Enlaces de accesibilidad

Cuba

El Maleconazo: de esperanza de escape a revuelta popular (VIDEO)

Maleconazo: 26 años del estallido social en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:31 0:00

Maleconazo: 26 años del estallido social en Cuba

Hace 26 años, el 5 de agosto de 1994, el Malecón de la capital cubana presenció lo que desde muchas décadas atrás no ocurría en la isla comunista: una revuelta popular.

“Era viernes”, relató a Radio Televisión Martí el periodista independiente, Julio Aleaga Pesant, entonces publicista de la Corporación Gaviota. “A las dos de la tarde, el lada blanco de Gaviota me recogió. El calor era sofocante, el aire caliente y pegajoso. El auto se incorporó a la Avenida Malecón. En la intersección con 23, tuvo que disminuir la velocidad: Miles de personas estaban agolpadas hasta donde se perdía la vista. Cuerpos semidesnudos y famélicos circulaban por la acera y la vía. Muchos en bicicletas. En el Torreón de San Lázaro, la muchedumbre se multiplicó. El chofer sonó el claxon varias veces, sin resultado. No se inmutaban. Había niños y mujeres, entre el gentío. El carro rodaba al paso de los caminantes”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

La tirantez por las carencias del llamado Período Especial aumentó después que los Guardafronteras interceptaran cuatro embarcaciones que pretendían llegar a Estados Unidos. Un rumor se esparció en las barriadas: el Gobierno permitiría la entrada de barcos desde la Florida para buscar a los familiares en Cuba tal como sucedió en 1980 con el éxodo del Mariel.

“Al terminar la reunión en el restaurante ‘Los doce apóstoles’ montamos en el automóvil, y al cruzar el túnel el panorama era inaudito. Las personas corrían por doquier, dos patrullas policiales habían sido lapidadas. A la derecha, por Avenida del Puerto, la policía antimotines avanzaba sobre la gente”, destacó Aleaga.

Vladimir Calderón Frías, asilado actualmente en Asunción, Paraguay, recuerda: “Yo vivía en Centro Habana. Se regó como pólvora que una protesta había detonado después que muchos habaneros se concentraran en el muelle de la lancha de Regla para esperar los barcos que iban a llegar desde Estados Unidos. La policía y las tropas de choque tenían rodeado el lugar pero los vecinos continuaron dirigiéndose al Malecón”.

Poco a poco el desengaño se apoderó de la gente al darse cuenta que no los iban a dejar salir y lo que al principio era sólo una esperanza de escape se convirtió en un alzamiento popular.

“Junto a Reynaldo Hernández y Bárbaro Lavastida del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos, y cientos de personas enardecidas, avanzamos hasta Neptuno, nos incorporamos a Lealtad y caminamos todo el Malecón hasta el hotel Deauville, gritando ‘Libertad’, ‘Abajo el comunismo’, ‘Abajo Fidel’, tirando contenedores de basura. La mayoría éramos muy jóvenes. Yo ya estaba vinculado al sindicalismo independiente desde hacía cinco años”, acotó orgulloso Calderón Frías.

La espontánea concentración se esparció por barrios de Prado y Santo Ángel de La Habana Vieja y Colón, San Leopoldo y Jesús María, de Centro Habana. Los participantes, impulsados por la ira y las penalidades, rompieron a su paso escaparates de tiendas en dólares y ventanales de negocios estatales.

“En Neptuno vi que habían roto las vidrieras de la tienda ‘Miami’ y de la que estaba al lado, que vendían en dólares calzados de marca. Se habían llevado todos los tenis”.

Horas más tarde la prensa oficial informó que se habían producido disturbios y acciones vandálicas por parte de elementos delincuenciales que querían robar y destruir las “tiendas del pueblo”.

“Llegamos al hotel Deauville, ubicado en donde confluyen las calles Galiano y Malecón, y vi que había unos camiones de la PNR y el ejército atravesados en la avenida del Malecón. Un militar vestido de verde subió un poco la capota de uno de los vehículos y pudimos ver el cañón de una sub ametralladora calibre 50. Poco rato después llegaron los contingentes Blas Roca. Traían consigo, tubos y una especie de fuetes y repartían golpes en la cara, las piernas en cualquier parte del cuerpo, tanto a mujeres como a hombres. Los manifestantes nos defendimos con lo que encontramos, pedazos de concreto, palos, cabillas, piedras. Hubo muchos lesionados de los dos bandos, a un hombre del Blas Roca le dieron un tubazo en la sien que le sacaron de orbita un ojo. Los enfrentamientos fueron violentos”.

