sábado durante su Asamblea General en la ciudad de Coral Gables sus informes país por país, y sobre Cuba advirtió que "la cárcel vuelve a hacerse una realidad para el periodismo independiente".

La situación en Cuba fue expuesta por Lucila Morales, del medio "La Hora de Cuba", de Camagüey, cuyo responsable, Henry Constantín, no pudo viajar a Estados Unidos.

Morales dijo que el periodista Roberto Quiñones fue encarcelado el 11 de septiembre por haber reportado sobre un juicio a dos pastores en Guantánamo. Y en la primera semana de mayo, precisó Morales, "el presidente del Tribunal Supremo Popular amenazó en redes sociales con aplicar la Ley Mordaza a quienes colaboren" con medios extranjeros.

"Los portales 14ymedio, Cubanet, Diario de Cuba, Martí Noticias, El Estornudo, El Toque, ADN Cuba y Cuba te Cuenta, han sido bloqueados. Los sitios de la SIP, la Fundación Gabo, Amnistía Internacional, Change.org y más de una veintena, se mantienen bloqueados", dijo Morales.

Morales afirmó que la "única reforma" que el Gobierno cubano ha puesto en marcha en materia informativa este año ha sido mantener la presión y censura sobre la prensa independiente, incluyendo amenazas de enjuiciamiento a un amplio número de periodistas.

La periodista cubana criticó el "megaoperativo" realizado contra Yoani Sánchez, del diario digital "14ymedio"; José Jasán Nieves, de "El Toque", y Abraham Jiménez Enoa, de "El Estornudo", a los que se les prohibió salir de sus domicilios.

En el informe se asegura que se producen casos de "agresión digital", como intentos de "hackeo" y suplantación de identidad, así como el hostigamiento y prohibición de acceder a lugares donde se producen noticias.

Morales indicó que en los últimos meses ha registrado una "mayor represión" sobre la prensa independiente de Cuba. Dijo que la meta del gobierno es evitar que esos medios se hagan eco del "descontento" reinante en la isla por la escasez de combustible.

También comentó que Facebook es el medio más extendido y más difícil de controlar para las autoridades cubanaa.

Periodista sacó a la luz un problema de 10 años y la Seguridad del Estado quiere encausarlo

Fernández Izaguirre en la presentación del video de La Hora de Cuba con la grabación del diálogo entre los agentes de la Seguridad del Estado y Yoelis Romero.

“La problemática de ustedes se va a canalizar”, le dijo el agente de la Seguridad del Estado a Yoelis Romero, un cubano que hace tres años vive en un barrio de Nuevitas donde no hay servicio eléctrico desde hace más de una década. “Pero vamos a centrarnos ahora en este individuo que estuvo en tu casa, que no es periodista y se presentó en tu casa como periodista”.

El agente se refería a Ricardo Fernández Izaguirre, periodista independiente que colabora con La Hora de Cuba y con el diario digital 14ymedio. Desde Camagüey, Fernández Izaguirre denunció en entrevista con la reportera de Radio Martí, Yolanda Huerga, que la policía política estaría fabricando un caso judicial en su contra para procesarlo.

Yoelis Romero, en una foto presentada como parte de la grabación que publica La Hora de Cuba.
Yoelis Romero, en una foto presentada como parte de la grabación que publica La Hora de Cuba.

“Un caso por usurpación de funciones públicas, que es el Artículo 149 del Código Penal”, declaró el periodista independiente. “Ellos buscan testigos dentro de una comunidad que lleva más de diez años sin corriente [eléctrica], y que nosotros hicimos visible. A cada uno de los entrevistados los presionaron para que dijeran que yo me había presentado como periodista de la televisión nacional, cosa que es totalmente falsa”.

Lo que no sabían los agentes de la Seguridad del Estado, una mujer de uniforme y un hombre vestido de civil, es que cuando visitaron a uno de esos vecinos, su interrogatorio quedaría grabado como constancia del atropello. Y que ese vecino, Yoelis Romero, lejos de callar y ceder ante ellos, les daría una lección.

Romero: “En realidad no me dijo que era periodista, él no me dijo así.

Agente de civil: “¿Como qué se presentó él?

Romero: “El vino y me dijo simplemente: mira, yo quiero saber, no me dijo ‘Yo soy periodista’, no, no. Me dijo: yo quiero saber que problemas tú tienes aquí, normal. Me senté a conversar como me siento a conversar con cualquiera.