“En otras partes dicen que dispararon tiros al aire, yo no los oí donde estaba”, aclaró Calderón Frías.

Decenas de camiones del ejército y jeeps con ametralladoras se apostaron en las zonas donde ocurrían las protestas.

“Siempre que recuerdo ese día me vienen a la memoria unos fortísimos golpes en la puerta de mi casa que me despertaron. Cuando abrí me encontré del otro lado a mi amigo el escritor Ernesto Santana quien me dijo ‘se está cayendo el comunismo y tú durmiendo’, rememoró el ahora corresponsal de Cubanet, Jorge Ángel Pérez.

“Fue entonces cuando escuché los helicópteros que sobrevolaban la ciudad. Sonó el teléfono de casa. Respondí. Era mi madre que también oyó los chillidos de la multitud y las avionetas”, dijo.

“Afuera, en la esquina de mi casa, había una bronca enorme entre una mulata alta y voluptuosa que estaba discutiendo con un militar vecino nuestro. Creo que era coronel. El, por supuesto, defendiendo a la Revolución y la mujer asegurando que se había caído el comunismo y vociferando ‘Abajo Fidel’. Le costó la cárcel”, apuntó Pérez.

“Cuando Santana y yo llegamos al Malecón vimos la dimensión que tenía todo aquello. Era mucha gente gritando, desafiando, libre, resuelta. Luego empezaron a arribar camiones que bajaban hombres vestidos de civil que golpeaban a todo el mundo y, algo después, vimos pasar a Fidel Castro en un jeep”, dijo

El alzamiento popular se prolongó durante varias horas. Castro se trasladó hasta la zona y pronunció un discurso donde llamó al pueblo a «derrotar a los apátridas» y acusó a los Estados Unidos de intentar «provocar un baño de sangre».

Aquellos, que hasta ese momento, habían estado gritando contra él, imbuidos de miedo, comenzaron a aplaudir y gritar "Viva Fidel", junto con centenares de movilizados por el gobierno, que desfilaron por el Paseo del Prado gritando consignas revolucionarias, con carteles y bates de aluminio en sus manos.

Después de las protestas, más de 35,000 cubanos abandonaron la isla en lo que se le llamó la Crisis de los Balseros. El presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, promulgó la política de pies mojados y pies secos en 1995 como reacción a la masiva emigración.

Vea todas las noticias de hoy

Pastor evangélico relata las violaciones a la libertad religiosa en Cuba

Alain Toledano. (Foto: Facebook)

El Apóstol Alain Toledano Valiente es un destacado líder del Movimiento Apostólico en Cuba, residente en Santiago de Cuba, donde dirige la Iglesia Emanuel junto con su esposa, Marilín Alayo Correa.

El blog Forbinfull.org, de la organización Solidaridad Cristiana Internacional (CSW), resalta la labor del pastor que durante más de dos décadas ha sufrido, junto a su esposa e hijos, un intenso hostigamiento por parte de las autoridades cubanas para frenar su labor evangelizadora.

Toledano, a quien desde 2016 no le permiten viajar fuera del país, expuso en un video divulgado por CSW las vicisitudes que ha tenido que enfrentar.

Recordó que en toda la nación impera una falta de libertad religiosa que se inició hace más de seis décadas, cuando Fidel Castro llegó al poder, y comenzaron a perseguir las iglesias y considerarlas ilegales.

Desde entonces niegan la posibilidad de inscribir las iglesias en el registro de asociación y culto porque no existe esa ley, recordó el religioso.

Los creyentes viven expuestos a esa "trampa porque al no estar legalmente inscriptos no hay ley que ampare las actividades religiosas", subrayó.

Toledano dijo que a pesar de las restricciones nunca decayó en la fe y en 1999 fue llamado a tiempo completo como pastor. Fundó la Iglesia Enmanuel en Santiago de Cuba y comenzó a realizar cultos en la sala de su casa con apenas cinco personas.