Agente en uniforme: “¿No te asaltó la duda de que quién era él para preocuparse por ti?”

Después de este diálogo, el periodista independiente aparece en el video de La Hora de Cuba con una observación de rigor.

La casa de Romero en el barrio de Nuevitas que lleva más de una década sin servicio eléctrico.
La casa de Romero en el barrio de Nuevitas que lleva más de una década sin servicio eléctrico.

“La agente de la Seguridad del Estado se extraña porque Yoelis confió en mí a pesar de que yo no me había identificado”, subraya Fernández Izaguirre. “Sin embargo, ella misma y su compañero nunca se identificaron, no dieron ni sus grados, ni dieron el lugar donde viven, ni dieron sus nombres”.

Pero el cultivo de la desconfianza y del recelo no dio resultado.

“Hay veces que uno en realidad tiene un problema, y uno lo que necesita es conversar con alguien para ver como tú sales, porque tú no sabes por qué vía vas a salir”, dijo. “Estamos aquí muy solos, atascados, y con las personas que hemos conversado, que pensábamos que podían darnos una respuesta, lo que hicieron fue darnos la espalda”.

El diálogo completo consta en la grabación publicada por La Hora de Cuba.

“Me preguntó qué tiempo hacía que estábamos viviendo aquí, la atención que nos habían dado, si alguien nos había visitado, como en realidad le dije que es verdad: nadie nos ha visitado, aquí a nadie le ha preocupado si nosotros trabajamos, si no trabajamos, si comemos, de qué viven, si tenemos hijos, dónde usted duerme, eso fue lo que le dije, […] se lo estoy repitiendo a usted”, declaró Romero en la conversación con los agentes represivos.

"Fabrican un caso de usurpación de funciones públicas"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:42 0:00

A cada paso, el hombre ilustraba a sus interrogadores sobre la realidad que estaban pasando por alto.

“A nadie le preocupa mira, si hay niños, cómo duermen esos niños para ir a la escuela al otro día; simplemente nos dicen que estamos ilegales, y que por eso no nos van a poner corriente; así mismo me lo dijeron”, manifestó Romero. “¿Por qué razón si yo he preguntado varias veces me dicen: no, no, tú estás ilegal? ¿Cómo que ilegal yo aquí en mi país? Eso no lo entiendo”.

Así los puso al tanto de la indolencia reinante hasta el momento, precisamente, en que el periodista independiente se hizo eco de los problemas.

“El delegado que está ahí, ahí en esa cerquita, nunca se ha parado [aquí], jamás. Mi niño no lo puedo tener aquí”, les contó. “Esa muchachita de allí, tiene problemas graves esa niña, y es profesional en educación, y está viviendo así”.

Fernández Izaguirre estuvo nueve días detenido en julio por visitar la casa de la líder de las Damas de Blanco Berta Soler, y le entregaron una carta de advertencia que lo acusaba de “estancia ilegal” en La Habana, pero no la firmó por arbitraria, reporta 14ymedio. Tuvo que mostrar un pasaje de ómnibus a Pinar del Rio para que no lo encausaran.

Mientras estaba bajo arresto, la Sociedad Interamericana de Prensa envió una carta al ministro del Interior de Cuba, el vicealmirante Julio César Gandarilla Bermejo, exigiendo la liberación inmediata del periodista independiente.

Lo curioso es que ha sido el trabajo de Fernández Izaguirre y de La Hora de Cuba lo que rompió la inercia en el caso de los vecinos sin servicio eléctrico en Nuevitas. El sábado fueron convocados a una reunión con funcionarios del gobierno, que les prometieron resolver el problema.

Pen America denuncia acoso contra matrimonio de artistas cubanos

Nancy Alfaya y su esposo Jorge Olivera Castillo. Tomado de Nancy Alfaya | Facebook.

En otra muestra de hostigamiento contra artistas independientes, la policía cubana arrestó esta semana al poeta y escritor Jorge Olivera Castillo y su esposa Nancy Alfaya.

La campaña en curso contra ellos y otros artistas en Cuba, es parte de una ofensiva contra la libertad artística arraigada en una nueva regulación de 2018 conocida como el Decreto 349, dijo 'PEN America' este miércoles en un comunicado.