La Iglesia fue creciendo. "En tres meses éramos más de 300 personas y han surgido hijas (se refiere a templos) que suman 25 trabajando con nosotros en la actualidad", señaló.

El crecimiento no se detuvo y en 2013 ya la Iglesia estaba congregando entre "unas 1,200 a 1,300 personas" y el gobierno comenzó a poner trabas.

El pastor enfatizó en que lo que hicieron fue defender el derecho a promover la fe, "y con eso nos ganamos el odio del gobierno". Agregó que mucha gente en el país estaba pasando por igual situación y se unieron para luchar por sus derechos.

"Eso nos ha llevado a convertirnos en defensores, no solo de los derechos religiosos, si no también por los derechos humanos", recalcó.

Precisó que el gobierno no ha tenido reparos a la hora de perseguirlos y acosarlos.

En 2007 ocurrió el primer desalojo y "nos dejaron en la calle. Demolieron el templo, levantaron el piso y decomisaron el espacio de tierra donde teníamos la casa. Se llevaron todos los bienes materiales y nos dejaron sin un templo para adorar", detalló.

En febrero de 2016, más de 200 líderes eclesiásticos de la denominación del pastor Toledano fueron detenidos mientras las autoridades demolían el edificio de la Iglesia Emanuel.

El pastor Toledano estaba fuera del país en ese momento.

Desde entonces se le ha impedido salir de Cuba, ha sido sometido a repetidas citaciones policiales y amenazado con encarcelamiento en múltiples ocasiones.

En los últimos meses, en medio de la pandemia de COVID-19, el pastor Toledano y su familia han seguido sufriendo un severo acoso por parte de las fuerzas represivas del régimen.

Human Rights Watch denuncia feroces restricciones a la libertad en Cuba

"No al 370", decían las 19 mascarillas protectoras que le decomisaron a Camila Acosta tras ser detenida en La Habana.

“Las feroces restricciones que impone el gobierno cubano a la libertad de expresión afectan especialmente a los periodistas”, afirmó Juan Pappier, investigador de la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

Como ejemplo de esa realidad, está el caso de Camila Acosta. “Desde que empezó a trabajar en el sitio web de noticias Cubanet hace poco más de un año, Acosta ha sido blanco de múltiples ataques”.

“A fines de julio”, explica Pappier, “Acosta estaba esperando a unos amigos en un parque en La Habana cuando dos agentes le pidieron su documento de identidad, la detuvieron y la llevaron a una estación de policía”.

Las autoridades hallaron en su cartera mascarillas con la leyenda “No al Decreto 370”, ley que prohíbe difundir información “contraria al interés social”.

“Los agentes obligaron a Acosta a quitarse la ropa para hacerle un registro corporal”, según contó a HRW. Luego le impusieron una multa y la amenazaron con un proceso penal por cuestionar el mencionado decreto.

“Este es apenas el último de una serie de incidentes de acoso en contra de Acosta”, destacó Pappier.

En noviembre de 2019, un funcionario de inmigración impidió a Acosta viajar a Argentina y le dijo que estaba regulada, o sea no podía salir del país.

“Desde febrero”, dice Pappier, “Acosta se ha visto obligada a cambiar de casa en La Habana al menos seis veces. Cada vez que alquiló una nueva vivienda, los dueños le informaban al poco tiempo que debía irse. Algunos le explicaron a Acosta que la policía los reprendía por alojar a una disidente”.

En marzo, tras ser detenida por cubrir una manifestación, amenazaron con acusarla de “usurpación de funciones públicas”, debido a su trabajo periodístico.

“Dos semanas después, la citaron de nuevo a presentarse en una estación de policía, donde un agente le mostró tres publicaciones recientes suyas en Facebook, incluido un meme de Fidel Castro. El agente invocó el Decreto 370 para aplicarle una multa de 3.000 pesos cubanos”, denuncia el investigador de HRW.

Al concluir su artículo, Pappier plantea esta pregunta: ¿por qué les molesta y preocupa tanto a las autoridades cubanas que una periodista haga su trabajo?

EEUU: Todos los cubanos disfrutarán plenamente de todos sus derechos

El Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Timothy Zúñiga-Brown.