"El arresto de Nancy Alfaya y el continuo acoso que ella y su esposo, Jorge Olivera Castillo han experimentado, son parte de una tendencia profundamente perturbadora de silencio contra artistas independientes que están restringidos la libertad artística en Cuba", dijo Julie Trebault, directora de 'Artistas en Riesgo', un programa dedicado a ayudar a artistas en peligro y fortalecer el campo de las organizaciones que los apoyan.

"Desde músicos hasta escritores y artistas visuales, somos testigos de la supresión generalizada de la libertad de expresión a través del encarcelamiento, la intimidación y la censura directa consagrada en la legislación", dijo Trebault.

En 2018, el régimen cubano anunció el 'Decreto 349', una disposición legal que ha impulsado la institucionalización de la censura y el control de las artes por parte del gobierno.

A principios de este año, 'Artistas en Riesgo' publicó el informe, 'Arte bajo presión: el Decreto 349 restringe la libertad creativa en Cuba'. El documento dio la voz de alarma sobre el Decreto 349, que es el intento más significativo del estado hasta la fecha, para regular el sector cultural y controlar una generación creciente de artistas independientes y conectados a nivel mundial.

Los arrestos de Castillo y Alfaya, representan una ofensiva más amplia enraizada en este nuevo decreto. En agosto, la pareja fue arrestada, interrogada, multada y posteriormente liberada. Pero solo unos días después, la policía cubana rodeó su hogar. La policía regresó el 20 de septiembre, evitando que la pareja salga de su casa. Y finalmente, el 30 de septiembre, después de que Castillo y Alfaya asistieron a una reunión con otros artistas y escritores independientes, fueron arrestados nuevamente. 'PEN America' dijo que era parte de un patrón de persecución contra artistas abiertos.

"La represión sistemática del régimen cubano sobre artistas independientes, escritores, periodistas y activistas sociales, es un intento descarado de intimidar, silenciar y criminalizar todas y cada una de las voces disidentes", dijo 'Artistas en Riesgo'.

Artistas cubanos contra el Decreto 349.
Artistas cubanos contra el Decreto 349.

"Silenciar las opiniones de los artistas independientes no solo perjudica a los propios artistas, sino también a la sociedad cubana (y los distancia) de ideas nuevas y audaces y de arte que es más probable que sea innovador, revele injusticias y empodere a las personas marginadas", concluye.

Desde la publicación del informe de 'PEN America', el artista Luis Manuel Otero Alcántara ha sido arrestado en varias ocasiones, mientras que el rapero Maykel Castillo Pérez, tambien mencionado en el informe, todavía está en prisión, a más de un año de su arresto.

'PEN America' se ubica en la intersección de la literatura y los derechos humanos, para desde ahí proteger la expresión abierta en los Estados Unidos y en todo el mundo. El grupo tiene como misión defender la libertad de escribir, reconociendo el poder de la palabra para transformar el mundo. Su misión, aseguran, es unir a escritores y sus aliados para celebrar la expresión creativa y defender las libertades que lo hacen posible.


"Celebro no haber claudicado", escribe Quiñones Haces desde prisión

El manuscrito de la carta remitida desde la cárcel por el abogado, periodista independiente y ahora preso político cubano Roberto de Jesús Quiñones Haces (Foto: Cubanet).

El periodista y abogado Roberto Jesús Quiñones Haces dijo en una carta desde prisión publicada este martes que celebra haber puesto su dignidad primero ante el chantaje de las autoridades cubanas, “no haber claudicado” a pesar de la injusticia y los horrores que vive en la cárcel.

Encarcelado en el Combinado Provincial de Prisiones de Guantánamo desde el 11 de septiembre, Quiñones Haces fue condenado a un año de cárcel por los supuestos delitos de "resistencia" y "desacato" durante un arresto, el pasado 22 de abril, cuando intentaba cubrir un juicio público contra una pareja de pastores evangélicos procesados por educar a sus hijos en casa.

“No existe ningún barrote que pueda contra mi alma”, afirma el periodista en la misiva que detalla las condiciones de la prisión donde pasó su cumpleaños 62 el pasado 20 de septiembre.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos como Amnistía Internacional y Civil Rights Defenders han pedido al régimen de La Habana la excarcelación de Quiñones Haces, a quien consideran un prisionero de conciencia.

A continuación, el texto íntegro de la carta publicada por Cubanet:

GUANTÁNAMO, Cuba. – Hoy 20 de septiembre cumplo 62 años.

Sentado en el piso y apoyado el papel sobre una carpeta colocada en la litera, escribo estas líneas. Estoy en el cubículo 4 del destacamento de reclusos 1-A de la Prisión Provincial de Guantánamo, Cuba. El local –de aproximadamente 15 metros de largo por 9 de ancho-- tiene 10 literas dobles, dos “servicios” para orinar y defecar, conocidos como “turcos”, y un tanque de metal, sucio y oxidado, del cual obtenemos el agua para beber y bañarnos.

El agua es bombeada directamente hasta la prisión desde un río cercano. Hoy está extremadamente turbia. Ahora hay 20 reclusos en el cubículo y escribo estas impresiones rodeado de un grupo que juega al dominó, otro de ajedrecistas y de las interminables conversaciones de los presos.

Fui detenido el pasado miércoles 11 de septiembre sobre las 5 p.m. A las múltiples violaciones del debido proceso cometidas por la policía y el Tribunal Municipal Popular de Guantánamo –denunciadas puntualmente en mi Recurso de Apelación-- el órgano judicial añadió otra. Inicialmente, el viernes 30 de agosto, me citó para que me presentara en la prisión el 12 de septiembre. Posteriormente, el día 3 de septiembre, me citó nuevamente para que me presentara el día 5, pero sin anular la anterior citación. Aunque había anunciado públicamente que no me presentaría, no debí haber sido detenido el 11 de septiembre, sino después del día 12.

Sabía que iba a ser detenido en cualquier momento, y en la sala de mi casa tenía preparado un maletín con lo imprescindible. Así que cuando mi esposa me despertó de una plácida siesta para decirme que frente a la casa había un auto patrullero con tres policías, no me sorprendí.

Salí de mi casa escoltado por los tres agentes, que no me esposaron y me trataron respetuosamente. Algunos vecinos estaban mirando. Sentí impotencia, rabia, pero al pasar frente a las tenebrosas instalaciones de la Seguridad del Estado y acercarme a la prisión, ambos sentimientos fueron sustituidos por una inmensa calma.

El auto llegó a la cárcel y fue directamente hacia el portón metálico de la entrada. Ya dentro, me impactaron los rostros agresivos, desesperanzados, de algunos presos y recordé un poema de César Vallejo. El habla vulgar de algunos presos resuena en el pasillo central de la prisión. Desde la reja de la solera, uno me grita: “Ya estás en zona, puro”. Y otro lo acompaña con sorna, afirmando: “Carne fresca”.

Veinte años atrás estuve preso aquí y pensé que nunca más regresaría. Si ahora estoy de vuelta es por no haber cedido al chantaje del castrocomunismo. El jueves 12 de septiembre me pasaron para el cubículo 4 donde había 7 reclusos pendientes de clasificación. La clasificación es un proceso durante el cual los oficiales determinan el piso al que deben enviar los reclusos para que comiencen a cumplir sus sanciones una vez que la sentencia es firme.

Desde mi llegada solicité hacer una llamada a mi casa, pero en mi caso este derecho debe ser ejercitado previa autorización de la jefatura de la unidad. Se trata de un derecho incorporado al reglamento penitenciario en Cuba luego de conocerse las condiciones que disfrutaron los cinco espías cubanos de la red Avispa en las prisiones norteamericanas, donde intercambiaron correspondencia libremente con miles de personas y hasta ofrecieron entrevistas a los medios de prensa.

Al pasar la inspección, este viernes 20 de septiembre, volví a insistir en mi derecho a hacer la llamada. Finalmente podré hacerla mañana sábado 21.

Roberto de Jesús Quiñones Haces, periodista independiente, Guantánamo.
Roberto de Jesús Quiñones Haces, periodista independiente, Guantánamo.

Además de las chinches, de la mala calidad del agua y la comida, de las cucarachas y los mosquitos, otros reclusos me han asegurado que la prisión de Guantánamo tiene mejores condiciones que las de Mar Verde, Boniato y Aguadores, las tres de Santiago de Cuba, y me aconsejaron que no me quejara porque aquí castigan a quienes reclaman sus derechos.

De almuerzo nos dieron arroz blanco, plátano hervido, frijoles negros aguados y morcilla negra con olor y sabor desagradables. De comida dieron arroz congrí, plátano hervido, pasta cárnica y sopa. A pesar de la mala calidad de los alimentos, agradecí a Dios, como siempre hago, por ellos y por mi aniversario, a pesar de las circunstancias en que lo celebré.