El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Timothy Zúñiga-Brown, declaró este viernes que su equipo está comprometido “a mantener los estrechos lazos” entre los pueblos de ambos países.

En un video publicado en Twitter, Zúñiga-Brown dijo que la isla está pasando por momentos difíciles, pero que “el futuro de Cuba será próspero”.

“Estoy convencido de que en ese futuro todos los cubanos disfrutarán plenamente de todos sus derechos, como los valores compartidos de los derechos humanos y la democracia”, subrayó.

En otro mensaje publicado en Twitter este viernes por la Embajada, el Departamento de Estado aseveró que "Es ridículo que un país con el espantoso historial de Cuba en materia de derechos humanos -un país cuya reputación actual es exportar ese espantoso récord- sea considerado por los Estados miembros para un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU".

El 8 de septiembre, el representante estadounidense en La Habana también se dirigió al pueblo cubano, para felicitarlo en el Día de la Caridad del Cobre.

La sede diplomática estadounidenes también este viernes publicaba en castellano un twitter del Director Interino de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) John Barsa, sobre la propaganda del régimen de La Habana en relación a los productos alimenticios y medicinas que sí se permite enviar, comprar o donar a Cuba.

Según Código Penal cubano, preso político Humberto del Real ya debería estar en libertad

Foto de Humberto del Real (izq.) junto a otras de Miguel Díaz Bauzá y el fallecido Armando Sosa Fortuny.

Graciela Suárez, madre del prisionero político cubano Humberto del Real Suárez, expresó este viernes a Radio Televisión Martí su preocupación por la difícil situación de su hijo en prisión, sentenciado a 30 años de cárcel, de los cuales ha cumplido ya 26.

La madre de Humberto del Real afirma que el régimen de la isla no ha tenido un mínimo de misericordia con su hijo, a quien, de acuerdo a las mismas leyes penitenciarias del régimen cubano, ya se le ha pasado el tiempo estipulado para recibir la libertad condicional.

Según Suárez, en julio fue la última vez que lo pudo ver a su hijo en la prisión de Agüica, en Matanzas, donde cumple la condena. "Yo lo vi el 13 de marzo", dijo, "después no lo pude ver más hasta el día 10 de julio y ya no lo he podido ver más".

En su declaración, la madre de del Real señala la falta de misericordia que el gobierno cubano muestra con los presos, a pesar de que constantemente se quejan del llamado "bloqueo a Cuba".

"El gobierno de Cuba tanto que reclama y reclama y reclama de que si el bloqueo, que si no sé qué, y no es capaz de tener un mínimo de misericordia con los presos. Ya mi hijo lleva 26 años preso, otros llevan más, y no es capaz de dar una libertad a los presos, con esta enfermedad que hay, tanto que se quejan por el televisor, tanta mentira que dicen, que es obvio...".

Suárez muestra su preocupación por el estado de salud del prisionero en medio de la crisis mundial a causa del COVID-19.

"Cuando yo estuve allí, y él estaba con mucha tupición de nariz y eso, y yo le dije, 'Ay, mi hijo, te va a caer gripe, ay, mi hijo, en estos momentos'. Él me dijo: no, mami, eso es que le he hecho alergia al cloro, porque limpian los barrotes con cloro puro y ese olor es horrible".

Entrevista a madre de prisionero político Humberto del Real
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:20 0:00

"Y lo último que te puedo decir es que yo le mando el saco con los alimentos para allá. Yo tengo que pagar un carro para que los lleve porque transporte no hay, ¡y me viraron la mitad de las galletas para atrás porque dicen que eran muchas!".

De acuerdo a la madre de Humberto del Real, si el código penal cubano se cumpliera, su hijo ya debería estar en libertad porque, de acuerdo a lo estipulado por la ley, los años penales son de 10 meses.

También se refirió a las constantes negativas del gobernante Miguel Díaz-Canel de la existencia de prisioneros políticos en Cuba.

"El código penal dice que los años son de 10 meses; el presidente dice a voz en cuello que aquí no hay presos políticos, bueno, si son de 10 meses, ya mi hijo está pasado, ya debía estar en la calle, pero, como él los va a tener que cumplir de 12 (meses), el día 15 de octubre cumple 26, le quedarían 4 de 30 años".