Y uso el verbo celebrar con pleno sentido de lo que afirmo. Porque celebro estar aquí por haber puesto primero mi dignidad ante el chantaje. Celebro no haber claudicado a pesar de la injusticia que sufro y del dolor que causo a mis seres más queridos. Celebro poder compartir el dolor con otras personas sufridas, excluidas y olvidadas. Y agradezco a Dios por darme fuerzas, porque como ya escribí en un poema de mi libro Los apriscos del alba, “no existe ningún barrote que pueda contra mi alma”.

Piden apoyo internacional cubanos "regulados" ausentes a sesiones de la CIDH (VIDEO)

El periodista independiente cubano Osmel Ramírez Álvarez (Foto: Archivo).

Solo en Cuba tiene sentido decir “llevo 680 días regulado”, una frase que parecería absurda en cualquier otro lugar del mundo porque usa un término acuñado por el régimen cubano para denominar a las víctimas de su inconstitucional política de aislamiento forzoso.

Ahora los asistentes al 173 período ordinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que empezó a sesionar el martes en Washington, no podrán intercambiar con el periodista independiente cubano Osmel Ramírez Álvarez, autor de la frase y nuevamente condenado a no poder acudir a una cita fuera de la isla. Bajo estas líneas reproducimos la denuncia que envió al mismo encuentro en 2018.

“Y está también el hecho de la incautación de medios de trabajo, de un registro que hubo el 10 de noviembre de 2017… en dos ocasiones he estado detenido tres días por artículos que han encontrado ‘molestos’, pero han sido artículos apegados a la realidad”, le dijo Ramírez Álvarez desde Mayarí, en Holguín, al presentador de Radio Martí Tomás Cardoso.

“No quieren este periodismo independiente, no quieren periodismo alternativo”, declaró el reportero, antes de evaluar los motivos del régimen para impedirle viajar al extranjero. “Seiscientos ochenta días regulado es una cosa abominable: un gobierno que necesite hacer eso para mantenerse, para defenderse --como dicen-- es porque tiene muchos problemas”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

A Ramírez Álvarez, que trabaja para el portal digital Diario de Cuba, la policía política le ha advertido que le están preparando un expediente delictivo donde van archivando las cosas que él escribe y que les parece que atentan contra la estabilidad del país.

“Si yo expongo mis ideas, si expongo mis criterios, y [en algún momento determinado] esos criterios coinciden --por ejemplo-- con la política oficial de Estados Unidos, ellos consideran que yo soy un mercenario por eso, por coincidencia, porque mis ideas propias no son mías”, declara el periodista independiente en la entrevista con Cardoso.

Ellos, añade refiriéndose a las fuerzas represivas del régimen, no conciben que alguien sea opositor o sea disidente o piense diferente, y no sea al mismo tiempo un mercenario.

“Alguien tuvo que comprar tu pensamiento, y es lo peor de todo”, denuncia Ramírez Álvarez. “Lamentablemente, vemos cierto contubernio internacional con eso. Estados Unidos apoya, pero otros países realmente coquetean con eso, es la realidad”.

Aunque a las sesiones del encuentro de la CIDH pudieron acudir activistas de la sociedad civil como Norberto Mesa Carbonell, de la Cofradía de la Negritud, y exiliados como la abogada Laritsa Diversent, directora ejecutiva del grupo Cubalex, la voz de más de un cubano de la isla no pudo escucharse en Washington.

'Para eso sí tienen combustible'
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:51 0:00

El caso de la espirituana Aimara Peña González también parecería ridículo en otro país, porque a ella ni siquiera la dejan moverse dentro del suyo.

“La semana pasada quería trasladarme a La Habana y [desplegaron] todo un operativo… que para eso sí tienen combustible, para evitar que yo saliera de mi casa”, declaró la reportera entrevistada por Cardoso. Es necesaria la intervención de la comunidad internacional porque “ahora mismo está Guillermo del Sol a punto de dar su vida por los restringidos, y el gobierno sigue haciendo caso omiso a las denuncias que se hacen desde la isla”.

Otro miembro del equipo de Diario de Cuba, el periodista guantanamero Manuel Alejandro León Velásquez, dijo que cuando la policía política habla de “limitantes”, significa realmente que estás “regulado”.

“Hoy en día supongo que ya son más de 200 los regulados en el país, sin contar los que aún no han sido notificados”, subrayó León Velásquez.

Cargar más

XS
SM
MD
LG