En octubre de 1994, Humberto del Real desembarcó por las costas de Caibarién, Villa Clara, como parte de un comando que tenía el propósito de crear un frente guerrillero en las lomas del Escambray.

Junto a él también fueron condenados Armando Sosa Fortuny, fallecido en prisión el pasado año, y Miguel Díaz Bausá, todos sancionados por los delitos de infiltración, entrada ilegal a la isla y actos contra la seguridad del Estado.

Centros de aislamiento "abarrotados" en medio de caos epidemiológico en Ciego de Ávila

Imagen tomada de Facebook del periódico Invasor de Ciego de Avila.

El ministro de Salud Pública de Cuba (MINSAP), José Ángel Portal Miranda, realizó este jueves una visita de trabajo a la provincia de Ciego de Ávila, territorio que tiene la mayor tasa de coronavirus en la isla, con una incidencia de 55.37 por cada 100 mil habitantes.

“Llegaron de la Habana y arrancaron algunas cabezas de funcionarios de salud púbica en la provincia”, reportó el diario digital 14ymedio.

Crítica situación del COVID-19 en Ciego de Ávila
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:11 0:00

En el reporte oficial de las autoridades sanitarias del país de este viernes sobre la situación de la pandemia, el doctor Francisco Durán informó de 17 nuevos casos confirmados en la provincia avileña.

Con la visita del ministro vendieron algunos paquetes de pollo en el norte de la ciudad, donde hace 12 días no se suministraba nada, una libra de pollo por el valor de 12 CIU, unos 45 pesos en moneda nacional

“Las redes sociales y el comentario popular hablan de un posible brote que habría generado un centenar de contagios en Ciego de Ávila. En este minuto no podemos corroborarlo ni refutarlo", dice una nota del diario Invasor.

Hay helicópteros sobrevolando la ciudad, haciendo un recorrido, los centros de aislamiento están abarrotados, los tienen ahí encerrados con mala alimentación y con falta de higiene.

Avileños entrevistados por Radio Televisión Martí afirman que la crisis con el actual rebrote de la epidemia continúa y no se ven soluciones.

Con la visita del ministro vendieron algunos paquetes de pollo en el norte de la ciudad, donde hace 12 días no se suministraba nada, una libra de pollo por el valor de 12 CIU, unos 45 pesos en moneda nacional, informa desde allí José Carlos Fernández.

“Hay helicópteros sobrevolando la ciudad, haciendo un recorrido, los centros de aislamiento están abarrotados, los tienen ahí encerrados con mala alimentación y con falta de higiene. Las personas contacto de contactos, muchos no los están llevando a los centros de aislamiento, la ciudad sigue sitiada y las multas son astronómicas; la policía persiguiendo y reprimiendo a la población que sale de los lugares desesperada en busca de alimentos. Los barrios periféricos hace más de 12 días que no se les trae alimentos de ningún tipo”, reportó José Carlos.

En la zona sur de la capital provincial, donde reside Oscar Cervantes, el mismo concluye que la ineficiencia de las autoridades políticas y de salud son los responsables del rebrote.

No hay medicamentos y el sistema de salud está colapsado, todos los médicos están en función del coronavirus, los otros servicios fueron suspendidos

“El escenario hoy en Ciego se debe al abandono del mismo sistema, lo mismo de salud que del gobierno. Por ejemplo, en los lugares donde han detectado personas positivas con el virus, se lo han llevado para el hospital y al resto de las personas que conviven los dejan allí, después de unos días regresan y también se los llevan, pero ya estos han contagiado una serie de personas y eso provoca que la pandemia no se controle“, apuntó Cervantes.

Y desde Baraguá, sumado a la escasez de alimentos, hay serias deficiencias en el sistema de salud municipal, desde allí nos cuenta Leonit Carbonell.

“No hay medicamentos y el sistema de salud está colapsado, todos los médicos están en función del coronavirus, los otros servicios fueron suspendidos. La guagua está cargando, llega y se lleva a la gente para los centros de aislamiento, y otros los dejan en las casas por falta de capacidad para meter las personas”, puntualizó Carbonell.

Cargar más

XS
SM
MD
LG